mejor-pala-para-carbon

Las 5 Mejores Palas Para Carbón Que Potenciarán Vuestro Fuego de Barbacoas

mejor-pala-para-carbonDesde que mi afición por las barbacoas creció, todos mis amigos quieren que sea el encargado de asar. Pero nada peor que ser el encargado de hacer fuego en una barbacoa y no tener la mejor pala para carbón entre los utensilios.

Y el problema no es sólo que la gente no sabe la importancia de comenzar bien la parrilla para poder tener una carne exquisita, sino que mucho pretenden encender el carbón con una carbonera de construcción muy aparatosa, de gran capacidad y que no permite manipular bien los trozos de mineral.




¿Cuál es la mejor pala para carbón?

Debéis considerar comprar una pala especializad de buena calidad a si vuestro kit utensillos de barbacoa no viene con una. De esta forma que la tarea de prender, partir y distribuir el carbón se os facilitará mogollón. Además, os mantendrá limpios y seguros, eliminando el polvo suelto o las quemaduras de usar las manos para mover los trozos ardiendo.

En este producto poco tiene que ver la marca, en cambio, os aconsejo buscar un material resistente. Las palas fabricadas de elementos metálicos como el acero inoxidable resistirán las altas temperaturas del fuego y durarán más.

Debéis pensar en esto como una inversión que estará con vosotros durante años de buenos asados y paellas así que no temáis a este mercado.

A continuación te presentamos las mejores palas para carbón: 

1. Pala para Carbón y Cenizas de Steven Raichlen

Sólida y manejable

Para comenzar esta comparativa una pala básica de aluminio súper duro os encantará. Es de tamaño portable y os ayudará a la perfección para mover los trozos de carbón de la bolsa a la barbacoa tanto al comenzar el encendido como para verter carbones frescos al fuego.

2. Cubo y pala 220060 de Star Feu

Resistente metal galvanizado

Este dúo es perfecto para recoger cenizas, depositar leña o trasladar briquetas ardiendo sin accidentes. El cubo viene con forma cónica que facilita la recogida del polvo y la pala tiene un mango de madera que sirve como antiresbalante y minimizador del calor para las manos.

3. Set de dos palas para carbón de Brushmann

Calidad y adaptabilidad

Si una pala es buena, tener dos es perfecto. Este combo lo recomiendo para principiantes pues cada pala recoge suficiente medida de carbón para una parrilla, mediana o grande, así sabréis cuánto echar. Hará que todo el espacio sea mucho más fácil de limpiar y esté ordenado.

4. Pala para carbón 2000011684 de Campingaz

Comodidad y elegancia

Este modelo es tanto bonito como asequible. A mí me ha servido de maravilla para recoger los carbones en paellas al aire libre. Las brasas ardiendo no queman cuando las distribuyes y es muy útil para añadir o quitar cenizas de forma ordenada. ¡Os va a encantar!

5. Pala para carbón de de Unbekannt

Seguridad máxima

Este es sin duda la pala menos costosa. Un poco más rustica pero muy útil por su mango largo que garantiza manos limpias y sin quemaduras. Es más conveniente para barbacoas de jardín por su diseño. Además, los bordes elevados aseguran una buena excavación en briquetas y leñas.




¿Cuánto carbón usar en una barbacoa?

La pala os ayudará a echar y recargar el carbón de mejor forma pero para que esta cumpla su función de forma completa debéis saber la cantidad a usar. Sin embargo, esto dependerá de qué tipo de carne o comida estéis cocinando, para cuántas personas y qué tan caliente querréis que quede.

Para tener mucho calor deberéis llenar la barbacoa completa. Pero si queréis un calor medio os aconsejo poner tanto carbón como para ocupar la mitad o ¾ de la parrilla, además no la rellenéis muy seguido para que de esta forma el calor inicial se disipe lo suficiente. Y si buscáis una temperatura baja con un cuarto de la chimenea llena bastará.

Esto a su vez dependerá de la distribución espacial de las briquetas. A más capas y concentración acumulada más temperatura obtendréis y la chimenea permanecerá caliente más tiempo, ideal para cocinar varias rondas de asado.

¿Cómo conocer el calor de las brasas?

Si no contáis con un termómetro para medir la temperatura exacta de vuestras brasas hay una prueba que podréis hacer fácilmente con las manos.  La cantidad de tiempo que vuestra palma resiste el calor sobre la rejilla sin necesidad de retirarla os indicará qué tan caliente está.

Si aguantáis unos  2 o 3 segundos el fuego está alto, si es de 5 a 6 segundos el calor es medio y  está listo para la carne y si podréis tener vuestra mano sobre la parrilla de 8 a 10 segundos es probable que tengáis un fuego muy bajo y tengáis que rellenar con la pala más trozos de carbón.

¿Cuál es la mejor forma de organizar los carbones?

Todos tenemos un truco que nos funciona y sin embargo siempre queremos aprender nuevas técnicas para incorporar a nuestras barbacoas. Es por eso que conocer las diversas maneras de arreglar el carbón con la pala os ayudará no solo a perfeccionar vuestra rutina, si es que ya tenéis una, sino a experimentar y disfrutar de cada nueva oportunidad de estar frente al fuego.

Calor directo

Esta forma es perfecta para los cortes finos de carne y para alcanzar altas temperaturas. Básicamente lo que se hace es extender todos los carbones en una sola capa sólida que cubra toda la rejilla de cocción inferior. Tenéis que considerar que de esta forma usaréis mucho carbón.

A dos zonas

Esta técnica permite cocinar casi todo, en especial productos como el pollo, las chuletas y los mariscos. Consiste en distribuir los carbonos sobre un lado de la barbacoa dejando la mitad libre. Esto brinda la posibilidad de aprovechar tanto el calor directo para quemar, si se cocina sobre los carbones, como el calor indirecto que queda en el lado vacío y que permite una cocción más lenta y controlada.

Paralela

Este truco es una variación de la forma anterior. En lugar de dejar vacía la mitad de la parrilla, debéis distribuir el carbón a ambos lados y dejar un espacio en medio, de esta manera el calor entrará por ambos costados y podréis cocinar mejor las piezas grandes, los pollos o pavos enteros.

Serpiente de carbón

Como si se tratase de una culebra enrollada los carbones deben ir en forma de circular alrededor de la rejilla. Y en sus extremos, como la cola y la cabeza,  pondréis unos ocho carbones encendidos que luego irán pasando su calor a toda la serpiente. Esta técnica cocina a fuego bajo y debe ser rellenada con más carbón pasado el tiempo.

Fumado

Este método es perfecto para crear esa sensación de ahumado que agrega un sabor único. Para ello debéis agregar al carbón algunos trozos de madera dura empapada en agua. Esta forma es de cocción lenta y calor indirecto a muy baja temperatura, tardaréis más pero la barbacoa os quedará de rechupete.