Portada » Juguetes y juegos » 10 Formas De Evitar La Fatiga Visual Mientras Juegas

10 Formas De Evitar La Fatiga Visual Mientras Juegas

por Equipar

Los video juegos son un medio muy popular, y los gamers apasionados juegan varias horas a la semana. Esto podrá resultarles muy divertido y desestresante, pero a la larga, tantas horas jugando suele provocar cansancio mental, resequedad en los ojos y fatiga visual.

Así que si eres gamer y has pasado por eso, te daré unos consejos para prevenir la fatiga visual y mejorar tu experiencia video jugable. Pero primero, explicaré los síntomas de la fatiga visual.




¿Qué es la fatiga visual y síntomas?

Como su nombre lo indica, la fatiga visual u ocular son un conjunto de molestias, producidas cuando el ojo es expuesto a un esfuerzo constante e ininterrumpido. Sus síntomas suelen ser irritación, lagrimeo, resequedad, cansancio, visión borrosa, dolores de cabeza y dolores en el cuello.

Ahora que eso ha quedado aclarado, te recomendaré varios tips y consejos que te ayudarán a prevenir la fatiga visual.

#1  Consigue una buena iluminación

Una luz muy intensa puede provocarte fatiga ocular. Si estás jugando, la iluminación de tu habiente debe ser uniforme, y más apagada que brillante. También debes eliminar cualquier luz externa que venga de la ventana, ya sea mediante una cortina o una persiana.

Pero eso no significa que debas jugar a oscuras, ya que el contraste entre la luz del monitor, y la oscuridad de tu entorno, puede afectar tus ojos. Lo más aconsejable, es iluminar la habitación con bombillos halógenos o tubos fluorescentes, que sean de baja intensidad.

Sin embargo, es preferible que utilices esos bombillos en lámparas de mesa, ya que la luz que emiten se dispersa mejor en el cuarto, y son más fáciles de ajustar que un bombillo en la pared o el techo.

#2  Reduce el brillo

mejora-el-brillo-de-pantalla

Además de cuidar la iluminación, también debes hacer lo posible para evitar el brillo. Sobre todo si proviene de la pantalla, ya que cualquier brillo de luz intensa o reflejo, producirá resequedad en tus ojos. Es por eso que muchos expertos recomiendan colocar un protector de pantalla antibrillo a tu monitor de juegos.

Si tu cuarto tiene una ventana, no pongas el monitor frente o delante de esta. Si la ventana está detrás del monitor, tus ojos recibirían una excesiva cantidad de brillo, y si la ventana está frente al monitor, la luz que entre por la ventana se reflejará en el monitor, y hará que algún borde de la pantalla tenga un brillo no deseado. En estos casos, lo mejor es colocar el monitor al lado de la ventana.

Reducir el brillo es especialmente importante si juegas en un cuarto con luces apagadas, como dije antes. De esa forma, tus ojos no tendrán que ajustarse continuamente a los cambios de intensidad entre la pantalla y tu entorno.

#3  Usa un monitor nuevo

Tal vez no lo parezca, pero esos monitores viejos, anchos y con tubos de rayos catódicos (o CRT) son más propensos a provocar fatiga visual, que los monitores actuales con pantallas de cristal líquido (o LCD).

Las diferencias entre ambos monitores son sutiles, pero vitales. Un monitor CRT hace que las imágenes vistas en pantalla parpadeen una y otra vez, debido a que su frecuencia de actualización es de 75 Hz o menos. Por otro lado, un monitor LCD tiene una actualización de 200 Hz, así que las imágenes no parpadearán.

Además de eso, los monitores LCD tienen pantallas planas, delgadas y con superficies antibrillo. Volviéndolos, en general, más cómodos para la vista.

#4  Ajusta la pantalla

Sin embargo, un monitor LCD con los ajustes equivocados no te será muy útil. Así que necesitas personalizarlo, antes de utilizarlo regularmente.

Primero, quítale brillo al monitor, hasta que su luz sea tan intensa como la de tu entorno. Otra forma es abriendo un archivo de Word, y mirando el fondo blanco durante varios segundos. Si el fondo se ve iluminado, tiene mucho brillo; pero si el fondo luce grisáceo y no blanco, entonces tiene poco brillo. El fondo tiene que verse blanco, no gris ni brilloso.

Luego, ajusta el contraste y el tamaño del texto. Lo ideal sería que pudieras ver todos los detalles de una imagen, o leer un texto completo, sin forzar demasiado la vista.

Por último, ajusta la temperatura del color. Las pantallas LCD son una gran fuente de luz azul, y la luz azul suele generar fatiga visual. Disminuye la temperatura del color de tu pantalla, para que así no haya tanta luz azul accediendo a tus ojos.

#5   Organiza tu escritorio

limpia-tu-escritorio

Un buen escritorio gaming o escritorio gamer hará la diferencia. Primero, debes conseguir uno lo suficientemente alto, para que veas el monetor directamente, sin forzar la vista ni el cuello. El monitor debe estar casi a la altura de tus ojos, más específicamente, unos 10 grados por debajo.

Luego de eso, ajusta la silla gaming de tal forma que te sientes erguido, con la espalda recta, los hombros sueltos y los brazos apoyándose sobre la silla. ¿Recuerdas la lámpara que mencioné anteriormente? Pues colócala de forma que su luz no impacte sobre tus ojos ni la pantalla, sino que se disperse alrededor del cuarto.

#6 Pestañea lo suficiente

Sonará raro, pero muchos gamers acostumbran evitan pestañear durante sus sesiones de juego, ya que creen que pestañear podría desconcentrarlos y hacerlos perder una partida importante.

Pero no pestañear sólo perjudicará sus vistas. Las personas suelen pestañear entre 12 a 18 veces por minuto, y el pestañeo sirve para lubricar los ojos de forma natural. Evitarlo hará que se tus ojos sientan resecos e irritados. Así que pestañea cuantas veces sea necesario.

Pestañear no te distraerá. Pero si no estás muy seguro, entonces aprovecha de pestañear cada vez que hagas click con el ratón (en caso de que juegues en una PC). Si pestañeas lo suficiente, pero tus ojos continúan irritados, entonces échate unas gotas para los ojos, ya que estás están diseñadas para refrescar la vista.

#7  Ejercita los ojos

Además de pestañear, puedes probar con unos ejercicios para la vista. El más popular es la regla de 20-20-20, que consiste en tomarte un descanso cada 20 minutos, para observar un objeto que esté a 20 pies de distancia de ti, durante 20 segundos. Eso hará que tu visión descanse de tanto enfocarse en el videojuego.

Otro ejercicio que puedes realizar, es mirar entre 10 y 15 segundos un objeto que esté lejos de ti, y luego mirar a un objeto que se encuentre cerca de ti durante otros 10 o 15 segundos, luego volver a mirar el objeto que está lejos de ti, y alternar varias veces entre ambos. Este también hará que tu visión descanse de tanto enfocarse en el videojuego.

#8  Descansa

Parece innecesario decir esto, pero descansar la vista es muy importante, no sólo para evitar fatiga visual, sino también dolor de espalda, cuello y hombros. Cada dos horas, toma un descanso de 15 minutos, levántate de la silla, estira tu cuerpo, camina bastante y haz los ejercicios visuales antes mencionados.

Eso te servirá para descansar tu cuerpo, mente y vista.

#9  Usa lentes especiales

Otra forma de evitar irritación o cansancio en tus ojos, es utilizando unos lentes especiales, para sobrellevar tus horas de juego. Si ya usas lentes, puedes pedirle a tu oftalmólogo que modifique la prescripción, para que así puedas ordenar unos lentes que te hagan ver los colores con mayor claridad y filtren el brillo.

Si no usas lentes, o los utilizas de vez en cuando, entonces puedes comprar unos lentes Gunnar. Los Gunnar se caraterizan por tener cristales teñidos de amarillo, lo cual les da propiedades antibrillo y anti reflejo, y los ayuda a filtrar la cantidad de luz azul que tus ojos perciben.

Cabe destacar que los lentes de contacto no son la mejor opción, ya que tras varias horas de juego, estos se secan y se vuelven incómodos para el ojo. Los lentes de contacto se pueden remojar, pero eso implicaría que interrumpieras la partida, para lavar los lentes una y otra vez, y no todos pueden hacer eso.

Así que, en lugar de llevar unos lentes de contacto, usa unos gafas gaming o lentes para gamer.

#10 Hazte una revisión

chequeo-oftalmologico

Último, pero no menos importante. Cuando vayas al oftalmólogo, haz más que sólo pedirle una nueva prescripción y págale por una revisión o examen de vista. Pasar varias horas frente a una pantalla, tendrá consecuencias agudas en tu campo visual, y esas consecuencias pueden empeorar si no te hacen exámenes con regularidad.

Si llevas más de un año sin ir al oftalmólogo, ve con él inmediatamente. Explícale cuántas horas juegas a la semana, y qué tan lejos te sientas del monitor. Haz unas pruebas para calcular tu refracción ocular, qué tan bien enfocas los objetos, hasta qué distancia ves con claridad y si puedes seguir un objeto en movimiento.

Si otros miembros de tu familia usan anteojos, cuéntale al oftalmólogo sobre ellos. Tal vez lo creas innecesario y pienses que tu vista está perfecta, pero no siempre será así, y los años pueden afectar profundamente tu visión. Así que ve al oftalmólogo, y no una vez cada 5 años, sino con mayor regularidad.

Ahora que todo ha quedado aclarado, sigue estos 10 consejos y notarás cómo tu visión mejora, durante las sesiones de juego.




También te puede interesar