Home HogarBricolaje ¿Cómo Elegir Las Botas De Trabajo Adecuadas Para Tu Empleo?

¿Cómo Elegir Las Botas De Trabajo Adecuadas Para Tu Empleo?

por Equipar

Trabajar en un almacén, fabrica, haciendo reformas o estando de pie todo el día sobrecarga nuestros pies. Por eso, es indudable la necesidad de tener un buen par de botas de trabajo que ayuden a nuestro cuerpo a resistir el esfuerzo y protejan a nuestros pies.

Más que solo zapatos tener el calzado correcto es una herramienta de seguridad, confort y cuidado personal hacia nosotros y nuestro puesto de trabajo.

Conocer el tipo de botas de trabajo que necesita

trabajando-con-botas

Un error común es creer que para los trabajos de soldador, albañil, cocinero y hasta camarero basta con tener los mejores zapatos para caminar disponibles pero lo cierto es que estos se suelen quedar cortos.

En principio, porque una cosa es caminar por ejercicio y otra diferente es estar de pie haciendo labores de trabajo. Las necesidades de soporte, estabilidad y desgaste son diferentes.

Además, es importante saber que dentro del sector de botas de trabajo existen también varios formatos. Aunque en general todas se parecen porque suelen venir fabricadas en cuero y ser resistentes, con piel gruesa y suela que da estabilidad y confort al arco del pie.

Entre las más populares están las de punta reforzada con acero, las aisladas para el frío, las botas impermeables, las de fácil lavado, las de suela anti resbalante, de altura extendida y otra infinidad más.

Por ello, ante tanta variedad y especificidad, si vais a estar trabajando de forma intensiva es buena idea ir cambiando las botas de trabajo según temporada, desgaste y tipo de trabajo y no quedarse solo con un par.

Elige una bota que se adapte a tu pie

Tus botas no solo se deben adaptar a tu tipo de trabajo sino a tu tipo de pie. El ajuste es aún más importante en este tipo de calzado que en el regular.

Un dato importante es saber si somos pronador o supinador, es decir si apoyamos nuestro peso más hacia la zona interna del pie o hacia la zona externa. Este tipo de conocimientos sobre nuestro cuerpo ayuda mucho a elegir un calzado reforzado, acolchado y nivelado hacia nuestro tipo de pisada.

Además, la talla es algo fundamental, saber que nuestro pie se siente cómodos y sostenido pero sin estar apretado o con algún dedo pellizcado, pero tampoco demasiado holgado y con roces por un ajuste muy grande.

Para lograr esto lo mejor es siempre probar nuestras botas antes de probarlas y escoger una marca que incluya devolución ene caso de pedir un tamaño incorrecto.

No desea una bota demasiado apretada o que pellizque sus pies o dedos de los pies. Tampoco desea una bota que le permita a su pie moverse demasiado. Pruebe diferentes tipos si no está seguro de su talla o si le miden los pies para asegurarse de saber qué talla necesita antes de pedir zapatos. 

Compra botas de trabajo ortopédicas

Este consejo es fundamental si ya sufrimos de alguna molestia o dolencia en los pies, tobillos, cadera, espalda o rodillas durante nuestras jornadas laborales. Muchas veces creemos que es estrés o malas posturas al dormir, pero puede tratarse simplemente de llevar los zapatos equivocados durante nuestra jornada.

Para esto lo mejor es ir a un centro ortopédico para hacer un chequeo médico con un especialista que pueda recomendar un modelo adecuado o alguna característica específica para nuestro tipo de problema.

Con este tipo de botas de trabajo lograreis tener comodidad en las tareas de vuestro empleo pero también brindaréis cuidado, equilibrios y salud a vuestro cuerpo, algo que traerá beneficios a largo plazo y que notareis al final del día.

Y si lo que quieres es un soporte completo puedes añadirles a las botas ortopédicas unas medias de compresión para mejorar la circulación de nuestras piernas.

Elija las botas de trabajo adecuadas mirando las características de seguridad

botas

Una de las principales razones para cambiar el calzado regular para uno específico de trabajo es evitar accidentes laborales producto del manejo constante de instrumentos peligrosos, como taladros pesados, cuchillos afilados, cajas grandes o químicos.

Por ello muchos de los zapatos de trabajo incluyen características de seguridad que buscan proteger nuestros pies de cualquier tipo de golpe, herida, quemadura o sufrimiento ya no propio del trabajo, las posturas o el uso sino de posibles accidentes que puedan ocurrir por el riesgo propio del oficio.

El tipo de protección específica también deberá depender del entorno, por ejemplo, cuando se trabaja al aire libre haciendo una instalación de antena es importante contar con protección contra el frio, así como suelas de enganche para no resbalar.

Las principales características de seguridad que debéis buscar son: suelas gruesas y de goma, puntas de acero, empuñaduras anti resbalantes, resistencia eléctrica e impermeabilidad.

Además, un punto crítico en todo esto es la parte de los dedos, porque se trata de la zona más expuesta y la más vulnerable. Allí es donde debéis centrar vuestra búsqueda de refuerzo en la tela y la construcción de fábrica.

Necesidad de impermeabilización para sus botas

No se trata solo de ser aprueba de agua sino de resistir la caída de químicos, de lluvia intensa, nieve o hasta para poder pisar charcos y lagos sin problema. Cuando se trata de una bota especializada impermeable se habla de un patrón de resistencia mayor que al de cualquier tenis.

Además, la impermeabilización no debe estar presente solo en el tejido sino en la suela, en las uniones, costuras, en las cuerdas de amarre y en especial en la parte alta de la bota que tampoco debe permitir el paso de agua hacia adentro bajo ninguna circunstancia.

Esto es algo que no solo mantiene le pie seco, sino que evita la formación de hongos, los malos olores, la creación de cayos y permite la conservación de la plantilla de los zapatos y de vuestros calcetines.

Un ejemplo del tipo de trabajos que suele necesitar esta característica son los que se realizan a la intemperie.

 

También te puede interesar