Home HogarBricolaje ¿Cómo Almacenar Tus Herramientas Correctamente?

¿Cómo Almacenar Tus Herramientas Correctamente?

por Equipar
Cómo-guardar-y-mantener-tus-herramientas

Tú, al igual que cualquier otra persona, debes tener herramientas en tu casa, como martillos, llaves, destornilladores, serruchos o incluso herramientas de jardín y cualquier otro tipo.

Son herramientas útiles para tareas manuales, pero que sin buen cuidado y almacenamiento, se desgastarán rápidamente. Al fin y al cabo, no puedes guardarlas en cualquier habitación sucia.

Para evitar ese problema, debes seguir estos tips con consejos para cuidar y guardar herramientas en casa.

1. Escoge una habitación apropiada

Primero lo primero. Si vas a guardar tus herramientas, asegúrate de escoger un lugar que preserve su calidad, en lugar de deteriorarlas.

Muchos cometen el error de almacenarlas en un garaje o cuarto húmedo. Pero ese es un grave error, ya que la humedad puede producir oxidación en algunas herramientas.

También asegúrate de que la habitación no tiene goteras ni filtraciones de agua. Ya que si llueve y hay goteras, el agua puede dañar las herramientas eléctricas que tengas almacenadas.

2. Organiza el espacio

herramientas-de-carpintería-organizadas

Una vez hayas escogido el lugar ideal, te toca organizarlo para que quepan todas tus herramientas.

Primero, escoge las herramientas qué guardarás allí, y analiza cuánto espacio necesitarás para guardarlas. Luego procede a organizar todos los objetos ya almacenados en el cuarto o garaje. Aprovecha de botar cualquier basura u objeto innecesario.

También aprovecha de limpiar la habitación hasta el más mínimo detalle. Es importante que elimines cualquier telaraña, polvo y rastro de suciedad en ella. Solo así preservarás mejor las herramientas.

Tras haber limpiado y organizado, puedes empezar a guardar las herramientas en el cuarto elegido.

3. Organiza las herramientas

Este es otro punto importante, pero no tanto por la preservación de las herramientas, sino para facilitarte la vida cuando busques algo específico.

Al momento de guardar todo, asigna los instrumentos acorde a tipos y tamaños. Guarda todos los instrumentos pequeños, como tornillos, clavos y precintos plásticos, en pequeños contenedores de plástico.

Lo mismo aplica para las herramientas grandes. Es mejor colocar de todo en un mismo sitio y en orden. Así no perderás tiempo buscando ese martillo que necesitas para arreglar o construir algo.

4. Pon divisores en los cajones

herramientas-de-taller-organizadas-en-caja

Ya que hablamos de herramientas grandes, mencionaré algo que pasa desapercibido por muchos.

Al terminar un trabajo, muchos acostumbran guardar las herramientas en los cajones de su banco de trabajo.

El problema es que dichos cajones no tienen separadores, por lo que las herramientas estarán una sobre otra, y si guardas alguna herramienta filosa, como una sierra, el filo de esta puede comprometer la condición de las demás herramientas.

Y no solo eso. Si estás apurado, y un día abres el cajón para buscar algo con rapidez, puede que te cortes accidentalmente con el filo de alguna herramienta suelta.

Lo mejor es evitar todo eso. Y para eso, la solución (o prevención) es colocar divisores en los cajones. Puedes hacerlos tú mismo con madera, o comprar cajones con divisores incluidos.

Una vez tengas cajones con divisores, puedes hacer lo que dije antes y organizarlo todo en orden. Puedes asignar diversos tipos de tornillos a un cajón, detectores de metal y multímetros a otro cajón, o colocar clavos y tornillos en diferentes áreas de un mismo cajón. Como prefieras.

5. Usa un tablero de clavijas

El tablero de clavijas es tu mejor opción para guardar las herramientas manuales grandes, como mazos, tijeras, llaves o un martillo.

Verás, estos tableros pueden colgarse fácilmente en la pared del almacén, y en ellos puedes colgar las herramientas grandes antes mencionadas.

Son muy espaciosos, así que no tendrás que amontonarlas. Aunque yo te aconsejo que las guindes organizadamente en el tablero, y luego pases un marcador para delinear los contornos de las herramientas ya colocadas.

Así sabrás la locación de cada una, y te ahorrarás trabajo cada vez que debas volver a guindarlas allí.

6. Pon ganchos en la pared

Lo ideal es que tengas tus herramientas estén bien almacenadas, pero que al momento de buscarlas, tengas un acceso fácil a estas.

Eso podías conseguirlo con el tablero de clavijas. Pero si no quieres colocar uno de esos en tu pared, entonces puedes hacer algo más simple: colocar ganchos..

No necesitas poner muchos. Solo los suficientes para guindar tus herramientas de mano, como un martillo, llaves, destornilladores, alicates, taladros, cintas adhesivas e incluso cinturones de herramientas.

Además, los ganchos son sencillos de coloca, y vienen en diferentes formas. Por lo que tendrás muchas opciones para organizar tus herramientas en la pared, y no te tomará mucho tiempo.

7. Coloca estantes

A ver, no todas las herramientas grandes pueden guindarse. Pero no te preocupes, porque fácilmente puedes colocar unos estantes en la habitación.

Los estantes son especialmente útiles para colocar cajas de herramientas envases de pegamento, pinturas o taladros fuera del alcance de niños y mascotas.

Eso sí, cuando vayas a fijar el estante en la pared, usa tornillos recomendados por el fabricante de este, y un taladro eléctrico. Así estará mejor sostenido a la pared.

8. Pon una librería

Algunas de tus herramientas, sobre todo las eléctricas, deben venir con un manual de instrucciones. Yo te recomiendo que pongas esos manuales en un estante, y crees una especie de librería en el almacén seleccionado.

No será muy habitual, pero tiene sentido. Si tienes un taladro inalámbrico con muchos accesorios que no sabes usar, el manual te ayudará a entender todo. Por lo que te conviene tenerlo cerca en caso de necesitarlo.

También puedes aprovechar ese estante para guardar hojas de garantía de productos recién adquiridos.

9. Limpia constantemente

Quizá suene obvio, pero este es un punto que muchos adeptos al bricolaje olvidan o posponen sin razones válidas, y es que no puedes esperar que tus armas se preserven, si no les haces la limpieza adecuada.

Tras usarlas y haber terminado la labor, es importante que limpies las herramientas, ya que estas siempre quedan con residuos y sucios de otros materiales.

Pero incluso si no las has usado recientemente, asegúrate de limpiarlas con regularidad, ya que pueden cubrirse de polvo, o ensuciarse con otros materiales hasta oxidarse.

Además, limpiarlas no es nada difícil. Solo debes usar un trapo húmedo para remover la suciedad y el polvo. Pero asegúrate de secarlas lo más posible antes de guindarlas, o la humedad puede oxidarlas.

10. Revisa los bordes

Diferentes-herramientas-limpias

Mientas haces la limpieza, aprovecha de revisar las puntas y bordes de algunas herramientas. Ya que por más que las cuides, estas se desgastan después de cierto uso.

Algunas herramientas pueden repararse. Por ejemplo, si las tijeras de tu jardín pierden filo, puedes volver a afilarlas de distintas formas.

Pero si el daño es irreparable, entonces no pierdas tiempo. Desecha el arma y consigue una nueva.

Debes estar muy atento a esto, y mantener actualizado tu catálogo de herramientas. No querrás que tu herramienta se rompa justo cuando más la necesitas.

11. Usa lubricante

Antes de guardarlas, aplica un poco de lubricante en las zonas metálicas de la herramienta.

El lubricante ayudará a remover esos sucios muy adheridos a la herramienta, que no se quitan solo con agua. Además, algunos lubricantes tienen propiedades que protegen al metal, y previenen su oxidación mientras está guardado en el almacén.

Una vez termines de lubricar, seca la herramienta con un trapo y procede a guardar las herramientas.

12. Quédate con los estuches originales

He conocido a muchas personas con la mala costumbre de desechar los estuches originales de algunas herramientas, para luego guardarlas en cajones aleatorios. Esa es una terrible idea.

Si tienes un taladro con múltiples piezas, seguramente viene con un estuche de plástico. Desecharlo es una estupidez, ya que el estuche fue diseñado específicamente para servir al taladro.

Y eso no aplica solo para el taladro. Los estuches sirven para proteger las herramientas mejor que cualquier cajón, y para guardar todas las piezas que vienen con dicha herramienta.

Así que, si tienes un set de destornilladores, no cometas la estupidez de desechar el estuche y dejarlos desperdigados por el almacén. Sé organizado.

13. Consigue contenedores

Ahora, si no tienes el estuche de la herramienta, o quieres una forma alternativa para guardar las pequeñas herramientas de mano que no sea guindarlas en la pared, opta entonces por unos contenedores de plástico grandes.

Los contenedores de plástico no son la forma más organizada de guardarlas, pero te facilitarán transportar las herramientas de un lugar a otro. Además, son muy resistentes y a prueba de humedad.

14. Aprovecha el espacio bajo la mesa

caja-de-herramientas-de-plástico

Ya que hablamos de contenedores grandes, estos suelen ocupar mucho espacio del cuarto, por lo cual es importante organizarlos en una zona donde no incomoden.

Pero para eso no necesitas quebrarte la cabeza, ya que puedes aprovechar el espacio bajo tu mesa de trabajo, y colocar los contenedores allí.

Eso es lo que yo hago, y es una forma muy útil de ahorrar espacio y hacer que el almacén sea más cómodo de transitar. Además, dependiendo de cuánto espacio dispongas, puedes colocar varios contenedores y apilarlos uno sobre otro, o como prefieras.

Aunque si haces eso, te aconsejo que consigas un carro de taller relativamente pequeño, y lo pongas bajo la mesa de trabajo. Esos carros tienen estantes para colocar los contenedores, y ruedas para moverse por la habitación. Así será más fácil sacar los contenedores de la mesa cuando los necesites.

15. Sigue las instrucciones

Por último, pero no menos importante, aprovecho para recordarte la importancia de los manuales.

Verás, los manuales de algunas herramientas vienen con instrucciones explícitas sobre su mantenimiento. Esto ocurre más que todo con herramientas grandes, como sierras y taladros.

Los manuales pueden ser una guía para preservar tus herramientas. Así que mantenlos cerca, y sigue sus instrucciones.

También te puede interesar