Los 5 Mejores Tazones De Afeitar Para Un Afeitado Clásico E Inolvidable

Desde que uso un buen jabón de afeitar, he aprendido la verdadera utilidad y necesidad de usar el mejor bol de afeitado. Tanto así que hoy en día no puedo afeitarme sin uno. Aunque la historia no fue siempre así, ya que me costó dar con un buen tazón que sirviera como lo necesitaba, con la retención de calor que buscaba y el tamaño ideal para hacer toda la espuma que me gusta tener al afeitarme.

Pero lo logré y aquí estoy para ayudarte en tu búsqueda.

¿Cuál es el mejor tazón de afeitar?

No se trata solo de las marcas o los precios, ya que hay de todo en el mercado, desde tazones super económicos que resultan perfectos, hasta otros muy costosos que realmente no lo valen. Entonces, es allí donde debes tener el ojo crítico y saber qué es lo que necesitas, qué tipo de afeitado te gusta realizar, tu tipo de barba, qué tanta espuma te gusta tener y demás.

A continuación te presentamos las mejores tazones de afeitar:

1. Cuenco de porcelana de afeitar Edwin Jagger RN46AMZ

Puro arte

Si te gusta afeitarte con espuma caliente, no dejes pasar la oportunidad de comprar este tazón de porcelana con asa. Por su tamaño puedes trabajar hasta con jabones duros y generar una buena cantidad de espuma, además de que se ve muy elegante y con estilo. Eso sí, ten cuidado con las caídas o golpes porque es delicado.

2. Tazón de afeitar de metal Anself

Discreto y práctico

Este tazón de metal viene fenomenal para darse afeitados rápidos y ahorrar espacio, ya que cuenta con un soporte tanto para el tazón como para la brocha. Claramente es inoxidable, resiste bastante bien a los golpes y caídas y también es fácil de secar y airear, ya que el sostenedor te permite colgarlo en zonas bien ventiladas.

3. Tazón de afeitar QSHAVE QM3206

De lujo

Hecho con acero inoxidable y además chapado en cromo, este tazón se ve fenomenal y resiste muy bien a golpes, caídas y el maltrato. Sin embargo, recuerda que no retiene bien el calor, así que es mejor para quienes prefieren afeitarse en frío. Lo bueno es que tiene una tapa que sirve para cubrir la espuma y evitar que se ensucie.

4. Cuenco de afeitar Luqx

Excelente estilo

¿Buscas un tazón de madera de lujo? Este modelo hecho con bambú lacado será fenomenal para ti. Es que por el material resulta ideal para el afeitado en caliente, mientras que sus dimensiones de 11 cm de diámetro y 3 de alto son perfectas para generar suficiente espuma para dejarte esa barba al ras. Además, crea suficiente fricción y cabe en la palma de tu mano.

5. Bol de afeitado de madera Anself

Para hombres experimentados

Con una apariencia más clásica, este tazón de madera te hará ver como un hombre con estilo y que sabe lo que hace cuando coge la brocha, el jabón y su maquinilla de afeitar. Cuenta con una textura fina que genera fricción y espuma suficientes, además de que es fácil de limpiar y secar para evitar malos olores.

¿Qué es un tazón para afeitar?

tazones-de-afeitar

Los tazones de afeitar son muy sencillos y la verdad no solo se ven como tazones, sino que a veces tienen más forma de taza o hasta de cuenco. También notarás que algunos vienen con un asa y otros no, pero esto depende de tu comodidad y de cómo prefieras usar tu tazón a la hora de mezclar el jabón de afeitar.

De igual manera, estos se usan con una brocha que, por lo general, se tiene que remojar antes en agua caliente para poder usarse bien con el jabón. Pues con el tazón podrás hacer ambas cosas fácilmente, tanto remojar los jabones duros y las brochas, como hacer las mezclas.

Estos tazones pueden estar hechos de acero inoxidable, cerámica, madera o hasta de goma.

Diferencias entre tazones y cubos para el jabón de afeitar

Aparte de los tazones, que ya te dije que pueden parecer tazas o hasta cuencos, también hay otra variedad, los cubos. Estos cubos eran muy populares en el siglo XIX pero ya casi ni se ven. Básicamente se dividen en dos compartimentos, uno que se encuentra en la parte de abajo, que es más grande y que se llena con agua caliente para que dejes la brocha de afeitar allí dentro remojando.

El otro compartimiento es de menor tamaño y tiene agujeros, en él puedes colocar el jabón y aprovechar los agujeros para que elimine cualquier exceso de agua. Aunque también hay otros modelos que no tienen agujeros y son ideales para usar cremas y espumas de afeitar en vez de jabón.

¿Cómo usar un cubo o tazón de afeitar?

Para usar la mayoría de las espumas o cremas de afeitar, simplemente tienes que usar un poco de agua caliente en el tazón y remojar tu brocha por varios minutos para que se asiente bien. Así se calienta y se humedece para trabajar mejor con el producto. Luego quitas el agua, agregas el producto de afeitar y lo mezclas con la brocha hasta generar espuma.

En el caso de algunos jabones, sobre todo los más duros, tendrás que colocarlos en el agua caliente para que éste también se asiente. De hecho, si cuentas con un tazón que soporte el microondas, como los de cerámica, aprovecha y mételo con todo y jabón por unos 20 segundos para que se una bien al fondo del tazón. Esto te hará mucho más sencillo el mezclar estos productos duros.

Pasos para escoger un buen tazón de afeitar

No es fácil escoger, ya que hay demasiados factores para considerar y todo dependerá de tus preferencias. Aquí tienes que pensar en el diseño del tazón, si es en forma de taza, si parece un cuenco y, por supuesto, los materiales.

Los materiales de los tazones de afeitar

Ya te he comentado que los materiales del tazón son fundamentales para evaluar su comodidad y calidad, siendo los de madera, cerámica, metal y plástico los más comunes. También hay modelos hasta de cuerno, pero no son precisamente de los menos costosos porque son bastante difíciles de conseguir.

Así que veamos de qué van esos materiales más comunes y sus ventajas:

Cerámica:

Por ser un material tan maleable y personalizable, los tazones de cerámica pueden llevar diversos logos, pueden venir en formas muy variadas y además son bastante asequibles.

Lo otro es que la cerámica aguanta bastante bien el calor, así que podrás mantener el agua caliente para que la brocha y el jabón se asienten bien. también es fácil de lavar y resistente a las manchas. Sin embargo, no son tan buenos para jabones duros porque la cerámica no genera buena fricción para formar espuma.

Plástico:

Es el más barato del mercado y es super ligero y resistente a golpes y caídas. Sin embargo, son difíciles de encontrar y no mantienen el calor por suficiente tiempo. Además, tampoco generan buena fricción.

Metal:

En términos de precios, son el intermedio entre los de cerámica y los de plástico, pero debes estar pendiente de que sean de acero inoxidable para evitar el óxido. No son tan buenos para mantener el calor y tampoco generan mucha fricción para crear una buena espuma.

Madera:

De más está decir que tienen una textura y apariencia fenomenal, además de que esa misma textura ayuda a crear buenas capas de espuma por la fricción que genera con la brocha de afeitar. También mantiene bastante el calor, solo que también puede retener humedad y coger un olor un poco desagradable si no lo secas apropiadamente al terminar.

Tipos de tazones de afeitar

Tazas de afeitar:

Son básicamente eso, tazones en forma de taza que resultan extra cómodos porque vienen con paredes altas que evitan que se bote tu espuma mientras la bates. También cuentan con asas, por lo que son fáciles de tomar con las manos y de sostener, y además aguantan bien el calor. Lo malo es que, por sus bordes altos y su forma algo estrecha, suelen ser algo incómodos para hacer la espuma.

Cubos de afeitar:

Pueden venir con forma de tazón con un agujero a un lado o de taza de té con un asa y un pitillo en la otra parte. Suelen tener un interior que genera buena fricción, así como una forma que ayuda a retener mejor el calor.

Tazones de afeitar:

Hay dos tipos, los que se usan simplemente para mantener y presentar el jabón y los que se emplean para generar la espuma. Los primeros van muy juntos al jabón y no tienen espacio para hacer la mezcla, mientras que los otros sí están hechos con la forma y el diseño específico para que trabajes el jabón. También suelen venir en todo tipo de formas, materiales y presentaciones.

¿Necesitas un tazón de afeitar?

SI bien no son indispensables para afeitarnos, son extremadamente útiles y te ahorran mucho tiempo y esfuerzo en algunos casos. Es que muchos jabones vienen sin bol o en unos muy pequeños que resultan demasiado incómodos, así que te vendrá fenomenal uno especial para crear la espuma.

Además, muchos jabones no crean buena espuma directamente sobre la cara y es allí cuando necesitas un buen tazón.

Hablemos de tamaños

Luego de escoger el material del tazón, piensa en el tamaño, el cual dependerá de cuán seguido y cuánto tiempo tardas en afeitarte. Los modelos pequeños son buenos reteniendo el calor, pero pueden ser incómodos para grandes cantidades de espuma para los más barbudos.

Los de mediano tamaño suelen ser económicos y de buena calidad, recomendados para personas con barba moderada a tupida, ya que pueden llevar bastante espuma. Los boles más grandes son ideales para tener mucha espuma y dar varias pasadas a tu barba.

La textura interna

Recuerda que los interiores pulidos se ven fenomenales, pero son terribles para hacer espuma porque no generan fricción. Los tazones más recomendados tienen bordes y texturas duras para acelerar la creación de espuma a partir de tu jabón, gel o crema de afeitar.

¿En frío o caliente?

Algunas personas prefieren el afeitado clásico en caliente, con espuma tibia, mientras que otros lo prefieren en frío. Si eres del primer tipo, busca un modelo con algún aislamiento térmico o de madera y evita los de plástico o metal. Haz lo contrario si prefieres el afeitado con mezcla fría.

Evalúa el precio del producto

Tanto el tamaño como el material pueden disminuir o aumentar el precio de tu nuevo tazón. Es que los de porcelana pueden costar más de 20€, mientras que los de metal y algunos de madera no sobrepasan los 10€. Eso sí, recuerda que los que mejor retienen el calor y los más grandes son más costosos.