8 Increíbles Consejos Para Causar Una Buena Primera Impresión Y Ser Memorable

Para causar una buena primera impresión no se necesita ser el más inteligente, encantador o simpático, más bien tiene que ver con lo que proyectas. Aunque las impresiones son algo subjetivo, hay ciertos patrones que permiten a los demás evaluarte en solo segundos. La apariencia, el lenguaje corporal, los modales y hasta cómo te vistes los ayuda a formarse una opinión sobre ti, positiva o negativa. A continuación, encontrarás algunos consejos para que seas memorable.

1. ¡No llegues tarde!

una-estacion-de-tren

Sea una entrevista de trabajo, un ligue potencial, o una reunión entre amigos, ser puntual permite que las personas que conozcas tengan una impresión positiva sobre ti.

Si eres de los que siempre llega tarde a todas partes, sea por el motivo que sea, recuerda que, en cada nuevo encuentro eres evaluado y las personas se están formando una opinión positiva o negativa. Esta primera impresión es casi imposible de revertir, y por lo general marca la diferencia en la relación que está por empezar.

Lo más recomendable es que si ya tienes pautada una cita, el lugar y la hora, asegúrate de estar allí a tiempo, y si llegas unos minutos antes, mucho mejor. Si te retrasas o no llegas, puedes dar la impresión de que eres una persona irresponsable en la que no se puede confiar. Además, la persona que te espera no está interesada en saber tu excusa para llegar tarde. Al menos que realmente lo que te retrasó se haya escapado de tus manos, o sea una verdadera emergencia.

Ser puntual es signo de respeto. En cambio, no serlo, es uno de los errores más difíciles de recuperar. Además, llegar a tiempo te da la oportunidad de relajarte, estar más positivo y seguro.

2. Preséntate para la ocasión

buena-presentacion.

Si bien la apariencia física es importante, no necesariamente debes parecer un modelo o muñeco de torta para causar una buena primera impresión. A menos que tu encuentro sea para optar por un puesto en una agencia de modelaje.

Aunque la persona con la que te encontrarás no te conoce, bastará con que te presentes de forma adecuada. ¿Qué significa esto? Sencillo. Primero debes demostrar quién eres ante la persona que estás conociendo. Tu comportamiento y modales son la carta de presentación, pero a eso debes sumarle la forma en cómo te vistes.

Seguramente, en este momento te estás preguntando, ¿Cuál es la ropa adecuada para la ocasión? Si es para una entrevista de trabajo lo ideal es ir con algo semi formal. Claro, esto puede variar de acuerdo al país y la cultura. De allí que, es fundamental que prestes atención a sus normas y tradiciones.

También, debes considerar el tipo de compañía a la que te estás postulando, ya que las empresas nuevas tienen un código de vestimenta más relajado. Esto no significa que debes comprar ropa nueva, con que esté limpia, te quede bien y no esté arrugada será suficiente. Obviamente, no te presentarás a una entrevista con ropa deportiva.

Si eres mujer, procura no llevar vestidos sin mangas, ropa holgada y mucho menos sandalias o zapatos con la punta abierta. Lo mas recomendable es llevar un pantalón de color neutro, una blusa combinada con unos zapatos clásicos y una cartera sencilla.

No olvides colocarte desodorante y una buena colonia sea para una entrevista de trabajo o una reunión informal. Una persona que no huele bien suele ser rechazada por su entorno ¿O no? Acaso no te ha pasado cuando alguien pasa por un lado oliendo bien, tu primera impresión es ¡Qué rico huele! “Se ve que es una persona limpia que se cuida”. Eso mismo dirán de ti si siempre estás presentable.

3. Sé tú mismo

Las copias nunca han sido buenas. Ser tú te abrirá las puertas a donde vayas. Aunque muchas personas intentan moldear su personalidad para dar una buena impresión y lograr ser aceptados, esto no es bueno, porque tarde o temprano saldrá su propio yo. Así que no pretendas ser alguien que no eres.

Para lograr una buena opinión, no hay nada mejor que ser genuino. Ser tú, además, te ayudará a sentirte como pez en el agua, más seguro y confiado ante cualquier situación.

Demostrar tu verdadero ser no significa que no debes medir tus acciones y palabras. No es lo mismo estar entre familiares y amigos, que estar frente a desconocidos. No se trata de aparentar, se trata establecer parámetros respetando los códigos de conducta sociales. Si bien debes estar atento a tus acciones y tus palabras, no debes esconder tu auténtica esencia.

¿Eres una persona divertida, jocosa? Muestra tu humor en una conversación sin caer en lo grotesco. ¿Tienes ciertos intereses? Compártelos sin temor a ser juzgado.

4. Sonríe

una-chica-sonriendo

Una sonrisa cálida siempre es bienvenida y crea una impresión de ser amigable y accesible en quienes te están conociendo. Pero no exageres, porque no se trata de que vivas con una sonrisa en la cara, porque puedes dar la impresión se ser falso y basto.

Si no es tu estilo, y eres más conservador, tampoco te presentes con el ceño fruncido o con una mueca en la cara. Lo más probable es que esta expresión mantenga a distancia a las personas que estás conociendo.

Las expresiones faciales son muy importantes cuando se trata de dar una buena primera impresión.

5. Sé abierto y confiado

conversacion

Durante tu recorrido por la vida, seguramente has encontrado y te toparás con personas que piensan diferente a ti. Siempre debes mantener la mente abierta cuando expresan sus puntos de vista. Aceptar las diferencias será un gran paso para mantener tu comportamiento equilibrado. De lo contrario, tu molestia se reflejará en tu lenguaje corporal y actitud durante una reunión en persona.

El lenguaje corporal y verbal están intrínsecamente unidos. Lo que dice tu boca tu cuerpo debe corroborarlo. Cuando ambos están separados verás que una cosa dice tu cuerpo y otra distinta tu palabra. Y eso es notable.

Para proyectar la confianza adecuada y la seguridad en ti mismo, ¡Relájate! Levántate, sonríe, haz contacto visual, saluda con un firme apretón de manos. Todo esto te ayudará a sentirse más a gusto. Actúa de forma natural, pero como si fueras el dueño de lugar.

Además, cuando confías en ti y tu lenguaje corporal lo manifiesta, todos a tu alrededor lo sienten y se genera un clima de confianza, conexión y comprensión entre los presentes.

6. Conversa un poco

Puedes usar una conversación amena y puntual para comunicarte con los demás equitativamente. Luego del apretón de manos, la clave de un primer encuentro exitoso está en las habilidades para conversar. Olvídate un poco de ti y concéntrate en la otra persona. Cuando acabas de conocer a alguien, la conversación debe ser fluida, la idea es interactuar y dejar que el otro también lo haga.

Sea una cita formal o no, es recomendable reconocer alguna de las virtudes de la otra persona de manera breve y sincera. Utiliza el lenguaje adecuado y procura no usar una jerga regional ni palabras de relleno que puedan causar una primera impresión negativa. El argot general debe evitarse en entornos profesionales cuando se trata de alguien en una posición superior a la tuya.

7. Sé positivo

sonrie

Existen personas que pueden alegrarle el día a cualquiera o dar un enfoque diferente a las cosas. Las personas positivas tienen un nivel de salud mental y físico óptimos. Si algo no les sale como esperaban, no buscan excusas para no continuar. Aunque ser positivo no se traduce en estar siempre feliz, las personas con pensamientos positivos tienen la convicción de que todo estará mejor.

Proyectar una actitud optimista te garantiza una buena primera impresión frente a los demás. Así que, esfuérzate siempre por ver el lado positivo de las cosas, aprende lo bueno de lo malo y contribuye adecuadamente.

8. Sé cortés y presta atención

Tener buenos modales y un comportamiento cortés siempre te hará memorable. La cortesía es un comportamiento social que puede ayudarte a hacer amigos, lograr el éxito profesional y mostrar respeto hacia los demás.

Así que, saluda con cortesía, dirígete a las personas con respeto, presta atención, agradece, discúlpate cuando cometas un error. Además, llega a tiempo a tus citas, vístete de manera adecuada, cuida tu aseo personal; en fin, mantén los buenos modales siempre.

Cuando estás reunido deja a un lado las distracciones tecnológicas. Apaga tu dispositivo móvil para que puedas prestar toda la atención a la otra persona y no des la impresión de desinterés.

Si necesitas el teléfono para mostrar algo, úsalo y vuelve a guardarlo. Si estás en una entrevista de trabajo, usar el móvil es de mal gusto y reduce tus posibilidades de obtener el puesto.  Ahora, si estás en una reunión familiar o con tus amigos, además de parecer que no te importa lo que sucede a tu alrededor, distrae a los demás.

Pon en práctica estos consejos y verás la impresión que causas a los demás.