Los 5 Mejores Termómetros Digitales Para Bebés Precisos y Confiables

A mi Samu se le ha subido la temperatura dos veces. Lo he llevado al pediatra y me ha sugerido tener un termómetro en casa, mamá me ha traído los que siempre usó conmigo y mis hermanos pero les tengo terror.Es de esos hechos a base de mercurio y, con lo travieso que es mi Samu, me aterra pensar que puede rompérsele bajo el brazo o en el recto, así que he decido buscar el mejor termómetro digital para bebé disponible.¡Son una pasada! La mayoría de estos no incomodan a los niños y ni siquiera hace falta contacto.

¿Cuál es el mejor termómetro digital para bebés?

Saber cuál es el mejor de estos dispositivos, dependerá de vuestros propósitos y necesidades, pero la precisión es una cualidad indispensable en estos aparatos.Nadie quiere un termómetro que no sea fiable y entre tantos casos de infección bacteriana uno que sea sin contacto es, tal vez, lo más apropiado si necesitáis medir la temperatura de varias personas en casa.Siempre es útil que miréis lo disponible en la oferta, no sólo las cualidades que os ofrecen estos aparatos sino también el presupuesto con el que contáis para llevaros uno a casa. Lo recomendable, tratándose de termómetros, es que no escatiméis en gastos.Si aún tenéis algunas dudas, un vistazo a esta lista comparativa, tal vez puede ayudaros a decidiros.A continuación te presentamos los mejores termómetros digitales para bebés:

1. Termómetro digital para bebés auricular Thermo Scan 7 de Braun

Rápido, fiable y precisoDotado con tecnología de alta precisión que os ayudará a determinar si vuestro chiquillo tiene o no fiebre, este termómetro digital de oído de la marca Braun es lo más recomendado por los médicos para el chequeo de la temperatura infantil.Tiene pantalla con luz nocturna y protectores plásticos desechables que os facilitarán la medición sin tener que estar limpiando la sonda si es que necesitáis tomar la temperatura a varios pequeños, además, resultará más higiénico.Sirve para niños y adultos e interpreta la lectura de forma rápida y sencilla. 

2. Hylogy MD-H6

Práctico y exactoDiseñado  para ser respetuoso con el medio ambiente y sencillo de limpiar este termómetro digital infrarrojo para bebé y adultos os servirá incluso para saber si el biberón está listo para que el pequeñín tome su alimento.Viene con pantalla retroiluminada de tres colores que avisa el nivel de temperatura medida y emite alertas en caso de mediciones fuera de lo normal.Se trata de un aparato seguro e higiénico que os dará las mediciones sin contacto alguno y es capaz de convertir la temperatura de Fahrenheit a grados Celsius

3. Termómetro corporal para bebé HY-216 Pancellent

Fácil, útil y cómodoCapaz de almacenar hasta 32 datos medidos, este aparato es ideal para que el médico pueda hacer seguimiento apropiado del cambio de la temperatura de vuestro bebé.Con este dispositivo sabréis en segundos cuál es la temperatura corporal a la par que evitaréis la infección cruzada por contacto o algún tipo de envenenamiento al usar termómetros de esos antiguos.Viene con función de alarma para tomar la temperatura nocturna y, además, cuenta con función de encendido y apagado. Es un aparato profesional, de buena calidad y para todas las edades. 

4. Termómetro infrarrojo digital FDA de Sanpu

Sencillo y fácil de usarEl termómetro digital de frente para bebés, con tecnología infrarroja, de Sanpu puede ser usado en niños de todas las edades, la variedad de oído, con punta flexible, es recomendable sólo para niños mayores de tres meses.Es rápido, fácil, multifuncional y almacena hasta una veintena de temperaturas en su memoria. Los médicos que lo emplean en sus consultas resaltan su rapidez y fiabilidad, afirmando que es de los más competitivos del mercado.Debéis tener cuidado con este aparato porque no es resistente al agua. Viene con manual de instrucciones. 

5. Termómetro digital de frente y oído de Tklovin

Práctico y funcionalFabricado con precisión de grado hospitalario, este termómetro digital infantil tiene función de frente y de oído, con el uso de dos botones.Es perfecto si queréis hacer revisión de la temperatura durante las horas y el tiempo. Resulta adecuado para niños, adultos e incluso para tomar la temperatura de los animales.El fabricante confía tanto en su producto que os da dos años de garantía por su uso, con servicio al cliente y devolución de dinero sin complicaciones.Si estáis decididos a comprar, esta es una opción a considerar.

¿Qué es un termómetro para bebés?

oso-con-termómetro-de-bebeCon el paso de los años la temperatura corporal no es la misma, no es igual detectar la fiebre de un adulto, que de un niño pequeño o un bebé, para eso, existen los termómetros de bebés, estos no son otra cosa que aparatos especiales para medir la temperatura corporal en los niños desde su nacimiento hasta cumplidos los dos años de edad.Aunque algunos son lo suficientemente versátiles como para medir la temperatura con precisión en las personas de cualquier edad, los de bebés tienen la precisión exacta para determinar, por ejemplo, cuando un neonato, o un bebé de pocos meses, tienen la temperatura corporal alta. Pero si no estáis seguros de que el termómetro que tenéis en casa es uno de estos, lo mejor será que busquéis uno que sea de uso infantil.

¿Por qué necesitáis un termómetro para bebés?

Estos aparatos de uso infantil son necesarios porque, aunque pueda pareceros que un termómetro convencional es capaz de hacer el trabajo, lo cierto es que no siempre os dará la precisión que necesitáis para estar seguros de si vuestro chiquillo tiene fiebre lo no.Por ejemplo, aquellos de tipo oral son un engorro para los chiquillos porque, además de ser pesados, los pequeñines no saben cómo sostenerlo en la boca; algo similar ocurre con los auditivos debido a que, si son de adultos, tal vez les lastime por el tamaño el canal auditivo del bebé.Otros problemas se han visto por infecciones cruzadas o por envenenamiento con los termómetros de vidrio. Si seleccionáis, por ejemplo, desde el principio, con un termómetro especial para bebés los mantendréis seguros, con aparatos creados especialmente para ellos y que le medirán la temperatura de manera precisa.

¿Qué más necesitáis saber?

Tal vez os parezca un lugar común aclarároslo, pero podéis estar cometiendo algunos errores sin saberlo sólo por estar tomando la temperatura de vuestro chiquillo de forma incorrecta, de manera que antes de usarlo como no es, lo mejor es que miréis con detalle el manual de uso antes de colocarlo en vuestro pequeño.He sabido de muchos casos donde los padres acuden aterrorizados al pediatra por causa de una mala lectura de termómetro, pensando que en cualquier momento el bebé puede sufrir algún otro daño debido a sus altas temperaturas, pero, no es más que una falsa alarma que se produce por causa de una mala medición.

¿Qué debéis buscar al comprar un termómetro?

En la oferta hallaréis de todo en cuanto a estos dispositivos se refiere, desde el termómetro digital rectal para bebé hasta los de tipo convencional, los que usan tecnología infrarroja y esos que sirven para medir la temperatura en cualquiera de las partes del cuerpo indicadas por los especialistas. Sin embargo, antes de decidiros por alguno deberéis mirar con atención algunos detalles que pueden ayudaros a seleccionar el más adecuado para vuestras necesidades. Estos detalles son:

Exactitud

Este detalle es trascendental, si hay algo importante en un termómetro infantil es que os de un diagnóstico preciso de medición de la temperatura del pequeño para que tengáis la tranquilidad de que la medición es correcta. Las razones son obvias, nadie quiere un aparato que no sea fiable y os de diagnósticos imprecisos que os haga correr con el médico a cada oportunidad.Para esto, lo que siempre os recomiendo es que seleccionéis aquellos modelos y fabricantes que hayan sido señalados por los expertos.

Consistencia

En algunas oportunidades, los termómetros os dan una lectura no sólo incorrecta sino también imprecisa. Esto puede ser porque no estáis usándolo de manera apropiada o que, simplemente no es de fiar ¿no os ha pasado? Que tomáis la temperatura y a los pocos minutos lo hacéis de nuevo y os da un número completamente diferente, es un completo engorro y algo frustrante de manera que siempre es necesario que seleccionéis un aparato consistente. Para esto, además de seleccionar un fabricante de calidad, es determinante que miréis las instrucciones.

Adecuado para bebés

Si tomaréis la temperatura de un bebé, lo más adecuado es que seleccionéis un aparato especialmente diseñado para pequeñines. Aunque hay termómetros que sirven para niños, adultos e incluso para las mascotas, nada os dará más precisión con un bebé que un dispositivo especialmente diseñado para él. Para que estéis seguros de que el producto os funcionará como esperáis es necesario que antes de decidiros por alguno leáis detenidamente las indicaciones y características de manera que os aseguréis de que es adecuado para bebés desde las pocas semanas de su nacimiento, hasta pasados los 24 meses.

Fahrenheit o Celsius

En cada región y cultura veréis preferencias por alguna escala de medición de la temperatura. Las universales son los grados Celsius y los Fahrenheit ¿vosotros con cuál os sentís más cómodos? Antes de seleccionar lo ideal es que busquéis no sólo el que os parezca más sencillo a vosotros sino aquel con el que esté más familiarizado vuestro pediatra para que evitéis incómodas confusiones.En la oferta hallaréis los que os ofrecen resultado en una sola escala, por ejemplo, los antiguos de vidrio suelen medir en centígrados, sin embargo también encontraréis los que os ofrecen las dos escalas, no es barato, pero es una opción a considerar si necesitáis registrar ambas en un momento dado.

Velocidad

Generalmente los niños recién nacidos se fatigan rápidamente, con más razón si tienen algún quebranto de salud, de manera que estar tocándolos, moviéndolos y molestándolos de forma innecesaria siempre acabará en un llanto desolador y desesperante, tanto para ellos como para el resto de la familia, para evitar esto, lo mejor es que os busquéis un aparato veloz, que pueda daros una medición de temperatura correcta y precisa en pocos segundos sin tener que estar presionándolo mucho ni tocándolo demasiado. Cuando el chico se siente mal, entre menos lo toquéis y molestéis, mejor.

Complejidad

Imagino que en un momento de malestar de vuestro pequeño lo menos que necesitáis es un dispositivo con mogollón de botones confusos que os dificultan su uso y medición de temperatura, todo, entre más fácil mucho mejor para vosotros, más cuando lo que necesitáis averiguar es si vuestro chiquillo tiene o no tiene fiebre, para eso encontraréis muchos termómetros que podéis manipular con facilidad sólo con el uso de un botón.Sin embargo, entre gustos y colores aún no está dicha la última palabra y tal vez vosotros sois de los que prefieren las cualidades especiales, como almacenamiento de temperaturas y alarmas de medición, entre otras cualidades, de esos también hallaréis muchos en la oferta, así que es cosa de que busquéis lo más apropiado a vuestros gustos y necesidades.

Sonido

Esto dependerá de vuestros gustos y de la sensibilidad del bebé, por ejemplo, hay padres que prefieren aparatos que sean silenciosos de manera que no molesten el sueño del bebé si es que el chiquillo está durmiendo, más aún después del malestar de la dentición, fatiga o algún problema más serio de salud.Otros padres, por el contrario, son proclives a seleccionar dispositivos con alarmas y ruidos porque les alertan que el ciclo de medición ha sido completado y así pueden distinguir si la lectura que están haciendo es nueva o si se trata de una medición hecha con anterioridad. De nuevo, todo es cuestión de gustos, en la oferta encontraréis mogollón de aparatos asequibles y con variedad de sonidos para que estéis alertos en la medición de la temperatura.

Pantalla retroiluminada

Mamá siempre me reñía diciéndome que era justo en la noche el momento que elegía para enfermar a veces porque era así y otras porque avisaba tarde de mi malestar. Con los bebés esto es más grave, porque algunos no hablan y no pueden decir si se sienten mal, tal vez el síntoma más común para saber si un niño pequeño está enfermo es el constante llanto, de manera que, ante la emergencia a cualquier hora, necesitaréis uno que pueda leerse con facilidad en la noche.Estos termómetros están dotados con cualidades que os permitirán incluso leerlos en plena oscuridad de la habitación. De todas las cualidades nuevas de estos aparatos, esta es una de gran provecho para cuando el pequeñín se enferma por las noches.

¿Qué termómetro para bebé es el mejor para vuestro hijo?

Definir esta pregunta está estrechamente vinculado a la edad y el tipo de enfermedad que puede padecer vuestro chico en un momento dado, por ejemplo, las sociedades mundiales de pediatría recomiendan el uso de termómetros rectales para niños recién nacidos hasta los 5 años de edad, de manera que si tenéis a la mano uno de estos y vuestro pequeño está en este rango de edad, podéis usarlo perfectamente.Los termómetros orales se recomiendan para niños desde los 4 años en adelante. Los de axila, oído y arteria temporal, también conocidos como termómetros de frente pueden ser usados en bebés desde los tres meses hasta pasados los 5 años de edad. Con estos datos, ya veréis vosotros cuál de todos os resulta más conveniente según la dolencia de vuestro chiquillo.Los termómetros rectales son más precisos, al igual que los frontales, sin embargo, si vuestro niño tiene, por ejemplo, diarrea, lo ideal será colocarle un termómetro con el que se sienta cómodo, en este caso el rectal no es la solución. Los orales son precisos pero ideales para niños grandes. Los axilares y de canal auditivo son razonable precisos pero su uso se recomienda para determinadas edades.

Tipos de termómetros para bebés

El termómetro para bebé viene en diversos tipos, cada uno de ellos de acuerdo a las necesidades de los padres o las edades de los niños, acá os explicamos de qué va cada uno de ellos.

Rectales

Como su nombre lo indica, se ponen en el recto para medir la temperatura corporal. Son precisos y muy confiables aunque no por eso dejan de ser incómodos. Os recomiendo seleccionar uno con punta flexible y base ancha de manera que no llegue más lejos de donde tiene que llegar.

De frente

También llamados de arteria temporal, son los que usan tecnología infrarroja para medir la temperatura de la arteria temporal en la frente del bebé. Son seguros, confiables y nada invasivos, no necesitan contacto. Lo mejor es que son precisos y adecuados para cualquier edad.

Axilar

Se colocan en las axilas para medir la temperatura, son los menos costosos del grupo y también son poco invasivos, pero lamentablemente también son bastante imprecisos.

Del canal auditivo

Son adecuados para niños de preferencia mayores de 12 meses, son razonablemente precisos y poco invasivos, miden la temperatura colocándose en el canal auditivo del pequeño. Deben ser colocados de manera correcta para obtener una lectura precisa.

Orales

Estos, son tal vez los más comunes y precisos del grupo, han existido desde siempre y son bastante precisos. Son bastante seguros y fáciles de usar, pero por sus características son adecuados para niños de 4 años en adelante.

De chupete

Aunque suelen ser ideales para los bebés más pequeños, los médicos no los recomiendan por considerar que no dan lecturas precisas. En teoría, son termómetros que vienen integrados en los chupetes.

Cómo tomar la temperatura de vuestro bebé

Si vuestro bebé tiene síntomas de fiebre lo mejor es usar un termómetro, que puede ser colocado por distintas vías según la edad del chiquillo, en todo caso, los expertos recomiendan nunca hacerlo inmediatamente después del baño porque en esas circunstancias la temperatura tiende a subir. Acá os explicamos más al respecto:

¿Qué tipo de termómetro deberéis usar?

Para descartar y obtener resultados rápidos lo mejor uno de tipo digital, su precio no supera los 12 euros y vienen o bastante simples o con mogollón de características que pueden resultaros de utilidad, además son bastante fáciles de usar, multifunción y sencillos de leer. Hay quienes prefieren el termómetro digital láser para bebés es cosa de gustos, acá os explicaremos como usar cada uno.

Cómo usar un termómetro rectal

Deberéis limpiarlo con alcohol y agua tibia de forma cuidadosa y luego untarle un poco de vaselina para que no lastime al chiquillo. La posición más idónea es colocarlo boca arriba, flexionar sus piernas hasta el pecho, como hacéis en los cambios de pañal y aprovechar esa posición para colocarlo sin soltarlo y sin llevarlo más allá una vez la punta desaparece de vuestra vista, cuando suena el pitido retirarlo de inmediato y leer la temperatura.

Cómo usar un termómetro de arteria temporal

Aunque es sencillo de usar, es importante que leáis las instrucciones. Básicamente es colocarlo en la frente, entre las cejas y la línea del cabello, deslizarlo en línea recta sobre la frente por un tiempo determinado sin soltar el botón y, una vez finalizado el tiempo, soltar el botón para que os arroje la temperatura.

Cómo tomar una temperatura de la axila

No hay que ser un genio para esto, es bastante sencillo y poco invasivo, debéis aseguraros de que la axila del chiquillo está seca, y una vez hecho esto, deslizar el bulbo del termómetro bajo el bracito para que esté en contacto con la piel de la axila, con el brazo doblado cerrando el área para que esté lo más encerrado posible. Sacarlo cuando suene y leer inmediatamente.

Cómo usar un termómetro de oído

En teoría es cosa de insertar con cuidado el termómetro por el canal auditivo del niño y esperar que el aparato haga su lectura, la desventaja es que si se inserta incorrectamente os resultará impreciso. En todo caso es útil que consultéis las instrucciones y con vuestro pediatra para usarlo correctamente.