¡Imperdible! Guía Para Comprar Una Alfombra Antifatiga

El cuidado de la salud es un acto de responsabilidad de cada ser humano y debe ser prioridad para tener una excelente calidad de vida en todos los niveles, especialmente cuando realizamos tareas que requieren que nos mantengamos de pie durante muchas horas, lo que ocasiona entre otras afecciones, fatiga, tendinitis, artritis, dolor en las rodillas, musculares y hasta problemas circulatorios.

Afortunadamente, hay una estupenda solución para evitar mayores daños a nuestro cuerpo durante la jornada en el hogar o en el trabajo: Las alfombras antifatiga, diseñadas para estimular los músculos de las piernas con pequeños movimientos que mejoran la circulación de la sangre y disminuyen los efectos de estar de pie durante tanto tiempo. Sin embargo, esta no es la única ventaja que ofrecen estas esteras, ya que además son antideslizantes y protegen el piso.

Comprar una alfombra antifatiga puede parecer una tarea simple e intuitiva, y en realidad es mucho más compleja cuando se trata de elegir una de calidad a un precio excelente. Sin embargo, no conocer la calidad del tapete puede ser perjudicial para los resultados y los beneficios que esperaba recibir.

¿Cuándo adquirir una alfombra antifatiga?

Lo primero es determinar si realmente necesitas una alfombra antifatiga. Tener una suave y cómoda al levantarnos de la cama o al estar en el baño es inigualable. Pero, ¿Cuándo permaneces en un mismo lugar más de una hora este tipo de tapete es el adecuado? No. Estas alfombrillas no tienen las cualidades de amortiguación y soporte necesarias para mantenerte de pie durante un largo período de tiempo. Así, que es momento de pensar en adquirir una.

Toda persona con afecciones en los pies, rodillas o espalda debe adquirir una alfombra antifatiga para evitar o reducir, según sea el caso, el cansancio causado por estar de pie durante un tiempo prolongado, ya sea en la cocina, el baño o en el lugar de trabajo. Por ejemplo, el cocinero medio o el cocinero casero puede beneficiarse enormemente de una alfombra antifatiga para evitar problemas en las piernas y los pies. Para quienes pasan horas parados una alfombra antifatiga es esencial.

Tipos de Alfombras Antifatiga

 

En el mercado hay una gran variedad de alfombras antifatigaguia-para-comprar-una-alfombra-antifatiga elaboradas tanto para su uso dentro de la empresa como para actividades en el hogar. La elección de una estera adecuada va a depender de sus necesidades, ya que, si el piso es de cemento o de baldosas de cerámica, una hora de pie puede ser agotador. A continuación, te presentamos los tipos de tapetes y sus diferencias.

Espuma

Las alfombras antifatiga elaboradas de espuma se encuentran en un hogar promedio. Ofrecen suficiente soporte y comodidad para tareas cotidianas debido a que tienen de 1/4″a 3/4″ de espesor. Son personalizables e ideales para actividades livianas y cortas en el cuarto de baño, cocina o lavandería.

Espuma de caucho o gomaespuma

Las alfombras antifatiga de espuma de caucho o gomaespuma son más duraderas que las de espuma. Proporcionan un soporte sólido y comodidad suficiente. Están diseñadas para durar y ofrecer comodidad en los entornos más duros, como talleres, garajes y plantas de fabricación. Pueden adaptarse a cualquier espacio de trabajo porque vienen ordenadas como piezas de enclavamiento individuales.

Caucho duro

Las esteras antifatiga de goma dura ofrecen un gran soporte y durabilidad extrema, pero muy poca comodidad, lo que las hace ideales para talleres mecánicos, la industria manufacturera y talleres de madera. Estas esteras antifatiga generalmente tienen orificios que evitan que las partículas y líquidos descansen sobre la misma alfombra.

Dónde encontrar tapetes antifatiga

Si prefiere comprar en línea, encontrará una buena variedad de tipos y precios de esteras disponibles a través de internet. Para compras personales, las alfombras cubiertas de vinilo alfombradas y de espuma se pueden encontrar en la mayoría de las tiendas de mercancía. Las alfombras de goma que se enclavan se venden en paquetes en ferreterías o grandes tiendas de mercadería. Las rellenas de gel están disponibles en línea y las de grado industrial se pueden encontrar también en línea o en tiendas de equipos industriales o de seguridad.

Diferencias entre las alfombras comunes y las alfombras antifatiga

Las alfombras comunes

Las alfombras comunes con un respaldo de goma otorgan mayor seguridad y tienen suficiente soporte y amortiguación para tareas livianas. Y si son lavables mucho mejor, aunque no son la única opción. Las hay de goma o espuma de vinilo para uso doméstico, pero pueden carecer de propiedades antifatiga y simplemente proporcionan una amortiguación ligera. Además, hay alfombras de goma para enclavamiento, diseñadas para talleres o áreas de juego muy prácticas y económicas para tareas livianas, dependiendo del uso.

Las alfombras antifatiga de gel

Las alfombras antifatiga de gel son ideales para actividades livianas y encajan perfectamente en la cocina, todo depende del gusto de cada persona y sus necesidades. Estos tapetes son costosos lo que significaría una limitante a la hora de pensar en adquirirla. Si bien es cierto que en el mercado hay una variada gama de estas alfombras que se ajustan a las actividades de cada persona, para los que pasan horas en la cocina este es el tapete que necesita.

Para uso industrial, la alfombra antifatiga debe tener como mínimo 3/8” de espesor y debe estar elaborada con propiedades especiales para aliviar el estrés del pie. Para una buena elección, debe buscar un patrón superior que sea fácil de limpiar y adecuado para el tipo trabajo pesado que realiza. Para estos casos, quizá no encuentre una alfombra muy estética, pero recuerde que la calidad es lo que cuenta, y esa es una pequeña compensación cuando se trata de aliviar el dolor en el pie.

Medidas sanitarias y de seguridad

Sea cual sea su elección, por razones sanitarias, la alfombra antifatiga debe ser lavable, ya que las de cocina pueden albergar bacterias alimentarias y las de baño son propensas a los gérmenes. Para uso industrial, una alfombra con una rejilla o una superficie con gran cantidad de piedritas es ideal porque se puede lavar con una manguera, en cambio sí se usa en la cocina puede ser difícil mantenerla limpia.

Es importante que cuando la capa superior se agrieta o se despega sea cambiada por otra, debido a que la limpieza no será óptima. Leer la información del producto siempre es esencial porque allí conocerá las indicaciones de uso y mantenimiento. Por razones de salud asegúrese de lavarla o desinfectarla.

Otro dato importante es que para evitar tropiezos debe elegir una alfombra con bordes cónicos que no impiden la transición del piso al tapete. Para personas con problemas de estabilidad se debe evitar colocar una alfombra de espuma suave debido al riesgo de caída que existe para ellos, puesto que el grosor es superior e impide la transición del piso.

Cualidades de una alfombra antifatiga

Una alfombra de goma densa produce menos cansancio que una alfombra suave y además proporcionará un mejor soporte. Pero esto no es todo, una alfombra antifatiga adecuada se diseñará en base a cualidades que alivian la fatiga del pie.

Agregar una cubierta de vinilo a una estructura de espuma puede ser una sensación cómoda, pero cuando se quiere reducir la fatiga del pie, simplemente no es suficiente.

Una alfombra de espuma demasiado suave puede verse y sentirse agradable, pero constantemente se balanceará sobre la alfombra, de forma similar a caminar sobre arena. Lo que puede ser extremadamente fatigoso a largo plazo. Este acto de equilibrio también desplaza incorrectamente el peso y eso puede llevar a problemas de salud. Para los chefs que pasan horas cocinando, este tipo de alfombra es demasiado liviana para proporcionar una buena amortiguación.

Las alfombras que tengan al menos 3/8”, 1/2”, o 1” de grosor serían las mejores, pero no demasiado altas porque representan un riesgo de tropiezo. Las mejores alfombras deben tener bordes biselados o cónicos, dependiendo del tamaño, para evitar caídas, haciendo que la transición del piso a la colchoneta sea más fácil y segura.

El tamaño también es importante a la hora de elegir una alfombra antifatiga. Si es para uso industrial, una cuadrada o larga puede ser genial, pero para el uso en la cocina, busque una alfombra rectangular de al menos 2’x3′ de largo, aunque una más larga de 6’x8′ es ideal para evitar sacarla constantemente. Es recomendable no colocar una donde tenga un pie dentro y un pie fuera para evitar problemas de postura. Lo ideal es medir el área antes de comprarla.

Otra de las cualidades que deben tener las alfombras antifatiga de uso industrial para mayor visibilidad y seguridad, es las fronteras de rayas amarillas aprobadas por OSHA.

Las ideales para un mejor agarre del pie y así evitar posibles resbalones y caídas son las alfombras antifatiga con superficies texturizadas.

Deben ser resistentes a productos químicos, a fin de proteger a los trabajadores de caídas o daños causados ​​por productos químicos peligrosos.

La tecnología de drenaje es una característica que no debe faltar en las alfombras antifatiga, ya que elimina los peligros resbaladizos al drenar líquidos y desechos a través de los orificios de drenaje y las ranuras.

Una alfombra antifatiga de uso constante debe ser resistente a las manchas puesto que permite un bajo mantenimiento debido al poder de lucha contra estas.

Para espacios donde se corra el riesgo de descargas eléctricas, las alfombras antifatiga con disipativo estático son ideales porque absorben estas descargas y te mantienen seguro.

Las alfombras antifatiga expuestas a altas temperaturas deben ser resistentes al calor para evitar que se derritan.

Factores para comprar una alfombra antifatiga de calidad

Una vez identificadas las cualidades y el tipo de alfombra antifatiga que desea adquirir, hay que tomar en cuenta en los siguientes factores:

Precio

Como se mencionó anteriormente, el precio de las alfombras antifatiga varía de acuerdo a su diseño. Los tapetes comunes serán más económicos que los elaborados con materiales que dan más soporte y amortiguación. Hay que considerar que cuanto más costoso sea, tendrá mayor calidad y mejores beneficios para la salud. Y si tomamos en cuenta los estudios científicos que hablan de los efectos perjudiciales para la salud que ocasionan no tener una alfombra antifatiga, bien vale la pena invertir en una mejor.

Garantía

Para asegurarse de que alfombra antifatiga que desea comprar está protegida, verifique las garantías y limitaciones del producto.

La prueba de condición

Esta prueba determina si una alfombra antifatiga está en buenas condiciones. Para hacerla párese sobre ella, salga rápidamente y observe si vuelve a su forma original, de ser así, está en buenas condiciones, si no vuelve a su forma original es antigua.

Presión

Cada persona es única, por ello es importante encontrar una alfombra que ofrezca un equilibrio perfecto de presión para adaptarse a su tipo de cuerpo. Así que una demasiado firme no dará el confort o la circulación adecuada, mientras que una alfombra antifatiga demasiado blanda se moverá con facilidad y lo agotará al tratar de mantenerse inmóvil.

Evitar productos con rasgos anti-fatiga

Las imitaciones no son buenas, y una alfombra con rasgos o semejanzas antifatiga no ofrece los mismos beneficios, ni el mismo soporte y comodidad que una alfombra antifatiga original. Por ello, es imprescindible adquirir una alfombra antifatiga de calidad.