beneficios-de-las-almohadas-de-latex

7 Increíbles Beneficios De Usar Almohadas De Látex

Si no te puedes quedar dormido porque tu almohada está deforme, o te levantas por la mañana con un fuerte dolor de cuello o de cabeza, entonces necesitas una almohada de látex. Y es que este tipo de almohadas, aunque costosas, son muy populares debido a que ayudan a eliminar tensiones y se adaptan al cuerpo proporcionando un soporte óptimo para un descanso placentero. Aquí encontrarás algunos de sus beneficios.




1. Otorgan mayor soporte

¿Te duele el cuello cuando te acuestas dormir? ¿Amaneces con dolor de espalda y de cabeza por las mañanas? El problema puede ser que no estás logrando un buen apoyo de la parte superior de tu cuerpo, ya sea porque tu almohada está deforme o perdió todo el soporte.

En tiempos pasados, no existían la amplia diversidad de almohadas que se pueden encontrar hoy en el mercado. Las podías hallar de fibra o lana; sin embargo, los fabricantes se han actualizado, y año tras año lanzan nuevos materiales para transformar por completo la forma de entender el descanso.

Todos saben, que uno de los elementos claves al momento de ir a dormir es la almohada. Esta pieza es un componente importante para asegurarte un excelente descanso. A la hora de seleccionar la adecuada, son diversos los criterios a tomar en cuenta, como, por ejemplo, los tejidos, el material, altura, entre otros factores.

En la actualidad, gracias a que la industria del descanso se ha reinventado, hay una gran variedad de tipos de almohadas, elaboradas de diferentes materiales, formas y grosores, que se adaptan perfectamente a cada usuario. Las almohadas de látex son una de ellas.

El látex es un polímero natural que se extrae del árbol, aunque no todas las almohadas de látex usan látex 100% natural por su elevado precio, densidad y peso. Por ello, lo más común es que tengan un porcentaje de látex sintético combinado con el natural. Este tipo de material ofrece una alta resistencia, flexibilidad y un rebote característico, por eso además de almohadas de látex se pueden encontrar también otras aplicaciones dentro del mundo del descanso, como por ejemplo colchones.

Las almohadas elaboradas en látex, cuentan con la aprobación del consumidor debido a la alta resistencia de su composición. Además, mantienen su forma por más tiempo y casi no se deforman con el constante uso y el paso del tiempo.

Este tipo de almohadas son muy “amortiguadoras”, por lo que puedes estar seguro de que siempre tendrás suficiente apoyo. Se adaptan a los contornos de la cabeza y el cuello. Son mucho más suaves al tacto y están principalmente diseñadas para personas que duermen de lado, debido a su capacidad de sujetar la cabeza en la posición idónea.

Además, permiten una buena posición cervical aliviando el dolor y los puntos de presión en esta área. No se quedan planas durante muchos años, lo que significa que nunca tienen que estar “esponjosas”. Ya sea que duerma boca arriba o de costado, el látex te brindará un gran apoyo para una buena noche de sueño.

Una sugerencia a la hora de elegir la altura adecuada en las almohadas de látex, es apoyar el hombro en la pared y medir la distancia que queda entre tu cabeza y pared, ese es el hueco que la almohada debe cubrir para evitar molestias.

2. Son antifúngicas e hipoalergénicas

almohadas-de-latex

La cama es uno de los lugares donde pasas mayor tiempo, por lo que mereces tener el espacio ideal para descansar, relajarte y salir de la rutina. Sin embargo, ese es el ambiente perfecto para acumular todo tipo de gérmenes.

¿Por qué? Porque cuando te acuestas, dejas piel muerta, suciedad, grasa corporal y sudor, agentes generadores de bacterias. Incluso, si te acuestas con el cabello o el cuerpo húmedo, o mojado, la humedad hace que aparezca moho.

Las almohadas no se escapan de todos estos bichos asquerosos que tanto daño hacen a tu organismo, sobre todo si eres alérgico. La buena noticia es que el látex es antimicrobiano y antibacteriano, es decir, no permite la acumulación de ningún tipo de bacteria. Además, es resistente al moho, los ácaros del polvo y otros alérgenos comunes.

Estas características las convierten en una excelente elección para las personas con alergias y pieles sensibles. Sin embargo, si eres sensible a los olores, asegúrate de usar almohadas de látex orgánico en lugar de sintéticas, porque estas, desprenden un olor a goma que no será de tu agrado y te hará estornudar toda la noche.

3. Duran más tiempo

Si bien las almohadas de látex son mucho más costosas que las elaboradas con algodón, ofrecen mayor durabilidad, por lo que invertir en unas de látex garantizan mucho más tiempo de vida útil y a su vez menos gastos en reemplazo.

Optar por este tipo de material para las almohadas, proporcionará varios años de descanso y un sueño profundo y tranquilo. La mayoría de los productos para dormir diseñados con látex, por lo general, tienen calificaciones de satisfacción del usuario más altas debido a su sorprendente durabilidad. A diferencia de la mayoría de los materiales de ropa de cama, las almohadas y los colchones de látex mantendrán su forma durante diez años o más.

4. No contienen sustancias químicas

Uno de los beneficios más importantes de las almohadas de látex es que carecen de sustancias químicas. Claro, esto solo aplica para las elaboradas en látex orgánico. Así que, descansar tu cabeza sobre ellas no debe generar preocupación debido a que no estarás expuesto a ningún producto artificial. Recuerda que, el látex es un material ecológico de origen natural, que se obtiene de la savia del árbol de una manera totalmente considerada con el medio ambiente. Aunque puede ser difícil encontrar una que sea 100% de este material, lo mejor es adquirir una con esta característica, ya que la mayoría está combinada con material sintético.

En resumen, las almohadas de látex orgánico tienen un proceso de fabricación más estricto. Desprenden un olor mínimo y son mejores para manejar la humedad y el calor en comparación con sus contrapartes sintéticas.

Mientras que, las de látex artificial, son fabricadas con productos petroquímicos, debido a que son más fáciles de elaborar y tienen un costo mucho más bajo que las almohadas de látex orgánico. La desventaja de las sintéticas, es que suelen tener ese olor desagradable a goma y su vida útil es mucho más corta.

5. Te mantienen fresco durante la noche

Es probable que, en algunas ocasiones te haya pasado que te acuestas y a mitad de la noche sientes que la almohada está mojada por el sudor.  Si es así, sin lugar a dudas, la solución a esto es una almohada de látex. Y es que este tipo en particular de almohadas cuenta con unos canales de flujo de aire de diferentes tamaños que te brindarán todas las noches sin sudor.

Las almohadas de látex son una excelente alternativa para las personas que sudan mucho cuando duermen o las que viven en lugares con climas cálidos. Este tipo de acolchado es bien conocido por su transpirabilidad y su capacidad para mantenerte fresco toda la noche, debido a que retienen el calor corporal mínimo, permitiéndote dormir plácidamente en comparación con otros tipos de almohadas.

Es decir que, el látex puede disipar mejor el calor y el agua que la espuma, lo que significa que puede ser mucho más cómodo en climas cálidos o en aquellos cuya temperatura corporal causa molestias.

6. Ofrecen mayor comodidad

almohadas

Te acuestas, te mueves, acomodas la almohada, te vuelves a dormir, te levantas y vuelves a voltearla. Así pasas la noche, dando vueltas y vueltas sin conciliar el sueño. Indudablemente, hay un problema ¡La almohada! Y es que, si no está deforme, perdió todo el soporte que necesitas.

La mayoría de los humanos quisiera tener el acolchado perfecto, recostar la cabeza y lograr un sueño reparador. Compran todo tipo de almohadas sin encontrar la correcta, y aunque hay una que les atrae, es muy cara. Sin embargo, es la que realmente les dará el confort para un sueño garantizado.

Las almohadas de látex son las ideales para alcanzar ese sueño, debido a que son increíblemente cómodas para dormir porque difunden la presión, y también, dan forma al cuerpo de manera uniforme gracias a sus propiedades elásticas.

7. Fácil mantenimiento

Hacer mantenimiento a tus almohadas es muy sencillo debido a que el látex es un material estéril. Solo debes usar jabón y agua y dejar secar. Aunque no deben limpiarse a menudo, cuando lo hagas, no las ahogues en agua. Antes colocar la funda asegúrate de que estén completamente secas.

Seguramente será algo complicado elegir las almohadas perfectas para dormir cómodamente y no levantarte con dolor de cuello, espalda y cabeza, debido a la gran variedad de modelos que hay en el mercado hoy en día. Pero como pasarás un tercio de tu vida durmiendo, lo mejor es que adquieras unas almohadas de látex y comiences a disfrutar de todos los increíbles beneficios que ofrecen.