8 Pasos para Limpiar el Casco de tu Moto

Como motociclista, te puedo confirmar la importancia de limpiar el casco. Un casco, por más caro y resistente que sea, tiene sus límites.

Con el cuidado ideal, puede perdurar por mucho tiempo y protegerte por varios años. Pero si lo descuidas y usas constantemente, se deteriorará con rapidez y usarás un casco sucio, empañado y antihigiénico.




Así que, si necesitas ayuda para limpiarlo, lee y toma nota, porque explicaré cómo debes hacer la limpieza del casco.

1. Reúne los materiales

Empecemos por aquí. Quizá suene obvio para algunos, pero he conocido personas que creen que una cubeta con jabón, y un paño remojado en agua, son suficientes para limpiar el interior del casco.

Créeme, no es tan sencillo. Estos son los materiales que necesitas:

Toalla de microfibras

toalla-de-microfibra

Te servirá para limpiar y pulir la mica del casco, y la cubierta exterior del casco. Sin embargo, asegúrate de usar uno que esté limpio. De lo contrario, su suciedad se pasará al casco.

Una cubeta con jabón

Okey, la cubeta con jabón sí aplica. Pero no cualquier jabón. La mejor forma de limpiar un casco, sin dañar su apariencia ni pintura, es escoger un jabón que no tenga componentes derivados del petróleo.

Así que usa un jabón sin esos componentes. O de plano, usa shampoo para bebés, ya que muchos suelen tener componentes no derivados del petróleo, y tienen un tacto gentil al limpiar.

Hisopos de algodón

dos-hisopos

Muchos cascos tienen agujeros o cavidades muy pequeños, para que un trapo pueda limpiar con éxito. Como solución, te aconsejo usar unos hisopos de algodón.

Agua

Para estas situaciones, el agua caliente es tu mejor opción, debido a que facilita la eliminación de suciedad, barro, manchas o incluso bichos muertos, sin perjudicar la pintura ni apariencia del casco.

Pero para que tengas suficiente espacio y agua para enjuagar, te aconsejo que llenes una tina o un lavabo de agua, y laves el casco ahí.

Cepillo

cepillo-de-dientes-blanco-y-azul

Además de los hisopos y el trapo, el cepillo de dientes es otro instrumento que puedes usar, para limpiar esas grietas y rincones difíciles de alcanzar.

Pero el cepillo también sirve para enjuagar la mica del casco.

Compresor de aire

Este no es estrictamente necesario. Sin embargo, un compresor de aire puede secar con rapidez los hoyos de ventilación, y la cubierta exterior del casco.

Si no tienes un compresor, entonces usa un ventilador. Ni se te ocurra usar un secador de cabello. El aire que este expulsa es demasiado caliente, y puede dañar ligeramente la pintura.

Y bueno, eso es todo lo que necesitas. Aunque si quieres, también puedes usar un cepillo para uñas, cualquier paño limpio que no tenga pelusa, o una esponja no abrasiva.

2. Quita cualquier accesorio externo

casco-de-motocicleta-limpio

Sonará básico, pero muchos ignoran este paso. Además, dependiendo de los tipos de motos que tengas y el casco que estas requieran, el lavado puede complicarse.

Si tienes un scooter, lo más probable es que uses un casco sencillo y sin máscara. De ser así, te puedes saltar este paso.

Ahora, si tienes una motocicleta más avanzada, es probable que el casco tenga accesorios electrónicos, como antenas, micrófonos o un comunicador bluetooth. Sobra decir que debes quitarlos, o se dañarán cuando laves.

O puede que tengas una moto de tierra para motocross. Los cascos de motocross suelen venir con puntas y picos, que por fortuna, son fáciles de remover. Los picos no se dañarán si lavas el casco con ellos puestos. Pero removerlos te permitirá limpiarlos por separado, y así será más sencillo.

Pero ojo, ten cuidado con lo que hagas. Si tienes la mano pesada y sientes que algo se va a romper, lo más probable es que sí se rompa.

Así que si no estás seguro de que alguna pieza se pueda remover, revisa en el manual del casco.

3. Quita el acolchado interior

Es aquí donde la limpieza se puede complicar.

Casi generalmente, a los cascos se les puede remover las almohadillas laterales para las mejillas. Eso no es problema. Sin embargo, hay algunos cascos a los que no se les puede remover el liner o acolchado interno.

Si no puedes deponer el acolchado interno, haz esto:

  • Sumerge el casco en un lavabo o tina, con agua bien caliente y un jabón apropiado, por varios minutos.
  • Luego usa tus manos para frotar con jabón el acolchado, hasta que la espuma entre y remueva residuos de sudor, grasa y suciedad.
  • Y como tienes las manos enjabonadas, aprovecha también de limpiar el casco por fuera. También puedes usar los hisopos con algodón, para limpiar cualquier cavidad o agujero demasiado pequeño. Solo recuerda sumergirlos previamente en el jabón.
  • Tras haber terminado de enjabonar, usa el grifo del lavabo para enjuagar con mucha agua. No te detengas hasta estar 100% seguro de que eliminaste cualquier residuo de jabón.
  • Por último, utiliza un compresor de aire o un ventilador, para secar efectivamente el casco.

Sí, el proceso es más tedioso cuando el liner no se puede remover. Pero si lo puedes remover, entonces te explicaré qué debes hacer a continuación.

4. Lava el acolchado interior

casco-de-moto-amarillo

El acolchado interior es la zona más difícil de limpiar, ya que absorbe mucho del sudor y la mugre de tu cabello.

Aquí te recomiendo especialmente que uses shampoo para bebés, porque está diseñado para eliminar sudor y mugre del cabello, y sus suaves componentes no dañarán el material.

Del resto, el proceso no es muy diferente al que mencioné antes. Llena un lavabo con agua y jabón, sumerge el acolchado en el agua, y luego procede a fregar y frotar con tus manos. Tras haber frotado suficiente, enjuaga con agua del grifo y ya está.

Tras terminar, ponlo a secar. Puedes usar un ventilador o compresor de aire para acelerar el proceso. O simplemente ponerlo a secar en una zona despejada y soleada. No vayas a guárdalo en tu clóset, o se humedecerá.

Pero si tienes planeado salir pronto con tu moto, límpialos con tiempo. De lo contrario, no se secarán a tiempo y el casco estará mojado por dentro.



5. Limpia la cubierta externa

Ahora pasemos a lo fácil.

Primero, quita la pantalla del casco de la moto. Esa la limpiarás por separado. Pero ten cuidado al quitarla. No vayas a dañar los pernos que la sostienen.

Ahora te daré un consejo para facilitar la limpieza: agarra una toalla de microfibras, mójala con mucha agua tibia, y luego ponla de forma extendida sobre el casco, hasta cubrir su capa exterior.

Déjala así por unos 6 o 7 minutos, y la suciedad de la cubierta se aflojará. Así luego no tendrás que hacer tanta fuerza para remover sucios adheridos a la superficie, lo cual podría provocar que rayases la máscara o la cubierta.

Tras hacer eso, ahora sí procede a quitar la mascarilla del casco. Quédate solo con la cubierta externa. Luego limpiarás la máscarilla.

Agarra otra toalla de microfibras, mójala un poco en agua tibia y shampoo para bebés, y frótala suavemente sobre la cubierta.

Frota especialmente en zonas con sucio de mosquitos. Si te cuesta un poco remover los residuos de mosquitos, entonces frota tus dedos en la zona. No friegues ni hagas mucha presión, o rayarás el casco.

Usa el cepillo, con agua tibia y shampoo también, para limpiar las cavidades más estrechas. Pero recuerda, frota con gentileza. También recuerda que puedes utilizar los hisopos, para limpiar los hoyos o conductos de ventilación.

Una vez terminado, sécalo con un paño. Y listo. Ya terminaste de limpiar, ese no ha sido el último paso.

6. Sopla los conductos

Este paso aplica sólo para quienes tengan un compresor de aire.

Verás, en muchas ocasiones me ha pasado que, justo en medio de un paseo en moto, unos mosquitos chocan con mi casco. Específicamente, en los hoyos y conductos de ventilación del casco.

Luego estos quedan sucios con tripas de mosquito, y eso no es muy agradable. Pero una forma rápida de removerlos, es con unas sopladas del compresor de aire hacia los conductos.

Claro que si no tienes un compresor, puedes usar los hisopos. Pero yo personalmente prefiero este método. Es más rápido y sencillo.

7. Limpia la máscara

casco-con-visor-arriba

Respecto al visor de acrílico, debes tener mucho cuidado y limpiarlo sólo con agua tibia. La razón es que muchos visores vienen con un revestimiento protector, que sirve para filtrar los rayos ultravioletas y protegerte de neblinas.

Si usas agua tibia y un paño no abrasivo (es decir, con microfibras) no dañarás ese revestimiento.

También puedes cubrirlo con una toalla con agua tibia por varios minutos. Eso también aflojará la suciedad adherida a la máscara.

Del resto, aplica el mismo procedimiento que con el casco: moja y unta algo de shampoo en la toallita, frota suavemente sobre la superficie, y usa los dedos si te cuesta despegar alguna suciedad, para evita rayar la máscara.

Cuando termines, ponlo en una posición estable y deja que escurra solo, hasta secarse.

Cabe destacar que, si tu casco usa una visera Pinlock, tendrás que quitar la mascarilla interna. Solo así podrás limpiar ambas caras de cada visera. Pero ten mucho cuidado. No vayas a dañar sus encajes laterales al removerla, o sino no podrás regresarla a su lugar.

También cabe destacar que, si la visera tiene un lente interno de protector solar, es mejor que no lo quites del casco.

Primero, porque volverlo a colocar es tedioso. Y segundo, porque estos no suelen ensuciarse mucho. Una rápida limpieza con gotas de agua tibia, shampoo y una toalla con microfibras será suficiente.

8. Vuelve a ensamblar las piezas

Por último, te toca volver a poner todo en su lugar. Ten mucho cuidado y toma el tiempo que necesites, para evitar re-ensamblarlo mal.

Comienza primero por lo más fácil, colocando el liner y el acolchado de los cachetes. Luego pon la visera del casco, y luego coloca los demás accesorios.

Asegúrate de que todo quede fijo y en su lugar. Si algo sobra, es porque lo hiciste mal.

Consejos de prevención

casco-de-moto-con-rayas

Como dato extra, te daré algunos consejos para prevenir suciedad, y facilitar futuras limpiezas:

  • Ponte una bandana y vístela debajo del casco. Así esta protegerá el acolchado interno del sudor y la grasa de tu cabello.
  • Aplica una capa de cera sobre la superficie externa y la visera. Además de dejar brillante tu casco, hará que la superficie sea más resbalosa. Eso te facilitará la limpieza, cuando debas remover sucios o mosquitos.
  • Cuando salgas de paseo, lleva contigo un par de toallitas con microfibras. Así podrás limpiar tripas de mosquitos o sucios antes de que se adhieran a la superficie.
  • Tras un día de uso, pon el casco a reposar en una zona aireada. Si lo guardas en un espacio cerrado, se humedecerá con el sudor y agarrará mal olor.

Video de como limpiar un casco de moto: