cómo-quitar-esmalte-de-uñas-permanente-en-casa

¿Cómo Quitar Esmalte de Uñas Permanente en Casa con 8 Sencillos Pasos?

 

¡Qué maravilla! Desde que existen los esmaltes en gel, las manicuras son mucho más duraderas y eso significa tranquilidad para las coquetas. El problema surge cuando ya queréis cambiar el color, diseño o simplemente deseáis asear vuestras manos. Saber cómo quitar esmalte de uñas permanente en casa se vuelve entonces muy necesario. Lo decimos porque esta clase de pintauñas tiene componentes especiales que la hacen más resistente.

Retirar la pintura que posee un compuesto híbrido entre gel y esmalte es un tanto más complicado que quitar una convencional. Muchas personas optan por acudir a un salón de belleza, buscando ayuda profesional para resolverlo. El tema es que hay que invertir unos cuantos euros por cada visita a la manicurista.

Para que no tengáis que pasar por eso, os presentamos una sencilla guía de 8 pasos para limpiar las uñas pintadas con esmaltado permanente desde la comodidad de vuestro hogar. Así podréis preparar de nuevo ese lienzo para una nueva manicura y lucir fantásticas.

¿Qué se necesita para eliminar el esmalte permanente de uñas?

Tanto la preparación previa como el hecho en sí de remover la pintura requieren de un plan y pasos a seguir. Debéis haceros con todos los implementos y tiempo necesarios para comenzar. Siguiendo estos pasos lo lograréis sin mayores dificultades y podréis mantener vuestras uñas saludables y listas para volver a arreglarlas.

 1. Equipaos con los utensilios y accesorios necesarios

Precisaréis de algunas cosas para iniciar el proceso y quitar el esmalte. En cualquier establecimiento comercial o incluso online podréis comprar todos estos objetos con antelación para tenerlos al alcance.

  • Algodón

Las motas o bolitas de algodón son unos de los implementos más necesarios. Ellas, remojadas en el líquido removedor, serán las encargadas de sacar el barniz de vuestras uñas.

  • Acetona pura

Si no queréis esperar sentadas hasta que la acetona regular logre eliminar los restos de pintauñas, lo más recomendable es adquirir acetona pura, de la más fuerte. Es un quita esmaltes muy potente y podrá remover el de tipo permanente con mayor rapidez y facilidad.

Eso sí, no os enamoréis de esas marcas con productos que dicen especializarse en remover pintauñas con gel. Casi siempre son más costosos y a menos que deseéis gastar más, no vale la pena buscar otra cosa que acetona pura.

  • Papel aluminio

Entre los pasos para remover esmalte permanente, uno de los más efectivos es dejar los algodones húmedos con acetona en contacto con las uñas por un tiempo prolongado. Eso puede hacerse fijando algodón empapado en cada uno de los dedos con una tira de papel aluminio.

  • Palito de naranjo

Con uno de estos palitos o una espátula se pueden retirar los residuos de pintauñas mucho más fácilmente. También es mucho más seguro que usar las uñas propias para removerlo. Si lo hacéis de esta forma corréis el riesgo de quebrarlas todas.

  • Vaselina

Es necesaria para crear una barrera protectora sobre las cutículas. Estas podrían resecarse mucho con la acetona.

 2.  Disponed del tiempo necesario

Para hacer todo el proceso eficazmente, es preciso establecer un tiempo suficiente. El remojo de vuestras uñas en el quita esmalte debe tener una duración de unos 30 o 40 minutos. Solo así será posible que el gel se disuelva completamente. Sabréis que se ha diluido porque al intentar limpiar con el algodón el esmaltado saldrá muy fácil con una leve presión.

 3. Preparad el lugar para comenzar

Para prevenir derrames de algún líquido o manchas de pintura, es conveniente colocar una toalla de papel absorbente sobre la superficie que usaréis para trabajar. Por otro lado, con el fin de que los algodones estén bien empapados, podéis colocarlos en un recipiente con un poco de acetona.

Debéis recordar que al papel aluminio hay que hacerle cortes en forma de tiras con 2,5cm de ancho y unos 4 o 5cm de largo. Debe ser así para envolver cada dedo, con el algodón sobre cada uña.

 4. Recordad vuestra cutícula

A veces nos olvidamos de ella pero es parte de los tejidos de nuestras uñas. Cuidarla garantiza que nuestros dedos luzcan y estén saludables porque estas impiden que penetren infecciones. Por eso es necesario protegerlas antes de usar la acetona. Una capa delgada de vaselina bastará para crear una barrera. Esta impedirá que el quitaesmaltes reseque demasiado la cutícula.

sacar-esmalte-de-uñas-permanente

 5. Comenzad con la mano torpe

Por decirlo de alguna manera. Si vuestra mano de derecha es la fuerte, comenzad por la izquierda y viceversa. Es más sencillo de esa forma para garantizar que todos los dedos queden bien envueltos y con el algodón en su lugar.

 6. ¡A esperar!

No olvidéis que cada esmalte permanente es distinto, algunos pueden ser más resistentes que otros. Dicho esto, tal vez demoren unos más y otros menos en disolverse con el algodón y la acetona. Como mínimo debéis concederles unos 15 o 20 minutos para que actúen adecuadamente.

 7. A remover residuos

Una vez culminado el tiempo, el siguiente paso es sacar el papel aluminio y retirar el algodón haciendo ligera presión y deslizándolo sobre la uña. Tras haber hecho esto comprobaréis qué tanto resta de gel por quitar. Si no queda nada, pues ¡Maravilloso! Pero si queda algún rastro de producto, para eso está el palito de naranjo. Con delicadeza podéis y sacando lo que haya quedado. También podéis limar un poco si es necesario, pero suavemente y sin mucha profundidad o dañaréis vuestras uñas.

 8. Aplicaros humectante

Dado que seguramente habrá resequedad luego de quitar el gel, no olvidéis aplicar una loción, aceite o crema hidratante en vuestras manos. La mejor hora para hacerlo suele ser durante la noche ya que los poros de piel y uñas se dilatan y el producto penetra para nutrir de forma más rápida.

Consejos para uñas sanas después del gel

El uso de esmalte con gel o permanente es muy útil para una manicura que dure en el tiempo. Sin embargo, la abrasión que causa el limado previo y el uso prologado de las capas de pintura, tienden a deteriorar las capas externas de las uñas y hacen que se debiliten. Hay algunas cosas que podéis hacer para prevenir e incluso revertir ese daño y volver a presentar a todos unas manos con manicura francesa como recién salidas de un salón.

  • No las peléis

¡No lo hagáis! Por más tentación que sintáis. Las manicuras siempre llegan a escamarse, por más fuerte que sea la pintura, siempre sucede. El problema de retirar esas escamas es que el esmalte está tan adherido que no solo lo removeréis a él sino también a las primeras capas de vuestras uñas. ¡Terrible! Eso las debilitará y será mucho más fácil que se partan, agrieten o deterioren. No será sencillo que se recuperen, haría falta bastante tiempo.

  • Usad el esmaltado permanente solo por un tiempo

Aunque seguro querríais tener las manos arregladas por siempre, eso no es posible. Las uñas crecen y también la cutícula y hay que cuidarlas. Además, impedir la correcta respiración de ambas con una sustancia química por mucho tiempo puede dañarlas. Incluso podríais sufrir de hongos y otros males.

Para prevenir limitad el uso de la capa de esmalte a solo 14 días máximo.

  • Solo una manicura sobre manicura

Con el fin de prologar la buena apariencia de vuestras manos podéis cometer un pequeño pecado y corregir con una nueva capa de pintura a los días. Pero solo una vez ¿Vale? Luego es mejor sacar el esmalte e intercalar con una manicura regular a la tercera semana. En la cuarta sí podréis arreglaros de nuevo con esmaltado permanente.

Otros tips sobre el esmalte de uñas permanente

La idea es que no se os escape nada y os convirtáis en expertas, no solo removiendo el esmaltado sino también en el cuido de vuestras manos, uñas y cutículas. Así que no paséis por alto esta información adicional.

  • El que menos daño hace a las uñas es el esmalte con gel. Así que si estáis frente a unos con este componente y otros con acrílico, preferid los primeros.
  • Excelente opción son los aceites y los fortalecedores para aplicarlos sobre las uñas una vez que retiréis la pintura.
  • Si no tenéis la paciencia para todo el proceso que implica sacar el esmalte permanente de uñas, podéis usar un pequeño truco. Limar la punta de las uñas un poco para lograr que el gel se levante e intentar despegarlo con una espátula. No es lo más recomendable pero quizá valga la pena probar si no tenéis mucho tiempo.