mejores-lápices-portaminas

Los 5 Mejores Lápices Portaminas (Guía 2019)

Soy dibujante y con los años he gastado un pastón en lápices que se consumen a la tercera sacada de punta. Lo peor es que he notado que la pintura usada para decorar algunos de ellos me produce erupciones en los dedos.

Después de los gastos en talladores y sacapuntas y tras desarrollar esa rara patología he decidido sustituir los modelos de madera por el mejor lápiz portaminas disponible en la oferta.

Necesito algo que me de trazos gruesos, pero también finos y limpios, debe resistir mi mano. En general, me hace falta un producto de buena durabilidad y rendimiento.




¿Cuál es el mejor lápiz portaminas?

Cada cosa para su uso y un portaminas no será diferente. El aparato será bueno en la medida que seleccionéis el adecuado a vuestras necesidades. No es lo mismo uno para escritura, que uno para dibujo técnico.

Pero al margen de estas consideraciones, un buen aparato debe ser resistente, de mina fuerte, cómodo y ergonómico para no cansaros.

Si lo llevaréis con frecuencia en los bolsillos, uno con punta retráctil puede ayudaros a conservarlo mejor. Otras cualidades como minas de recambio, afiladoras y gomas de borrar son aspectos a tener en cuenta.

Un vistazo a esta lista puede resultaros útil.

A continuación te presentamos los mejores portaminas: 

1. Portaminas Koh I Noor 53591

Para dibujo y escritura

Dotado con mecanismo retráctil metálico, un afilador y otros aditamentos de interés, este lápiz mecánico es multiuso y está más que recomendado para escritura tradicional, dibujo técnico, e incluso hay quienes lo usan en bricolaje.

Es un producto, resistente de muy buena calidad, pensado para el trabajo de largo alcance, es menos liviano que otros parecidos, además, podéis colocarles minas de colores para resaltar el trabajo con diversas líneas coloridas.

Dadas sus potencialidades será un gran aliado en algún taller de trabajo, galería, la oficina, escuela o en la universidad.

2. Portaminas plateado Steadtler 2505

Liviano y de calidad

Encontrar un lápiz para hacer trazos apropiados en dibujo implica hallar uno que se adapte a vosotros y os haga más cómodo el trabajo.

Este, de Steadtler, es ideal para dibujar y el más popular del mercado. Funciona con diversos tipos de minas, entre ellas HB y 2B.

Tiene asa antideslizante, indicador de dureza de la mina y una tapa trasera que os indicará los números de tamaño que debéis usar. Podéis seleccionar un modelo para cada número, por ejemplo, el portaminas 0.9 o 0.77mm, éste es de 0.5 mm.

3. Portaminas técnico Steadtler 780C

Trae afilaminas integrado

OFERTA
Staedtler Mars 780. Portaminas técnico...
60 Opiniones

Nuevamente esta marca pone a vuestra disposición un producto de calidad, hecho para resistir el trabajo constante. Es un aparatito de alto rendimiento, está diseñado en plástico resistente y de alta gama.

Tiene punta, pulsador, una zona de agarre que es metálica y antideslizante y un afilaminas integrado que os permitirá dar a la mina el filo que os haga falta para un tipo de trazo en específico.

Está diseñado para trabajar con minas de 2mm, además es bastante liviano y muy fácil de manejar. Viene con minas de repuesto.

4. Portaminas Criterium BIC 5831

Adecuado para dibujo técnico

Gracias al tamaño de su mina, este aparato os proporcionará un trazado grueso, pero con su afilador podéis tallar la mina de grafito todo lo que os haga falta para hacer líneas más delgadas.

Está fabricado en poliestireno resistente y, además incorpora a su diseño un pequeño sacapuntas y una goma de borrar.

Si estáis decididos a comprar algo que os de alto rendimiento para hacer trazos y bocetos, esta, sin duda, es una opción a considerar. Es más cómodo y duradero que un lápiz de grafito tradicional de madera.

5. Portaminas tikky Rotring 04815

Flexible, ligero y ergonómico

Si sois de los que usan el lápiz por horas, uno de estos os vendrá de perillas porque no sólo es resistente, sino que su cuerpo de goma lo hace flexible, podéis usarlo por horas sin que se os agarroten los dedos.

Tiene una excelente sujeción y agarre ergonómico lo que lo convierte en un aparato excelente para el trabajo y el complemento perfecto del material escolar, dándoos una escritura realmente cómoda.

Es un dispositivo robusto, resistente, preciso y duradero, podéis tener trazados finos o más llenos según vuestros gustos.




¿Qué es un lápiz mecánico?

lápices-portaminas

Se trata de un lápiz que utiliza elementos mecánicos de empuje para arrastrar la mina de grafito por todo su cuerpo y enviarla a la punta inferior del dispositivo para poder escribir. Puede ser de cualquier material o fabricante. Si queréis aprender de qué van, en la oferta encontraréis más de un modelo asequible que os ayudará en esta aventura.

Otros nombres para lápices mecánicos

Esto variará según el país y las tradiciones comerciales. En diferentes regiones los conoceréis cómo: lápiz automático, lápiz de clic, lápiz propulsor, lápiz técnico, lápiz de plomo, pacer y en gran parte de España e Iberoamérica se le conoce como Portaminas.

¿Por qué usar uno?

portaminas

Existen muchas razones por las cuales resulta una buena idea utilizar un portaminas, estas van desde ahorro, hasta precio, comodidad y un mejor estilo. Acá os hablaré de algunas de las razones por las cuáles es buena idea tener uno o varios de éstos

No hay necesidad de afilarlo

Si bien algunos portaminas especializados traen afilador la realidad es que la mayoría de estos dispositivos en realidad no los necesita. Para la escritura tradicional siempre tendrá una punta fina y un trazo limpio, además, afilar os hacer perder tiempo y esfuerzo e incluso podría ser peligroso.

Ancho de línea consistente

No importa todo el tiempo que estéis escribiendo, el ancho de línea de un portaminas siempre será el mismo, a diferencia de sus homólogos de madera que engrosan la línea una vez afilados y habiendo escrito con ellos un buen rato.

Equilibrio consistente

Si hay una ventaja que tienen los portaminas por encima de los lápices de madera es el hecho de que siempre son del mismo tamaño, sin importar el tiempo que lo uséis. Al acabársele el grafito un portaminas no cambia de tamaño sólo se le coloca una mina nueva y sigue escribiendo como siempre, en contraparte los lápices de madera son un engorro de lo más incómodo a medida que se van haciendo más pequeños por sacarle punta.

Recargable

Al acabarse el grafito no tenéis que tirarlos y compraros otro, con que coloquéis una mina será suficiente. Ahorraréis kilómetros de árboles en algún bosque usando un portaminas y puede duraros mogollón de años, todo el tiempo que lo cuidéis.

Estilos y materiales

Esto es tan variable como el portaminas mismo en la oferta hallaréis de todo, desde diversos tamaños y colores hasta grosor y materiales ¡Es vuestra elección!

Consideraciones antes de comprar

Hay una serie de detalles que os resultarán útiles al momento de compraros uno, es información que puede serviros para una selección adecuada. Así que al elegir deberéis prestar especial atención a:

Mecanismo de avance de la mina

Os sorprendería saber la variedad que hay en este aspecto. Con los años los fabricantes han perfeccionado este mecanismo para que el portaminas sea lo más cómodo para vosotros, entre los más populares mecanismos de avance hallaréis:

Presionar un botón:

Es tal vez el mecanismo más común y menos costoso de todos. Básicamente consiste en presionar un botón que puede estar a un costado del aparato, en la punta superior o en clip, con cada presión el grafito avanza en una cantidad específica, variable según el fabricante.

Criba vibradora:

Con este mecanismo básicamente agitáis el dispositivo y un peso interno hace que se libere hacia la punta una cantidad de mina, es un mecanismo novedoso, pero poco práctico para los que se mueven mucho y no saben tener las manos quietas.

Giro:

Los lápices que contienen este estilo son de los primeros creados, algunos fabricantes aún mantienen este estilo y consiste principalmente en una pieza giratoria ubicada generalmente en la parte superior del dispositivo. En cada giro sale una cantidad de mina, es preciso y os da la ventaja de que liberéis justo la cantidad de mina que os hace falta, ni más ni menos.

Curva:

Suele estar en los dispositivos flexibles, éstos casi siempre cuentan con dos tipos de gomas y en la unión entre ambas gomas que conforman el cuerpo del aparatito podéis presionar hacia cualquier lado y saldrá la mina. Es rápido e innovador.

Automático:

Con este no debéis presionar, pulsar o activar nada, el lápiz lo hace por sí mismo al detectar poca mina en la presión contra el papel. Os ahorra trabajo, pero no a todos los usuarios les gusta, debéis analizar si sois uno de estos antes de elegir.

Tamaño de la mina

Existe una extensa variedad de minas para usar con estos aparatos, algunos de ellos están hechos para determinados tamaños de minas, otros resisten el uso de dos o más diferentes, en todo caso, del tamaño de la mina dependerá el tipo de escritura. Las más finas hacen trazos finos, son adecuadas para determinados trabajos y dibujos, pero son delicadas y se rompen fácil. Las más gruesas son también más resistentes, pero más toscas en el trazo.

Las medidas estándar están entre los 0.5 y los 07 mm, pero también las hay de 0.2 y 1.3 y hasta de 2mm.  Las más finas sirven para dibujos detallados y escritura extrafina. Las de medida estándar se usan en escritura tradicional, tomar notas y en dibujos cotidianos. Las más gruesas son para esbozos, escritura fuerte y trazados más pesados.

Sección de agarre

Esto es, básicamente, la parte por donde tomáis el portaminas, está hecho de diferentes materiales y diámetros. Lo ideal es que sea cómodo y fácil de agarrar. Los detalles más notables de esta sección son:

Diámetro:

Es variable en cada aparato y fabricante. También están hechos según las necesidades y preferencias del usuario, algunos son realmente delgados, muy adecuados para quienes tienen manos chicas y delgadas, pero otros son más gruesos y ergonómicos, apropiados para quienes tienen manos grandes, patologías como artritis o lesiones a casusa de movimientos repetitivos, muy comunes en los entornos laborales. El diámetro dependerá de vuestra comodidad, podéis elegir.

Material:

Aquí también hallaréis mucha variedad y, seleccionar alguno, dependerá, obviamente, de lo que más os guste. Metal, plástico, goma, silicona, poliestireno, caucho, son apenas algunos de los más comunes.

Borrador:

Esta sí que es una cualidad que varía según el fabricante. La mayoría de los portaminas seguramente tendrán un borrador en la parte superior, pero también os toparéis con algunos que no tengan este elemento, es cosa de fijaros bien. En todo caso, los lápices que vienen con borrador no siempre son demasiado eficientes, en algunos fabricantes pareciera que el borrador es más bien ornamental por lo pequeño, en estos casos debéis compraros un borrador aparte. Otros sí traen uno realmente generoso que os servirá mogollón, es cosa de que reviséis y decidáis.

Características avanzadas

Aunque los portaminas tienen décadas existiendo los fabricantes no dejan de agregarles nuevas mejoras y cualidades especiales que los convierten en aparatos cada vez de más alta gama, más cómodos y de mayor rendimiento, entre estas cualidades especiales encontraréis:

Punta retráctil:

Después de que numerosas personas rasgaron y pintaron sus ropas, la tela del bolso y el bolsillo o dañaron sus lápices, bolsillos y hasta el propio portaminas al echarlo dentro del bolsillo o dentro del bolso, los fabricantes entendieron que, visto de otro modo, este sencillo instrumento, también puede ser un arma ¡o un verdadero engorro! Así que idearon un mecanismo simple para esconderle la punta y evitar daños a la ropa, el bolso, otros lápices y el mismo aparato.

Este mecanismo puede funcionar de varias formas, no obstante, el más común se activa cuando presionáis y dejáis pulsado el botón superior e impulsáis la punta hacia adentro, al soltar el botón superior la punta queda adentro.

Protección de la mina:

Al ser tan delgadas y delicadas, incluso las minas más gruesas tienden a romperse si sois de esos escritores o dibujantes que afincan mucho. Este problema se presenta incluso dentro del cuerpo del portaminas cuando el mecanismo de agarre es de materiales sencillos y, por ejemplo, el lápiz se cae, sin embargo, estos casos son realmente poco comunes.

Lo que sí se produce, a veces con más frecuencia de la que quisieran los fabricantes, es que el grafito se rompa al salir de la punta, de manera que los fabricantes han inventado formas para evitar que este recambio se quiebre con facilidad, las más comunes son los maguitos deslizantes, las fundas de metal e incluso algunos tienen resortes que controlan la presión de la escritura sobre la mina.

Doble embrague:

Esta cualidad es bastante particular y os permitirá usar toda la mina sin desperdiciar ningún cachito del producto, el llamado doble embrague lo que hace es seguir empujando la mina para que se mantenga dentro del lápiz así sólo quede un tramo corto. Con esta cualidad podéis usar prácticamente toda su longitud. Además, no es descabellado pensar que aprovechar todo el grafito, a la larga, os saldrá más barato en reposiciones de minas.

Rotación automática:

Esta cualidad no está disponible en todos los portaminas, pero sí que la hallaréis en determinadas líneas. Su función básicamente mantener la punta igual por todos lados. El lápiz tiene en sí mismo un mecanismo de rotación que le impide que se talle la mina de un solo lado con la escritura.

¿Cuánto pesa?

Este dato es muy variable, depende del fabricante y de los materiales que use para diseñarlo. En general encontraréis portaminas de 15, 20, 30 gramos e incluso hasta de una onza, es cosa de preferencias y de qué tanto puede cansarse vuestra mano.

¿Cómo funciona?

La mayoría de los portaminas funcionan con un mecanismo que deja atrás la necesidad de utilizar un sacapuntas. Suele tener dos maneras que son las más populares y conocidas. La primera de ellas es pulsando un mecanismo de botón en la parte superior que va accionando un eje de empuje el cual, progresivamente, va bajando la mina hasta sacarla fuera de la punta y poder escribir con ella. El otro estilo es a través de un mecanismo de tornillo al cual hacéis torsión para obtener el mismo resultado.

Al hacer una comparativa entre una y otra ninguna sale ganando especialmente sobre la otra, ambas formas de funcionamiento son eficientes y fáciles de usar.

¿Cómo reponer la mina un lápiz mecánico?

Cada fabricante tiene su propio estilo, pero lo universal es verificar el tamaño de la mina que le calza a vuestro lápiz, comprar de esa medida y luego insertarla por la parte superior. Se destapa un orificio casi siempre retirando el borrador o botón de pulsión superior y por allí insertáis la mina de repuesto que se desliza por el conducto del lápiz hasta la punta inferior, cerráis la tapa o colocáis el borrador en su lugar y pulsáis para que salga la punta del grafito.