mejor-antipulgas para gatos

Los 5 Mejores Antipulgas Para Gatos Que Protegen Contra la Picadura Infecciosa

¡Qué desesperante es ver a la mascota de uno llena de parásitos en el lomo! Así nos pasó el verano pasado con Bigotes y Felix, nuestros dos siameses. Su carácter cambió, estaban ariscos y con la irritabilidad a mogollón. ¡Pobres! Es que, además, estaban sufriendo de anemia por esta razón.

Había intentado varios productos inútiles, que les causaron dermatitis alérgica y otras reacciones secundarias muy molestas. El mejor antipulgas para gatos no debería causar ninguno de estos problemas y debería repeler a esos animales espantosos rápido y de forma definitiva ¿Verdad?

Pues, que me he puesto a buscar y ¡lo he hallado! Por fortuna terminamos con la pesadilla. Pero ¡Vamos! Que hay que leer sobre el asunto porque hay más de un spray contra pulgas por ahí, que no sirve para nada.



¿Cuál es el mejor antipulgas para gatos?

Sea un atomizador, un polvo o un collar antipulgas, para que sean efectivos estos tratamientos deben procurar la eliminación total del insecto, entiéndase larvas, huevos, adultos y pupas. También mantener la buena salud del minino, ayudarlo a eliminar esa malvada anemia por pulgas y así se estimule su apetito.

Claro que la alimentación balanceada permitirá que la mascota se recupere y debéis estar atentos a eso. Así tal cual, nos ocurrió a nosotros.

La idea es no volver a ver a esos seres indeseables ni el cuero cabelludo de los gatos y ¡mucho menos en camas y sofás!

Eso sí, no hay que volverse loco y comprar al azar. Aunque hay muy pero muy malas, hay otras muchas opciones de buena calidad y de una marca confiable. Si tenéis este pequeño problemilla en casa, podéis echar un ojo a esta comparativa con los que a mi parecer son los 5 mejores antipulgas indicados para gatos disponibles en el mercado y están bastante asequibles.

A continuación te presentamos los mejores antipulgas para gatos: 

1. Collar antipulgas para gatos MagicHome Proguard+

OFERTA
MagicHome Collar Antiparasitario para...
20 Opiniones

Este collar es muy conveniente para quienes disfrutan tener especies mezcladas en casa. Sirve para gatos y también para perros, porque tiene un tamaño ajustable a las dimensiones del cuello. Lo mejor es que además de método preventivo, también sirve como tratamiento. La sustancia que emana se riega por todo el pelaje del animal y mata y esteriliza lo que quede por ahí.

Si a vuestra mascota el collar le queda un poco grande, podéis cortar el extremo sobrante dejando 5 cm luego del pasador.

 

2. Antipulgas para gatos en pastillas Johnson’s 4fleas

Hay quienes se angustian al ver sus gatitos cachorros con pulgas. A esos amos les pueden servir estas tabletas que son un tratamiento oral. Podéis mezclarlas tranquilamente con la comida para que los felinos, mayores de 2 meses en adelante, se deshagan de esos horrendos insectos que no los dejan desarrollarse sanamente.

No es apto para recién nacidos así que tened precaución al suministrarlo a gatos bebés. Las pastillas se absorben rápidamente mediante la digestión y en 24 comienzan los efectos antiparásitos.

 

3. Antipulgas para gatos en pipetas Parasital 100% Natural

OFERTA
Pipetas Repelente antiparasitos para...
8 Opiniones

Si buscáis un antiparasitario para mascotas pequeñas que no solo sean gatos y que maten varios insectos en general, este podría ser el indicado. Es apto también para conejos, hurones, hámsters, etc. El líquido se rocía con cuidado en la parte trasera de la nuca y parte alta de la espalda donde el animal no pueda lamerse.

Tiene efectos contra pulgas, garrapatas y previene picaduras de mosquitos así que no veréis al peludo rascándose por culpa de esos insectos molestos.

 

4. Antipulgas para gatos en spray Bioline Petsol

En caso de que los pequeños insectos hayan invadido no solo el cuerpo de vuestra mascota sino también todas las zonas de vuestro piso o casa, con este pulverizador podéis aplicar el repelente que las ahuyenta de forma efectiva y rápida. Incluso sirve contra garrapatas, piojos y otros parásitos.

Si os preocupan los químicos, con este estaréis tranquilos porque es sin insecticida. Su fórmula contiene extracto de crisantemo que repele naturalmente los insectos.

 

5. Talco antipulgas para mascotas Natural Sources

Quienes deseen dedicar un poco más de tiempo a la revisión y el tratamiento de su mascota para acabar con las pulgas pueden utilizar este talco preparado con diatomita. Se aplica sobre el pelaje del animal y se cepilla para esparcirlo uniformemente.

Es muy efectivo pero debe usarse con cierta precaución. Preferiblemente en lugares ventilados y con las dosis recomendadas en la etiqueta del producto según el tamaño del perro o gato. El tratamiento dura 4 semanas pero no veréis pulgas nunca más.



¿Qué es un antipulgas para gatos?

Un tratamiento efectivo contra las pulgas no puede ser solo eliminar las que estén visibles mejor-antipulgas-para-gatosen el pelaje de vuestro minino consentido, claro que no. Un buen antipulgas debe ser un producto que garantice la eliminación del problema de raíz, erradicando los especímenes adultos, sus huevos, larvas y pupas.

Esas son justamente, las cuatro etapas en el ciclo vital de estos parásitos que pueden ser muy molestos y peligrosos, tanto para el animal como para sus amos.

La cuestión es que dependiendo de vuestras necesidades y las del gato hay varias clases de productos y conocer cuales son os ayuda a decidiros por el más conveniente, eficaz y menos costoso. Claro que antes, siempre podéis consultar al veterinario que os dará indicaciones más precisas y menos riesgosas para todos.

No olvidéis que algunos tratamientos de estos pueden contener insecticidas potentes o químicos muy fuertes que a la larga pueden perjudicar la salud de todos los integrantes de la familia si no se toman las precauciones necesarias.

Tipos de antipulgas

Hay distintas presentaciones que se adecuan al tamaño, peso, grosor del pelaje y la edad de vuestra mascota así que estudiad bien cuál es el que realmente necesitáis antes de gastar una pasta y comprar algo que no vayáis a usa.

Pipetas

Las pipetas son de los repelentes más comunes y usados por su efectividad y porque realmente son muy prácticos y fáciles de aplicar. Consisten en un líquido que se coloca en la nuca del perro o gato y el solo va impregnado la piel. Claro que hay que hacerlo justo antes de haberlo bañado preferiblemente.

Como las mascotas no deben bañarse con demasiada frecuencia así permitiréis que el producto haga efecto durante el tiempo suficiente. También debéis esperar a que el líquido se seque, no debéis frotarlo para que la piel lo absorba.

Champús, baños y spray

La higiene es siempre muy importante para prevenir que garrapatas y otros insectos hagan de las suyas. Sin embargo, no siempre da un 100% de protección, por eso cuando hay riesgo de infección por parásitos, los champús, baños y sprays antipulgas son excelentes opciones preventivas.

De hecho, los sprays más que prevenir también ayudan a eliminar las que ya estén presentes pues suelen matar o esterilizar para evitar la reproducción.

Lo que debéis siempre tener en cuenta son las instrucciones o sugerencias de uso de cada uno de estos productos porque una utilización indiscriminada podría llevar a una intoxicación.

Collares

Son muy prácticos y la cuestión es ponerlos y olvidarse de los insectos. Hay mucho menos riesgo de que Felix y Bigotes se laman la piel y se intoxiquen con los químicos pero, hay que saberlos escoger. Poner cuidado a los comentarios de otros usuarios y a comparativas para que no haceros con alguno ineficiente.

Es que es posible pues la potencia del collar podría disminuir en las zonas más alejadas al cuello. De allí que es lo recomendado adquirir uno potente y de diseño reciente.

Antiparásitos orales

Si no queréis dar baños, rociar sprays, ni talcos y os parecen antiestéticos los collares, las pastillas, tabletas o cápsulas son siempre buenas opciones. En este caso las podéis ocultar con la comida para la mascota lo ingiera o si tenéis algo de destreza, dárselo directamente en la boca hasta que lo trague.

Su principal ventaja es que no dejará restos en ningún lado que puedan perjudicar la salud o manchar muebles y la protección será uniforme en todo el cuerpo.

Inyecciones

Existen ampollas que pueden proporcionar una protección prolongada y garantizada. El ingrediente activo de estas es generalmente una sustancia llamada Lufenuron. Esta es capaz de eliminar el desarrollo de los huevos y larvas de pulgas. La única pega es que no mata las adultas entonces no las veréis erradicadas por completo a menos que complementéis el tratamiento con otro producto.

En realidad, también resulta complicado si no sabéis cómo inyectar a vuestra mascota necesitaréis llevarla a consulta con el veterinario.

Combate adicional

No basta con poner algún líquido o polvo o darle una pastilla al felino, es necesario tomar cartas en el asunto y aplicar otras medidas más extremas si el problema es realmente serio.

Por ejemplo, podéis:

  • Si tenéis más de una mascota en casa y una de ellas tiene pulgas, tratadlas a todas de manera preventiva.
  • Lavad vuestra ropa de cama con agua caliente.
  • Esparcid producto por toda la casa para eliminar las que andan los rincones caminando u ocultándose.
  • No olvidéis pasar la escoba con regularidad y aspirar las alfombras con frecuencia.

¿Qué buscar en un buen antipulgas indicado para los gatos?

Para poder combatirlas de manera eficiente estos tratamientos tienen que reunir ciertas cualidades, por ejemplo:

Rapidez y confiabilidad

Estas son dos palabras de suma importancia. Sin ellas no tenéis nada en contra de las horrendas neópteras. Esto es porque ellas tienen la habilidad de reproducirse muy rápidamente. En pocos meses alcanzan su etapa adulta puede haber cientas en poco tiempo.

Lo increíble es que muchas se bajarán del pelo de Fïgaro o de Fluffy y andarán deambulando por vuestro hogar, pasando desprevenidas. De allí que el tratamiento no debe limitarse al cuerpo de vuestra mascota sino también a todos los rincones de la casa.

Los medicamentos más potentes y rápidos pueden empezar a actuar, una vez aplicados, desde que pasan los primeros 30 minutos. Otros también muy buenos, empezarán a matar los insectos a las 12 o 24 horas.

Depende de lo que indique el fabricante en realidad. A veces se trata de un proceso de erradicación total que puede ocurrir durante 24 horas. Así que al escoger no olvidéis chequear esta cualidad importante.

Que elimine las pulgas en todas sus etapas

Algunos se limitan a aniquilar las larvas y huevos, otros solo a las adultas y lo malo es que de esa forma el problema persistirá, martirizando a vuestro pobre gatito y perjudicándole su salud. Hasta le pueden provocar alergia en la piel.

Por ese motivo, siempre que busquéis una de estas medicinas preferid aquellas que ataquen a las pulgas en todos los niveles de su ciclo vital.

Os sorprenderíais de revisar los sitios oscuros y recónditos donde se pueden esconder o poner sus pequeños huevos. De paso las adultas saltan y pueden salvarse antes de que intentéis eliminarlas con cualquier producto sobre el pelaje de vuestro gatito.

No es una tarea fácil y teniendo eso en cuenta es preferible no complicarse mucho y escoger la sustancia que haga mejor el trabajo.

Los más seguro e inofensivo posible

Queremos que dañe a los insectos saltarines pero no a nuestras mascotas ni a los demás miembros de la familia. Lo cierto es muchos pueden provocar alergias o causar molestos efectos secundarios, incluso llevar a intoxicaciones.

Antes de que eso ocurra, revisad bien que los ingredientes sean de preferencia naturales o de poca agresividad para con el paciente peludo a tratar.

Fácil de aplicar

La gracia es eliminar las pulgas, no eliminar vuestro tiempo libre. Un proceso muy complejo de aplicación os impedirá hacer el trabajo en casa y necesitaréis ayuda experta. Salvo por algunas sugerencias del veterinario, no tiene que ser tan difícil la aplicación.

Vale más un tratamiento fácil de colocar que termine la pesadilla que uno que tenga todo un procedimiento científico y que no haga nada al final.

¿Cómo saber si mi mascota está infectada con pulgas?

Tenéis que poner cuidado a los síntomas. Hay muchas señales en el comportamiento de un gato que os llevarán rápidamente a saber si algún parásito lo está molestando.

Irritabilidad:

Un minino se puede poner de muy mal humor porque se siente mal y por las picaduras. Si tratáis de levantarlo o acariciarlo y os muerde o rasguña, es mejor observarlo y revisarlo.

Se rasca o se muerde mucho:

Es evidente que los picores son la consecuencia de las picaduras y si el animal está siempre tratando de aliviarse, es porque algo está pasando. ¡A revisar ese pelaje!

Se acicala de manera agresiva:

Si se lame muy fuerte y se muerde duro al limpiarse, es muy común que sea por problema de pulgas o garrapatas. Incluso puede llegarse a causar heridas sangrantes en la piel, que tienen fuerte riesgo de infección. Antes de que el problema se torne en uno grande, tenéis que resolverlo.

Hace sus necesidades fuera de la caja:

Todos los gatos adoran su caja de arena y para ir al baño siempre acuden a ella. Si veis que la rutina cambia y comenzáis a notar heces de gatito en distintos lugares de la casa, definitivamente algo le molesta y lo tiene fuera de sí.

Deja de comer:

La anemia por pulgas puede ser realmente peligrosa. También estos animales pueden ser portadores de enfermedades como dipilidiosis, micoplasmosis, bartonelosis, entre otras que ponen en riesgo su vida. Es muy común que el apetito no sea el mismo y el desgano esté a la orden del día.

Si vuestro gato siempre había sido activo y juguetón y de pronto, pasa todo el día sin moverse o parece inquieto y agresivo no descartéis revisarle lomo, orejitas, cola y todas las zonas de escondites posibles para los parásitos.