Guía-Rápida-para-Pescar-en-Agua-Salada

Guía Rápida para Pescar en Agua Salada

Tras meses de práctica y refinamiento, es hora de que el pescador deje los ríos y lagos, y salga a navegar en agua salada. El océano ofrece una inmensa variedad de peces y criaturas marinas, que cualquier pescador apasionado, amante del aire libre y del deporte, quisiera tener.
Sin embargo, existen una serie de cosas básicas que necesitas conocer antes de zarpar, y aquí te los explicaré.

¿Por qué pescar en agua salada?

pesca-en-el-mar

Empezaré por aquí, ya que muchos pescadores no lo tienen del todo claro.

La pesca en el mar es una de las actividades más populares en muchos países. En Norteamérica, por ejemplo, tiene más entusiastas que varios deportes, como golf, tennis y navegar en botes.

Su popularidad radica, primero, en el rango de libertad que ofrece. Ya no estarás confinado a un espacio cerrado, ni tendrás que quebrarte la cabeza pensando cómo pescarás a tu próxima presa.

Esta vez, eres tú solo en el océano, con un mundo de posibilidades.

Y sobre las posibilidades, te encontrarás todo tipo de peces. Desde pescados azules, cobia, platijas y atún, hasta un fletán, un pez rojo, y una trucha de océano.

Pescar cierto tipo de pez requerirá de un anzuelo particular. Por lo que la variedad también representa un reto interesante para el pescador.

Si no eres particularmente adepto a los botes o al agua fría del mar, igual puedes pescar desde una costa o un puerto. Eso no limitará mucho tus resultados.

Diferencias entre un agua y otra

Muchos pescadores no ven grandes diferencias entre agua salada y dulce. Por lo que cometen el error de ir a pescar sin la preparación adecuada. Y bueno, técnicamente no necesitas un equipo diferente para pescar en el mar.

Pero si te conviene prevenir algunas cosas. Por ejemplo, el agua salada contiene componentes que producen una corrosión bastante acelerada.

La corrosión es tal, que pueden llegar a oxidar las líneas de la caña de pescar, el carrete y cualquier equipamiento metálico pegado a este.

Por suerte, lo puedes evitar fácilmente. Cada vez que regreses a casa tras una jornada de pesca, usa la manguera del jardín o patio de tu casa para lavar la caña, el carrete y los aparejos con agua dulce.

También te aconsejo que apliques lubricante de silicona al carrete. Eso prevendrá la oxidación.

Equipamiento

Equipos-de-pesca

Como dije antes, el equipo de pesca para agua salada no se diferencia mucho del de la dulce. Sin embargo, sí existen instrumentos más apropiados para las aguas del océano, y te los explicaré:

Aparejos

Para un novato en esto de la pesca de agua salada, es mejor comenzar con una caña no muy pesada, y un carrete que permita enrollar la línea o el hilo con rapidez, pero sin quitarte movilidad al momento de lanzarlo al agua.

Para el océano, existen dos tipos de pesca: pesca con carrete spinning, y pesca de casteo. En esta situación, un carrete spinning suena ideal para estas situaciones. Podrás pescar en medio del mar, en una orilla o en un puerto, y los resultados serán iguales.

El hilo es fácil de manipular, los anzuelos son ligeros, y la caña es apropiada para mover el hilo de forma tal, que logres ‘’imitar’’ los movimientos de un pez con el anzuelo.

Para un novato, esa es la forma más sencilla de pescar en un terreno nuevo y vasto como el océano. Por ende, consigue aparejos apropiados para hacer pesca de spinning.

Línea

caña-de-pescar-con-anzuelos

Respecto a la línea, te aconsejo que no seas tacaño y compres una de buena calidad, que provenga de una marca confiable.

Esta será la parte que entre más en contacto con el agua, y por más que la cuides, eventualmente se desgastará. Por lo que tendrás que cambiarla con regularidad.

Si escoges una de buena calidad, te durará más tiempo y funcionará en momentos cruciales. Pero si compras una barata de calidad dudosa, puede que se rompa justo cuando pescaste algo.

También te aconsejo que uses una línea trenzada para pescar. Estas son más delgadas y livianas, por lo que permiten más espacio en el carrete para equipar más hilo, y llegan a mayores distancias que las líneas de monofilamento.

Nudos

Habrá días que el mar presente fuertes mareas, o que un pez fuerte morderá el cebo. En ocasiones como esa, lo que menos quieres es que el anzuelo se suelte y el pez escape. Es por eso que debes amarrar el anzuelo con un fuerte nudo.

Ahora bien, existen muchos nudos que puedes preparar. Pero yo te recomiendo dos: el nudo Bimini Twist y el Palomar Doble. Ambos son fáciles y confiables de hacer.

Sin embargo, no puedo explicártelos, o me desviaría mucho del tema. Pero puedes buscar tutoriales en YouTube para prepararlos.

Carnada

Respecto a la carnada para pesca, lo mejor es pedir información en la tienda de carnadas.

Verás, en el océano tu mejor opción es usar una carnada que se asemeje a la dieta regular del pez. Pero para eso, primero debes saber qué tipo de peces se encuentran en el mar donde navegarás, y escoger cuál pez vas a pescar.

Claro, generalmente la carnada suelen ser camarones, mejillones, almejas, gusanos de mar, tiras de carne o pedazos de carne.

Pero igual te conviene preguntar. En la tienda encontrarás personas que conocen la zona, te ayudarán a armar una buena estrategia, y puede que incluso te agreguen a su grupo de amigos.

Anzuelos

anzuelos-de-pesca

Hay tres tipos de anzuelos para pescar en el mar: anzuelo circular, que se ha vuelto muy popular entre pescadores que cazan y liberan a los peces, debido a que se enganchan solo en la punta de la boca del pez. Por ende, son fáciles de remover, y aseguran que el pez regrese al agua sin heridas graves.

Luego está el anzuelo J, que como su nombre lo indica, tiene la forma de una ‘J’ y sirve para enganchar con fuerza al pez. Ideal si no quieres que se escape, y no planeas regresarlo al mar.

Con este, es mejor usar tiras de carne como carnada. Esa carnada atraerá a muchos peces, y podrás engancharla bien al anzuelo, así que el agua no se la llevará.

Por último, los anzuelos de carnada viva. Estos están diseñados para enganchar a la carnada por la nariz, debajo del cuello, o en su cavidad anal. Además, el torso del anzuelo es más delgado y ligero que los demás.

Esas características permiten que la carnada se mueva en el agua, con mayor ‘’libertad’’, atrayendo así a cualquier pez que sea crea sus movimientos.

En fin. No necesitas quebrarte la cabeza al escoger el anzuelo. Lo que sí debes hacer siempre, es escoger un anzuelo cuyo tamaño sea apropiado para la carnada.

Si el anzuelo es muy grande, se verá extraño y alejará a los peces. Pero si es muy pequeño, no evitará que el pez se lleve rápidamente la carnada. Así que ya sabes.

Señuelos

Ahora, si lo tuyo no es pescar con carnada viva, entonces un señuelo puede brindarte cierto apoyo al pescar. Pero ojo, no cualquier señuelo. No estás en un río, así que la pesca con mosca ya no es una opción.

Para engañar a un pescado de agua salada, necesitas algo mucho más convincente. Así que los mejores acompañantes para el anzuelo son los señuelos duros, construidos con madera, resinas o policarbonatos.

Algunos ejemplos de señuelos duros son prop baits, que vienen con hélices añadidas en una o más zonas de su cuerpo, las cuales los mantienen en constante movimiento.

También están los poppers, ideales para los primeros lanzamientos al comenzar la pesca, y cuando estás explorando las aguas.

Pero las cucharillas son, sin duda, los mejores. Tienen cuerpos delgados y están hechos de metales livianos, por lo que puedes lanzarlos a largas distancias. Sus movimientos imitan los de un pez herido, lo cual atrae a muchos peces hambrientos. Y como sus cuerpos son delgados, se clavan con efectividad al pez.

Cabe agregar, que habrá ocasiones en que el agua del mar no esté muy serena, y a los peces se les dificultará ver tu anzuelo. Para ese tipo de ocasiones, es mejor usar un señuelo ruidoso, que venga con una pequeña sonaja incorporada. El ruido de la sonaja guiará al pez hasta el anzuelo, y te ayudará en aguas turbias.

En fin. Pero ten en cuenta que, por más que sus cuerpos mantengan cierto movimiento, es tu deber controlarlos con la caña. Así que no bajes la guardia.

Material adicional

pescador-con-red-de-pesca

Además de la caña, la carnada y el equipo que siempre llevas para pescar, te aconsejo que lleves unos materiales adicionales contigo.

Por ejemplo, el sol estará bastante intenso. Así que lleva unos lentes de sol polarizados y un sombrero.

Además, la sesión de pesca puede extenderse por varias horas. Eventualmente te cansarás, y te dará hambre. No obstante, puedes prevenir eso llevando suficiente comida y agua, y una silla plegable para cuando te canses.

En fin. Eso era todo lo que necesitabas saber sobre el equipo.

Tips

Ahora te daré algunos tips generales para la pesca.

Lee la marea

Si vas a pescar en una costa o puerto, la intensidad irregular de la marea puede afectar tu desempeño.

Para prevenir cualquier problema, lo mejor es investigar el agua antes de comenzar la pesca. Presta atención a la marea, y toma nota de a qué horas sube y baja. Si conoces las olas, sabrás cómo afrontarlas al pescar.

Las mejoras mareas son las altas. Por lo que, para aprovecharlas correctamente, lo mejor es llegar al puerto de pesca una hora antes de que la marea suba. Una vez la marea suba, sigue pescando durante media hora.

Para ese momento, la marea habrá bajado mucho, pero habrás aprovechado sus mejores momentos.

Entiende la corriente marítima

barco-de-pesca-en-la-costa

Para encontrar peces en algunas zonas, es importante saber que el movimiento del agua no siempre se dicta por las mareas altas y bajas.

Por ejemplo, en un canal de navegación, los peces se mueven de acuerdo al movimiento y velocidad del agua, no de acuerdo a la altura de la marea.

Por el contrario, la altitud de la marea es mucho más importante en mar abierto. Así que, de nuevo, es importante estudiar el agua antes de pescar.

Sumérgelo

Otra forma de lavar el carrete tras un día de pesca, es sumergiéndolo durante varias horas es una cubeta con agua. Eso eliminará exitosamente cualquier residuo de agua salada restante.

Lubrica el carrete

A veces, los carretes nuevos presentan zonas debilitadas o poco protegidas, debido a que no fueron correctamente lubricados en la fábrica. Por ende, te aconsejo que apliques lubricante de silicona a cada carrete nuevo que compres.

Espera un poco

tres-carretes-de-pesca-con-varas

Muchos pescadores acostumbran jalar el hilo justo cuando el pez toca la carnada. Pero yo pienso que eso es demasiado pronto, y corres el riesgo de adelantarte.

Cuando veas al pez morder el anzuelo, espera un par de segundos y jala la línea. También puedes esperar a que la carnada entre completa en la boca del pez, o hasta que sientas bastante presión en la línea.

Allí sabrás que el pez mordió el cebo, y ya no se te escapará.

Compra monofilamentos grandes

Para pescar peces grandes labios gruesos, con un sábalo, necesitarás un monofilamento como de 80 libras.

Sin embargo, un hilo así de pesado sería complicado de mover en el agua. Por lo que compra uno cuya zona pesada sea corta (como de 34cm), coloca el más pesado al frente de la línea, y completa la segunda sección de la línea con un monofilamento más ligero de 30 libras.

No uses cables

Los cables de pesca son demasiado pesados, se tuercen bajo el agua con facilidad, y son más complicados de mover. En resumen, no lo necesitas. Conseguirás mejores resultados con un mono filamento.

Cuida los cangrejos

cangrejo-en-la-arena

Si llegas a pescar un cangrejo, camarón o crustáceo, no es necesario que lo mates. Puedes cuidarlo y llevarlo a tu casa sano y salvo.

Para eso, solo necesitas envolverlos en periódico mojado, o en vegetación húmeda, y guardarlos en una hielera.

Remueve el anzuelo

Último, pero no menos importante. Si planeas regresar un pez al agua, es obligatorio que le quites el anzuelo. De lo contrario, la herida se agravará y eventualmente morirá.

Lo que debes hacer es usar un alicate de pesca para remover más fácilmente el anzuelo, y mantener al pez cerca del agua mientras lo desenganchas. Así no se asfixiará, y regresará relativamente sano y salvo.