Home Hogar 9 Beneficios de Comprar Una Aspiradora de Cenizas Para Tener la Chimenea Limpia

9 Beneficios de Comprar Una Aspiradora de Cenizas Para Tener la Chimenea Limpia

por Equipar

Limpiar las cenizas de la barbacoa no es nada agradable. Todo el hollín que se acumula es tan difícil de despegar que han sido creados un sinfín de productos para facilitar el trabajo.

Sin embargo, la aspiradora de cenizas ha ocupado el lugar preferido entre los usuarios. Ya sea una estufa de pellets o una chimenea, los beneficios de una limpieza rápida y sencilla son invaluables.

1. Brindan seguridad

Ya sean estufas de leña, pellets, chimeneas o barbacoas, la seguridad que brindan las aspiradoras de cenizas no la puedes alcanzar con una aspiradora de mano convencional.

Puede que consideres que las cenizas son iguales a cualquier partícula de polvo pero no es así. A menudo esas trizas pueden lucir frías pero en el interior son cenizas calientes que pueden causar un incendio.

Las aspiradoras de cenizas están diseñadas para soportar el calor extremo, ya sea producto del carbón o de la madera. De lo contrario, tendrías que esperar –como mínimo- 12 horas después de haber estado apagada para poder limpiarla.

Sin embargo, si la capa es muy gruesa, puede que en el interior aún estén calientes, así hayan pasado días.

2. Mantienen el entorno limpio

fuego-dentro-de-chimenea

Un aspecto que debes considerar a la hora de comprar una aspiradora de cenizas es que posea un filtro Hepa. Estos son filtros lavables y se encargan de atrapar partículas muy finas que se encuentran dispersas en el aire.

La manera más clara de explicarlo es la siguiente: todos sabemos que estos aparatos succionan por un lado y por el otro expulsan aire. Es precisamente ese aire que sale al exterior, que gracias al filtro Hepa sale limpio, lo que contribuye a mantener un ambiente sano y fresco.

Si piensas que ya has superado el tiempo de enfriamiento de la ceniza y que puedes utilizar una aspiradora convencional, piénsalo dos veces.

La aspiradora expulsará las cenizas por la parte de atrás y el desastre será de los mil demonios ya que la mayoría de estos aparatos funcionan sin filtro.


3. Son un producto asequible

Sabemos que adquirir una aspiradora no es nada económico. Sin embargo, una aspiradora de cenizas puede ser una gran inversión a muy bajo costo.

Por lo general, las aspiradoras de cenizas son pequeñas y fáciles de manipular.

En el mercado puedes conseguir una aspiradora de marca reconocida por un monto máximo de 200 euros, incluidos los accesorios para limpiar pisos, pero con 55 euros puedes adquirir una de gama media completamente funcional.

Primero analiza con qué frecuencia y la cantidad de ceniza que debes eliminar, luego decide si puedes sacrificar un poco de calidad a cambio de un menor precio. Puedes elegir un modelo confiable con buena succión por un poco más de 30 euros.

Si consideras que es mucho dinero, piensa en lo que representa su uso para la seguridad de tu hogar. Además, limpiar la barbacoa o la chimenea a mano representa mucho trabajo.

También puedes correr el riesgo de inhalar cenizas que te traerán riesgos para la salud bastante graves.

Por otra parte, si tomas en cuenta que es una aspiradora en seco, puedes aprovechar su uso en otras áreas, dependiendo de los accesorios.

4. Son Prácticas y fáciles de usar

Por lo general, las aspiradoras de cenizas son muy prácticas y fáciles de usar. Con una potencia de succión de 1200 vatios, -especialmente diseñadas para estufas de leña y pellets– eliminar las cenizas es más fácil de lo que piensas.

Solo tienes que apuntar la boquilla hacia el objetivo, encender la aspiradora y la ceniza será succionada, subirá por la manguera y se almacena en el recipiente de metal.

Algunos modelos más modernos, además de aspirar el aire, viene con la función sopladora, de modo que las esquinas de difícil acceso se puedan limpiar sin inconvenientes.

La mayoría cuenta con ruedas para desplazarlas mejor de un lado a otro.

Los filtros son fáciles de limpiar, lo cual constituye un detalle importante pues de estar tapados, la aspiradora tiene más dificultades para absorber las cenizas y dañar el motor.

Puedes ponerlo bajo el grifo y no se hace pasta. También puedes desempolvarlo con una brocha al seco.

Algunas marcas permiten limpiarlos sin quitar la tapa y hasta hay modelos de aspiradoras sin bolsa, con o sin bypass. Éstos tienen un pulsador que permite sacudir la ceniza del filtro por lo que puedes aspirar a diario sin ningún problema.

Con la opción sin bolsa, la aspiradora recoge todo el material que luego desechas y por lo general tienes que limpiarla cada dos o tres aspiradas o de lo contrario perderá mucha potencia.

La opción de bolsa está disponible para aquellos que no deseen tener contacto con la ceniza.

5. Protege tus equipos y extiende su vida útil

aspiradora-convenciona

No utilices la aspiradora convencional por ningún motivo para eliminar las cenizas de tu chimenea o estufa.

Si quieres proteger tu inversión y alargar la vida útil de tu aspiradora corriente, utilízala solo para lo que fue diseñada: atrapar el polvo.

Por otra parte, puedes correr el riesgo de que las cenizas derritan el plástico de la manguera, el canal de aire o la bolsa de depósito.

Suponiendo que has tomado la precaución de aspirar las cenizas frías con una convencional, esas partículas irán directamente al motor y lo obstruirán, aun cuando cuenten con filtro autolimpiante, ya que éste no está diseñado para atrapar ese polvo ultrafino.

Para extender la vida de tus equipos electrodomésticos, considera la cantidad de cenizas que deseas recolectar y toma en cuenta los litros de capacidad a la hora de comprar la aspiradora. Por lo general absorbe sin complicaciones unos 17 litros de ceniza.

Si tienes un presupuesto limitado, tendrás que conformarte con un tanque más pequeño. Eso no influye en su capacidad de succión pero sí en las veces que tendrás que detenerte para vaciar el contenido.

Por otra parte, el motor es quien permite la succión. Si estás trabajando con un motor pequeño, tendrás una succión más débil, lo que se traduce en pasar más tiempo tratando de limpiar una simple carga de cenizas. Un motor más fuerte te ahorrará tiempo valioso.

6. Los accesorios deben soportar el calor

Esta es la principal diferencia entre una aspiradora convencional y una de cenizas: debe ser capaz de soportar el calor.

El material resistente al calor permite limpiar la estufa o chimenea sin necesidad de esperar a que se enfríe por completo –aunque lo ideal es que pasen unas cuantas horas luego de que se apague, por medidas de seguridad-

La manguera en una aspiradora de cenizas es de metal, recubierta con una capa de caucho para que no maltrate al usuario y controle el nivel de ruido que sale al exterior. Ésta debe ser fuerte pero flexible.

En cambio, con un electrodoméstico corriente, la manguera es completamente de plástico.

La boquilla también es metálica pues será la pieza que estará expuesta a las cenizas directamente. Suele ser redonda o aplanada, según el modelo.

Algunos fabricantes ofrecen un kit de limpieza para que puedas mantener tu aspiradora en óptimo estado tú mismo en casa.

Antes de adquirir uno de estos electrodomésticos, verifica que funcione tanto para ceniza fría como para caliente, así podrás continuar con el uso de la chimenea o estufa si tienes la necesidad de hacerlo inmediatamente.

7. La carcasa metálica reduce el riesgo de incendio

Aunque hayas tomado la previsión de aspirar las cenizas frías, siempre existe el riesgo de que quede algo de calor en el interior.

Para ello, las aspiradoras de cenizas poseen una carcasa metálica que sirve para proteger el exterior y contener el interior de manera segura al estar completamente sellada, evitando así que las cenizas se escapen por las aberturas.

Aunque esta pieza ha sido diseñada para soportar el calor, debes deshacerte del contenido lo más pronto posible, aunque todo depende de la capacidad del depósito.

De igual manera, nunca comiences a limpiar la estufa con el depósito de la aspiradora lleno.

8. El filtro atrapa y retiene la ceniza

Aunque se aprecien muy similares, el polvo y la ceniza son diferentes y como tal deben ser tratados.

De igual manera, la ceniza de madera puede ser un potente alérgeno para ciertas personas sensibles al polvo.

El filtro especial que posee la aspiradora de ceniza está diseñado para soportar grandes cantidades de calor sin dejar que se escapen las partículas. Sin embargo, siempre es buena idea usar protección adicional para los ojos, nariz y boca a la hora de aspirar las cenizas.

9. Las aspiradoras de cenizas son compactas y ligeras

Puede que nunca hayas escuchado de estos aparatos. En realidad son novedosos pero en poco tiempo han calado entre el público consumidor.

Entre los usuarios, ésta es la característica que más llama la atención de los compradores: las aspiradoras de cenizas son muy compactas, nada pesadas y fáciles de utilizar.

Además de que funcionan como una aspiradora común, también se limpian con la misma facilidad.


También te puede interesar