Los 5 Mejores Toalleros de Aro Para Baño Que Pondrán Orden al Ducharos

Había comprado un kit barato de accesorios para baño, pero sólo trajo un toallero de barra, aunque me viene bien porque mi baño es pequeño, realmente es una pesadilla a la hora de quitarme el maquillaje.

Cuando estoy limpiando mi rostro de la base y las sombras siempre un poco de jabón cae en los ojos y debo lavar y secar rápido ¡pero nunca tengo la toalla a la mano! He decidido buscar el mejor toallero de aro para baño disponible.

Espero hacerme de un buen modelo o dos, para poner cerca de la ducha y el lavabo. Algo asequible me vendría bien.


¿Cuál es el mejor toallero de aro para baño?

Debéis tener muy claro lo que os hace falta a la hora de comprar el toallero. Hay cualidades que lo harán bueno para vosotros.

No se trata sólo de elegir el menos costoso, sino también el de mejor rendimiento. Por ejemplo, algunos son giratorios o vienen con ventosa o adhesivo para complementar la instalación.

Otros, sirven para armario toallero e incluso, con algún dispositivo eléctrico, podéis también usarlo para colocar por encima de él algunas luces LED que refuercen la iluminación.

Los materiales son clave, hay unas variedades de acero inoxidable que os durarán mucho tiempo. Tal vez un vistazo a esta lista comparativa os ayudará mogollón.

A continuación te presentamos los mejores toalleros de aro para baño:

1.

Bonito y de calidad

El colgador de toallas de la marca Grohe es un accesorio elegante que irá con vuestro baño, cualquiera que sea su estilo, ya sea en baldosa, azulejos o incluso de madera.

Tiene un diseño minimalista nada ostentoso que irá perfecto con cualquier decoración porque su sencillez va con todo.

Incluso, si vuestro baño es muy grande podéis incluso poner dos de estos toalleros para tener a la mano una toalla disponible en momentos clave.

2. Toallero de anilla para baño de Roca

Resistente y funcional

Adecuado para lavabo, este toallero redondo os sacará de problemas en aquellos momentos en los que necesitéis lavaros la cara y las manos. Qué decir de aquellos momentos en los que os estáis desmaquillando y necesitáis una toalla urgente.

Está hecho en metal y tiene instalación de pared. Se trata de un dispositivo resistente a los arañazos que está más que recomendado si tenéis baños de cerámica ya que su estructura metálica simple os ayuda en el estilo.

3. Toallero de anilla para el baño de Croydex Hampstead

Duradero y de calidad

Fabricado en acabados cromados de muy buena calidad y con construcción duradera, este diseño de conjunto toallero es de los más llamativos del mercado.

Viene en un kit de 4 que podéis colocar en todo baño. Su estructura metálica requiere de mantenimiento especial para conservar su brillo.

El fabricante confía tanto en su producto que os da un año de garantía. Todos los elementos de fijación están incluidos, tienen fijaciones ocultas y es de fácil instalación.

4. Anilla de toalla Natura 4322 de Bisk

Sencillo, elegante y fácil de instalar

Este accesorio del fabricante Bisk es uno de los complementos de baño más simples de toda la selección. Su belleza y elegancia también lo convierten en uno de los más populares.

Si tenéis también un soporte para toallas de barra, esta anilla puede ser el complemento para ducha porque tendréis la oportunidad de almacenar mayor cantidad de toallas.

No tenéis que ser un genio, o especialmente manitas, para montarlo y el trabajo tampoco os tomará horas.

5. Anillo de toalla con pájaro de Nikky Home

Artesanal y único

Especialmente diseñado para ambientación de hotel, posada o centro turístico de tipo campestre o tropical, este porta toallas con diseño vintage, aportará bastante estilo a vuestro decorado.

Con un diámetro de 15.2 cm, tiene capacidad para que coloquéis varias toallas, pero debéis recordar que no se usa como calentador de toallas o para secarlas, esa no es su función.

Viene con repisa de metal y lo podéis colgar con tres tornillos.


Muy importante. La ubicación es crucial

Este es el hecho al que más deberéis prestar atención si queréis sacar provecho y utilidad al toallero. Tal como os digo, la ubicación es crítica, de manera que deberéis pensar bien el lugar a elegir para que no sea una pérdida inútil de pasta.

Un toallero de aro no es igual que uno de barra, mientras la barra, además de colocar varias toallas os sirve para ponerlas a secar o ventilarse, la función principal del aro es poner las toallas al alcance de vuestra mano sin que tengáis que iros muy lejos del lugar de la ducha.

Dicho esto, es obvio que un toallero cerca de la puerta, por ejemplo, sólo servirá para que dejéis un menudo lío en el piso y el baño hecho una pena con un reguero de agua por todas partes. Así que el lugar estratégico de un aro es sin duda cerca de la ducha o de la bañera, esto os asegurará que, con sólo estirar el brazo sin salir de vuestro relajante baño, podréis haber alcanzado la toalla sin mayores inconvenientes.

Elegid lo que aporta a vuestro diseño de baño

En este caso siempre os recomiendo que os hagáis con todos los aditamentos que os hagan falta desde el principio, es la forma más rápida, económica y oportuna de aseguraros de que todo el conjunto irá bien, no sólo en el diseño sino también la funcionalidad. Pero si no es el caso y estáis seleccionando el toallero teniendo ya resueltos los temas de decoración, diseño y acabados de vuestro baño entonces debéis abrir bien los ojos para escoger lo adecuado.

Aquí lo importante es que los materiales de construcción, diseños, acabados y estilos se complementen con lo que ya existe en vuestro cuarto de baño de manera que el conjunto vaya bien y el toallero último no parezca una adhesión hecha de mala gana y a las carreritas. Si acertáis no sólo tendréis algo útil en el baño sino un diseño realmente llamativo y funcional.

Debéis recordar combinar colores, contrastes y materiales de construcción con calidad igual o, en su defecto similar, para que obtengáis resultados positivos. Un kit pre empaquetado puede ser una buena solución, pero no es la regla, con que tengáis buen gusto y un poquito de sentido común, bastará.


Consejo útil

Si queréis conseguir una verdadera utilidad en los toalleros de aros dentro de vuestro baño debéis saber colocar más de sólo un par y en lugares estratégicos donde en serio os funcione esta variedad de toallero.

Se trata de un tema de comodidad, accesibilidad y diseño. Para asegurar el éxito de los toalleros deberéis combinarlos con los tradicionales y lograr, con ambos, aumentar el tamaño de almacenamiento. No es sólo mayor cantidad de toallas al alcance de todos los miembros de la familia que tomen una ducha o se relajen en la bañera, sino tenerlas realmente al alcance en momentos cruciales.

Con una buena combinación de toalleros tradicionales alternados con varios aros colocados en sitios clave podéis mejorar el aspecto de vuestro baño, la decoración y, sobre todo, la capacidad de almacenamiento.

¿Qué tan difícil será instalar los anillos de toalla?

Instalar estos trastos no es para todo el mundo, pero si sois manitas y la curiosidad os gana o, simplemente sabéis seguir al pie las instrucciones o recibir un poco de ayuda a través de videos tutoriales tal vez logréis hacer algo bastante bueno, tampoco tenéis que ser un genio, aunque sí, como mínimo, conocer el funcionamiento de las herramientas de instalación.

Por supuesto, según el fabricante, cada aro se instalará de manera diferente, pero tampoco es que os haga falta un doctorado para salir airosos del compromiso. Nada que no podáis resolver con un poco de ingenio y voluntad de trabajo.

La mayor parte de estos aparatos traen una placa de fijación que se colca directamente en la pared de forma atornillada, algunas piezas son sencillas de colocar, otras vienen dotadas con un perfil ligeramente más complejo. Generalmente el tornillo que fija el mecanismo a la pared queda luego tapado con el diseño del aro.

¿Cómo saco el máximo provecho de mis toalleros de anillo?

La mejor forma de aprovechar esta variedad de toalleros es que los uséis para lo que son, tener rápidamente al alcance una toalla para secaros en el momento oportuno, ya sea después de una ducha o tras lavaros las manos.

Al usar este tipo de toalleros es importante que tengáis claro que su función no es la de colgar toallas de manera definitiva para que sequen o para que se mantengan allí, el trabajo de estos mecanismos es que podáis colocar la toalla mucho más cerca de vosotros mientras os estáis duchando y que, al momento de salir de la regadera, así que olvidaros de mantener en ellos toallas húmedas porque al estar apilados en los toalleros solo lograréis acumular desagradables olores a humedad. Esa, además, es una forma de aseguraros de que siempre os estaréis secando con toallas limpias y secas.