beneficios-de-tomar-vino-para-la-salud.

15 Beneficios de Tomar Vino Para Una Buena Salud

Beber una copa es casi una tradición durante la cena, una reunión o simplemente para relajarnos después de un largo día de trabajo.

Estamos seguros que has disfrutado tu copa más de una vez con un profundo cargo de conciencia por todas las implicaciones que conlleva el consumo de alcohol. Sin embargo, en el caso del vino, los beneficios para la salud son más de los que te puedes imaginar.

A continuación te presentamos 15 beneficios de tomar vino:

1. El vino contiene antioxidantes

Se cree que el vino está cargado de antioxidantes, considerados los principales enemigos de los radicales libres, causantes de tantas enfermedades, pasando desde el cáncer hasta el envejecimiento prematuro.

Lo curioso es que seguramente este dato ya lo conocías –es el más famoso de todos los beneficios que aporta el vino-, pero lo que no conocías era que de todos los tipos de vino (type of wine), el blanco supera en cantidades de antioxidantes al vino tinto, derrumbando la creencia que por años se ha mantenido.

El riesgo de cáncer de colon, de próstata y de mama puede reducirse tomando una copa de vino al día.

Se cree que los que beben un promedio de cuatro a siete copas de vino tinto a la semana tienen solo un 52 por ciento de probabilidades de padecer de cáncer, en comparación a los que no lo hacen.

2. Refuerza el sistema inmunológico

El consumo moderado de vino refuerza el sistema inmunológico por lo que a la larga previene infecciones.  No obstante, solo aplica en caso de consumo moderado –una copa al día para las mujeres y dos para los hombres-.

Estudios recientes demostraron que quienes consumen vino regularmente, redujeron en un 11% el riesgo de infección por la bacteria Helicobacter pylori, una de las principales causas de gastritis, úlceras y cáncer de estómago.

Ese mismo estudio reveló que consumiendo tan solo la mitad de un vaso al día, puede protegerte contra la intoxicación alimentaria causada por salmonela.

El consumo indebido de alcohol causa el efecto contrario, es decir, es inmunosupresor. Así que como dice el refrán: menos es más.

3. El vino mejora la densidad ósea

La leche ha sido el alimento abanderado para proteger y fortalecer tus huesos debido a la gran cantidad de calcio que aporta al organismo, pero actualmente puedes elegir entre el lácteo o una copa de vino.

Según los expertos, el vino contiene silicio, que es excelente para mantener la densidad ósea, rediciendo así la posibilidad de sufrir osteoporosis. El vino aumenta los niveles de estrógeno; hormona que disminuye la destrucción del cuerpo del hueso viejo y promueve la producción de hueso nuevo.

4. Protege tu corazón

ataque-cardiaco

Proteger a tu corazón de un ataque es otro de los muy sonados beneficios que aporta el vino a tu cuerpo, aunque otros factores del estilo de vida pueden jugar un papel importante.

Los responsables son los taninos, los cuales contienen procianidinas y fenoles que han demostrado ser eficaces para prevenir las enfermedades cardiovasculares. Esto ocurre al mejorar la calidad de los vasos sanguíneos y por consiguiente, el flujo de sangre.

También evita que las plaquetas se peguen entre sí, reduciendo el riesgo de coagulación de la sangre.

5. Reduce el colesterol malo

Otra buena noticia para quienes no llevan una dieta saludable. Las procianidinas en el vino tinto contribuyen a disminuir el colesterol.

El responsable es el resveratrol que forma parte del vino tinto. Éste disminuye el colesterol malo y aumenta el colesterol bueno. Esto también significa que el vino tinto beneficia la presión arterial.

6. Previene la Diabetes tipo 2

Si eres propenso a sufrir de Diabetes, te contamos que una copa de vino al día puede ayudarte a reducir la posibilidad de padecerla.

De nuevo el resveratrol es el factor clave. Éste mejora la sensibilidad a la insulina por lo que tus niveles de glucemia estarán controlados, por supuesto, bajo una dieta sana.

Los polifenoles en el vino también interactúan con las células involucradas en el desarrollo y almacenamiento de la grasa y la regulación del azúcar en la sangre. El mismo efecto lo causa el té así que tomar una taza en la mañana y una copa de vino en la noche sería la combinación perfecta.

En el caso de ya padecer la enfermedad, deberás monitorear los niveles de azúcar en la sangre pues el alcohol puede hacer que bajen drásticamente o afectar el efecto de los medicamentos.

7. Promueve la longevidad

La dieta mediterránea es una de las que se ha asociado a la longevidad. Ésta se basa no solo en aceite de oliva, menos alimentos de origen animal y comer más alimentos de origen vegetal, además del consumo de vino tinto.

Se ha demostrado que el resveratrol activa una proteína que actúa como un agente antienvejecimiento y por consiguiente, al aumentar la salud general, mejora la expectativa de vida.

No es casualidad que los vinos producidos en áreas del suroeste de Francia y Cerdeña, donde las personas tienden a vivir más tiempo, tienen concentraciones particularmente altas de resveratrol.

Otra de las particularidades del resveratrol es que aumenta la actividad de las sirtuinas (vías de longevidad), un grupo de genes que protege al cuerpo de las enfermedades del envejecimiento.

8. Combate el acné

mujer-con-acne.

Aunque el vino por sí solo no eliminará el acné si ya lo posees, investigadores han demostrado que el resveratrol es capaz de inhibir el crecimiento de bacterias causantes del acné, siendo aún más eficiente que el peróxido de benzoilo.

Hasta ahora, beber el antioxidante, es decir, tomar una buena copa, es la mejor manera de beneficiarse de sus propiedades.

Aunque muchas cremas para el rostro ofrecen los beneficios por contener resveratrol entre sus componentes, la aplicación tópica no ha sido probada como efectiva.

9. Es bueno para tu hígado

Contrario a lo que se piensa acerca del consumo de alcohol, el vino tinto puede disminuir la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD).

Los bebedores de vino, en comparación con los abstemios, redujeron su riesgo de padecer la enfermedad a la mitad.

Estos mismos en comparación con los bebedores de cerveza o cualquier otro tipo de licor, tenían cuatro veces más probabilidades de padecer de hígado graso.

10. Blanquea tus dientes

Los mismos agentes que se encargan de mejorar tu cutis, también hacen lo propio con tus dientes.

Se ha comprobado una degradación de las bacterias que causan la placa después de aplicar biopelículas con vino tinto. De igual forma, previene las enfermedades de las encías y las caries.

Por otro lado, debes tomar en cuenta que el exceso de vino tinto suele manchar los dientes así que de nuevo el consejo de siempre: abre el enfriador de vino solo de vez en cuando y consume alcohol con moderación.

11. Cuida tus ojos

ojos-de-mujer

Un estudio realizado a 1.379 individuos en Islandia, en el año 2003, dejó en evidencia que los bebedores moderados de alcohol son 32 por ciento menos propensos a tener problemas de visión que los que no beben y de ese grupo; los bebedores de vino son 43 por ciento menos propensos a desarrollar cataratas que aquellos que toman cerveza.

Se han hecho pruebas con ratones que han arrojado resultados sorprendentes en la salud de sus ojos, por lo que ya es un paso importante para la medicina en cuanto a humanos se refiere.

12. Mejora tu memoria

Un estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Arizona ha demostrado que el vino podría preservar tu memoria.

Se hicieron estudios con mujeres de 70 años, las que bebían una copa de vino o más todos los días obtuvieron mejores resultados que las que bebían menos o nada. Los beneficios también se relacionan con un riesgo reducido de demencia y Alzheimer.

El vino ayuda a prevenir los coágulos y reduce la inflamación de los vasos sanguíneos, ambos relacionados con el deterioro cognitivo y la enfermedad cardíaca.

Aunque el chocolate y las uvas también poseen estos componentes que benefician tu memoria, al tomar vino te aseguras de nunca olvidar dónde dejaste el abridor de botellas eléctrico.

Esto se logra gracias a que cuando el vino tinto atraviesa el intestino, libera compuestos antioxidantes que protegen nuestras neuronas cerebrales y evitan que se destruyan.

De igual manera, el vino tiene un efecto en la función linfática, que se refiere a la forma en la que el cerebro elimina las toxinas vinculadas con la demencia.

13. Ahorra visitas al gimnasio

rutinas-en-el-gimnasio

Estudios recientes han encontrado que las personas que beben vino diariamente tienen una masa corporal más baja en comparación con los consumidores eventuales.

La premisa se basa en que los bebedores moderados de vino tienen cinturas más estrechas y menos grasa abdominal que el resto pues el alcohol puede alentar a su cuerpo a quemar calorías adicionales durante hasta 90 minutos después de ingerirlo.

14. Contribuye con la función intestinal

El yogurt no es el único alimento que sirve para proteger la flora intestinal. Se ha comprobado que el vino tinto contiene un pre efecto biótico, ayudando a mejorar la composición bacteriana de nuestro intestino y por consiguiente, a contribuir con la correcta absorción de los alimentos.

15. Excelente fuente de Omega 3

Para finalizar, estamos seguros que este dato no lo conocías: el vino es una gran fuente de Omega 3.

Las principales fuentes de Omega 3 son el pescado como el atún y salmón pero se ha comprobado que el vino también puede suplir tus necesidades diarias. Solo debes tener un poco de precaución porque el exceso de este componente puede generar una subida de los niveles de glicemia, sangrado, diarrea y otros síntomas.

Fuente:

Vinoteca, Beneficios de tomar Vino Tinto

El Nuevo Diario, Beneficios de tomar vino