bicicleta-de-equilibrio

Conoce Por Qué Tu Hijo Debería Usar Una Bicicleta De Equilibrio

La bicicleta de equilibrio o bicicleta sin pedales de madera está diseñada para que los niños aprendan a montar bicicleta de una forma dinámica y rápida. Al no tener pedales, cadena ni ruedas de entrenamiento el pequeño puede enfocarse en aprender a mantener el equilibrio y direccionar, de este modo sus habilidades motoras han de desarrollarse positivamente.

El terapeuta ocupacional en rehabilitación pediátrica del hospital Logan Regional, Todd Williams ha dado a conocer su punto de vista sobre el uso de estas bicicletas en niños, «Si puedes equilibrar, es más fácil agregar pedaleo más tarde, en lugar de tratar de dominar ambas habilidades a la vez… Esto les da más control porque sus pies pueden estar en el piso».

Williams ha utilizado bicicletas de equilibrio con sus pacientes; sin embargo en el momento de tener que enseñarle a su hija a montar, el terapeuta compró una bicicleta en una tienda de segunda mano, le retiró los pedales y la cadena y esperó a que su pequeña aprendiera, según el terapeuta el montar sin pedales, les permite a los niños desarrollar confianza y equilibrio mientras controlan su velocidad.

Cualquier niño a partir de los 18 meses puede usar una bicicleta de equilibrio, lo único que necesita es poder sentirse cómodo en ella. Las bicicletas pueden estar hechas en diferentes materiales según el precio, durabilidad y aspecto, los más comunes son: acero, aluminio, plástico o madera.

1. Confianza:

Los pequeños comienzan caminando sobre la bicicleta con sus dos pies en el piso, poco a poco van levantando el primero y en menos de lo que se piensa alza los dos pies y aceleran con su propio cuerpo, esto les permite perder el temor que se asocia a los pedales. Los niños han de usar sus pies para detenerse, girar y dar la vuelta, este control les genera mayor confianza.

2. Seguridad:

Las bicicletas de equilibrio son más seguras que los triciclos o ruedas de entrenamiento, pues no tienen nada que le genere inestabilidad al pequeño, además si pasa por un terreno irregular podrá poner los pies en piso y estabilizarse. Las bicicletas de equilibrios no son pesadas por lo tanto al caer el pequeño no se lastimará, además algunas tienen un limitador de giro que evita que el pequeño pueda girar por completo el volante.

3. Coordinación:

El niño necesita aprender a coordinar sus habilidades motrices, mientras el niño se divierte usando su bicicleta de equilibrio desarrollará fuerza, flexibilidad y movilidad. Además su percepción de profundidad y conciencia espacial se verán muy beneficiadas.

4. Salud:

Actualmente es más difícil para los pequeños hacer algún tipo de actividad física, por eso las bicicletas de equilibrio son perfectas porque despiertan en los más chicos esas ganas de correr y divertirse. Además son un excelente ejercicio para combatir la obesidad infantil.

5. Aptitud:

Cuando un pequeño se divierte saludablemente, aprende a usar su cuerpo para impulsarse, equilibrarse e incluso frenar, tiene mayor amplitud a la hora de entrar en contacto con el mundo que lo rodea, las actividades en exteriores son necesarias para que los pequeños conozcan como reaccionar ante diferentes ambientes.

6. Aprende a conocer el tráfico:

La bicicleta de equilibrio le permitirá al pequeño entender cada una de las señales de tráfico mientras las va viendo. Los padres deben explicarle lo que significa cada una y porque debe respetarlas.

7. Actividad en familia:

Los padres necesitan salir a correr o hacer alguna actividad física, por eso se puede tomar esta oportunidad para hacer una actividad familiar, mientras el adulto corre o anda en bicicleta el pequeño usará su bicicleta de equilibrio y de seguro mantendrá un buen ritmo. Si la familia desea dar un paseo por una zona de montaña esta bicicleta se adapta perfectamente, los pequeños parecerán jinetes cabalgando un caballo.

8. Independencia:

Los pequeños de hoy necesitan sentirse independientes, saber que pueden hacer las cosas por ellos solos, cuando ellos montas sus bicicletas y ven que pueden trasladarse con facilidad por el mismo camino que sus padres o hermanos su autoestima se eleva.

9. Es ajustable:

A pesar de que todos los pequeños crecen rápidamente, no todos son iguales, por eso es indispensable que el asiento y las manillas se puedan ajustar según sus necesidades. Además este beneficio permite que el niño use la bicicleta hasta los cinco años.

10. Es más económico:

Muchos piensan que estas bicicletas son más costosas que los triciclos o las bicicletas de rin 12, sin embargo al sumar todos los triciclos, carritos y bicicletas que se le debe comprar a un pequeño desde los 18 meses hasta los 5 años, es notable que se gastará mucho más dinero.

La bicicleta ideal no debe pesar más del 25 por ciento del peso del niño. Es importante conocer en qué zona el pequeño montará, según el tipo de terreno se ha de escoger un neumático eficiente. Los neumáticos más comunes son el inflado con aire y el de espuma. El primero le dará al pequeño conductor un mayor agarre y un paseo amortiguado, es muy similar al de una bicicleta montañera, sin embargo es posible que se pinchen;  mientras el neumático de espuma es más liviano y dura mucho más tiempo, pero no tienen el agarre del anterior.

El proceso de aprendizaje es lento, pero gracias a este tipo de bicicleta el niño aprenderá a desarrollar confianza en sí mismo, es importante darle ánimo sin importar cuantas veces puedan caer y cuando comiencen a avanzar un poco ser los primeros en celebrar con ellos.