Portada » Salud » Los 11 Errores Al Ducharte Que Cometes Todos Los Días

Los 11 Errores Al Ducharte Que Cometes Todos Los Días

por Equipar

Cuando te tocó el momento de bañarte solo por primera vez, seguramente tu madre te dio ciertas indicaciones para hacerlo, pero nunca te habló sobre los errores al ducharte que podrías cometer. Y ahora estarás pensando que no necesitas demasiadas recomendaciones, porque al final una ducha es una ducha y solo necesitas “lavar” las partes de tu cuerpo con jabón, enjuagarte y listo. ¿Verdad?

Nada más alejado de la realidad. Bañarse, así sea con una ducha portátil implica otras cosas, y la forma en que lo haces puede afectar tu piel y cabello. Es probable que en esos 15 minutos de aseo estés cometiendo una serie de errores que a continuación encontrarás. Lo bueno de esta lista es que aprenderás qué hacer.




#1 Tus duchas son demasiado calientes

bañandose

Si bien es cierto que una ducha humeante se siente muy bien tras llegar cansado del trabajo o cuando el frío del invierno te tiene hasta los huesos congelados.Aunque no te des cuenta, si la temperatura del agua está muy caliente, no es nada bueno para tu piel o cabello, porque abres los poros, quitas los aceites naturales y la humedad necesaria.

Además, una ducha caliente puede causar quemaduras en la piel, que se torne rojiza debido al aumento de la circulación sanguínea lo que genera que se inflame. Es más probable que tu piel se reseque y tu cabello se encrespe.

Los expertos coinciden en que una ducha tibia, más o menos la temperatura de una piscina climatizada, es mejor que un vaporizador humeante.

#2 Frotas con exageración

Uno de los errores de ducha más común que muchas personas comenten al bañarse, es frotar como si estuvieran lavando la vajilla con estropajos o una esponja vegetal. Error. Este tipo de utensilios sirven para limpiar la parte inferior de los pies, pero no para la piel porque son demasiado ásperas y pueden eliminar su barrera protectora natural.

Además, mientras más frotes, tu piel puede producir más sebo de lo normal. Es más probable que tu piel produzca un exceso de aceite, haciendo que tu piel se engrase más de lo que probablemente desees.Lo mejor es usar tus manos o un paño suave en su lugar y deslizarlo suavemente, es menos dañino y tu piel lo agradecerá.

#3 Lavas el cabello a diario

Si quieres una cabellera sana y atractiva, lavar el cabello todos los días no es la mejor idea. Si tu cabello es fino, para conservar su aceite natural y conseguir un equilibrio de humedad, no lo laves más de dos veces por semana. Si es rizado, por lo general se torna seco y áspero, lavarlo una sola vez por semana está bien.Ahora, si te cuesta mucho mantener esta rutina y no puedes dejar de hacerlo, lo recomendable es aplicar solo acondicionador a mitad de semana y enjuagarlo bien.

#4 No quitas el exceso de jabón

Si no quitas bien el exceso de jabón de tu cuerpo, el mínimo resto que quede en la piel puede provocar dermatitis irritativa. Así que procura enjuagar por completo los residuos para evitar esas irritaciones y que los poros se obstruyan, pues esto causaría acné.

Otro dato importante es que si el agua no es filtrada puede contener minerales como calcio y magnesio que causan acumulación, resequedad e irritación, así como opacidad y escamas.

#5 Frotas con las uñas el cuero cabelludo

Sino todas, la mayoría de las personas cuando lavan el cabello usan las uñas en lugar de la yema de los dedos para frotar. Si bien un exfoliante se siente genial, usar las uñas es muy dañino porque puede rasguñar el cuero cabelludo causando descamación.

#6 Pasas mucho tiempo debajo de la regadera

No hay nada más relajante que un buen baño después de un largo día de trabajo. Estás tan cansado, que al meterte en la ducha se te olvida el tiempo que pasas en ella. Pero, permanecer tanto tiempo debajo de la alcachofa de baño puede resecar la piel y despojarla de los aceites naturales que produce. Diez minutos son suficientes para enjabonarte y enjuagarte.

#7 Abusas con el gel de ducha

Tal vez te gusta mucho usar gel para bañarte, pero quizás desconoces lo que hay realmente dentro de esa botella. Es bueno que sepas, que muchos de estos limpiadores están hechos con fragancias, conservantes y sulfatos que pueden aumentar las posibilidades de irritación. Esto es especialmente cierto si tu piel está agrietada, seca y sensible.Cuando se trata de ducharte, procura buscar productos con fórmulas hidratantes para ayudar a mantener tu piel saludable y feliz.

#8 No hidratas tu piel

Si sales de la ducha sin hidratar después que te secas y lo dejas para después o se te olvida, es hora de cambiar tu rutina. El momento perfecto para hidratar la piel es inmediatamente después del baño, no más de tres minutos, para que no pierdas la humedad.Cuando todavía estás un poco mojado te ayuda a sellar parte de esa humedad y a mantener la hidratación. Recuerda que, si la piel se seca o se agrieta, las bacterias y los alérgenos pueden entrar, haciendo de este un paso que nunca desearás saltar.

#9 Enjabonas todo tu cuerpo

bañarse

Si bien es cierto que usar un exfoliante es fenomenal porque ayuda a eliminar la piel muerta del cuerpo. Eso es diferente a creer que el jabón lo hará.  El jabón no debe usarse en los brazos y piernas porque estas partes del cuerpo no tienen mucho aceite que perder y los dejas secos. Es importante que sepas que el jabón está elaborado con ciertos ingredientes para disolver el aceite y la suciedad. De allí que estas extremidades sean las que más sufren. Para evitar esta resequedad, limita el enjabonado solo en las partes aceitosas y olorosas, como los pies, las axilas, las nalgas, la ingle y la cara.

#10 Usas la toalla con demasiado vigor

Es común que las personas froten con la toalla fuertemente su cuerpo por la idea de absorber el agua cuando salen de la ducha. Hacerlo significa, además de desconocimiento, maltratar severamente la piel. Si estas dentro de este grupo y tienes problemas de piel o es muy sensible, estas empeorando la situación. Lo correcto es pasar la toalla suavemente por el cuerpo sin necesidad de estrujarla. Igual que con la piel, el cabello también sufre su exagerada forma de secarlo, provocando daños y quiebres. Lo más recomendable es envolverlo con una toalla, si es de microfibra mejor, debido a que es menos esponjosa que una toalla normal, y absorbe el agua mucho más rápido.

#11 Usas jabón desodorante

Aunque suene loco, usar un jabón desodorante o antibacteriano, es un hábito que necesitas romper. ¿Por qué? Sencillamente porque este producto está fabricado con fragancias fuertes y otros ingredientes que tienden a eliminar la humedad de la piel, lo que puede causar una descamación extrema, sequedad y picazón.

Así que cuando salgas a comprar jabón,asegúrate de que no tenga fragancias, colores sintéticos, triclosán, formaldehído, triclosán y parabenos, porque lesionan la piel y causan sequedad y dermatitis anormales, por no mencionar lo que le hacen a su salud, ya que esas toxinas penetran directamente en tu piel.

Lo más recomendable es adquirir uno hidratante, sobre todo si eres adulto, porque a cierta edad, la piel se vuelve más delgada y pierde sudor, grasa y glándulas sebáceas.

Y si aceptas la sugerencia, puedes hacer algo artesanal, mezclando dos tercios por taza de jabón líquido de castilla, un cuarto de taza de miel, dos cucharaditas de aceite de oliva o de almendras dulces, una cucharadita de aceite de vitamina E y 50 gotas de aceites esenciales. La lavanda es excelente para la piel madura, así como para quienes sufren de eczema, psoriasis o acné.




También te puede interesar