mejores-binoculares

Los 7 Mejores Prismáticos Para Observar

OFERTAEl más vendido No. 1
Prismáticos 10x42 Slokey –...
250 Opiniones

Unos buenos prismáticos siempre son indispensables, y más si además son baratos. Cualquier amante del campo ha

pensado alguna vez en echar mano a sus prismáticos para poder otear la gran extensión de paz que se cruza ante tus ojos.

Los pájaros que cantan en sus nidos o las ovejas que pacen libremente en el prado ahora se escapan de tus ojos.

¡Incluso tú, buen amante de las aves, reconoces que unos binoculares

siempre son útiles! ¿Cómo si no podrás observar ese pájaro que tanto ansías ver si está apostado en la copa de un árbol?

Pero… ¿cómo puedo saber si necesito comprar unos prismáticos? Si te gusta la caza, ir a conciertos, navegar, la ornitología e incluso la astronomía, de bien seguro los necesitas. Y si ya me he decidido en comprarlos… ¿cuál cojo?

Deja de lamentarte y fíjate en estos fabulosos prismáticos de exquisita calidad y excelente precio.

¿Cuál es el mejor prismático?

Cada vez hay más gente interesada en ver más allá de lo que el ojo humano puede llegar. Desde los ornitólogos hasta los apasionados de la ópera, pasando por los excursionistas  necesitan esta joya óptica. ¡No se hable más! Coge tus anteojos y disfruta de las vistas.

A continuación te presentamos los mejores prismáticos:

1.  Prismáticos profesionales potentes de largo alcance 10×50 con funda y correa SLOKEY

Con lentes objetivos de 50 mm de diámetro

Cuando sois apasionados por actividades como el camping, el senderismo y la astronomía, sabéis bien que unos binoculares de gama alta son los compañeros ideales para disfrutar al máximo de cada jornada, es por ello, que los especialistas en prismáticos del sello Slokey, han desarrollado un equipo con objetivos de 50mm y con revestimiento múltiple completo, para capturar la luz transmitida, permitiéndoos ver con detalle los espacios naturales y crepúsculos.

Igualmente, poseen un ajuste central derecho que garantiza un enfoque rápido, nítido, sencillo, y un calibrado de ambos oculares por separado. Son sólidos, elegantes e incluyen una funda y correa.

2. Mini binoculares plegables y portátiles para adultos y niños APEMAN

Con vidrio óptico y película FMC verde

Si lo vuestro es la portabilidad en equipos de excursionismo, una de las opciones que me han encantado durante mis viajes de senderismo, son los mini binoculares plegables de la marca Apeman. Los mismos vienen con vidrio óptico recubierto y película verde tipo FMC, prestancias ideales para alcanzar una visión clara por más distante que se encuentre el objetivo gracias a sus 12 aumentos de alta potencia y 6,5 °.

Como un plus especial, debéis saber que la pieza es compacta, pequeña y ligera e incluye una funda de gamuza para que podáis transportar vuestros prismáticos a cada viaje y reencuentro con la naturaleza.

3. Olympus 10×50 DPS-I

OFERTA
Olympus 10x50 DPS-I - Prismáticos color...
375 Opiniones

La visión de los especialistas. Te permiten ver más allá de tus ojos con una imagen impecable. Perfecta para cualquier ocasión.

Características y funciones
  • Peso: 855 gramos.
  • Tamaño (alto x ancho x profundo): 191 x 178 x 63 milímetros.
  • Campo de visión amplio, ideal para no perderte ningún detalle.
  • Carcasa externa protectora de goma anti-deslizamiento.
  • Sea de día o de noche, mantiene su insuperable calidad de visión. Pero para uso nocturno requiere de una luz adicional.
  • Incluye bolsa de transporte, paño de gamuza para la limpieza, correa y tapas binoculares.
Lo que nos gusta
  • Excelente calidad-precio.
  • La imagen posee nitidez, definición, contraste y color perfectos, y todo sin distorsionar la imagen.
  • Su poderoso alcance (factor de aumento 10x) no daña la calidad de la imagen.
  • Poseen un revestimiento UV para proteger la vista de los rayos solares.
  • Tiene rosca para trípode.
  • Muy buena claridad en ambientes con poca luz.
Lo que no nos gusta
  • Pesa demasiado.
  • La correa es muy fina y puede acabar siendo incómoda.

4. Prismáticos VicTsing BAK4

Tamaño, peso y visión se combinan para dar una genialidad binocular. Capaz de darnos una imagen muy nítida. Perfectos para los buscadores de una calidad-precio de 10.

Características y funciones
  • Peso: 450 gramos.
  • Campo de visión de 70º.
  • Tamaño (alto x ancho x profundo): 170 x 117 x 49 milímetros.
  • Lentes de 30mm Ø y factor de aumento de 8x.
  • Carcasa externa de goma antideslizante.
  • Incluye funda, paño de gamuza para la limpieza correa, tapas binoculares y manual de instrucción.
Lo que nos gusta
  • El alcance y la amplitud del campo de visión se combinan para dar una vista excelente.
  • Las lentes amplifican la luz y los colores para una perfecta imagen.
  • Su estilo y estructura los hacen perfecto para cualquier actividad.
  • Su tamaño es pequeño y su peso, bastante ligero. Además se puede plegar.
  • Hecho con materiales de alta calidad que le dan resistencia y durabilidad.
Lo que no nos gusta
  • Si no entiendes bien el inglés, tendrás un problema con el manual.

5. Bresser Hunter 10 x 50

La maravilla del principiante. Su estructura y su campo de visión hacen que su utilidad sea idónea para observar los astros.

Características y funciones
  • Peso: 703 gramos.
  • Tamaño (alto x ancho x profundo): 218 x 201 x 79 milímetros.
  • Lentes de 21 mm Ø y factor de aumento de 10x.
  • Salida de luz de 5mm, fantástica para ver en cualquier hora.
  • Carcasa externa de plástico.
  • Incluye funda, paño de gamuza para la limpieza, correa y tapas binoculares.
Lo que nos gusta
  • La imagen posee buena calidad incluso en el aumento máximo.
  • La ergonomía de los binoculares permiten un agarre idóneo.
  • La robustez del material lo protegen de todo tipo de golpes.
  • Tiene rosca para trípode, que los hace perfectos para los enamorados de la astronomía y de las aves.
Lo que no nos gusta
  • La funda y la correa son muy endebles.

6. Celestron Upclose G2 10 x 25

OFERTA
Celestron Upclose G2 - Prismático (zoom...
145 Opiniones

La necesidad del excursionista. Unos binoculares pequeños, robustos, e idóneos para cualquier occasion sin que resulte molesto cargar con ellos.

Características y funciones
  • Peso: 113 gramos.
  • Lentes de 25 mm Ø y factor de aumento 10x.
  • Resistente al agua.
  • Carcasa externa de caucho, específico para amortiguar golpes.
  • Incluye bolsa de transporte, correa y paño de gamuza para la limpieza.
Lo que nos gusta
  • Excelente calidad-precio.
  • La calidad de la imagen es perfecta: nítida y de enfoque fácil.
  • Son bastante sólidos pese a su tamaño y peso.
  • Son adecuados para llevarlos a cualquier lado.
Lo que no nos gusta
  • Pese a sus características, no es para profesionales.

7. Prismáticos plegables Eyeskey

La mínima expresión. El más adecuado para cualquier ocasión por su peso pluma y su pequeño tamaño.

Características y funciones
  • Peso: 222 gramos.
  • Tamaño (alto x ancho x profundo): 90 x 60 x 40 milímetros (puede expandirse hasta 100 milímetros de ancho). Aptos para todo tipo de edades.
  • Lentes de 22 mm Ø.
  • Campo de visión de 7º.
  • Carcasa externa de goma que amortigua cualquier golpe.
  • Incluye funda, y correa.
Lo que nos gusta
  • La calidad de la imagen es bastante buena. Las lentes tienen un revestimiento óptico que mejora el brillo y la nitidez.
  • Su campo de visión es de 7.2 grados
  • Son bastante sólidos pese a su tamaño y peso.
  • Además de pequeños, son plegables, aptos para llevarlos a cualquier lado.
Lo que no nos gusta
  • Son sólo de uso diurno y para objetivos no muy lejos.
  • Pierde calidad de visión en su mayor aumento (30x).

Uso de las lentes en los prismáticos

Lo primero que tenéis que saber es que las lentes son la clave del funcionamiento de los prismáticos pues es a través de ellas que funciona correctamente este dispositivo con el que podéis ver claramente los objetos que se encuentran a largas distancias. Básicamente funcionan enfocando desde lejos los rayos de luz para que podáis ver las cosas a larga distancia de manera más definida y nítida.

Los lentes funcionan a través de un fenómeno llamado refracción a través del cual se produce una curva en el haz de luz que se proyecta sobre las cosas desde el momento mismo en que pasa del aire a través de un material distinto como el agua o el vidrio.

Es precisamente esta curva de luz lo que hace que la forma de los objetos luzca ampliada si la miráis con unos lentes prismáticos.

Tipos de lentes

Para conocer los tipos de lentes, es necesario que primero tengáis claro el concepto de lente y es que, aunque os parezca una tontería, este objeto debe su nombre a la palabra latina: lenteja y eso es porque el lente no es más ni menos que un vidrio curvado precisamente en forma de lenteja, su mecanismo de función es que la lente disminuye la velocidad con la que viajan los rayos de luz y éstos, al chocar con la lente se doblan lo que hace que podáis percibir los objetos con una mayor claridad. Existen dos tipos muy populares de lentes a saber:

Cóncavos:

En este tipo de lentes el centro es más delgado que el exterior, de manera que en ellos los rayos de luz se extienden en líneas, entran en el lente y se disparan en todas las direcciones haciendo que la imagen se vea ampliada, es por esa razón que este tipo de lentes son los que se usan en los proyectores ya que amplía el objeto al golpear la luz en la pared. Estos lentes también son llamados divergentes, porque, como su nombre lo indica, los rayos de luz divergen y se proyectan.

Convexos:

Esta variedad de lente atrae los rayos de luz más distantes hacia un foco determinado, es decir, son lentes que tienen el exterior más delgado que el centro, por lo tanto, los rayos de luz se doblan hacia el centro como si la lente los estuviera succionando. Los lentes de tipo convexo tienen la particularidad de que los objetos vistos a través de ellos lucen considerablemente más grandes de lo que se verían en condiciones normales. También se les llama lentes convergentes porque los rayos de luz se unen, es decir convergen. Las lentes convexas son las comúnmente usadas en los anteojos para las personas con dificultades de visión.

¿Cómo funcionan los prismáticos?

Una gran opción para ver de lejos es colocar un par de lentes convexos uno frente al otro, la primera lente atrapa los rayos de luz del objeto lejano y construye a partir de ahí y a corta distancia una imagen más enfocada que se ubica detrás del lente a esto se le llama objetivo porque está más cerca del objeto que se está mirando, una vez logrado este efecto entra en acción un segundo lente que se encarga de tomar esa imagen proyectada por el objetivo y la hace más grande como si se colocara un papel bajo una lupa para poder ver su contenido de forma más amplia. Si estos lentes son, por ejemplo, colocados en un tubo cerrado, estaréis armando un telescopio.

Mirándolo con sencillez, unos prismáticos con más o menos un par de telescopios para cada ojo, sin embargo, cuando los rayos de luz atraviesan una lente convexa se cruzan lo que explicaría por qué a veces se miran hacia abajo los objetos distantes si los miráis con una lupa, este problema no se resuelve con el segundo lente, razón por la cual entonces los prismáticos o binoculares tienen un par de enormes cuñas de vidrio llamadas prismas que giran la imagen a 180 grados.

Esto funciona de la siguiente manera: uno de los lentes voltea la imagen a un lado girándola 90 grados, el prisma siguiente la voltea otros 90 grados volteándola hacia otro lado, logrando con esto que entre ambos pongan la imagen boca abajo. Los prismas voltean la imagen de dos formas: espalda con espalda o de 90 grados en 90 grados.

Al usar unos prismas en los binoculares automáticamente este dispositivo se hace más pesado, lo cual también los hace más gruesos al centro.

Cómo elegir un par de binoculares: guía de compra rápida para principiantes

Si sois principiantes en el tema del uso de los binoculares os convendría escuchar los consejos de los expertos y también hacer algunas pruebas antes de comprar. Hay quienes primero compran los llamados lentes de campo que son también llamados binoculares compactos porque usan solo lentes, pero sin prismas, suelen ser livianos y pequeños, no obstante, con estos no tendréis una imagen de calidad. Sin embargo, dependiendo de vuestras necesidades y preferencias os pueden servir, acá os dejo algunos consejos para conseguir un par de buenos binoculares:

  • Primero podéis empezar con unas lentes de campo que aumenten unas 8 veces, de entrada, son más baratos y tal os pueden servir sin mayores pretensiones a vuestros propósitos, además, si no les daréis un uso constante, nos os habréis gastado un pastón en algo que sólo tendréis guardado en el armario y usaréis cada tanto.
  • La ventaja de las lentes de campo es que son livianas entonces si sois de los que no les gusta llevar mucho peso o os sentís incómodos sosteniendo algo muy pasado, la opción liviana puede ser lo que más os convenga.
  • En ocasiones también os ocurre que teméis cargar en el coche o encima algunos prismáticos porque son muy costosos y algún “pequeño accidente” puede significar que perderéis un pastón y, por consiguiente, toda vuestra inversión, de manera que siempre están guardados en casa para evitar males mayores, en ese caso lo mejor es que os compréis la opción más barata y siempre los llevéis con vosotros.
  • Si sois del público exigente y no os importa el peso y el precio no es un problema para vosotros, entonces sí que os convendría unos binoculares con prisma, es decir, más pesados y de precio más elevado. Podéis empezar con un modelo usado que esté en buenas condiciones. Con estos la observación es mejor y los lentes son de mayor calidad.
  • Si pretendéis ser un usuario constante de este tipo de dispositivos, entonces lo mejor es que os decidáis por un producto de calidad probada, adecuado para un uso prolongado y que no arruine vuestros ojos. Gastaréis un pastón, pero valdrá la pena cada centavo.
  • Debéis fijaros en el objetivo si queréis que los objetos luzcan brillantes porque entre más ancho el objetivo más luz entra y más brillo tienen los objetos. Aquí, como en todo, es esencial que consideréis el uso que se le dará a los prismáticos para que os llevéis a casa algo acorde con vuestras necesidades. Estos dispositivos se describen con un par de números separados por una X, es decir 8X21, el primer número señala la cantidad de veces que aumenta y el segundo os señala el tamaño del lente objetivo en milímetros (mm). Lo binoculares marcados con 8X42 ó 7X42 son ideales para el uso general.
  • Hay un error común que suelen cometer todos los principiantes que es confundir calidad con cantidad de aumento. A menudo los binoculares con medidas de aumento exageradas son un verdadero engorro porque en realidad tienen un campo de visión bastante más reducido que los binoculares convencionales, es decir, es difícil mantenerlos estables o enfocados, así que olvidaos de que más aumento es mejor binocular, porque esto no es cierto, con que seleccionéis algo que aumente de 8 a 10 veces estaréis seleccionando algo bueno.
  • Si queréis llevarlos de un lugar a otro y evitar el engorroso peso, entonces os vendría bien un par de buenas gafas de campo.
  • Probad el producto, antes de comprar en línea os convendría visitar una tienda real y probar el producto, sus cualidades, pros y contras para que luego os vayáis por el modelo en línea con un concepto más amplio de lo que es mejor para vosotros.
  • Si queréis de todos los tipos y tenéis como hacer la inversión, la solución más acertada sería que os compréis dos. Unas gafas de campo livianas para que llevéis a cualquier parte que sean baratas y de bolsillo y unos buenos binoculares para observaciones más especializadas, profundas y concretas.

Diferentes tipos de binoculares

En el mercado hallaréis dos tipos de binoculares que se distinguen básicamente por el tipo de prisma que usan, estos son los que tienen prisma de techo y los de porro; ninguno de los dos es mejor que el otro, el uso de cada uno depende de vuestros propósitos y necesidades y cada uno de ellos tiene casi la misma cantidad de ventajas y desventajas de uso. Acá os explicamos de qué va cada uno de ellos:

Con prisma de techo

En este diseño os encontraréis con que los prismas están alineados entre sí en línea recta, de manera que tienen un diseño compacto y elegante y los oculares y las lentes se alinean entre sí. La gran ventaja de esta variedad de lentes es que es que tienen menos piezas de manera que es menos difícil que se les acumule agua dentro en caso de que se mojen, cosa que debéis evitar por completo, y además es menos probable que acumule una extensa cantidad de polvo, además, tienen un diseño compacto, cualidad que en sí misma también resulta bastante ventajosa.

Como desventaja de este tipo de lentes tendría que deciros que su calidad puede verse afectada levemente debido a la alineación de sus prismas, aunque este problema no se ve en todos los tipos de prisma de techo sino en los más baratos porque su calidad es de gama baja, de hecho, los que son de alto rango y, por supuesto, más caros, no presentan este problema debido a su gran rendimiento y altas prestaciones, sin contar la excelente calidad de sus lentes. Este tipo de binoculares os darán excelentes resultados, sobre todo si los usaréis para observar las jugadas en los eventos deportivos como el golf o el tenis, por ejemplo, y también para que realicéis observaciones generales como de aves o la fauna silvestre.

De Porro

En este diseño de binoculares, la lente del objetivo no está alineada con la lente ocular, esto principalmente debido a su forma de construcción, de manera que las lentes están desplazadas la una de la otra.

Una de sus principales ventajas es que su objetivo es más espaciado que sus homólogos de techo, de manera que son capaces de mostraros una imagen estereoscópica de mejor definición que aquellos, además, la mejor ventaja de todas es que son más baratos que sus compañeros de techo y en muchas ocasiones hasta de mejor calidad según sea el sentido de la observación que pensáis hacer.

Sin embargo, no todo es bueno pues la versión de porro también tiene sus puntos débiles, el primero de ellos es que es que son menos compactos, por lo tanto os conseguiréis con que son más grandes y pesados situación que puede resultar un verdadero engorro para cargarlos, además, cuenta con una mayor cantidad de piezas móviles lo que los hace más sensibles al agua y al polvo, sólo es cosa de que caiga en estas piezas alguno de estos dos elementos para que entendáis que la limpieza puede ser una verdadera pesadilla, eso sin contar con que un accidente de esta naturaleza fácilmente puede dejaros sin vuestros prismáticos favoritos.

Este diseño de binoculares resulta especialmente bueno para la óptica de uso general, de hecho, con uno de estos lo veréis todo perfectamente. Muy bueno para eventos deportivos, la observación de la vida silvestre y la observación de las aves.

Tipos de binoculares para usos específicos

Aunque los tipos de binoculares ya descritos conforman la clasificación más popular y conocida de estos dispositivos, lo cierto es que también pueden clasificarse de acuerdo al uso que les proporcionéis, esto debido a que cuentan con ciertas características que son únicas y los hacen especiales para ese determinado tipo de uso. Acá os explicamos de qué va cada uno de ellos:

Para astronomía

Como sabéis las estrellas y los planetas se encuentran bastante lejos así que os hará falta algo realmente grande para que podáis hacer una buena observación de los elementos que con forman la galaxia, las constelaciones y que, en general, son estudiados por la astronomía. Tal vez creáis que para mirar planetas sólo hace falta un telescopio y, aunque es cierto que esta es la herramienta por excelencia para este tipo de observaciones, no es menos cierto que podéis usar también binoculares para esta tarea. Pero como ya ha quedado claro que los planetas tienen una distancia considerable, si queréis verlos con unos binoculares, obviamente no puede ser cualquier binocular porque para una distancia de esa naturaleza hace falta un equipo con la misma calidad y rendimiento, es por eso que a éstos los llaman binoculares astronómicos, de astronomía o binoculares gigantes los cuáles tienen grandes aumentos para absorber la mayor cantidad de luz posible, obviamente, dadas sus características son específicamente diseñados para este propósito.

Marinos

Hacer observaciones del mundo acuático, a menudo resulta todo un desafío, la principal barrera de esto es precisamente que la mayor parte de estas observaciones se dan en un entorno acuoso, lo que en sí mismo es un verdadero problema porque como imaginaréis los binoculares y el agua no son precisamente amigos, ya sea en agua dulce o salada, aunque, por supuesto, tratándose de agua de mar el problema es mayor dado que también deberéis luchar contra el salitre y todos los efectos adversos que acarrea el agua salada para estos equipos.

Dicho esto, lo primero que necesitáis saber es que los binoculares marinos están específicamente diseñados para un entorno acuoso, están hechos de un material resistente al agua y reforzados con otros que evitan que se mojen sus piezas principales, además algunos de ellos incluso flotan. Suelen ser prismáticos telemetro y hasta vienen con brújula para que os ayudéis a ubicaros bajo el agua.

Otros tipos de dispositivos ópticos

En el mercado también hallaréis prismáticos diseñados para otros usos aparte de los astronómicos y los marinos que, después de los convencionales, pertenecen al grupo de los más buscados, estos dispositivos os ayudarán a mejorar vuestras observaciones en entornos especialmente complicados difíciles de observar. Podemos mencionar uno en particular.

Dispositivos de visión nocturna

Son dispositivos que incluso sirven para la observación de aves nocturnas y, por supuesto os ayudarán a tener observaciones en la oscuridad verdaderamente prometedoras. En la oferta hallaréis una muy amplia gama de estos dispositivos, no son exactamente gafas de visión nocturna sino equipos más especializados con cualidades excepcionales que os darán la claridad suficiente para ver en la oscuridad.

Diferencia entre telescopio y binoculares

Aunque ambos sean utilizados para observar, lo cierto es que los binoculares y los telescopios son diferentes entre sí, tal vez sea innegable que compartan algunas características comunes, pero la razón de ser de cada uno de estos es realmente distinta. Pudiéramos coincidir en el concepto de que ambos son usados en la observación de objetos lejanos, sin embargo, son más los puntos de desencuentro que los puntos comunes, acá os explicamos algunas diferencias clave y muy marcadas:

  • El telescopio tiene un visor con unas características muy especiales que os permite divisar, observar y analizar objetos realmente lejanos. Los binoculares cuentan con dos visores en lugar de uno, esto se debe principalmente en que en los b inoculares tenéis un lente para cada ojo y en el telescopio debéis hacer la observación casi siempre con el uso de un solo ojo.
  • Como ya os hemos dicho de manera reiterada, los telescopios se usan para mirar las estrellas, los planetas y las galaxias. Son instrumentos comúnmente usados en astronomía para el estudio de los fenómenos planetarios. No es raro que un astrónomo, a través del uso del telescopio pueda descubrir constelaciones, estrellas nuevas, planetas y hasta fenómenos como los agujeros negros y los meteoritos entre otros, aunque suene muy de película, este tipo de usos son comunes en el telescopio; me temo que los propósitos de los binoculares, aunque igual de importantes, son un poco menos científicos, ya que estos a menudo se usan para observación de aves y de animales, aunque habría que reconocer también un uso muy particular de los binoculares que es de la vigilancia, aquí los propósitos son tan de película como los de los telescopios ¿acaso no habéis visto ninguna cinta de espías donde algún detective, con binoculares en mano, sigue los rastros de un potencial enemigo o de una potencial amenaza?, pues bien, estos usos son más comunes de lo que creeréis.
  • Dado que con el telescopio usáis solamente un ojo y con los binoculares podéis usar los dos, otra diferencia interesante está en el hecho de que los binoculares os proporcionan una visión en 3D del objeto.
  • Los binoculares tienen lentes más pequeños que los telescopios, esta afirmación también se sustenta en el hecho de que con los binoculares usáis los dos ojos, es decir, para ver a más larga distancia y dado que el telescopio os permite usar un solo ojo, se requieren lentes más potentes y grandes que os ayuden a lograr el cometido.
  • Los telescopios son capaces de captar distancias potencialmente más largas para la observación que los binoculares comunes. Sin embargo, debéis recordar que existe una variedad de binoculares llamados “binoculares gigantes” capaces de tener, en algunos casos, rendimientos similares a los de un telescopio e incluso hasta pueden ser más potentes que los telescopios más baratos y básicos.
  • Los binoculares, además, son menos poderosos que los telescopios, suelen ser pequeños y portátiles y menos potentes que el telescopio más sencillo, además tienen un punto focal más cercano y una vista más amplia, razón por la cual son muy adecuados para la vigilancia. El hecho de que los telescopios no tengan estas cualidades de los binoculares, en contraparte, los hace buenos para observar planetas.
  • Los telescopios suelen ser considerablemente más caros que los binoculares, de manera que si sois novatos y no estáis espacialmente seguros de vuestra pasión por mirar estrellas no es buena idea gastaros un pastón en uno, en este sentido unos prismáticos pueden ser más adecuados para vosotros y para vuestro bolsillo. Por supuesto, todo depende del modelo, sin embargo, tradicionalmente los telescopios son más caros, incluyendo los modelos más sencillos y de más baja gama
  • En cuanto a la conceptualización del aparato también se observan algunas diferencias, el diccionario de Oxford define el telescopio como “Un instrumento óptico diseñado para hacer que los objetos distantes se vean más cerca, conteniendo una disposición de lentes, o de espejos curvados y lentes, mediante el cual se recogen y enfocan los rayos de luz y se magnifica la imagen resultante”; mientras que, el mismo diccionario, para los prismáticos sólo destaca “Un instrumento óptico con una lente para cada ojo, utilizado para ver objetos distantes”.
  • En cuanto al lente, los telescopios tienen una vista única y los binoculares una vista doble.
  • En lo que se refiere al enfoque, los telescopios pueden tenerlos de 12X ó 15X a 45X ó 60X, mientras que los binoculares tienen un enfoque considerablemente más bajo que va de 4X hasta 12X.
  • Por otro lado, el campo de visión de los telescopios es estrecho y específico mientras que el de los binoculares tiene una vista amplia.
  • En lo relativo a la profundidad de campo, los telescopios son planos y los binoculares la tienen en tres dimensiones.
  • Sobre el peso de estos dos dispositivos, un telescopio simple puede llegar a pesar hasta dos kilogramos mientras que los binoculares tienen un peso mínimo de 80 gramos.
  • Otra diferencia marcada entre el telescopio y los binoculares está en la movilidad, los telescopios están hechos para no ser transportados constantemente sino para instalarse de forma permanente por mucho tiempo en un lugar determinado. Por otro lado, los binoculares son bastante livianos y fáciles de transportar, esto debido principalmente a que son menos voluminosos.

Comprando dispositivos de larga vista

A menos que seáis detectives privados o algún apasionado de la biología y la vida silvestre es realmente raro que tengáis o finalmente os decidáis a compraros un par de binoculares, en parte porque si no le daréis un uso realmente prolongado se entiende que no queráis gastar un pastón precisamente en eso.

Pero si pertenecéis al grupo de los amantes del deporte, la naturaleza, las aves y hasta las observaciones nocturnas o simplemente estáis pensando en incursionar en el ámbito de la investigación privada no está demás que penséis en uno de estos dispositivos. Si sois novatos y no tenéis muy claras las especificaciones o sois un usuario promedio, tal vez os convendría consultar una guía, acá os dejamos una bastante completa:

Qué buscar

Si estáis decididos a comprar uno, entonces hay una serie de detalles a los que deberéis prestar especial atención al momento de tomar una decisión. Acá os dejamos una revisión de todos los detalles a considerar al seleccionar un buen par de binoculares, de esta decisión dependerá que tengáis un dispositivo acorde a vuestros propósitos y que cumpla con vuestras expectativas. Debéis fijaros en:

Aumento

En los binoculares este número se describe con una X. Lo podéis ver en el manual de instrucciones si lo trae y si no es el caso, lo hallaréis con seguridad en las especificaciones del paquete. El número que precede a la X significa la cantidad de veces que el aparato es capaz de ampliar la imagen en cuestión. Es decir que si los binoculares en los que estáis interesados pone en el aumento, por ejemplo, 10X, significa que el sujeto que estáis mirando con el uso del aparato se magnificará 10 veces. Dicho de otro modo, podremos usar este ejemplo un pájaro a 1000 metros de distancia aparecerá como si estuviera apenas a unos 100 metros de vuestra vista. Según los expertos, los mejores aumentos que podéis manejar en un buen par de binoculares para el uso regular están entre 7X y 12X, cualquier otro aumento por encima de eso requerirá del uso de un trípode para estabilizarlo y poder hacer una observación adecuada.

Diámetro del lente objetivo

Lo primero que tenéis que saber es que del tamaño de este lente dependerá la cantidad de luz que entra en los binoculares, esto se explica porque el lente objetivo es la parte opuesta a la pieza ocular; de manera que si tenéis intenciones de hacer observaciones en espacios donde no contáis con una buena luz, os convendría el uso de un objetivo de mayor diámetro para obtener mejores imágenes. Según destacan los expertos, el tamaño del lente en mm viene después de la X, destacan además que una relación que sea múltiplo de 5 en lo que se refiere al aumento es lo ideal. Así, entre un 8X25 y un 8X40 la imagen del último tiene un diámetro más grande y, por consiguiente, es mucho más brillante.

Calidad y revestimiento de la lente

Estas cualidades son las que harán de vuestra imagen algo de buena definición. Por ejemplo, la calidad asegura una imagen con buenos contrastes y sin distorsiones, como siempre, las condiciones de luz son importantes porque definirán mejor la imagen, curiosamente algunos aparatos funcionan mejor con poca luz, entre otras cosas porque aseguran que los colores no se distorsionen o en definitiva se pierdan de vista. Por otro lado, el recubrimiento es capaz de reducir la cantidad de luz que se refleja y, por lo tanto, permite que entre una máxima cantidad de luz para que podáis ver mejor el objeto.

Campo de visión / pupila de salida

El tamaño del campo de visión determina el tamaño del área que podéis ver. En los binoculares este valor se expresa en grados y se refiere, específicamente al diámetro del área vista a través del lente. Sobre la pupila de salida tal y como funciona con el ojo esta proporcionará tanta luz y será capaz de distinguir la imagen tanto como sea capaz de dilatar. Si dividís el diámetro del lente por la ampliación obtendréis el valor de la pupila de salida. Por ejemplo, una pupila de salida de 7 milímetros puede proporcionar al ojo dilatado la luz máxima para poder usar los binoculares en condiciones de penumbra y oscuridad.

Peso y tensión del ojo

Este punto es de especial interés, por un lado, es esencial que uséis un dispositivo que no os cause daños en la vista, si el lente os causa fatiga visual tal vez debáis cambiarlo por uno de mejor calidad que no os afecte tanto en los ojos, los de gama alta, aunque caros, no os darán este problema, el otro tema es cuanto peso estaréis dispuestos a soportar porque si es para uso esporádico unos gramos de más tal vez sean soportables pero si es algo que usaréis con frecuencia, debéis aseguraros de no cansaros. Lo ideal es que seleccionéis un aparato que podáis usar por largas horas sin que os canse la vista o os cause molestias con su peso.

Impermeabilización

Dado que muy pocas veces necesitaréis unos binoculares para mirar en espacios cerrados es esencial que seleccionéis un aparato que esté especialmente diseñado para soportar medianamente los embates del medio ambiente. Previendo esto los fabricantes se han dedicado a diseñar binoculares capaces de resistir al agua, permaneciendo en cantidades limitadas de agua por algunos minutos. Los más especializados son incluso capaces de estar bajo el agua hasta por dos horas.

Un binocular para la ocasión

Existen mogollón de tipos de binoculares, desde los que se categorizan por el estilo de sus lentes y la forma como están colocados dentro del dispositivo, así como los que se categorizan por sus capacidades, tamaño y usos. Quien afirma que existe un binocular para cada ocasión tiene toda la razón porque, dependiendo del uso que le daréis os convendría comprar un determinado tipo de aparato con ciertas características que cubrirán vuestras expectativas y potenciarán vuestros propósitos. Acá os detallamos cuáles son los diferentes usos de los binoculares según la ocasión y cuál de todos los tipos viene especialmente bien para alguna actividad en específico:

Viaje

Dado que seguramente estaréis usándolos en condiciones extremas, tal vez noches de acampada, cacería o camping, resultará conveniente que no os canséis de usarlos mientras los lleváis con vosotros. No os servirá a vuestros propósitos un aparato especialmente grande y pesado que tengáis que sumarle a la ya seguramente pesada mochila y aparejos de camping, es por eso que os recomiendo un aparato compacto y liviano con aumentos de rango medio y campo de visión, esto os ayudará a controlar la estabilidad del aparato mientras lo usáis y no sólo servirá para mirar la fauna sino también para manteneros alertas de potenciales peligros. Si el uso es más para mejorar el campo de visión en los viajes, como, por ejemplo, unas ruinas antiguas, alguna montaña o el llamado Turismo de Aventura, entonces con más razón deberéis seleccionar algo de gama media, compacto y ligero de llevar ¿no querréis estar agotados en pleno tour por el coliseo romano? ¿o sí?

Observación de aves y naturaleza

En este caso os pasará lo mismo que con los binoculares que uséis para viajes, necesitaréis un buen campo de visión para que os aseguréis de mirar los objetos o sujetos ubicados a largas distancias y que parezca que están más cerca. En estos casos debéis aseguraros de buscar un amplio campo de visión y un aparato que tenga un aumento que vaya entre 7X y 12X.

Al aire libre

Ya os he comentado con anterioridad, los mejores sujetos y objetos para observar están decididamente al aire libre, sin embargo, para que tengáis una observación exitosa en este campo debéis tener en cuenta que os hará falta un aparato a prueba de todo, que sea impermeable, resistente, robusto, que sea muy duradero y que sea muy portátil para que no os canséis de llevarlo de un lugar a otro. Lo que más os recomendaría en este caso es un aparato con un aumento que vaya entre las 8X y las 10X. En estos casos también es necesario un lente objetivo de diámetro grande con un bien revestimiento de lente que funcione muy bien y haga los aumentos que sean necesarios para una mejor visión en los casos de puestas de sol.

Marina

Líneas arriba he comentado la dificultad de las observaciones en el agua, tanto más si se trata de agua salada, porque ésta tiene unas condiciones específicas que pueden afectar más el aparato y, por consiguiente, os hará falta un dispositivo realmente resistente, así que lo principal a buscar en este caso es impermeabilización. Como las profundidades del agua también suelen ser oscuras, entonces la siguiente recomendación es buscar un par de binoculares con un amplio campo de visión y reducción de la vibración.

Astronomía

Aunque los binoculares no son lo más adecuado para astronomía, si queréis usar estos dispositivos para tales fines, lo mejor es que os vayáis a por un gran diámetro de objetivo y pupila de salida grande.

Teatro / museo

Para mirar los espectáculos se recomiendan aparatos que sean pequeños y livianos con una ampliación de 4X a 10X. En el caso de los museos lo mejor es que os consigáis un aparato de bajo aumento dado que veréis el enfoque con menos de dos metros de distancia.

Deportes

En estos casos es importante un amplio campo de visión, debéis recordar estos aparatos sirven para ver movimientos y jugadas cruciales de los partidos. Un buen zoom también será bienvenido.