mejor-monitor-gaming

Los 7 Mejores Monitores Gaming Con Buena Resolución Para Jugar Por Horas

OFERTAEl más vendido No. 1
Samsung LC24F390FHU - Monitor para PC...
219 Opiniones

Han estado con nosotros desde hace relativamente poco tiempo. Con suerte, eres de las generaciones que pudo estar allí cuando llegaron las primeras máquinas tipo arcade y pasabas largas horas “transformado” en una pelotita amarilla que comía otras pequeñas esferas de luz, con un hambre voraz y casi ininterrumpidamente. Si eres millenial, vendrán a tu mente Super Mario Bros, la leyenda de Zelda, Mortal Kombat y, cómo no, la infinidad de veces que fuiste la mente maestra detrás de las mejores jugadas de tu selección favorita de fútbol virtual.

Cuentan que ya desde la década de los años 50, cuando casi el 90% de la población norteamericana tenía en sus casas una televisión, la gente empezaba a preguntarse si aquella pequeña caja de pantalla colorida no serviría para algo más que recibir señales de las antenas radiofónicas y retransmitirlas. Ya sabemos, más o menos, cómo termina la historia. Hoy en día, los videojuegos (y los gamers) son una industria que crece sin detenerse y cada vez tratando de mejorar e innovar, sólo detenidos por la imaginación de los desarrolladores.

¿Cuál es el mejor monitor gaming?

El mercado de los monitores para gaming es uno de los que más ha crecido durante los últimos años, ofreciendo productos con unas tecnologías muy avanzadas y una calidad de imagen y resolución excelentes. Es evidente, en un entorno tan visual, que la pantalla resulte ser una pieza clave para exprimir al máximo la calidad gráfica de los juegos y sus características.

A continuación te presentamos los mejores monitores para gaming:

1. Monitor Gaming G2590VXQ AOC

Pantalla HD de 24,5 pulgadas

OFERTA
AOC G2590VXQ - Monitor de 24.5' FHD...
39 Opiniones

Es el equipo ideal para aquellos jugadores que buscan un monitor de gran calidad y bajo costo. Ofrece una imagen equilibrada y estupenda, permite personalizar los niveles de brillo, contraste y gama. Tiene un tiempo de respuesta de 1 ms y una velocidad de actualización de 75 Hz.

La pantalla es compatible con AMD Freesync, que en combinación con una tarjeta de video adecuada puede sincronizar la velocidad de fotogramas con la velocidad de fotogramas de un juego para una mejor y más agradable visualización de los juegos.

La pantalla ofrece DisplayPort y HDMI como conexiones digitales y está equipada con una salida de audio de 3,5 mm. Tiene una resolución full HD de 1920×1080.

2. Monitor Gaming 886T295 Samsung

Compatible con Windows 10

OFERTA
Samsung LC24F390FHU - Monitor para PC...
219 Opiniones

Otra alternativa que brinda una gran relación entre costo y calidad es el monitor 88T295 de Samsung. El modelo cuenta con un diseño de inmersión y brinda un campo visual más amplio, mejorando la percepción de la profundidad de la imagen para disfrutar plenamente las sesiones de gaming, gracias a su pantalla LCD curveada de 24 pulgadas.

Ofrece un tiempo de respuesta de 4 ms y una velocidad de actualización de 81 Hz. El monitor está diseñado para reducir las emisiones de luz azul para brindarle al usuario una experiencia de juego más cómoda y saludable al reducir la fatiga ocular.

También cuenta con tecnología Flickerflee para reducir el parpadeo de la pantalla. Incluye una guía de instalación rápida y un cable HDMI.

3. Optix G27C2 MSI

¡Una pasada!

OFERTA
MSI Optix G27C2 - Monitor Gaming DE 27'...
23 Opiniones

Si de tener una experiencia completa al jugar videojuegos se trata, esta pantalla de 27″, de colores vívidos y ricos, que además tiene una resolución de 1920 x 1080 pixeles y tecnología FHD, es lo que necesitáis. Y, sí, si os lo preguntáis, también tiene brillo de pantalla de 300.

Además, es compatible con la mayoría de los modelos de consolas de videojuego e incluso se puede conectar al ordenador, pues sus conexiones son 1 x HDMI, 1 x DVI, 1 x DP (1.2). Su tiempo máximo de respuesta es de 1 ms (MPRT) y 4 ms (GTG).

4. Monitor Gaming 29UM69G-B de LG

Mayor cobertura de espectro de color

OFERTA
LG 29UM69G-B - Monitor Gaming WFHD DE 72...
118 Opiniones

Los usuarios resaltan de este modelo, entre muchos atributos, la fluidez de las imágenes y es que hay que probarlo para entender por qué es tan increíble en este aspecto. Esto se lo debe a su tecnología AMD FreeSync.

Este monitor 21:9 UltraWide es una bestia, ideal para optimizar la experiencia de los gamers porque es capaz de minimizar el desfase de entrada, al tiempo que cuenta con estabilizador de negros, que permite dar más brillo (250 cd/m2) y contraste a las escenas oscuras. ¿Y qué hay del sonido? Pues, posee altavoces MaxxAudio 5wx2.

5. Omen 25 de HP

Colores mucho más brillantes

OFERTA
HP Omen 25 - Monitor Gaming FHD, 1920 x...
149 Opiniones

Es como si es fabricante hubiese oído nuestras más grandes súplicas al jugar videojuegos porque nos trae este monitor que cuenta con una asombrosa velocidad de actualización de 144 Hz y un tiempo de respuesta de tan sólo 1 ms. Ambos reducen el tiempo de entrada, lo que os permitirá desatar vuestra furia en cada partida sin restricciones.

También hay que resaltar os permite concentraros más y mejor en el objetivo, gracias a que no sufre desenfoques repentinos o problemas de calidad. Se conecta fácilmente a vuestras consolas e incluso a vuestras bocinas externas o auriculares.

6. ASUS VE248HR

¡Excelente!

OFERTA
ASUS VE248HR - Monitor Gaming DE 24''...
31 Opiniones

Su diseño es bastante delgado y discreto, es por eso que es fácil de montar e incluso de transportar dentro de la casa. Tiene una base desmontable e incluye una pareja de altavoces estéreo ocultos de excelente calidad de sonido, como pocos.

Lo que sí no es nada discreto es todo el poder visual que os ofrece, pues estamos hablando de un modelo de calidad Full HD de 24″ con 1 ms de tiempo de respuesta. Esto se traduce en gran capacidad para eliminar las imágenes borrosas y ofrecer una acción totalmente fluida mientras jugáis, nada de escenas cortadas.

7. BenqQ Zowie RL2455

¡Brutal!

Si el hecho de que sea el primer monitor oficial PlayStation no os dice nada, pues entonces tenéis que saber que hablamos de un monitor que ha sido completamente optimizado para juegos como Call of Duty, FIFA, Blazblue y más títulos de renombre. La razón de esto es que cuenta con tecnología sin lag que permite una respuesta en tiempo real, como pocos en el mercado.

Su marco discreto permite una reducción importante de las distracciones para que tengáis la mente en el juego. Además, os ofrece mayor claridad visual en escenas oscuras sin sobre exponer las zonas brillantes.

¿Qué es un monitor para gaming?

monitor-gaming

El monitor para gaming (o de juegos) es un término que se utiliza entre la comunidad de usuarios que describe una pantalla de computadora diseñada para el uso en un sistema de juegos informáticos, o mejor dicho, “plataforma de juegos”. Los monitores de juegos de hoy en día ofrecen pantallas de gran tamaño, generalmente de 24 a 27 pulgadas, Full HD (o QHD – Quad High Definition) y pantalla de contraste.

Imágenes en movimiento nítidas, las velocidades de actualización rápidas y las mejoras de sincronización son algunas de las características que diferencian a los monitores de juegos de las pantallas regulares. Las velocidades de actualización que poseen estos gadgets resultan favorables para disminuir problemas de visualización en los juegos, tal como imágenes fantasmas, agitación en pantalla y desenfoque de movimiento. Los monitores de juego también incluyen varios puertos y tomas de auriculares y soportes de base para inclinar o girar el monitor para mejorar los ángulos de visión.

¿Te suena Free-Sync y G-Sync?

A todos los gamers les ha pasado y ¡qué pesado! Esa rotura y tartamudeo de la pantalla son el efecto de una desalineación entre la cantidad de cuadros que la tarjeta gráfica está renderizando por segundo y la cantidad de veces que el monitor se está refrescando. Así es como funciona: Si tu pantalla está dibujando una imagen y se le entrega otra, va a detener lo que está haciendo y se dispondrá a hacer esa nueva imagen. Eso causa tartamudez a medida que la imagen se pone “al corriente”, o también puede ser que aparezca una rotura horizontal en la pantalla, justo en las partes donde dos cuadros “ingresan” al mismo tiempo.

FreeSync y G-Sync son dos tecnologías que tienen como objetivo abordar los problemas de desgarro y tartamudeo. Tienen diferentes métodos para lograr estos objetivos, pero lo que realmente los distingue es que un lado los protege estrechamente, y el otro los comparte abiertamente. Mientras que G-Sync  se habilita al incluir un chip en la construcción del monitor, FreeSync usa la funcionalidad de la tarjeta de video para administrar la frecuencia de actualización del monitor utilizando el estándar Adaptive Sync integrado en el estándar DisplayPort.

Entradas de video y otras características

Como bien lo sabes, un monitor de juego debe estar equipado con una variedad de entradas de video para poder permanecer conectado a varias PC y consolas de juegos.

Los puertos para cables HDMI dobles son ideales, ya que las principales consolas usan HDMI, mientras que algunas tarjetas gráficas de alta gama ofrecen conectividad DisplayPort y DVI. Los puertos USB también son otra buena caracterísitca porque facilitan la conexión a los controles, ratones para gaming, memorias USB y otros periféricos externos.

Por su parte, los puertos USB dispuestos en los laterales facilitan el enchufar y desconectar los periféricos sin tener que tocar la parte posterior del monitor. Un potente sistema de altavoces con un subwoofer incorporado potenciará tu experiencia de juego y conservará el espacio en el escritorio. Además, un soporte con ajustes de altura, inclinación y giro ofrece comodidad ergonómica para esos largos maratones nocturnos.

¿Cuánto cuesta un monitor de gaming?

Como todo en el mercado, los precios varían de acuerdo a laspantallas-de-videojuegos características que requieras o necesites. Por ejemplo, un monitor de 1080p te podría costar unos 130 euros, aunque si incluye funciones como G-Sync y FreeSync, estos precios podrían aumentar significativamente. Los monitores con una resolución de 2560 x 1440p, un rasgo que resulta ideal para la mayoría de las configuraciones de juego, generalmente cuestan entre 250 y 420 euros, dependiendo de las características.

Puedes encontrar monitores 4K por tan solo 340 euros, pero tendrás que pagar entre € 500 y € 680 si quieres un modelo de juego sólido con G-Sync. Por último, hay monitores curvos, cuyos modelos oscilan entre € 250 a € 340 a 1080p, hasta sets increíbles con audífonos para gaming y hasta sillas que con total seguridad rebasarán la barrera de los € 800.

¿Cuál es el tiempo de respuesta más óptimo para un monitor de juegos?

Como sabemos que tu más profundo y genuino motivo es tener la mejor experiencia posible a la hora de jugar, debes entender varias cosas. En primer lugar, depende de los fps promedio que tu tarjeta gráfica pueda producir mientras juega ese juego específico. En segundo lugar, depende de la frecuencia de actualización de tu monitor y del tiempo de respuesta.

Supongamos que estoy intentando jugar Battle field 4 con una Nvidia Gtx 980 con todos los ajustes establecidos en ultra a una resolución de 1920 * 1080. El fps promedio es – 87 fotogramas por segundo. Rompiendo, un cuadro toma ~ 11 ms.

Ahora, mirando el monitor de 60 fps, un cambio de fotograma tarda ~ 16,66 ~ 17 ms.

Claramente, la tarjeta gráfica es más rápida que el monitor, lo que resulta en un retraso y desgarro de la pantalla. Por eso necesitamos una sincronización vertical para pantallas LCD con iluminación LED tradicional.

Si lo rompo en términos más simples, tienes que buscar un monitor con una frecuencia de actualización más alta, aunque perderías un gran espectro de colores, por lo que no se recomienda para la edición de fotos.

Te recomendaríamos buscar soluciones mejores como la Nvidia Gsync y los monitores basados ​​en Freesync de AMD, pues estos sincronizan la salida de su GPU con la frecuencia de actualización del monitor en un canal separado. Ambos tipos de monitores están disponibles en el mercado ahora y su único propósito es el juego.

¿Es mejor una TV o un monitor especial para videojuegos?

Es cierto. Los televisores tienen hoy día las mejores resoluciones que han existido (y siguen poniéndose mejor), por lo que puede ser tentador considerar conectar la computadora y usarla como monitor de manera permanente.

La idea de jugar los últimos juegos de PC en una pantalla de TV de 60 pulgadas suena genial, pero en realidad no es tan buena como parece a simple vista. La verdad es que el  televisor no te brindará el mismo nivel de rendimiento cuando lo conectes a una computadora o a tu gaming laptop y, a la larga, no es ideal para usar como monitor.

Entonces ¿por qué es mejor adquirir esa pantalla especial para videojuegos? Para empezar, no hay retraso de entrada desde el mouse o gamepad: los monitores están diseñados para responder en un instante a cualquier movimiento que realices con tu controlador, ya sea el mouse, el teclado para gaming o la plataforma de juegos. En cambio, si estás en un televisor vas a  notar un pequeño retraso entre el movimiento del controlador y la visualización de la reacción.

Si bien esto es especialmente importante para juegos o edición de videos, también resulta muy útil para el uso general de tu computadora, otorgando una experiencia más natural e intuitiva.

¿Qué diferencia hay entre un monitor para videojuegos y uno normal?

La mayoría de las diferencias pueden resumirse en dos palabras: Frecuencia de actualización y tiempo de respuesta.

Un tiempo de respuesta rápido, por ejemplo, es un factor importantísimo para los jugadores competitivos. Para reaccionar rápidamente, los jugadores también necesitan recibir información rápidamente, por lo que naturalmente necesitan monitores que proporcionen pantallas de manera rápida y precisa. Por lo tanto, los monitores de juego tendrán características tales como tiempos de respuesta que son mucho más veloces que los monitores regulares (generalmente entre 1ms y 5ms para monitores de juegos) y también mayores frecuencias de actualización (a veces tan altas como 144 Hz).

Un tiempo de respuesta más rápido reducirá el desenfoque de una imagen en la pantalla. Una frecuencia de actualización más alta aumentará la cantidad de fotogramas que se pueden mostrar, lo que conduce a menos agitación y a un movimiento más fluido.

A veces puede ocurrir que tengas una tarjeta de video increíble, capaz de proporcionarte una experiencia de juego de más de 60 fotogramas por segundo, pero tu monitor solo admite 60 Hz o 60 fotogramas por segundo (fps). Esto trae como consecuencia que la imagen en la pantalla pierda sincronía y ocurra lo que ya referimos anteriormente; el rasgado de pantalla.

Hay monitores específicamente etiquetados para gaming debido a la tecnología NVIDIA 3D VISION 2 que permite, incluso, juegos en 3D con gafas de obturador especiales, así como también una pantalla más brillante para compensar la imagen atenuada de las mismas gafas de obturador.

Los monitores típicos refrescan la pantalla 60 veces por segundo (60 Hz), mientras que estos monitores para videojuegos refrescan 144 veces por segundo (144 Hz), lo que resulta en una animación y gráficos más limpios durante el juego.

¿Realmente necesito un monitor especial para videojuegos?

Realmente depende de qué es lo que más disfrutas; buenas y nítidas imágenes o mejor movimiento a la hora de interactuar con la pantalla. Las personas que en realidad necesitan estos monitores de alta frecuencia de actualización suelen ser jugadores aficionados, incluso a nivel profesional, de juegos competitivos.

Preguntas frecuentes

¿Es necesaria la resolución de pantalla para el rendimiento?

La resolución te indica cómo el GPU actual podrá manejar las demandas gráficas de cada título o videojuego. A medida que avanzas, el recuento de píxeles aumenta exponencialmente, lo que da como resultado un mejor nivel de detalle y nitidez de la imagen.

Por supuesto, tu GPU tendrá que generar más píxeles para crear un campo de visión más grande y detalles ampliados, por los que los marcos sí recibirían cierto impacto. Una resolución de 1080p sigue siendo muy favorable porque no le toma mucho “empujar” 140 fotogramas o más, lo que lo hace ideal para las configuraciones de E-Sports.

El 4K y Ultra-Wide son en su mayoría opciones de lujo pues ambos requieren una tonelada de caballos de fuerza para funcionar, por lo que son en su mayoría son escogidos por los jugadores que valoran más las experiencias de inmersión que el rendimiento. Los 1440p se ubican en el medio, porque aunque ofrece buenos gráficos, no requiere la magnitud de procesamiento de un 4k.

¿Qué es “latencia de entrada / retraso de visualización” y por qué es importante?

Cuando se habla de monitores, el tiempo de retraso de entrada se refiere al lapso temporal que transcurre entre el momento en el que presionas un botón (en el teclado o mouse) y el punto en el que esa señal se procesa a través de los puertos de E / S (entrada / salida) de los cables y se ve en la pantalla.

Es decir, indica cuánto tiempo le lleva a ese monitor procesar la imagen recibida de la tarjeta gráfica y los comandos que has “enviado” desde los controles hasta mostrarla en la pantalla.

Para jugadores profesionales o incluso jugadores promedio, un tiempo de retraso de entrada de más de 30ms se convierte en el límite donde se puede notar, especialmente cuando se juegan juegos de carreras o, generalmente, juegos que requieren acciones rápidas.

Ahora bien, además de la conexión a Internet, un retraso de entrada alto se identifica como una de las razones de error o errores calculados durante una partida. Por lo tanto, el tiempo de retraso de entrada, aunque no es una unidad de medida estandarizada para el rendimiento general del monitor, se incluye como un factor de revisión ya que es bastante importante para la mayoría de los jugadores.

Es recomendable mantener ese tiempo de entrada por debajo de 30 ms, aunque también depende del nivel de gamer  que seas y tus propias necesidades.

¿Qué diferencia hace en el juego la relación de contraste?

La relación de contraste tiene que ver con la diferencia entre el valor de color más oscuro y más brillante que el monitor puede proyectar. Puede que hayas notado que la relación de contraste se presenta dos veces al mirar las especificaciones del monitor. Dice 1000: 1 y debajo hay  otro número como este 1,000,000: 1. El número más pequeño (el primero) es la relación de contraste estática, que se define por la diferencia entre el valor de color más oscuro y más brillante. El número más alto (el segundo) muestra la diferencia entre el valor de color más oscuro en el brillo más bajo posible en comparación con el valor de color más brillante en el brillo más alto que es capaz el monitor.

Podrías llegar a pensar que mientras más alta sea la relación de contraste, más amplio es el rango de visualización en color, pero esto no es necesariamente así. Lo que ocurre es que no hay un estándar para medir la relación de contraste, por lo que cada fabricante tiene su manera de medir esa relación.

Sin embargo, independientemente de qué tan sinceros sean los fabricantes, todavía debe considerarse ese valor como un factor importante al decidir sobre un monitor. Es muy importante que puedas apreciar la diferencia entre un píxel azul oscuro y uno gris oscuro o negro, ya que esto puede tener un efecto tremendo en tu experiencia cuando, por ejemplo, estés en un cuarto oscuro donde hay poca iluminación.

¿Qué tipo de panel debería elegir para mi monitor de videojuego?

El tipo de Panel es uno de los aspectos más importantes cuando escoges un monitor de juego. Hay tres tipos principales de paneles: paneles TN, paneles VA y paneles IPS. Veamos cuál te iría mejor:Panel TN: Twisted Nematic

Aunque son los de menor costo entre los tres tipos y tienen los tiempos de respuesta más bajos y las tasas de actualización más altas, son los peores en cuanto a ángulos de visión y rendimiento de color. La distorsión de este último elemento se puede notar incluso desde el centro de la pantalla.

Panel VA: Alineación vertical (Vertical alignment)

Algunas de las principales ventajas de los paneles VA incluyen altas relaciones de contraste típicamente de 2000: 1 y 5000: Tienen mejores ángulos de visión y reproducción del color que los paneles TN, pero más bajos que los paneles IPS. Los paneles VA también son menos propensos a «contraluz» u «opacidad» ya que son buenos para bloquear las fugas de luz de fondo. Sin embargo, son más caros que los paneles TN y no tienen la mejor reproducción de color y ángulos de visión. Además, tienen tiempos de respuesta significativamente más altos que los paneles TN, lo que podría llevar a un mayor desenfoque de movimiento.

Paneles IPS: Conmutación simple

Los paneles IPS tienen los mejores ángulos de visión, la mejor precisión y consistencia de color de todos, lo que hace que estos monitores sean ideales para trabajos de color. En los últimos años, los paneles IPS tienen las mismas altas frecuencias de actualización que los del tipo TN, y la capacidad de respuesta de píxeles también ha mejorado, así como los precios. Esto también los hace un excelente candidato como monitor de juegos, ya sea para juegos, edición de fotos, trabajos gráficos, videos o películas, el panel IPS puede manejarlos todos al mismo tiempo. Muchos paneles IPS modernos son más receptivos (tienen menor tiempo de respuesta) que los paneles VA. Las malas noticias, son que su costo significativamente más alto, pero en nuestra opinión, vale la pena. La otra cosa es que los paneles IPS no tienen un tiempo de respuesta tan veloz como los paneles TN. Otra debilidad de los paneles IPS son las relaciones de contraste relativamente más bajas en comparación con los paneles VA.

¿Cómo afecta la frecuencia de actualización al videojuego?

La frecuencia de actualización del monitor importa mucho, sobre todo cuando eres un verdadero gamer. Como bien sabes, esto se refiere a la cantidad de fotogramas que el monitor puede mostrar por segundo. Si juegas en línea contra un oponente que usa un monitor de 60 Hz, por ejemplo, en un juego de computadora, las probabilidades de que puedas reaccionar más rápido que él aumenta significativamente gracias a la frecuencia de actualización. Imagina que por cada 60 fotogramas que ha visto tu oponente, tú has visto 144 (con un monitor de 144Hz), lo que te hará reaccionar más rápido.

¿Debo elegir un monitor de 144 Hz?

Algunos jugadores dicen que «una vez que pruebes 144 Hz, nunca vuelves a bajar”. Recuerda que a mayor velocidad de actualización, más “suavidad” en el juego. Ahora bien, altas frecuencias de actualización implican menos precisión en el color. Por otro lado, vemos a otros jugadores decir: «Una vez que pruebes IPS, nunca volverás a TN», así que todo depende de tus gustos y necesidades, así como el uso que le darás al monitor.