Home HogarBricolaje ¿Cuál Debo Elegir Entre Un Taladro Inalámbrico y Un Taladro Con Cable?

¿Cuál Debo Elegir Entre Un Taladro Inalámbrico y Un Taladro Con Cable?

por Equipar

Sin dudas, un taladro es de esas cosas infaltables en vuestro maletín de herramientas de casa o de vuestro taller. Y es que su ayuda es invaluable en muchísimas tareas de manufactura, mantenimiento y reparación y el que diga lo contrario que lance la primera piedra.

Lo que lo hace realmente esencial es que es capaz de suplantar a muchas otras herramientas en sus funciones, por ejemplo, puede hacer las veces de un atornillador y lo puede hacer incluso de forma más efectiva.

Como será una pieza fundamental, debe estar lo más adecuado a vosotros. Así que esto de pensarse cuál taladro os vendrá mejor, entre el alámbrico y el inalámbrico, es un excelente punto de partida para comenzar a buscar el que será el mejor taladro. Si algo he de adelantaros es que no es fácil llegar a la respuesta porque ésta está condicionada por una diversidad importante de factores.

Y es que, como todo, ambos tienen sus ventajas y desventajas. Pero sí que es verdad que conocerlas y tener un abanico información amplia y certera es lo que hará que lleguemos a ella. Saber esto y conocer cuáles son vuestras necesidades son la clave del éxito.




La ventajas y desventajas de un taladro con cable

cable

En esta categoría entran, naturalmente, todos los modelos y tipos de taladros que funcionan u obtienen su potencia a través de una toma corriente. Vamos, el taladro de toda la vida.

Su mayor ventaja entre los demás es que, al presionar el gatillo, el taladro se pone en marcha de inmediato. Además de su gran potencia. Y es que si vosotros queréis potencia y consideráis que es lo más importante en toda esta búsqueda, la respuesta es un taladro con cable. Esto se debe a que el flujo constante y uniforme de electricidad que recibe al enchufarlo significa que no hay límite de voltaje y que no hay que preocuparse por el límite de batería.

Pero, vamos, que no es lo único destacable, porque suelen ser también mucho más ligeros. Tampoco tendréis que preocuparos por intercambiar o cargar la batería. Funcionará en todo lugar y en todo momento, siempre que haya una toma corriente a mano.

Claro que no todo es alegría y fantasía, también hay que decir que la mayoría de los cables que traen estos taladros son cortos, lo que significa que hay que pillar una toma corriente que esté realmente cerca de la zona en la que estaremos trabajando puntualmente. También hay alternativas como las extensiones, pero ese es una inversión adicional que hay que hacer.

Son ideales si está trabajando en algún lugar, que siempre habrá un suministro eléctrico. En algún lugar, como un garaje o taller, es un buen lugar para un taladro eléctrico con cable. Dentro de su casa también hay un fácil acceso a una toma de corriente, generalmente con un cable de extensión.

Si hay que subrayar algunos peligros de la desventaja de su naturaleza misma de tener cable es el hecho de que suele ser fácil de tropezar, especialmente cuando se está concentrando en la actividad de perforación. Hay que tener mucho cuidado de pisarlo o tropezarse porque podemos desconectar el cable e incluso caer.

También el cable puede tener tendencia a enredarse entre sí si no somos cuidadosos a la hora de guardarlo. Esto, además del paso del tiempo puede hacer que el cable se vaya desgastando, lo que puede provocar también una descarga eléctrica, si no se revisa el daño regularmente.

Sin embargo, cientos de usuarios terminan por soportar las desventajas de este modelo porque su principal ventaja, su alta potencia, puede pesar más que las pequeñas incomodidades que vienen por añadidura.

La ventajas y desventajas de un taladro inalámbrico

Sus detractores se van por lo obvio, la dependencia de una batería. Pero, vamos, todos sabemos que es el rey y el artículo infaltable para los amantes del bricolaje, para los que aman inventarse manualidades en casa con madera y materiales afines.

Digamos que es perfecto para los trabajos menos pesados y eso es completamente válido. Lo que sí es cierto es que irrumpió en el mercado como la solución definitiva a las pocas desventajas que nos dejaba un taladro con cables y hoy por hoy no ha servido para reemplazarlo al 100%, es más bien un modelo de taladro para otro fin.

Lo que sí es que es bastante portátil, ya que no dependéis de cables, sino que se vale de una batería. En general, las baterías vienen en distintos tamaños que van desde tan solo 6 voltios, y llegan hasta 24 voltios. Debéis saber que las opciones más populares son las de 12 voltios, de 18 voltios o de 20 voltios.

Así no dependéis directamente de una toma corrientes y no os encontraréis tratando de pillar uno que os quede cerca o buscando solucionar este tipo de problemas, por el contrario, podéis llevarlo y usarlo donde lo necesitéis con una ventaja adicional: ¡libertad de movimiento!

Ambas cosas son verdaderamente importantes para contratistas, plomeros, electricistas y afines porque trabajan regularmente en sitios remotos y no siempre se les garantiza un suministro eléctrico.

La desventaja de esto es, por supuesto, que estas baterías se agotan. Y de ahí puede derivar un gasto adicionar al tener que comprar otra y reemplazarla o tener que invertir algo de tiempo al cargar la batería nuevamente. Este tiempo puede ser mayor o menor, según la potencia del cargador y, en su defensa, hay que decir que afortunadamente hoy, los mejores modelos vienen con un cargador rápido, que tarda aproximadamente una hora en entregar una carga completa.

¿Y qué tipo de taladro es el mejor para mis necesidades?

Ya hemos repasado profundamente las ventajas y desventajas de ambos y por ahí vamos esbozando para lo cual uno sería perfecto sobre otro, ¿verdad? De ahí que haya más de uno entonces que decida tener ambos modelos en casa porque simplemente no logre decidirse, porque sabe que por su trabajo a veces contará con energía eléctrica y a veces no o porque se encargue tanto del trabajo pesado como de algo de bricolaje sencillo en casa.

Si está dentro de vuestro presupuesto, tenerlos a ambos es una gran opción. Pero sabemos que no todos tenemos el dinero para comprar ambos ni la necesidad de tenerlos, así que está bueno delimitar un poco sus funciones.

Usos para un taladro con cable

Como he recalcado varias veces, este amigo es ideal para las tareas más pesadas, peor también las más repetitivas, es decir, cuando hay que perforar una y otra vez en el mismo punto. Por ejemplo, para perforar postes de cerca, para perforación de mampostería, por su potencia. Se le puede colocar algunos accesorios de perforación como un cepillo de alambre para eliminar el óxido y es súper efectivo.

Usos para un taladro inalámbrico

Todos los demás tipos de perforación y conducción se benefician de los modelos sin cables. Así que es ideal para las actividades domésticas como colocar un estante o colgar rieles de cortina.

Las baterías de ion de litio han mostrado una verdadera mejora frente a las baterías de Ni-Cad y Ni-MH de estilo antiguo que no aguantaban su carga durante más de tres días. Con las baterías de Li-Ion mantendrán su carga durante aproximadamente 3 meses.

El taladro ideal según el tipo de trabajo a realizar

taladro

Hemos clasificad bastante a los taladros, pero ya es hora de clasificar al usuario y el trabajo que desempeña para que sea más fácil encontrar similitudes para poder encasillarnos en una o en otra clasificación y así ir directo a por el tipo e taladro que nos corresponde.

¡Más fácil, imposible!

Usuario ligero

En esta categoría entran aquellos y aquellas amas de casa que sólo desean tener un taladro para las cosas más básicas que se pueden presentar en casa, como bien pueden ser perforaciones en la pared para colgar una estantería o incluso un televisor, o manualidades con madera, por ejemplo. Si sois de este equipo, os complacerá saber que un taladro inalámbrico barato hará su trabajo muy bien. Hablamos de una inversión de unos 30 ó 40 euricos, por lo menos. El tamaño de batería típico para este tipo de taladro está alrededor de 12 voltios.

Usuario medio

Aquí la apuesta es un poco más alta, pero no demasiado, hablamos de una inversión de 45 e incluso 50 EUR. Por esto podéis obtener un taladro que os ayude a realizar al menos el 75% de todos los trabajos domésticos normales porque tienen batería que 18 a 20 voltios. Sin embargo, no es suficiente para trabajos demasiado pesados.

Usuario fuerte

Aquí entran los que tienen que hacer desde el trabajo más simple en casa hasta el más pesado fuera de ella. Y para ellos lo mejor es que cuenten con un taladro con cable, cuya potencia es siempre mayor, o con los modelos inalámbricos de alta gama, que tienen mejoras increíbles, junto con un controlador de impacto.




También te puede interesar