4 Recomendaciones Básicas Para Mantener y Cuidar Tu Navaja De Bolsillo

Las navajas de bolsillo plegables se han convertido en un accesorio masculino muy popular pero su mantenimiento debe ser constante o su durabilidad no será para siempre.

Tomando en cuenta que en su mayoría no son herramienta económicas, es buena idea conocer los mejores métodos de cuidado, como alejarla de la humedad y afilarla regularmente para así contribuir a que tu cuchillo dure muchísimo y funcione correctamente.

1. Úsala apropiadamente

cuchillo-de-bolsillo

Una navaja de bolsillo está expuesta a muchos peligros ambientales al ser usada en una variedad muy amplia de tareas. Sin embargo, aunque muchas navajas son multiusos, si no está diseñada para realizar ciertas acciones como abrir latas o como destornillador, no lo hagas.

Parte de la durabilidad de las navajas es darle el uso correcto para así no dañar el filo o romper el engranaje, ya sea una navaja sencilla o una herramienta multifunción-también llamada navaja suiza.

Nunca uses la navaja en superficies duras como granito, vidrio, baldosas de cerámica o similares.

2. Consejos  para almacenarla correctamente

Seguir ciertas pautas alargará el tiempo de vida útil de tu navaja de bolsillo, sobre todo si la llevas a diario contigo. Algunas de las más importantes a la hora de guardarla son:

Lubricación necesaria: Después de cada uso, recuerda lubricar las partes móviles. Presta especial atención al área del pivote de la navaja plegable. Cuando hayas terminado, agrega una película delgada de aceite a la cuchilla para evitar la oxidación.

En el caso del eje, la cuchilla puede ser más lenta o más difícil de abrir, y la acumulación de sucio en el área de la bisagra puede evitar que la cuchilla se abra o cierre, lo que podría provocar daños.

En el mercado hay una gran variedad de aceites multiusos sin sabor ni olor que son aptos para alimentos y que ofrecen una alta protección contra el desgaste y la corrosión.

Usar un lubricante a base de petróleo, en lugar de uno seco, hará que se le adhieran pelusas y polvo a la navaja.

Por otra parte, recuerda que debes usar un lubricante de grado alimenticio si planeas usarla en tu comida.El aceite vegetal comestible es funcional, pero puede volverse rancio con el tiempo.

Almacenaje seguro: Guardar la navaja en un lugar seguro y seco puede evitarte daños irreversibles en la cuchilla, sobre todo si vives en un lugar cerca de la playa.Dado que el aire en lugares como la costa tienen mucha humedad, con algo de sal mezclada, es importante mantener la superficie ligeramente cubierta con una película de aceite, así alejarás la oxidación.

Si el cuchillo entra en contacto directo con agua salada, lávalo tan pronto como sea posible con agua común del grifo y aplica el recubrimiento de aceite con un paño limpio y suave.

No a la funda de cuero:Evita guardar la navaja en una funda hecha de cuero –sobre todo si vas a durar tiempo sin usarla- pues este material retiene la humedad, lo que induce a la corrosión.

3. Limpieza y aceitado

No todas las cuchillas son de acero inoxidable. Sobre todo los cuchillos más viejos, -aunque algunos modelos nuevos también-, usan acero al carbono que es más propenso a los efectos del clima y pueden necesitar mantenimiento más frecuente.

Para proteger tu cuchillo de bolsillo de residuos corrosivos y evitar daños a largo plazo, usa un poco de agua con jabón y un cepillo de dientes viejo para limpiar toda la hoja de la cuchilla y luego continúa aplicando el aceite para mantener la bisagra y otras partes móviles bien engrasadas. Debes repetir este procedimiento después de cada uso.

Recuerda que la zona de plegado –justo donde está la bisagra- también es susceptible a la acumulación de pelusas, por lo que puedes usar disolventes, alcohol o acetona en ese lugar, teniendo mucho cuidado de no dañar el mango, sobre todo si es de madera. Eso sí, nada de cloro o terminarás dañándola.

Abre la cuchilla y aplica una gota o dos de aceite -o un rociador ligero o seco en aerosol- en el pivote y comienza a girar la cuchilla, abriendo y cerrando varias veces para hacer trabajar el lubricante y permitir que penetre en todas las ranuras.

Existe un tipo de lubricante que se seca al contacto y es muy útil porque no se escurrea lo largo de la cuchilla. Generalmente trae una pajilla larga y delgada que se usa para que el aceite caiga justo en el área que necesita ser lubricada y no termines haciendo un desastre.

¡Pero cuidado!un exceso de aceite, especialmente lubricantes húmedos, atraerá muchas pelusas y cualquier otro material que se le pegará con facilidad, lo que significa que tendrás que limpiar el cuchillo con más frecuencia.

Si observas que tiene algo de pelusa de bolsillo, no te compliques,con usar un palillo de dientes será suficiente.

Si el cuchillo tiene un exceso de acumulación pegajosa o mugrienta difícil de eliminar, intenta poner a remojar el cuchillo en un recipiente con agua tibia, esto ayudará a aflojar la suciedad.

Por otra parte, debes tener cuidado o evitar el uso de este método en los cuchillos que usan materiales naturales como madera o nácar en el pomo.Incluso los mangos sintéticos pueden dañarse si se dejan durante demasiado tiempo en agua caliente.

Si después de seguir estos consejos tu cuchillo aún está arenoso o es difícil de abrir, es posible que deba desarmarlo para una limpieza más profunda usando herramientas especializadas y allí será necesaria la ayuda de un profesional, pero ten en cuenta, puedes perder la garantía si lo haces.

Un detalle importante que no debes olvidar es nunca colocar tu navaja de bolsillo en el lavavajillas. La temperatura allí alcanza unos 55ºC a 80ºC, lo que puede acelerar el proceso de oxidación.

4. Por un cuchillo siempre afilado

afilando-el-cuchillo

La idea de tener un cuchillo es que corte todo lo que pueda pero si la cuchilla no está afilada esta misión será imposible.

Al igual que un cuchillo de cocina, cuanto más sucio y descuidado está, más peligroso es, por lo que es importante mantenerlo en buenas condiciones.

Se recomienda afilar la hoja en un ángulo de 15 a 20 grados, de esta manera se obtiene un ángulo de corte de 30 a 40 grados, perfectamente seguro y eficaz.

¿Usas una rueda para amolar?, es mejor que la enfríes de vez en cuando con chorros de agua para evitar que se caliente.

Una piedra de afilar siempre te podrá sacar de apuro pero hasta este sencillo paso tiene su técnica. También están el palo de cerámica y el palo de afilar diamantes. Son utensilios prácticos, cómodos y económicos que cualquiera puede tener en su almacén particular.

Para afilar tu cuchillo hazte la idea de que estás sacándole la punta a un lápiz. Pasa la cuchilla por el amolador para afilar el metal y sacarle filo y luego elimina las imperfecciones del esmerilado para que el borde se vea afilado y corte mejor.

Haz este proceso con calma y controlado. Después de varios movimientos, comprueba que hayas alcanzado el filo que deseas, si no es así, repite hasta lograr tu objetivo.