13 Consejos De Seguridad Para Mantenerte A Salvo En Una Pista para Esquiar

Las vacaciones de invierno seguramente son las más esperadas si incluyes en tus planes esquiar en la nieve, pero este es un deporte que involucra mucho esfuerzo físico y los riesgos están a la par de la diversión.

Si lo menos que deseas es ir a parar al hospital con un fuerte dolor en tus rodillas, deberás seguir ciertas normas de seguridad y así estar siempre protegido en la pista.

1. Obedece las normas

normas-de-esqui

La Federación Internacional de Esquí ha regulado este deporte estableciendo 10 normas que son legalmente vinculantes, o lo que es lo mismo, es como las reglas de tránsito pero para esquiar y hacer snowboard.

Es importante que las conozcas antes de entrar a la pista, si no las sabes, pídele a uno de los guías que te las explique, así te evitarás muchos accidentes y mantendrás la armonía con el resto de los esquiadores.

2. Evita una colisión

Es muy importante tener en cuenta al resto de los esquiadores. Una de las normas establecidas por la Federación es que el que va adelante tiene prioridad, así que a hacer uso del sentido común y evitar colisiones.

El exceso de velocidad, aunado a la costumbre de no mirar hacia arriba cuando estás sobre la pista, es otra de las causas principales de colisión y una mezcla segura para el desastre.

Si tienes a algún otro esquiador abajo, las palabras “izquierda” o “derecha” no deben faltar para avisarle que vas a pasar a su lado. Recuerda que las personas que están al frente o debajo tienen prioridad del paso.

3. Ten claro tu nivel de dominio sobre la tabla

snowboard

El desconocimiento acerca del equipo para esquiar es otra de las causas de los accidentes. No tener bien atadas las fijaciones del esquí puede ocasionar una tragedia, por ejemplo. Si no estás seguro, solicita asesoría.

Recuerda que el ajuste dependerá de tu talla y peso, por lo que el equipo debe ser personalizado, así que no te guíes por lo que ves en los demás. Si no tienes experiencia, déjate guiar por los que saben.

De igual forma, si no eres experto esquiando, utiliza las laderas para principiantes. Allí podrás practicar, caer y levantar cuantas veces sean necesarias sin que te lastimes o dañes a los demás.

4. Cuidado con el hielo

La nieve dura puede resultar resbaladiza y peligrosa. Si no eres un esquiador muy experimentado, es mejor que pases solamente por la nieve en polvo.

5. No te olvides del casco

casco-de-esqui-color-gris

Si vas bajando por una pendiente pronunciada, seguramente alcanzarás velocidades de hasta 50mph por lo que un accidente sería prácticamente mortal. De ahí la importancia de un excelente equipo de protección.

El casco para esquiar se ha convertido en una de las piezas fundamentales de seguridad que ha ido evolucionando con el paso del tiempo. Los nuevos diseños vienen con un ajuste mejorado y más delgado, así como tecnología que puede reducir el impacto de un choque desde cualquier dirección.

6. Protección extra

Un protector de columna es una estupenda alternativa si eres de los más osados que les encanta hacer piruetas en el aire mientras esquía.

Considera que una caída sobre tu espalada puede derivar en una fractura con consecuencias fatales, así que este implemento debe formar parte de tu equipo sin dudarlo.

No solo la columna merece especial atención, sino que todo el atuendo es importante a la hora de esquiar. Primero usa una capa aislante, luego una capa de ropa y encima la chaqueta y pantalón especiales para esquiar.

No olvides las gafas para esquiar, las cuales han sido diseñadas para proteger la vista del reflejo blanco de la nieve.

Las botas para esquiar también son muy importantes ya que si no usas las correctas, corres el riesgo de doblarte el tobillo o resbalarte.

7. Mantén la prudencia fuera de la pista

uera-de-ruta

Puede que te veas tentado a salir de la pista en la búsqueda de un recorrido más interesante pero ten en cuenta que si lo haces sin un guía local, -el único capacitado para identificar donde hay mejor nieve- puedes encontrarte con un terreno tan desnivelado como con obstáculos imposibles de esquivar como tocones de árboles cubiertos de nieve o grandes rocas en medio de la pista.

Además,  las patrullas de esquí no realizan inspecciones fuera de la ruta por lo que la ayuda podría tardar un poco más en caso de ser necesaria.

Otro riesgo al salir de la ruta predeterminada por el centro de esquí son las avalanchas. En este tipo de terrenos la nieve está suave y con cualquier movimiento se puede desatar una. Debes estar preparado para evitarlas y en todo caso para saber qué hacer en caso de quedar atrapado en una lejos de la ayuda.

8. Lleva tu kit de emergencia a todos lados

un-botiquín-de-primeros-auxilios

Para cualquiera que desee hacer un recorrido por la pista de esquí de manera responsable, un kit de emergencia básico no debe faltar. Como mínimo debe tener un radio transceptor, una sonda y una pala.

Con el radio transceptor puedes transmitir una señal que puede ser captada por otros radios en caso de estar atrapado por una avalancha. Los más modernos pueden incluso rastrear las señales cercanas para solicitar ayuda.

Los trajes para esquiar han avanzado tanto que en el mercado existen algunos con los radios transceptores adheridos a la tela.

Cualquiera que sea el modelo que hayas escogido, sea de tecnología avanzada o uno más básico, tómate tu tiempo para familiarizarte con él antes de saltar a la pista.

Un walkie-talkie, un GPS o cualquier otro dispositivo tecnológico que te sirva para ubicarte y ser ubicado, no debe faltar en tu equipo.

Por otro lado, la sonda es una especie de bastón hecho de aluminio o carbono de larga longitud- variable dependiendo del modelo y marca- unidos por unos cables que se pliegan y despliegan a conveniencia, con diversas marcas que sirven para medir la profundidad de la nieve.

La pala también debes llevarla a todos lados. Las que son diseñadas para el esquí están hechas de plástico o aluminio; son prácticas, plegables y desmontables.

9. A salvo entre los árboles

arboles-en-una-pista-de-esqui

Algo que no debes olvidar es que siempre debes esquiar acompañado si estás entre los árboles y nunca perder el contacto visual con tus compañeros pues las zonas con mucha vegetación por lo general esconden peligros insospechados.

No debes subestimar una caída entre los árboles pues puede que golpees tu cabeza con algún tronco y luego la nieve suelta te cubra por completo, causando asfixia. En ese caso, las probabilidades de sobrevivir se reducen si estás solo.

Aunque en Europa el problema con la vegetación no es tan común como en América, es importante no bajar la guardia al respecto.

10. Reacciona en caso de un accidente

Evalúa la escena:

Si has presenciado o protagonizado un accidente y coincides con que uno de los esquiadores está mal herido, sigue ciertas normas para que no pases a ser otra víctima.

Avista a otros esquiadores alrededor, evalúa el entorno buscando precipicios, nieve traicionera o cualquier otro indicio de peligro.

Comprueba que la nariz y la boca de la persona accidentada no estén obstruidas. Revisa el pulso y si está respirando.

Evita moverle el cuello y nunca le retires el casco.

Busca ayuda:

Este es uno de los pasos más importantes, sobre todo si el accidente ha ocurrido fuera de la pista.

Por lo general, los números de emergencia están en las señalizaciones o en su defecto en el pase de entrada al resort, de ser posible, llama a la patrulla de esquí para que los rescaten.

En algunos casos es necesaria la aplicación de la resucitación boca a boca. Sería genial que todos tuvieran conocimiento acerca de esta técnica salvavidas.

Mantén a la víctima segura:

De ser posible, ubica a la víctima en un lugar seguro. Es probable que otros esquiadores se acerquen a toda velocidad y se provoque otro incidente.

Trata de mantener a la víctima lo más caliente posible ya que al pasar mucho tiempo sobre la nieve, la temperatura corporal comenzará a descender inevitablemente, poniéndola en riesgo de hipotermia. En estos casos, las chaquetas de esqui, pantalones de esqui y guantes para esquiar (ski jackets,  ski pants, ski gloves) se vuelven parte de un equipo fundamental de supervivencia.

Tranquiliza al lesionado:

Si observas alguna fractura, trata de inmovilizar la zona. Lo mismo que con el sangrado; no lo descuides y presiona el área para detener las hemorragia.

Por otra parte, no te olvides de tranquilizar a la víctima. Es muy fácil caer en una situación de estrés cuando creemos que nuestra vida está en peligro así que una que otra palabra de aliento será de gran valor para el herido.

11. Lleva tu mochila a donde vayas

mochila-para-esquiar

Hay ciertos implementos que debes llevar a la pista de esquí y que te pueden servir de gran ayuda en caso de accidentarte.

El aspecto más importante pero también el más ignorado: llevar agua. El frío hace que se inhiba la sed y por eso es muy fácil deshidratarse. Perderás mucho sudor y por lo tanto líquido al realizar tanto esfuerzo físico esquiando, así que tomar agua regularmente evitará una fatiga innecesaria.

El protector solar y el bálsamo labial también pueden pasar desapercibidos pero son tan necesarios en invierno como en verano.

No olvides portar un equipo de comunicación electrónico para mantenerte en contacto con el resto del grupo en caso de que decidas esquiar fuera de la pendiente.

12. Cero alcohol

hombre-borracho

Combinar bebidas alcohólicas con el esquí es una muy mala idea. Muchos de los accidentes dentro y fuera de las pistas tienen que ver con esa combinación.

Es muy común que los centros de esquí realicen fiestas de bienvenida donde te ofrezcan una que otra copa de vino o una espumante cerveza. Te sugerimos que la celebración empiece luego de que salgas de la pista, nunca antes.

13. Conoce las condiciones del clima

Sobre todo si no eres un experto transitando por el manto blanco, las condiciones del clima pueden jugar de tu parte o en contra. Por ello, antes de salir a la pista, revisa las condiciones del clima para saber si hay probabilidades de nevada.

Es posible que pienses que este es un dato innecesario pues si vas a esquiar, ¿qué más da un poco de nieve extra? Aunque no lo creas, una nevada puede ser la clave entre pasar un día genial y tener un accidente.

Si hay menos nevadas, se reduce la posibilidad de avalanchas, sin embargo, menos nieve significa pistas más duras, lo que deriva en esquiadores más veloces y con grandes probabilidades de colisiones.

Por otro lado, más nevadas aumentan las avalanchas, pero éstas a su vez mantienen las pendientes polvorientas, creando mejores condiciones para el esquí.