Las 5 Mejores Sillas Gaming con Las que No Podrás Separarte de La Pantalla

La silla no suele considerarse como un elemento imprescindible para el “jugón”. Pero encontrar sillas gamer baratas que permitan pasar un montón de horas frente a la pantalla sin sufrir dolores ni molestias ayuda, y mucho, a que la experiencia de juego sea más satisfactoria. Sobre todo porque además de ser cómodas y ergonómicas, no cuestan demasiado y permiten que nos gastemos nuestros preciados ahorros en otros accesorios.Por eso, después de buscar entre lo que hay disponible en el mercado, he hecho una recopilación de las opciones con una mejor relación calidad precio en lo que a sillas gaming se refiere.

¿Cuál es la mejor silla gaming?

En las sillas gaming unos valoran más el diseño, otros la comodidad, y otros el precio. En general, todas las sillas que  se citan a continuación pueden considerarse una buena compra, ya que cumplen sobradamente con lo que se puede exigir a una silla de este tipo.La elección más adecuada depende de a qué factores des más importancia. Para que cada uno elija en función de sus preferencias, he elegido 5 modelos con diferentes características.A continuación te presentamos las mejores sillas gaming: 

1. TecTake Silla Racing

-Acolchado extra grueso para asientos flexibles y cómodos-Base estable con 5 ruedas dobles seguras-Inclinación graduable-Posición inicial bloqueada- Superficie ergonómica en el asiento y en el respaldoLo que me gusta:
  • Cómoda y barata
  • Se monta fácilmente
Lo que no me gusta:
  • Los acabados podrían ser mejores

2. Silla oficina ejecutiva deportiva Homcom

-Regulable en altura-Respaldo reclinable y de tela perforada transpirable-Base con 5 ruedas-Reposabrazos acolchadosLo que me gusta:
  • Su estética (si te gustan las sillas gamer deportivas pero no demasiado llamativas)
  • Aguanta mucho peso sin problemas
Lo que no me gusta:
  • No es de las más fáciles de montar

3. Robas Lund Racer 5

-Brazos ajustables verticalmente en 8 posiciones-Base de aluminio-Cojín lumbar-Asiento bloqueableLo que me gusta:
  • La calidad de los materiales
  • La sensación de comodidad de los acolchados
  • Es totalmente regulable: altura, reposabrazos…Sean cuales sean tus características físicas puedes adaptarla a ti
  • Se monta con facilidad y rapidez
Lo que no me gusta:
  • Es un poco pesada

4. Silla gamer HJH

-Asiento ajustable en altura-Reposacabezas integrado con respaldo y mecanismo de inclinación ajustable-Asiento grueso tapizado y respaldo acolchado, cuero sintético-Brazos curvos dotados de almohadillas de apoyo-Base de plástico y ruedas con freno de seguridadLo que me gusta:
  • Resistente, fuerte y cómoda
  • El diseño es muy deportivo, ideal si lo que buscas es que se vea que es una silla gamer
  • Muy fácil de montar
Lo que no me gusta:
  • Por una cuestión de seguridad, las ruedas ofrecen resistencia cuando no estás sentado, lo que hace algo incómodo moverla de sitio

5.

-Materiales: cuero sintético, esponja, piezas de plástico- Ruedas de poliuretano silenciosas, adecuadas para suelo duro- Reposacabezas acolchado- Dimensiones del asiento 50×53-Altura ajustable 45-55 cmLo que me gusta:Precio imbatibleEl recubrimiento se limpia fácilmenteCalidad superior a otras sillas de precio similarEl respaldo es de tela transpirable, por lo que no se acumula calor cuando la usas durante muchas horasLo que no me gusta:
  • Para periodos prolongados, no es tan cómoda como otras

¿Qué es una silla gaming?

No solo son muy populares entre los gamers, sino que además abundan en el mercado, por lo que la variedad que te vas a encontrar es muy amplia. Son sencillamente sillas pensadas para esos jugadores que pasan horas y horas disfrutando de los mejores títulos en sus videoconsolas, por lo que necesitan sentarse en una silla que les dé comodidad y que evite todos esos problemas que se generan por jugar en sillas incómodas: dolores de espalda, de cuello, problemas de postura y mucho más.

Lo que hace que una silla sea para gamers

¿Te has preguntado qué diferencia a una silla normal de una para gaming? Es que, así como los teclados gaming o cualquier otro accesorio para los jugadores, las sillas también tienen características que las hacen especiales. Por eso es que hay bastantes diferencias y son muy marcadas. Hablemos de ellas ahora:

Al estilo de los autos de carrera

Como dato interesante, vale la pena saber que las sillas gaming surgen como una respuesta a los juegos de carrera al estilo de Need For Speed. Es por eso que se ven como asientos de autos de carrera y la razón por la cual buscan imitar la sensación y comodidad que se pueden experimentar al volante de un bólido.Así, cuentan con espaldares bastante altos, laterales que sobresalen bastante, así como acolchado adicional en la mayor parte de la superficie. Y casi siempre vas a ver que los lados del espaldar tienen esos bordes hacia adentro, así como cortes y formas que ayudan a darle un toque aún más deportivo y moderno.

Diseños coloridos y con logo

Este es otro punto en el cual este tipo de silla sobresale del resto. Es que, a diferencia de una aburrida silla de oficina, una silla gaming tiene que contar con un diseño super colorido, llamativo y atractivo. Es una manera de atraer y de crear esa sensación de auto de carrera, de aventura, de diversión y adrenalina.Por lo general, cuentan con un color principal y otro que ayuda a acentuar el diseño. Así es como te las vas a encontrar de cualquier combinación posible, desde los colores más bajo perfil y elegantes como el blanco y negro, hasta los más llamativos, como el rosa, el verde manzana o el azul eléctrico.Otro punto que las hace destacar por sobre las demás sillas del mercado es que suelen incluir otro importante detalle: el logo. Aunque no se trate del detalle más económico, lo cierto es que ayuda a darle un moderno toque a la silla y hace que se vea totalmente genial.

Se reclinan por completo

La mayoría de las sillas para gaming se reclinan en su totalidad, lo cual te permite jugar totalmente acostado, descansar un rato mientras ves la tele, compartir video en vivo y prácticamente lo que te plazca. También son super útiles si tienes un Occulus, algún otro accesorio de realidad aumentada o hasta simuladores de carrera que necesiten que te recuestes hacia atrás.Esto es algo que jamás te encontrarías en una silla para oficina o, incluso, en sillas para salones de clase o para usar en la computadora, por ejemplo. La razón detrás de esto es que hay un problemilla con la seguridad. Es que, en sillas regulares, el reclinado total podría causar que la silla se voltee contigo encima, además de que un trabajador o un estudiante casi nunca va a necesitar que su silla se recline hacia atrás.En el caso de las sillas de gaming, están diseñadas para no voltearse, inclusive cuando se encuentra en el mayor ángulo de inclinación. Es una función que cuesta un poco más, pero que bien vale la pena tener por un poco más de comodidad.

El mecanismo

Tiene que ver con la forma en que puedes ajustar la silla tanto en altura como en inclinación o reclinación y existen varios tipos de mecanismos. Por lo general, las sillas gaming suelen venir con sistemas un tanto sencillos, aunque siempre podrás encontrar los más complejos y versátiles si puedes pagar un poco más.Veamos cuáles son esos mecanismos:
  • Mecanismos giratorios: son de los más económicos porque, en realidad, son bastante sencillos. Te permiten tener la silla bloqueada en la posición normal pero también la puedes desbloquear para que la puedas mover un poco, casi como una mecedora.
Simplemente vas a hacer un movimiento hacia atrás y la parte frontal se levantará, con lo que tus pies subirán y, claro, se despegarán del suelo.
  • De rodilla: significan una mejora del mecanismo anterior y cuentan con el punto de pivote en la parte justo detrás de la rodilla. Así puedes mover la silla sin que tus pies se despeguen del suelo.
  • De sincronización: el ángulo del asiento va a cambiar una vez que reclinas el espaldar. En este mecanismo, la silla no hace ese movimiento de mecedora como es el caso de los dos sistemas anteriores, sino que el movimiento resulta mucho más controlado y, por ende, vas a poder recostarte sin perder una posición totalmente ergonómica y cómoda.
  • Multifunción: es uno de los sistemas más versátiles, ya que te permite ajustar tanto el ángulo del asiento como del espaldar de maneras 100% independientes. Por eso es uno de los únicos mecanismos con los que podrás tener el asiento inclinado hacia adelante sin problema alguno.
  • De auto ajuste: es uno de los más populares y, como ya te imaginarás, de los más costosos, ya que realmente lo vale. En este tipo de mecanismo, tanto la inclinación del asiento como del espaldar se ajustan automáticamente según el peso y posición del usuario. No tendrás que jugar con las perillas o palancas, puesto que la silla lo hará todo por ti.

Ajustabilidad limitada

Aunque son geniales para jugar y en realidad sí resultan mucho más ajustables que la mayoría de las sillas de oficina o para el hogar o las clases, las sillas gaming tienen un par de limitaciones en cuanto a su capacidad para ajustarse a tus requerimientos. Esto te lo comento porque muchas veces nos hacemos expectativas demasiado grandes que no podrán ser cumplidas ni por los productos más caros o de la mejor calidad del mercado, y que, a final de cuentas, van a dificultar el proceso de compra.
  • Sobre el espaldar, cabe acotar que lo normal es que la única función disponible sea la reclinación del mismo. En la mayoría de los casos, vas reclinando la silla hasta que llegas al punto en el que te sientes a gusto. Allí, debes bloquear el mecanismo y la silla mantendrá la posición.
No obstante, hay algunas sillas que sí permiten otra función, que es el ajuste de la altura del espaldar. Esto te ayuda a obtener un ajuste todavía mayor, para garantizar que cuentes con todo el soporte lumbar y de la espalda alta que necesitas.
  • Soporte lumbar: no esperes que una silla gaming te ofrezca demasiado soporte lumbar. Es que, por sus diseños y configuraciones, suelen ser bastante sencillas en este aspecto, así que vas a tener que buscarte una almohada hecha especialmente para esto. De hecho, algunas marcas están al tanto de esta falta y te hacen llegar, junto a tu silla, una buena almohada para que cuentes con todo el soporte lumbar que necesites.
  • Deslizamiento del asiento: con este cómodo mecanismo puedes ajustar tu asiento en un plano horizontal, logrando así la distancia ideal entre la parte trasera de tus rodillas y la silla propiamente dicha. Por lo general, es una función que se suele ver en las sillas de oficina más caras, mientras que las de gaming no suelen incluirla.
  • Apoyabrazos: los apoyabrazos de las sillas gaming tienden a ser bastante sencillos. De hecho, los modelos más baratos no se pueden ajustar en lo más mínimo y no ofrecen demasiada comodidad que digamos. No obstante, sí hay algunos apoyabrazos que se pueden ajustar en altura y hasta girarlos, dándote al menos dos formas de adaptarse mejor a ti. También los hacen bastante suaves al tacto y ergonómicos.

Calidad de la importación

Algo que muchas personas no saben es que la mayoría de las sillas para gamers son hechas en China. Esto se traduce en que sus estándares de calidad no serán tan altos como los de, por ejemplo, los productos hechos en Europa o Norte América. Claro que esto no quiere decir que sean de mala calidad o que no cumplan su cometido, sino que pueden tener uno que otro detalle de fabricación, como errores en algunas costuras o colores que no se corresponden del todo.Es por eso que sus precios pueden ser bastante bajos, incluso más que los de las sillas de oficina.

Garantía corta

Otro problema que surge del hecho de que sean una importación china es que, aunque los marcos sí vienen con garantías de por vida, las demás partes no cuentan con garantías muy prolongadas. Esto se debe a que, debido a esa misma falta de un control de calidad estricto, las diferentes partes de la silla son más susceptibles a cualquier daño y, por ende, será necesario reemplazarlas un tanto antes de lo previsto.Para el fabricante, la forma de evitar tener que reemplazar muchas partes por concepto de reclamos de garantías es reduciendo el tiempo de la misma. Así, te encontrarás con que las partes acolchadas, los apoyabrazos, o los espaldares cuentan con garantías de tan solo unos 2 años o a veces menos.Otra razón por la cual las garantías suelen ser tan cortas podría no venirte a la mente tan rápidamente, pero sin dudas tiene mucho sentido. Hablamos de que el ambiente en el cual se usan las sillas de gamers es totalmente impredecible. El fabricante no tiene una media más o menos exacta para saber cuántas horas al día se usará la silla o en dónde. Es decir, no puede determinar con facilidad el nivel y tipo de uso del producto como para poder marcar un lapso de tiempo más largo.Es el caso contrario de las sillas de oficina, por ejemplo, con las que sí se conocen con mucha más exactitud todos esos detalles. Por ejemplo, el fabricante puede calcular que la silla se usará unas 40 horas a la semana, basándose en el turno de trabajo común de 8 horas al día. También podrá deducir que el nivel de uso no será tan alto o desgastante, ya que el producto estará en un ambiente de oficina, donde no hay actividades que generen muchos daños a los diferentes componentes.Y, finalmente, las sillas gaming suelen ser usadas por adolescentes o niños, un público que, por lo general, suele tratar sus pertenencias con un poco menos de cuidado, por decirlo de alguna manera.

Una repasada final

Distinguir una silla gaming de una de oficina será bastante sencillo tanto por su apariencia como por sus funciones y la comodidad que ofrece. Pero lo más importante de todo es que con el tiempo irás notando muchas mejoras para tu salud y tu nivel de juego, ya que la comodidad y opciones ajustables te ayudarán a sentirte mejor y a liberarte de todo ese estrés que te nubla y evita que des lo mejor de ti en la arena digital. Y justamente de eso hablaremos a continuación, de los beneficios que otorgan las sillas gaming.

Tu espalda y cuerpo lo agradecerán

Jugar videojuegos puede ser una de las mejores formas para desestresarnos y desconectarnos un rato de la realidad. No obstante, no hay que olvidarse de la salud y descuidar nuestros cuerpos mientras jugamos. Por eso, antes de que aparezca cualquier síntoma del juego excesivo e incómodo por pasar demasiado tiempo sentados en sillas de baja calidad, es mejor hacerse con una buena silla gaming.A continuación, veamos cuáles son todos esos geniales beneficios que pueden ofrecernos.

Mejoran la postura

¿Cuántas veces te has encontrado encorvado después de horas y horas de darle caña a tu videojuego favorito? O simplemente tu pareja, tu hermano o tu madre entran a la habitación y te advierten de que tienes una pésima postura. Si eres un verdadero gamer, lo más seguro es que hayas vivido esto, así como el dolor asociado a esta mala postura.Lo peor es que no solo el dolor te va a fastidiar, sino que, si no corriges este problema a tiempo, más adelante te verás con problemas graves de espalda o hasta con una terrible joroba. Tampoco te verás demasiado bien caminando jorobado por ahí. Las chicas sin dudas se verán ahuyentadas y hasta te podría ir mal en alguna entrevista de trabajo. Recuerda que no es solo un tema de salud, ¡una buena postura te hará ver mucho más seguro y confiado de ti mismo!

También mejora la circulación

Así como un buen monitor gaming te dará una altísima calidad de imagen o hasta podría cansarte menos los ojos, una silla de calidad hará que tu sangre fluya mejor hacia tus piernas. Es que, con las sillas tradicionales, los ejes suelen bloquear el flujo sanguíneo justo detrás de las rodillas, por lo que sentirás que tus piernas se entumecen cada cierto tiempo. Claro que también sentirás esa horrible y molesta sensación de hormigueo en las extremidades inferiores.Ahora, tal vez creas que es una pequeña molestia repentina y que no causa mayores inconvenientes a largo plazo pero la verdad es que puede ser terrible para tus pies y piernas, pudiendo causar várices y otros padecimientos en las piernas.Lo mejor es contar con una buena silla para videojuegos, ya que suelen venir con bordes que no cortan la circulación, permitiendo que pases muchas horas jugando y que tus piernas se sigan sintiendo como si nada.

Tu columna también lo agradecerá

La delicada espalda también se beneficiará de las sillas gaming en otro sentido diferente al mejoramiento de la postura: pueden darle un cariñito a tu columna.Si has jugado con sillas tradicionales o de oficina, es decir, no diseñadas para jugar videojuegos por largas horas, sabrás que muchas veces la columna termina molestando. Lo bueno de las sillas gaming es que ofrecen ese soporte y comodidad que permite que la columna mantenga una posición lo más natural y cómoda posible, evitando dolores innecesarios, así como molestias más graves a futuro.

Mejora tu nivel de juego

¿Por qué crees que los gamers profesionales siempre están armados con sillas gaming de última generación? Es que esas mismas ventajas para la salud y comodidad ayudan a mejorar tu rendimiento. ¿De qué manera? Pues es sencillo, cuando nada te duele y te sientes tan cómodo como si flotaras sobre una nube, resulta mucho más fácil concentrarse en el videojuego y dejar atrás el estrés o las incomodidades.Imagina jugar sin esa sensación de hormigueo en las piernas de vez en cuando, o sin ese dolor de espalda que te fastidia más que el jefe más rudo del videojuego. Créeme que tanto tu rendimiento como tu salud de lo van a agradecer.

Sillas para videojuegos o de oficina: ¿cuál me conviene más?

¿Todavía no te has decidido a comprar una silla de videojuegos y estás tentado a usar la vieja silla de oficina que tienes olvidada en tu casa? Pues dale otra revisada a eso y piénsalo dos veces, porque las sillas gaming son, sin lugar a dudas, la mejor opción para jugar por largas horas y con muchísima comodidad. Es como intentar escoger entre cascos gaming y cascos tradicionales: las prestaciones de los modelos para gaming siempre serán mucho mejores y más atractivas para sacarle el máximo provecho a tus juegos.
  • Una buena silla para oficina puede ser muy cómoda pero le va a faltar un par de cosas. Lo primero es el diseño llamativo, moderno y actual. Es que, por lo general, son bastante aburridas, ya que están hechas para estar metidas todo el día en una oficina.
Lo otro es que, a menos que gastes muchísimo dinero en un modelo de la más alta gama, una silla de oficina no te va a ofrecer apoyabrazos ajustables, mecanismo de mecedora o un espaldar reclinable, que resulta tan importante para jugar con total comodidad o hasta para ver la tele o descansar un rato sin hacer nada.En general, son una buena opción para jugadores muy esporádicos o que prefieren que su habitación o lugar donde juegan se vea más serio y, seamos honestos, un poco aburrido. Si, por el contrario, eres un apasionado de los videojuegos, necesitas comodidad adicional, bastante capacidad de hacer ajustes y quieres que tu espacio lo refleje, te recomiendo una buena silla gaming.
  • Las sillas gaming, por su parte, comienzan diferenciándose en gran medida gracias a sus diseños llamativos y modernos, que ya hemos discutido antes. También vienen con funciones geniales para darte toda la comodidad que necesites, como mecanismos de reclinación, apoyabrazos que giran, movimiento de mecedora, entre otras.
Básicamente se trata de una elección entre un producto hecho para un uso diferente y para un público más general -como las sillas de oficina-, y un producto especializado, pensado en lo que realmente necesita el gamer moderno. La respuesta es bastante sencilla y realmente vale la pena darle una oportunidad a estas sillas especiales.

Híbridos entre sillas gaming y de oficina

Como sucede con todos los productos, los fabricantes siguen buscando maneras de innovar y de ofrecer ese producto más versátil y que pueda resolver más necesidades. Por eso es que algunas marcas venden sillas que cumplen ambas funciones, ya que pueden ser usadas tanto para trabajo de oficina, como para jugar videojuegos por horas y horas sin parar.Lo bueno es que, si de repente necesitas una misma silla para tus trabajos del cole, la universidad o el trabajo y para divertirte con tus videojuegos, estas suelen ser una buena opción. No obstante, no son tan convenientes para jugadores empedernidos, ya que no suelen incluir las opciones más geniales de una buena silla de gaming especializada.

¿Valen la pena las sillas más caras?

¿Realmente vale la pena invertir en una silla de alto precio? Lo probable es que la respuesta sea que sí, porque así como sucede con las laptops gaming, los modelos de alta gama suelen ser los que mejores funciones ofrecen. No obstante, a veces intentan venderte productos de mala calidad por precios exorbitantes. Veamos, entonces, qué hace que un modelo costoso valga la pena:

Marco de acero

La durabilidad es un tema de suma importancia. Si la silla se siente demasiado ligera y además ves que está hecha de plástico, podrás estar seguro de que no durará demasiado tiempo. Por eso, lo mejor es escogerlas de acero. Son más costosas pero duran más.

Base de aluminio

Las bases de las sillas de menor calidad suelen ser de plástico o nylon, materiales que no aguantarán el peso de un gamer por muchos años. ¿La mejor opción? Bases de aluminio o incluso de acero.

Ruedas duraderas

Así como el marco y la base deben ser super resistentes, las ruedas también, ya que es allí donde la silla soportará todo el peso del jugador. Estas ruedas deben ser reforzadas y de materiales duraderos.

Apoyabrazos ajustables

Si vas a pagar por una silla cara, al menos asegúrate de que los apoyabrazos sean ajustables. Esto te va a permitir que puedas acercar la silla lo suficiente a la mesa y que tengas el acceso perfecto a tu teclado. No hay nada peor que tus brazos se queden cortos y no llegar al teclado con comodidad por culpa de una silla poco ajustable.

Un acabado de calidad

Con el paso del tiempo, los acabados alrededor de la parte superior del espaldar, del asiento y de los apoyabrazos comenzarán a mostrarse agrietados y con desgaste, sobre todo en las sillas de baja gama. Por el contrario, las de mayor nivel suelen ser mucho más duraderas y aguantan los maltratos mucho mejor, agrietándose mucho menos.

Buena construcción

La calidad de la fabricación se nota a simple vista en las costuras, las diferentes aberturas o las terminaciones de diversas piezas. Dales un buen vistazo a todos estos detalles.

Cuero sintético vs tela

Hablando de la calidad de construcción y los acabados, un tema de fundamental importancia es la cubierta de la silla. Ella determinará en gran parte la durabilidad de la silla y su calidad general.

Cuero sintético

Una buena parte de las sillas actuales están hechas con cuero, así que vale la pena darle un vistazo a sus características, ventajas y desventajas.Este material resulta más caro que la tela, ya que el proceso de confección y acabado lleva bastante más trabajo. Lo bueno es que es mucho más fácil darle un buen mantenimiento, ya que el cuero es muy resistente, a diferencia de la tela. Por ejemplo, si se te llega a derramar algún líquido, solamente le pasas un trapo húmedo o algún producto especial para limpiar cueros y listo. Queda como si no hubiera pasado nada.El único problema que se puede destacar del cuero sintético es que no resulta tan cómodo como la tela. Sí, después de varias horas de uso notarás que el producto no resulta tan cómodo para la piel o el cuerpo.

Telas o mallas

La otra opción disponible son las telas o mallas, que resultan más económicas que el cuero sintético. Se parecen bastante a las telas usadas en asientos de coches y lo cierto es que no varían demasiado entre marca y marca, así que podrás quedarte tranquilo y saber que, independientemente del fabricante, casi cualquier silla de tela valdrá la pena.Una de las mayores ventajas, aparte del mejor precio, es que la tela se siente bastante más natural que el cuero sintético y también es transpirable, así que, a la larga será más cómoda. No obstante, no tiene ese mismo toque elegante y de alta calidad del cuero.El gran problema es que la tela se mancha con muchísima facilidad y que no es fácil de limpiar. Por ejemplo, si llegases a botar una soda, helado o comida sobre la tela, ésta la absorberá con rapidez y te costará bastante sacarla de allí.

¿Cuánto cuestan las sillas gaming?

No te vayas a alarmar, pero estas sillas pueden costar desde unos EUR 70 hasta sobrepasar la barrera de los EUR 1000. No obstante, hay excelentes sillas que no pasan de los EUR 130 y que ofrecen excelentes prestaciones, como espaldares reclinables o marcos de acero.El tema es que esos modelos más caros incluyen otras funciones que resultan muy atractivas para los gamers más dedicados, como conector para los auriculares, conectividad directa con diferentes consolas como PC, Xbox o la PlayStation, o incluso vienen con unidades masajeadoras. No obstante, podrás llevarte a casa un modelo de alta calidad por el presupuesto que tienes en la mente y el bolsillo. Solo se trata de que analices bien qué es lo que necesitas, qué es lo que puedes pagar y qué modelo te lo puede ofrecer.

¿Para qué edades están diseñadas?

Si tienes un chico en casa al que le encantan sus videojuegos y te preocupa su comodidad y su salud, no le des más vueltas al asunto, ya que hay sillas hechas hasta para niños. También hay otras que se ajustan a adolescentes y adultos de diferentes edades y tamaños, así que bien podrías comprar una de estas y hasta varias personas podrían usarlas. O, inclusive, un adolescente podría usar un modelo así y mantenerse co el mismo a medida que vaya creciendo.El único tema al que habrá que prestarle especial atención es a la capacidad máxima de la silla, tanto en peso como en altura. No querrás comprarte una silla gaming que no soporte tu peso y que los mecanismos no funcionen adecuadamente por su falta de capacidad. O, peor aún, que se vaya a romper o desarmar en medio de una sesión de juegos y no solo pierdas tu partida, sino que también te hagas daño.Por eso, asegúrate siempre de leer las especificaciones del fabricante y revisar que la silla sea compatible con tu peso y tu altura.