¿Cómo Sazonar Un Humidor Nuevo Como Un Profesional?

La primera vez que usé un humidor de cigarros cometí ese error fatal de primerizo emocionado y fui directo a guardar mis cigarros en la nueva cajita. Luego descubrí que debía curar mi humidor antes de poder usarlo pues, al cabo de unas semanas, quise sacar mis habanos y ¡sorpresa! estaban todos sequísimos, podréis imaginar que quise estampar la cava en la pared.

Pero para que a no os pase lo mismo que a mí les traigo esta guía que recoge los pasos que me han servido con distintos tipos de humidores y así preparéis el vuestro al mejor estilo profesional,  para que los habanos que conservéis allí tengan una larga vida.

Además, os recomiendo siempre leer las instrucciones de vuestro humidificador particular, así podréis mantenerlo en garantía. Pero si el vuestro es como el mío que no traía ninguna pauta, hay pequeñas acciones que os funcionará si tenéis un humidor con cristal, de repisa o una clásica caja de madera.

#1 Humedecer

Este es el paso más delicado para crear la humedad y temperatura adecuadahumedecer-un-cigarroantes de almacenar los puros. Debéis tomar un paño o toalla de papel nueva y humedecerla con agua destilada sin que gotee nada de agua ni esté muy empapada, sino sutilmente humedecida.

Luego, debéis hidratar con esta toalla todo el interior del humidor, incluyendo su tapa y bandejas. Esperáis unos 10 minutos y repitáis la operación.  Aseguraos de tener cuidado en los bordes y uniones pues no queremos que un exceso de agua quede atorado allí.

Muchos recomiendan hacer esto con una esponja, pero esta  acumulará más agua de la que debe tener vuestra caja. Ya me ha pasado que con una esponja lo que hago es agrietar la madera.

Es importante también que jamás uséis agua de grifo o de otro tipo que no sea destilada. Estas contienen lejía, calcio y otros minerales que obstruirán la humidificación y darán un sabor indeseado a vuestros cigarros.

#2 Preparar el sistema de humidificación

Llena un recipiente poco profundo con agua destilada, o de la sistema-de-humidificaciónsolución mixta de propilenglicol de vuestro fabricante. Sumerja boca abajo vuestra unidad de humidificación, debéis dejarla saturar de agua destilada un máximo de 3 minutos, aunque yo os digo que con unos segundos bastará.

Al sacarla seguro veréis que gotea un poco, por lo que tendréis que ponerla a escurrir en una toalla seca unos minutos adicionales para que no gotee sobre vuestra caja. Ahora, ya podéis colocarla en el techo de vuestro humidor para que repose por un día sin abrirlo.

#3 Carga adicional de humedad

Para acelerar el proceso y garantizar una capacidad de humedad inicial que cure el interior de vuestro sistema debéis usar una carga extra al humidificador que ya trae la caja. Para ello, podéis introducir un vaso de plástico pequeño con agua destilada.

Otra opción es meter en el humidor una esponja humedecida con agua destilada sobre una bolsa de plástico que impida que se moje la madera que esté debajo.

#4 Instalación del higrómetro

El higrómetro es el dispositivo que os permitirá medir y leer los niveles de humedad en un espacio cerrado. Normalmente, las cajas vienen con uno de estos en la parte interior de la tapa. Una vez hecho lo anterior, debéis colocarlo en su sitio.

Sin embargo, durante el secado os digo que la humedad relativa puede sobrepasar el 80%, pero debéis ignorar estas lecturas altas pues son normales dado que el humidor está vacío y tiene dos fuentes de humedad.

Luego de las 48 horas, debéis vigilar la medición y notareis como la humedad será entre 65% y 70%, que es lo más deseado. Este proceso de condimento es lento pero es el adecuado.

#5 Repite el proceso

Después de hacer estos tres pasos viene la parte más difícil, debéis esperar y mantener cerrada la caja por unas 24 horas. Es duro, lo sé, pero lo mejor que puedo aconsejaros es paciencia. Pasado el día podéis repetir los pasos 1 y 2, el paso del vaso de agua es opcional luego de las 24 horas, dependerá de cómo sintamos nuestro humidor.

Al segundo día de secado, comenzaréis a ver cómo vuestro higrómetro ya marca la humedad deseada. Allí, ya podéis introducir vuestros primeros cigarros y monitorear el humidor semanalmente para ver cómo se comporta la humedad interna.

Si, por el contrario aun no tenéis la humedad adecuada, podéis humedecer el humidificador un tercer día y dejarlo reposar.

¿Cuándo debéis condimentar el humidor?

Si lo hacéis correctamente no hace falta que repitas este proceso. Pero, si accidentalmente habéis dejado la caja abierta varios días o si dejáis de usarla un tiempo y queréis retomar un humidor viejo es fundamental que hagáis estos pasos y, así, dejáis todo listo para los huéspedes de lujo que tendrá vuestra caja: vuestros habanos y cigarros.