Los 5 Mejores Peladores de Ajos Para Evitar Manos Apestosas

Estáis al tanto que el ajo provee a la comida un sabor y aroma estupendos. Pero antes de usarlo, debéis pelarlo; y qué genial manera sería que lo hicierais con el mejor pelador de ajos.

Y es que con dicho utensilio conseguiríais pelar ajos de sin que su olor os quede impregnado en las manos; o por lo menos, a mí me pasaba antes de comprar un pelador de ajos.

¡Qué desagradable olor! Tan molesto como un golpe en el dedo chico del pie.

Eso sí, jamás apostéis por el primer pelador de ajos barato que veáis en el mercado porque podríais quedar con la paciencia pelada y magullada.

¡De terror!



¿Cuál es el mejor pelador de ajos?

Es un hecho que el mercado está invadido de diversos modelos de peladores de ajos. Y es que la utilidad de esta herramienta es tal calibre que son millones de usuarios que han apostado a ella.

No obstante, la omnipresencia de los peladores de ajo ha significado mucho más que diferenciar un formato de otro por la marca o por lo asequible que pueda ser, así como su diseño y/o color.

La clave está en que el dispositivo sea de buena calidad, además de práctico y muy sencillo de usar. Y, obviamente, que cumpla a cabalidad su tarea: quitarle al ajo la piel sin estropearlo, a modo de disfrutar todas sus bondades, incluyendo las relacionadas con la salud.

No perdáis de vista la comparativa de peladores de ajos, a continuación, en la que pudierais encontrar el ejemplar adaptado a vuestros gustos, sin sacrificar funcionalidad.

A continuación te presentamos los mejores peladores de ajos:

1. Pelador de ajos manual Joseph

Sencillo y fácil de usar

Este pelador de silicona en color verde, es capaz de funcionar con cualquier tamaño de diente de ajo. Y además de hacer la tarea fácil de pelar, limpiarlo es muy sencillo: basta con desenrollarlo para sacudir la piel o colocarlo debajo del chorro de agua para enjuagarlo.

2. Pelador de ajos de silicona Outlook Design Italia

Incluye garantía de 2 años

En formato de tubo alargado, desarrollado en silicona y en color verde, este modelo asegura pelar ajos de forma rápida y fácil, al moverlo con la mano hacia adelante y hacia atrás. Y para higienizarlo, da la opción de hacerlo hasta en el lavavajillas.

3. Pelador de ajos BrilliantDay

Vienen 3 peladores en distintos colores

Estupenda opción si son varias las personas que van a alternar en la cocina, ya que el empaque incluye 3 peladores de ajo desarrollados en silicona de grado alimenticio, listos para que a cualquiera le resulte pelar ajos como un profesional.

4. Pelador de ajos ZAK Designs

En color azul y apto para muchas cosas

Para amantes de la cocina que además de asegurar el sabor están pendientes de emplear utensilios de cocina idóneos, este pelador de silicona es el ideal porque garantiza estar 100% adaptado para el contacto con la comida y es apto tanto para el lavavajillas como la nevera.

5. Pelador de ajos BESTOMZ

Con atractivo diseño en forma de ajo y color amarillo verde

Aunque viene en un formato no convencional, este pelador desarrollado en caucho de silicona de grado alimenticio cumple su función como cualquier otro de sus similares. Basta con colocar varios dientes de ajo dentro del pelador por la parte superior, hacerlo girar entre las manos o en encimera, y listo.



Antes de comprar un pelador de ajos esto debéis considerar

Es un hecho que entre los utensilios de cocina, el pelador mejor-pelador-de-ajosde ajos ha sido una de las innovaciones más seductoras, ya que os evita el desagradable olor impregnado en vuestras manos, sin sacrificar el sabor de las comidas.

No obstante, antes de comprar un pelador de ajos es menester que tengáis en cuenta ciertas consideraciones, para que a la final no os llevéis un fiasco.

Os hablo de material, capacidad, características adicionales y color.

Material

Este factor no solo determina la robustez del pelador de ajos, sino que además su facilidad de limpieza.

Hoy día, tenéis a disposición peladores de ajo desarrollados en distintos materiales, como, silicona, acero inoxidable, goma y aluminio fundido.

Capacidad

Concerniente a esta características, os toca determinar el modelo que satisfaga vuestras necesidades, ya que existen peladores de ajos de varios tamaños que se ajuntan a las dimensiones del diente (pequeños y grandes, extra pequeños o extra grandes, o medianos y grandes).

Características adicionales

Van en relación a vuestras pretensiones y estilo de vida, entre otros factores.

Tendríais, pues, la posibilidad de comprar un pelador de ajos que venga con funda o maletín de transporte, e incluso con peladores extra, y hasta con libro de recetas.

Color

No desestiméis la posibilidad de que vuestro nuevo pelador de ajos armonice con el resto de los utensilios de cocina. Existen muchos colores para lograrlo; y la mayoría de ellos muy vibrantes, por cierto.

Claves de la construcción y diseño de un pelador de ajos

Además de peculiaridades de estética y otros añadidos, en el mercado hay disponibles dos tipos de peladores de ajos: de goma y eléctrico.

A simple vista, podríais determinar la diferencia entre ambos –porque es obvia- no obstante, se torna útil saber un poco más de cada uno.

Pelador de ajos de goma

Hecho generalmente de silicona y en formato de tubo alargado con colores brillantes, es el que por su condición es el pelador de ajos menos costoso y además el más práctico y muy sencillo de usar.

Basta con que coloquéis el diente de ajo dentro de la pieza de goma, comencéis a frotar suavemente con la mano sobre la mesa hacia adelante y hacia atrás, y listo.

Pelador de ajos eléctrico

Varios modelos de este tipo vienen hasta con opción multifunción y obviamente no se trata del pelador de ajos más barato, pero sí de una de las soluciones más innovadoras para ejecutar la mencionada tarea.

Y es que todo se basa en colocar los dientes de ajos en una abertura del dispositivo y éste hará la magia: la piel se desprenderá en un santiamén.

Rendimiento y facilidad de uso: Dos aspectos que marcan la diferencia

Ha quedado claro que las ventajas de un pelador van más allá de evitar que vuestras manos queden impregnadas a ajo. Esta herramienta os hace ahorrar significativo tiempo durante el pelado, en comparación a ejecutar la misión con un cuchillo casero.

No obstante, es menester que sepáis distinguir entre los diversos modelos cuál es el pelador de ajos más fácil de usar y lavar, e incluso, que sea apto para lavavajillas. Evitad –a toda costa- peladores con mecanismos rígidos.

Por otra parte, es importantísimo que también tengáis claro que para lograr resultados que os satisfagan totalmente, es ineludible que consideréis que el sabor del ajo depende intrínsecamente del corte.

Por ejemplo, si deseáis un gusto muy fuerte, además de la máquina peladora tenéis la opción de un prensador o rallador de ajos; mientras que si buscáis un saborcillo más delicado, un cortador de ajos sería lo ideal.

¡Definitivo! Cómo usar un pelador de ajos de silicón en 5 pasos

No es suficiente con que un pelador de ajos sea de buena calidad o de una marca reconocida. También es importante que tengáis clara la técnica correcta para usarlo y no morir en el intento.

Eso sí, antes que todo, jamás utilicéis un pelador húmedo o mojado, ni tampoco dientes de ajos sacados del frigorífico porque el resultado será un desastre.

  1. Separad el ajo

Coged una cabeza de ajo –que haya estado almacenada al seco- y separad los dientes que vayáis a necesitar.

  1. Insertad los dientes de ajo en el pelador

Dependiendo del tamaño de vuestro pelador y de los dientes de ajo, colocad en el interior de la pieza de goma una cantidad razonable; os hablo de uno o dos, si los dientes de ajo son muy grandes; o de tres a cuatro, si son pequeños.

  1. Haced rodar al pelador para comenzar “la magia”

Sobre una superficie plana colocad el pelador de ajos; y con la mano, hacedlo rodar hacia adelante y hacia atrás entre unas 10 y 20 veces. Este proceso, aplicando una pequeña presión, sin intenciones de magullar al ajo.

Al momento en el que escuchéis un crujido, se trata de la piel que ya se ha separado del diente.

  1. Inclinad al pelador

Listo lo anterior, basta con que inclinéis el pelador de ajo para que los dientes se deslicen hacia afuera.

Si algún diente de ajo os ha quedado con piel, volvedlo a introducir en el pelador y aplicad el paso 3 pero con toques muchísimo más ligeros.

  1. Limpiad el pelador para seguir o guardar

Sacudid el pelador sobre el cubo de la basura para retirar la piel de su interior.

En caso de que hayáis aplicado mucha presión al momento de pelar y algún diente de ajo se os magulló y su jugo se liberó, basta con que enjuaguéis y pongáis a secar el pelador.