Portada » Hogar » Los 13 Productos Tóxicos en el Hogar que Deberíais Dejar de Usar Ya

Los 13 Productos Tóxicos en el Hogar que Deberíais Dejar de Usar Ya

por Equipar

Es muy común utilizar productos tóxicos en el hogar para hacer limpiezas profundas. productos-tóxicos-en-casaMuchos los emplean también para eliminar insectos y alimañas o con el fin de cubrir malos olores. El problema es que todos estos químicos pueden ser muy peligrosos. De hecho, sus efectos sobre la salud, al no utilizarse con precaución, serían muy perjudiciales.

Ya de por sí, estar expuesto a sustancias tóxicas durante unos 26 segundos tiene alarmantes consecuencias. Si os sometierais a una evaluación médica luego de esto, sería posible hallar el químico en cada órgano de vuestro cuerpo. Sería más que suficiente para que quisierais sacar todo tipo de productos riesgosos de vuestra casa, inmediatamente ¿Verdad?

A manera de prevención, es de suma importancia saber cuáles son los principales productos químicos que causan daño y así evitar su utilización en el hogar.

¿Cuáles son los productos tóxicos en el hogar?

En ocasiones no solo se trata de la toxicidad intrínseca de la sustancia química, sino también de lo realmente amenazante que se puede tornar si vence.

Además, si una persona toma todas las precauciones debidas, por supuesto, corre menos riesgos, pero ¿qué hay de los peques? Si no se mantienen estos concentrados fuera de su alcance, las secuelas pueden ser fatales.

Vale más prevenir que lamentar, definitivamente.

Aquí os dejamos una lista con los 13 productos tóxicos que se utilizan en el hogar y que pueden ser altamente peligrosos.




Elementos tóxicos en el hogar

Esta es una lista de los productos químicos que más sustancias tóxicas contienen:

  • Cloro
  • Amoníaco
  • Limpiadores de drenaje
  • Cera para muebles
  • Detergente para lavadoras
  • Antibacteriales
  • Ambientadores
  • Raticidas
  • Bolas de Naftalina
  • Champú contra piojos
  • Aceite de motor
  • Anticongelantes
  • Limpiador de parabrisas

Limpiadores y detergentes

  1. Cloro

También conocido como Lejía, el cloro es de uso frecuente para lavar ropa blanca y limpiar superficies del mismo color. Se utiliza igualmente para desinfectar. El problema con él es que, si entra en contacto con la piel, causa irritación y descamación. Los ojos además pueden verse seriamente afectados.

Inhalarlo puede ocasionar problemas en el sistema respiratorio. Incluso exposiciones prologadas provocarían que los pulmones se llenaran de líquido y harían que la persona cayera en coma o muriera. Esto se debe a que es un potente corrosivo.

Por sí mismo no es inflamable pero a veces está presente en productos que sí lo son. Por otro lado, no debe mezclarse con otros químicos como el amoníaco, otros ácidos o vinagre. La fusión produce gases altamente nocivos que llevarían a la muerte.

  1. Amoníaco

Suele incluirse como ingrediente en productos limpiadores, por ejemplo los que sirven para los vidrios de las ventanas. Es muy volátil y, sabemos lo que eso significa, sus partículas en el aire puede caer directamente en las mucosas y vías respiratorias. Quien lo inhale o tenga contacto directo piel y químico puede sufrir serias quemaduras.

Mezclarlo con el cloro o lejía puede ser mortal.

  1. Limpiadores de drenaje

Frecuentemente poseen combinaciones de productos químicos altamente tóxicos y corrosivos. Eso es justamente porque su propósito es acabar con residuos que puedan tapar o ensuciar los wáter y otras salidas de drenaje.

La cuestión es que la inhalación de sus componentes causa irritaciones, quemaduras químicas y hasta ceguera si entra en contacto directo con los ojos.

  1. Cera para muebles

Entre sus componentes se incluyen fenol y nitrobenceno. Es súper inflamable así que ¡Cuidado con prender un encendedor o cigarrillo cerca! Quizá deje muy bonitos los muebles pero al contacto con la piel se absorbe rápidamente, incrementando los riesgos de contraer cáncer. También al utilizarlo hay propensión a esta misma enfermedad en los pulmones.

  1. Detergente para lavadoras

El hipoclorito de sodio o calcio que contiene, más el cloro que puede incluir son sustancias químicas tóxicas e irritantes. La piel, los ojos y las vías respiratorias son blanco fácil de corrosión y quemaduras por contacto con este líquido.

Si se ingiere afecta gravemente el sistema digestivo, causando náuseas y vómitos. En casos extremos origina convulsiones y hasta coma.

productos-tóxicos-en-casa

Utensilios de limpieza

Algo que quizá no sepáis es que la ropa lavada más de una vez con estos detergentes acumula sus residuos. Estos podrían ser eventualmente absorbidos por la piel y producir enfermedades de diversas clases.

  1. Antibacteriales

Solía creerse que un jabón o producto antibacterial prevenía la reproducción o incluso la aparición de bacterias. Por eso durante mucho tiempo las personas preferían lavarse las manos con un jabón antibacterial o limpiar superficies con químicos que tuvieran esas características.

Por fortuna, hoy sabemos que usar con frecuencia estas sustancias puede causar el efecto contrario. Esto quiere decir que darían pie al nacimiento y propagación de bacterias más fuertes y resistentes a los antibióticos. Eso puede ser realmente peligroso para la salud.

Como si fuera poco, su contenido en Triclosán, si se absorbe a través de la piel induce a daños hepáticos.

Para tener higiene basta con estar limpios, no libres de gérmenes o bacterias, porque hasta ellos en bajas proporciones pueden ayudarnos en nuestro bienestar.

Aerosoles

  1. Ambientadores

Tan preferidos por muchos para aromatizar los ambientes, la verdad es que resultan realmente nocivos. La salud se pone en riesgo por sus componentes que son volátiles. El cuerpo los absorbe de muchas formas, principalmente por las vías respiratorias.

Entre algunos de los compuestos que contienen están el formaldehído y el p-diclorobenceno. El primero es un irritante por excelencia de todas las mucosas. Afecta los ojos, las vías respiratorias, los pulmones y puede provocar cáncer. El segundo es altamente tóxico e inflamable. En pocas palabras, también hay riesgo de incendios al usarlos.

De menor a mayor gravedad estas son otras posibles consecuencias del empleo de ambientadores: sudores fríos, convulsiones, insuficiencia circulatoria, coma  y hasta la muerte. ¿Deseáis seguir refrescando vuestros ambientes?

Venenos y repelentes

  1. Raticidas

Aunque hayan sido reformulados en la actualidad, siguen significado un potencial daño a la salud, tanto para las personas como para las mascotas. Los niños pequeños podrían ingerirlos si no se está 100% atento. Lo mismo ocurre con las mascotas, que al igual que una rata no harán distinción sobre el producto y lo comerán.

El principal componente de estos venenos es la warfarina, una sustancia tóxica que puede producir sangramientos internos una vez que está en el sistema digestivo. Sumamente peligroso.

  1. Bolas de Naftalina

Son usadas para ahuyentar las polillas y evitar que se coman las telas. ¡También deberían ahuyentarnos a nosotros! Contienen p-diclorobenceno y/o naftaleno, sustancias tóxicas que pueden producir irritación ocular y respiratoria, dolores de cabeza, mareos y erupciones en la piel.

Otros terribles efectos son la destrucción de los glóbulos rojos. Está comprobado que las mascotas pueden contraer cáncer por exposición a ellas. Aún se desconoce con certeza si son cancerígenas para las personas también.




  1. Champú contra piojos

Son elaborados con un compuesto llamado Lindano. La exposición directa a este químico, bien sea por ingestión, inhalación o absorción a través de la piel, es capaz de causar convulsiones, vómitos, insuficiencia circulatoria y daños hepáticos.

Una consecuencia terrible es los defectos de nacimiento, cuando la madre ha estado expuesta a esta sustancia durante el embarazo. También es posible los mortinatos. Además, es cancerígeno.

Este repelente así como los indicados para garrapatas y pulgas, combaten a estos insectos y protegen contra las enfermedades que transmiten por sus picaduras. Sin embargo, lamentablemente tiene serios efectos secundarios que hacen pensar si vale la pena usarlos y si  existen otras alternativas.

 

Líquidos para automóviles

  1. Aceites

Los metales pesados incluidos en la composición del aceite de motor son muy contaminantes y peligrosos. De hecho, los hidrocarburos presentes en ellos son potentes cancerígenos. Adicionalmente, originan daños en diversos órganos del cuerpo y en el sistema nervioso.

  1. Anticongelantes

Son productos que previenen el congelamiento rápido de algún líquido. Se les añade comúnmente a la gasolina o al diésel para prevenir que se congelen en días de invierno y así el vehículo pueda seguir trabajando. También se utiliza en los refrigeradores para evitar la corrosión de las piezas metálicas.

El inconveniente surge al entrar en contacto con el organismo. Su principio activo es el etilenglicol que se vuelve literalmente un veneno al provocar serios daños en varios órganos, incluso el corazón. Como su sabor es dulce puede convertirse en un verdadero peligro para niños y mascotas. Mejor mantenerlo alejado.

tóxicos-en-casa

Productos químicos

  1. Limpiador de parabrisas

¡Cuidado con los riñones, el corazón y el cerebro! Los líquidos limpiaparabrisas son tan tóxicos que el simple contacto con la piel ya puede significar un gran riesgo. Suelen contener etilenglicol, metanol y alcohol isopropílico.

La combianción causa diversos síntomas y daños a los órganos ya mencionados además de ceguera, somnolencia, depresión del sistema nervioso central, inconsciencia y hasta la muerte.

 

¿Por qué hay que prestar atención a las etiquetas?

Muchos productos que tienen niveles de toxicidad, por no decir todos, deben traer indicaciones sobre los riesgos que implica su utilización, más aún en nuestro hogar. Al ser inseguro su empleo, se colocan etiquetas con instrucciones de uso y alertas. Hay que prestar mucho cuidado a lo que ellas digan. Es muy común encontrar las siguientes palabras:

Peligro:

Esta etiqueta en particular se refiere al daño que puede causar la sustancia en el organismo, tan grave como la muerte. Es la indicación con mayor intensidad  y rigor dado que solo una pequeña cantidad de químico ingerido, como una pequeña cucharada es capaz de matar a una persona adulta.

Advertencia:

Es un poco menos enérgica que la anterior pues el líquido implica menor peligrosidad aunque es muy dañino. Entre una cucharada y una onza ingerida pueden causar la muerte.

Precaución:

Es la más suave de las tres, pero no por eso se deben tomar menos precauciones al usar un producto con esta etiqueta. Una onza tomada de este químico podría matar a cualquier adulto.

 

¿Cómo prevenir problemas de salud por productos tóxicos en el hogar?

No se trata de dejar de limpiar, ni de prevenir la presencia de insectos en casa. Es posible crear un ambiente agradable e higiénico optando por alternativas naturales y no tóxicas.

Hay muchas recetas caseras con productos naturales que pueden utilizarse para desinfectar los baños, por ejemplo. El bicarbonato de sodio sirve perfectamente para asear los lavabos y las bañeras.

Si deseáis un rico aroma dentro de casa, pues bastarán unas hermosas flores aromáticas durante el día. Mientras más naturales, ecológicos y orgánicos sean los materiales que se utilicen menor toxicidad y problemas de salud aparecerán.

 

Otros objetos que pueden ser peligrosos en casa

Ya que estamos hablando de los riesgos en casa, no está demás mencionar otros utensilios y objetos a los que hay que prestar particular atención. Tener accidentes en nuestro hogar es muy frecuente así que es mejor estar alertas para prevenirlos.

Cables de extensión

Son inofensivos hasta que el usuario les da un mal uso. Hay que tener en cuenta que estos cables tienen una capacidad específica de voltaje y no se pueden conectar cuantos electrodomésticos tengáis en casa pues causaréis riesgos de un cortocircuito y el consecuente incendio.

Sartenes antiadherentes

La comodidad de un sartén al que nada se le pegue, tanto para cocinar como para luego lavarlo, puede que no os resulte tan buena después de todo.

El problema de este tipo de menaje de cocina es que está revestido con Politetrafluoroetileno. Este químico es el que hace que nada se pegue pero al ser sometido al calor típico de la cocina, libera gases muy tóxicos y hasta cancerígenos, entre otros efectos secundarios.

Bolsas de plástico

Son productos que afortunadamente comienzan a estar en desuso. Cada vez más personas utilizan bolsos ecológicos para hacer sus compras. Y debe ser así. El plástico, como los diamantes no se degrada y la contaminación que causa es alarmante.

Tanto que se habla de la existencia del Gran paquete de basura del pacífico, una masa gigantesca de plástico que es dos veces el tamaño del estado de Texas y flota a unas millas de la costa de California en EEUU.




También te puede interesar