Los 7 Mejores Abrelatas Eléctricos Para Tener En La Cocina

En toda cocina se necesita el mejor abrelatas eléctrico para abrir de manera más sencilla y segura los alimentos enlatados como las frutas, vegetales, granos y/o carnes.

Al ser un chef o simplemente cocinar en casa, se necesitan muchos utensilios para pelar, cortar o condimentar los alimentos. Entre ellos, el más útil es el abrelatas eléctrico.

Los modelos eléctricos son más fáciles de operar que los manuales y son perfectos para las personas que tengan poca destreza, fuerza limitada o sufran de dolor en las articulaciones.

Este tipo de asistente eléctrico puede operarse de manera segura, ya que la mayoría de los fabricantes añaden un imán para que la tapa quede pegada al abrelatas y no contamine los alimentos. Además, al ser automáticos el usuario no corre el peligro de lastimarse con las tapas con dentaduras.



¿Cuál es el mejor abrelatas electrico?

A pesar de que todos los abrelatas eléctricos tengan un mismo propósito, podemos conseguir en el mercado modelos con diferentes formas y tamaños. Algunos los podemos llevar y guardar en todos lados, mientras que los que incluyen otras utilidades como abrebotellas o afiladores, deben estar en la encimera de la cocina.

También se tiene que tener en cuenta cuál es el máximo de diámetro que puede cubrir el abrelatas, ya que mientras que unos se limitan en centímetros, otros te permiten abrir latas de todos los tamaños.

Investigamos un poco sobre los modelos más sobresalientes actualmente e hicimos una selección para que puedas elegir el utensilio que cumple con tus espectativas y exigencias.

 A continuación te presentamos los mejores abrelatas eléctricos:

1. Abridor de latas One Touch 2012 de Culinare

Para personas con fuerza limitada

Equipado con un imán para levantar las tapas una vez abierta la lata, el producto del fabricante Culinare es un equipo seguro y muy apropiado para aquellas personas que tienen movilidad reducida o fuerza limitada.

Se trata de un equipo veloz que abre las latas un 50% más rápido que los abrelatas automáticos tradicionales. Lo mejor es que funciona con un solo toque, cabe cómodamente en la mano, es ergonómico y fácil de usar.

Está disponible en blanco y negro.

2. Abrelatas eléctrico D3703 de Cooks Professional

Cómodo y ergonómico

De calidad profesional y muy recomendado para personas de fuerza limitada, este abrelatas hará todo el trabajo por vosotros en cuestión de segundos y, luego, podéis retirar la tapa con facilidad gracias a su imán incorporado.

Trabaja con 4 pilas AA y, además, tiene diseño ergonómico, cómodo y de sujeción sencilla que facilitará mogollón vuestro trabajo en la cocina a la hora de abrir las molestas latas de sopa o de crema de leche. Es seguro y sin configuraciones complicadas

3. One Touch KC08

Se ajusta automáticamente

El diseño de este abrelatas eléctrico es compacto y viene en color blanco con gris y su botón de activación es verde. Sus medidas son 17,5x7x10cm  y tiene un ligero peso de349gr.

Funciona con 2 pilas LR6 AA que vienen incluidas en su caja y es perfecto para abrir tapas de envases que miden de 2,5 a 10,1cm, para esto debe ajustarse al tamaño requerido.

Es un perfecto ayudante de cocina e ideal para personas que no tienen la fuerza necesaria para ejercer este tipo de actividades o personas que sufren o tienen la sospecha de sufrir artrosis.

4. Severin DO 3854

Con tecnología de corte automática

Fácil de limpiar, cómodo y ligero, son las principales características de este abrelatas que funciona con una potencia de 25 Watts y un soporte de tapa magnético.

Trabaja con corriente AC y su diseño es de color blanco con detalles en gris, sus dimensiones son 23,5×7,5×10,8cm y pesa 494gr.

La parte superior es extraíble por lo que se puede limpiar de forma sencilla y su conexión se activa presionando la palanca de inserción. Con el podrás abrir además tapas duras, grandes o rectangulares que tengan los cantos redondeados.

5. Abrelatas eléctrico automático BangRui

El mejor para tu bolsillo

El diseño de este abrelatas viene en tres distintos colores (rojo, verde y morado) combinados con un toque de blanco. Funciona con 4 pilas AA que no están incluidas en el paquete. Tiene un peso de 236 g y sus medidas son 17,9×6,9×6,2cm, por lo que es ideal para guardar y llevar a cualquier parte.

Para mayor seguridad, las tapas se extraen automáticamente con un ángulo de 360° sin tener que hacer ningún movimiento y se quedan en el imán para que no caiga sobre los alimentos. Además, las mismas salen lisas y sin bordes cortantes.

Su ojilla de acero inoxidable permite abrir latas de diferentes tamaños sin necesidad de hacer una gran presión.

6. Kenwood CO606

3 usos en 1

Con este abrelatas eléctrico podrás afilar tus cuchillos con una buena ojilla y abrir botellas fácilmente. Tiene una potencia de  40 W y su diseño es en color cromado con detalles en negro.

Funciona con corriente de 110V y su enchufe es americano, por lo que debería comprarse además un adaptador. Algunos consumidores no lo recomiendan para España. Sus instrucciones vienen en 2 idiomas: inglés y árabe.

Por su forma, se deben sostener las latas de gran peso para que no se tambalee o se caigan mientras se inicia el proceso.

7. Abrelatas eléctrico de BangRui

Modelo más compacto y ligero

Con un tamaño de 12,1 x 7,2 x 6,2 cm y un peso de 200 gr, podrás abrir latas de diferente tamaños con un aparato de alta gama y con un diseño en color blanco con detalles verde manzana.

Posee un botón en la parte superior con el que puedes iniciar el procedimiento y una parada automática inteligente para mayor seguridad. Deja las tapas lisas y sin bordes dentados, las cuales se quedan en el imán que está integrado en el abrelatas.

Funcionacon 4 pilas AA que no se encuentran incluidas en el empaque y no se debe ejercer presión ni movimiento alguno, ya que este gira los 360° por si solo.



¿Qué es un abrelatas eléctrico?

Es un electrodoméstico que automatiza el proceso de abrir latas o tapas.

Estos aparatos electrónicos reyes de la cocina moderna contienen mejor-abrelatas-electricoun imán para atraer la tapa y evitar que caiga en la lata, cuchillas lo suficientemente fuertes y una altura promedio que permita usarlo con diversidad de tamaños.

El uso de estos electrodomésticos evita la molestia de girar y girar una manecilla para cortar o destapar una lata de manera manual. Cuando se habla de eléctrico, el trabajo lo hace por completo el aparato, impulsado por una fuente de alimentación, sea directamente del tomacorrientes o de baterías.

El máximo esfuerzo que tendrás que hacer es acercar la lata al imán y todo lo demás lo hará el electrodoméstico solo.

Estos utensilios de cocina son ideales para los adultos mayores, que sufren del túnel carpiano, artritis, osteoporosis o simplemente que tienen manos o muñecas débiles producto de alguna lesión.

¿Manual o eléctrico?

Hay abridores de latas simple, equipados con una rueda giratoria en los que una muesca está en la lata y luego con una especie de apalancamiento se destapa fácilmente. A estos destapadores se les dice manuales pues debes emplear fuerza para hacer girar la manilla.

Estos abrelatas son bastante difíciles de usar, y realmente sólo son adecuados para las latas pequeñas. A menudo, éstos se utilizan en el camping o caravana, pero funcionan poco para el uso diario en la cocina.

También sabemos que el abrelatas manual a menudo trae incorporado un abridor de botellas. Estos son muy útiles para abrir botellas con tapones. Aunque parezca fácil de manejar, el modelo manual tiene un complejo sistema en su interior. En realidad, se utilizan tres aparatos diferentes para dar forma a la máquina.

Los primeros de estos utensilios de cocina fueron diseñados 45 años después de que fueron inventadas las latas en 1810, por lo que hasta ese momento se utilizaban cualquier tipo de instrumentos para abrirlas como navajas o bayonetas.

El primer abrelatas fue patentado en 1855. Se trataba de un utensilio enorme y poco manejable, formado por una especie de hoz que debía introducirse a la fuerza en la lata y deslizarla posteriormente.

Casi un siglo después apareció el primer abrelatas eléctrico, que fue desarrollado en 1931. El dispositivo estaba equipado con un cuchillo de acero inoxidable, una cubierta magnética y un interruptor momentáneo. Abría las latas con un solo pulsar un botón tal como hoy día.

En el caso del que necesita electricidad, la mecánica funciona de la siguiente manera: se presiona la cuchilla en la lata y luego se oprime el botón que la abre. El imán integrado sostiene la tapa de manera que no hay lesiones que puedan ocurrir debido a los bordes afilados.

Si aún no estás seguro de dejar a un lado el tradicional abrelatas manual para pasar al moderno utensilio de cocina, mejor revisa estas recomendaciones que te damos a continuación:

Usabilidad

El método de uso de los modelos eléctricos es muy sencillo. Aunque varían de un modelo a otro, la mayoría consiste en colocar la lata frente al aparato y presionarlo hasta que el mecanismo de bloqueo lo ajuste. Es posible que deba presionar un botón o una palanca pero el resto lo hará la máquina.

Si deseas abrir latas ocasionalmente, lo que significa que estará engavetado la mayor parte del tiempo, puedes optar por un abrelatas sencillo, que cumpla su función pero que sea bastante económico.

Algunos tipos de bolsillo son los ideales si deseas cargarlo contigo a todas partes.

Si eres asiduo a las latas, lo mejor es que optes por uno eléctrico, los hay de diferentes modelos y tamaños, por lo que podrás escoger el modelo que más te guste o te convenga.

Debes tener claro el tipo de latas que deseas abrir porque si son demasiado grandes, uno manual de bolsillo no te será funcional.

Ya sería cuestión de escoger el que se ajuste a tu bolsillo y a tu necesidad, también puedes escogerlo por el diseño o la apariencia y características adicionales que prefieras de manera personalizada.

En cuanto a los eléctricos, puedes seleccionar uno de encimera o uno portátil, también puedes atender la fuente de alimentación ya que hay de baterías y de cables, es decir, el portátil lo puedes llevar a un día de picnic y el de cables dejarlo en la encimera de la cocina.

Durabilidad

Los abrelatas manuales tienen una ventaja sobre los de electricidad en cuestión de durabilidad ya que están hechos de materiales altamente resistentes.

Su contraparte no tiene esa ventaja ya que solo se enfrenta a latas de tamaño mediano y estándar.

Ambos pueden presentar deterioro por oxidación así que hay que mostrar especial atención a la limpieza.

Confiabilidad

A largo plazo y con muchas latas por abrir, puede que el tipo eléctrico comience a fallar más pronto que el manual ya que tienen partes eléctricas y mecánicas que tienden a ser más delicadas.

Otro detalle que no debes pasar por alto es que como su nombre lo indica, el abrelatas eléctrico necesita estar enchufado a una fuente de energía lo que representa un problema a la hora de un corte de electricidad, esto sería  un punto a favor para el utensilio manual.

Mantenimiento

En términos de limpieza, el manual le lleva ventaja al eléctrico. Después de utilizarlo solo lo enjuagas, dejas secar y listo. Eso no lo podrías hacer con uno que necesite electricidad sin que se dañe.

Aunque depende del modelo, si usas este aparato tendrás que limpiar cuidadosamente las cuchillas. Sin embargo, siempre está la opción de las hojillas desmontables, lo que facilita el mantenimiento.

Precio

Entre un abrelatas eléctrico y uno manual, la diferencia de precio es bastante grande debido a que los motores y piezas del primero incrementan los costos.

Aunque siempre hay algunos modelos asequibles, ninguno será más barato que los manuales.

Características que debe tener un buen abrelatas

Cuchillas de acero inoxidable

Pueden soportar los malos tratos y hacerse inmunes a la oxidación

Manijas cómodas

Los mejores tienen agarraderas antideslizantes para evitar accidentes

Tamaño razonable

Los eléctricos deben tener una altura considerable, capaz de admitir cualquier tipo de latas y los manuales deben ser livianos y cómodos de guardar en cualquier cajón.

Fácil de limpiar

Algunos modelos han sido diseñados para que las cuchillas nunca entren en contacto con el contenido de la lata, por lo que es muy difícil que se ensucien. Hay variedad en el mercado que tienen cuchillas desmontables para colocarlas en el lavavajillas.

Fuerte construcción

El diseño del abrelatas eléctrico debe ser fuerte y robusto para que soporte el peso de la lata sin caerse. Por el contrario, el manual tiende a ser ligero y fácil de manejar.

Buen rendimiento y de fácil manejo

La idea del electrodoméstico es la de facilitar el trabajo involucrando el menor esfuerzo posible. Si tu abrelatas se queda a mitad del camino, deja caer la lata o es difícil de girar, pues cámbiate, estás usando el equivocado.

Beneficios de un abrelatas eléctrico

El tipo eléctrico funciona bajo el mismo principio del manual, excepto que hace todo el trabajo solo. Con tan solo presionar un botón, la lata se abre fácil y rápidamente.

Algunos de los beneficios son:

-Proceso 100% seguro y limpio

-Es portátil y práctico

-No necesita que ejerzas presión para que funcione

-Es menos desordenado y el corte resulta más  fino

-El corte se hace más rápido

-Se necesita muy poco esfuerzo para hacerlo funcionar

-Muy poco consumo de energía eléctrica

-Menos riesgo de lesión

Peligros al usar un abrelatas

Las latas son inofensivas hasta que toca destaparlas, porque lo que interesa es su contenido y al usar un abrelatas se disminuye el riesgo de cortarse con la tapa, sin embargo, al no tener cuidado podrías cortarte sin importar el tipo de utensilio que utilices, sea eléctrico o manual, pues aunque parezca fácil no lo es del todo.

Si las cuchillas no encajan bien, puedes generar más fuerza de lo normal, lo que haría que la lata se moviera y terminaras accidentándote hasta el punto de necesitar puntadas, por eso, lo mejor es que busques uno de excelente calidad.

Si el aparato no es muy eficaz o las cuchillas no están lo suficientemente afiladas, pueden generar virutas de metal que accidentalmente caen en los alimentos al abrir la lata. Eso sucede cuando no se limpian bien las cuchillas después de su uso y se van acumulando en la base.

En este proceso se pueden mezclar con los alimentos restos de productos biológicos, físicos y químicos.

Contaminantes biológicos incluyen restos de hongos, virus, levadura y bacterias. Entre los físicos están los restos de metal que van directo al organismo del consumidor o caen en los ojos y entre los químicos están los pesticidas y agentes de limpieza que han estado en contacto con el aparato.

Se han reportado incendios debido a las virutas de metal que caen en contenedores o latas de aceite al ser destapadas con abrelatas. Al entrar en contacto con chispas o electricidad pueden iniciar un fuego grande

¿Qué buscar en un abrelatas eléctrico?

Hay algunas características que no deben faltar en un buen electrodoméstico y los abrelatas no escapan de ello. A continuación te mostramos ciertos puntos que merecen la pena considerar:

-Que abra todo tipo de latas y de varios tamaños

-Que sea fácil de usar y por supuesto fácil de limpiar

-Con una buena superficie antideslizante para evitar accidentes

-No debe hacer mucho ruido al operar

-Eliminación segura de la tapa. La mayoría tiene un imán fuerte que sujeta la tapa una vez abierta la lata, lo que facilita su expulsión.

-En general los abrelatas eléctricos se exhibirá sobre la encimera, así que es importante que el diseño haga juego con el de tu cocina

-El tamaño también es importante pues debe ser pequeño para poder almacenarlo y funcional para que sea apto para todas latas

-Muchos ofrecen accesorios adicionales tales como abrebotellas y afiladores de cuchillos pero lo importante es que su función principal la realice sin problemas.

-Verifica si el corte es superior o lateral y escoge de acuerdo a tu gusto pero si tienes niños o adultos mayores en casa, te aconsejamos el de corte lateral, que deja los bordes lisos.

-Si elijes uno de corte superior debes saber que la cuchilla tocará la comida, así que debes ser extremadamente cuidadoso con la limpieza.

-Si utilizas la tapa para escurrir el líquido de la lata, te conviene el de corte superior

-Si prefieres no tocar la tapa, escoge el de borde lateral

¿Cuánto gastar en un abrelatas eléctrico?

Aunque en la actualidad muchas latas vienen con sistema de abre fácil, siempre es útil tener un utensilio para destaparlas a la mano, sin tener que recurrir a métodos antiguos peligrosos como insertar un cuchillo, arriesgándonos a perder más de un dedo de la mano en el intento.

Aún teniendo el abre fácil, ¿cuántas veces no has jalado la pestaña y te ha quedado en la mano?, ese momento de terror se disipa si tienes a mano un abrelatas, así que es muy conveniente invertir en uno para evitar molestias.

La variedad de precios depende del tipo de diseño y de la función que realiza el utensilio de cocina.

En este caso, se pueden conseguir abrelatas eléctricos en 33 euros, pasando por unos más modestos en 25 euros y los manuales rondan los 10.

Datos curiosos

La comida enlatada solía venir con instrucciones específicas: “cortar el borde con un escorpio y un martillo”. En la práctica, los soldados y expedicionarios, -primeros en disfrutar las bondades de la comida enlatada- solían recurrir a métodos más o menos ingeniosos como bayonetazos y tiros, pasando por un golpe con una roca.

Unos años después se adelgazaron los bordes y muchos años más tarde se creó lo que sería el más parecido a lo que disfrutamos hoy pero más complejo, con piezas intercambiables. Sin embargo, no tuvo éxito ya que se consideraba demasiado peligroso para el uso de la gente común.

Como esos primeros abrelatas se quedaron fríos en las tiendas, fue creado el sistema “abrefácil” que conservan las latas de sardina hoy día, es decir, una tapa con una pequeña pestaña que se abría enrollándose sobre sí misma.

Sin embargo, los intentos por crear un instrumento para abrir las latas de sopa tan amada en los hogares americanos durante la guerra, llevó a crear una uña metálica que se clavaba en el medio y abría la tapa a medida que se le daba la vuelta. Varios años después se le incorporó una segunda rueda dentada que se fijaba al borde de la lata para no perforarla.