18 Estrategias Más Eficaces Para Convertirte En Un Aprendiz Más Rápido

Vivimos el día a día como si fuera el último. Por ello, aprender un nuevo oficio, almacenar información o perfeccionar una habilidad para la vida es algo que no llama la atención de muchos por considerarlo un esfuerzo innecesario, en una era donde cada minuto cuenta.

Pero si eres de los que desafían al tiempo y amas llenar  tu cerebro con nuevos conocimientos, estas estrategias pueden ayudarte a aprender rápidamente.

#1 Únete a alguien superior

Encontrar una inspiración puede ser crucial. Para que alguien te sirva de ejemplo debe haber desarrollado una habilidad sin ser un profesional. Esto te inspirará, motivará y ayudará a superar obstáculos.

#2 No hagas caso a los detalles

Cuando empieces un proyecto, es mejor ir de lo general a lo particular. Es más factible que avances si te concentras en los aspectos generales y te olvidas de los detalles.

Por ejemplo, si quieres aprender un nuevo idioma, primero céntrate en las frases más utilizadas o palabras básicas y luego aprende el resto.

#3 Secciona tu proyecto

elige-tus-proyectos

Cualquier emprendimiento que quieras realizar, si lo divides en partes será mucho más fácil de alcanzar.

Colócate metas a corto o mediano plazo y establece fechas para alcanzarlas. Verás cómo poco a poco irás sumando puntos a tu proyecto hasta que logras terminarlo, pero sobre todo, tómate todo el tiempo que necesites para aprender algo nuevo. No dejes que el calendario te presione.

No solo puedes dividir el proyecto en base al tiempo, sino también en base a la información que intentas retener. Seguramente recuerdas como en algún momento de tu vida intentaste captar más datos de los que creíste capaz de procesar, sobre todo en un nuevo empleo, y terminaste tan sobrecargado que se te olvidó todo.

La respuesta a este fenómeno es que cuando tienes mucha presión sobre tus hombros, es casi imposible retener información, no importa cuánto te concentres.

Es natural que quieras aprender todo de una sola vez, incluso si se trata de un pasatiempo, pero las cosas en la vida real no funcionan así. Ve por partes o más de la mitad de la información que desees almacenar saldrá de tu cerebro antes de lo que imaginas.

Aprende aspectos generales en porciones pequeñas, ahí está la clave.

#4 No tengas miedo de cometer errores

Cuando comienzas un plan es muy factible que cometas errores derivados de la inexperiencia. No temas, aprender en base al ensayo y error es muy común. Ve poco a poco y aléjate del estrés innecesario.

#5 Pide ayuda

Si no estás seguro de lo que estás haciendo, pide ayuda. Que no te avergüence preguntar. Seguramente a más de una persona le gustaría brindarte apoyo.

#6 Date una recompensa

Motivarte es una excelente herramienta para no perder el entusiasmo. Puede que pasen semanas sin que veas resultados por eso una palmadita en la espalda no está de más.

No tiene que ser un gran premio, simplemente con consentirte un poco como recompensa por cada logro obtenido será suficiente.

#7 Escribe todo

escribirAunque suene arcaico, olvídate de la computadora o el procesador de texto. Las investigaciones recientes demuestran que usar bolígrafos para escribir permite que la información se retenga con mayor facilidad.

Según estos estudios, al escribir, sobre todo con bolígrafos, prestas más atención a la información ya que te concentras en cada palabra, lo que crea una conexión con la memoria.

¿Qué mejor manera de desempolvar esa elegante pluma estilográfica que tienes guardada por años en la gaveta, que poniendo en orden los detalles de tu nuevo emprendimiento?

#8 Cambia de método

descansa

Puede que hayas estado utilizando el mismo método que te había servido en secundaria para aprender álgebra, pero

piénsalo, los tiempos han cambiado y no eres el mismo que iba a la escuela.

Aunque te haya funcionado anteriormente, las personas van cambiando con el tiempo así que es muy probable que tengas que adaptarte a las circunstancias para no fallar en el intento de obtener nuevos conocimientos.

#9 Prueba tus límites

Cada cierto tiempo, es buena idea probar cuánto has aprendido. Ponerte a prueba hará darte cuenta de los errores que has cometido y a la vez te ayudará a fijar los conocimientos aprendidos.

Permítete cometerlos sin frustrarte, esa experiencia hará que no los vuelvas a cometer.

#10 Revisa tus avances

Cuando se está aprendiendo algo nuevo, es recomendable revisar constantemente los conocimientos que has adquirido, incluso si estás seguro que ya has procesado la información.

Si no estás convencido de la información, no te avergüences. Muchas veces debes acudir a la web para sacarte de la duda y eso está bien, no dejas de ser inteligente por eso.

#11 Asocia la información

Para poder aprender con más facilidad hay una clave que nunca falla: Aplica la información a tu vida rutinaria. Asociando la información que estás recibiendo con lo que ya conoces, hace que se fijen más rápido los conocimientos.

Tal como si estuvieras uniendo puntos, el panorama pronto se aclarará y podrás ver mejor la información y por consiguiente, retenerla en tu cerebro.

Por ejemplo, cuando estamos aprendiendo un nuevo idioma, asociar las palabras nuevas con tu lengua natal te ayudará a recordarlas sin tanto esfuerzo.

 

#12 Toma un descanso

chica-descansandoInvestigaciones afirman que para procesar una información nueva son necesarios como mínimo 30 minutos de estudio y un máximo de 50 minutos. De nada te valdrá estar horas y horas tratando de captar una información.

Por cada bloque de 50 minutos descansa 10. Luego de tres sesiones, puedes ir a la cama a fijar los conocimientos aprendidos sin sentir culpa.

Tomar una siesta en medio del proceso de aprendizaje te hará retener la información con mayor rapidez. El cerebro, mientras duermes, trabaja procesando lo que consumiste cuando estabas despierto.

Eso sí, no exageres con las horas de sueño. Estamos hablando de una siesta corta que permite que te relajes y te olvides un poco de la presión. Descansa y continúa aprendiendo.

#13 Escoge el método ideal para ti

Actualmente se han desarrollado tantos métodos de aprendizaje como personas hay en el mundo. Y es que es cierto eso de que si somos todos diferentes, también es cierto que captamos información de manera diferente.

Ante todo reconoce qué tipo de aprendiz eres. ¿Eres más visual o auditivo? A partir de allí puedes escoger el método que más se adapte a tu personalidad.

Si sientes que la música va mejor contigo entonces escoge un método que te permita memorizar a través de una canción. También puedes grabar las clases o conferencias y reproducirlas en casa en lugar de tomar notas.

Si por el contrario eres más visual, inclínate por aprender a través de gráficos, infografías, mapas mentales  o cualquier contenido que incluya pocas letras y muchos dibujos.

Si no te sientes ni visual ni auditivo, entonces seguramente eres del tipo físico. Te reconocerás como tal si te cuesta permanecer sentado en una sola posición por mucho tiempo, te tocas constantemente el cuerpo, mueves el lápiz sin cesar o te sientes inquieto si pasas mucho tiempo en un mismo lugar.

#14 Entrena tu cerebro

Estudiar es un hábito, por eso para quienes lo hacen con más frecuencia se le hace más fácil. La práctica constante de un método de estudio mejora considerablemente el aprendizaje.

Si se te hace más cómodo, elige un horario para estudiar, así tu cerebro se preparará para recibir la información y la procesará más rápido.

#15 Acondiciona el espacio

Es imposible que puedas captar algo de información si tienes elementos de distracción a tu alrededor.

Crea un ambiente adecuado sin interrupciones que te perturben. Notarás la diferencia en tu capacidad de concentración.

#16 Encuentra el contexto

escritorio-ordenadoSolo en algunas ocasiones puede servirte la memorización. Estudios recientes han comprobado que lo que fácil memorizas, fácil olvidas ya que solo lo retienes en la mente el tiempo necesario, luego no lo recordarás.

La importancia de aprender es que la información perdure en tu cerebro y la puedas aplicar. Para ello, busca el contexto, encuentra la parte que te interese y relaciónala con algo que te guste.

#17 Crea una rutina

Establecer un horario, diseñar un plan de estudio, armar una rutina, facilitará la absorción de conocimientos. De igual forma, si lo haces constantemente y no dejas pasar mucho tiempo antes de reforzar la información, es más factible de que no olvides lo que has aprendido.

#18 Motívate a alcanzar nuevas metas

Puede que después de un tiempo te sientas estancado y quieras abandonar los estudios. La primera regla para evitar el abandono es la motivación.

Si te sientes motivado es prácticamente imposible que renuncies. Sin embargo, no te sientes a esperar a que la motivación te llegue, eso es algo en lo que tienes que trabajar a diario, la motivación debes crearla.

Enfócate en un solo punto y no te distraigas, no pienses en lo que te falta por alcanzar y concéntrate en los avances que has obtenido, así te será más fácil completar tu objetivo.