Los 6 Mejores Cocedores de Arroz Para Preparar Ricas Recetas

Contar con el mejor cocedor de arroz en tu cocina te permitirá coordinar el almuerzo y/o la cena perfecta.

El hervidor de arroz de tipo eléctrico es el aparato que toda cocina necesita, ya sea que cocines regularmente u ocasionalmente, este te permitirá conseguir siempre el arroz perfecto, dejando de lado el botar un arroz quemado o consumirlo seco o blando.

La mayoría de las arroceras vienen con un recubrimiento antiadherente y además su bandeja se puede remover, por lo que resulta más sencillo que con una olla de arroz a la hora de servir directamente en la mesa o de la hora de la limpieza.

Podemos conseguir cocedores de 2 o 3 raciones perfecto para los que viven solos o en pareja, y hasta algunos con capacidad de 10 raciones o más. A pesar de su capacidad, con estos aparatos podemos elegir fácilmente cuanta cantidad queremos cocinar gracias a sus vasos medidores.




¿Cuál es el mejor cocedor de arroz?

En el mercado podemos conseguir múltiples marcas y tipos de olla de arroz. Entre ellos están las ollas de estufa, los recipientes de microondas y los cocedores eléctricos.

Estos últimos incluyen entre sus opciones el avisar cuando el arroz está listo y/o mantener su contenido caliente para conservar mientras los demás ingredientes de la comida están listos. Otros hasta permiten cocinar todo tipo de cereales, vegetales o recetas exquisitas como el arroz especial para el sushi.

Luego de investigar y revisar precios y características, te presentamos nuestra selección de los 6 mejores cocedores de arroz que esperemos cumplan tus exigencias.

A continuación te presentamos los mejores cocedores de arroz: 

1. Tristar RK-6126

El más económico

Con un exterior realizado en acero inoxidable, esta olla para arroz de color plateado tiene un peso de 1,2Kg y unas dimensiones de 24x28x20cm. Tiene una capacidad de 1L o 5 tazas y su potencia es de 400W.

Entre sus funciones tiene el mantener la temperatura para conservar el arroz por horas, su capa antiadherente no permite que se pegue y al momento de que está listo se apaga automáticamente.

Su cubeta interna con protección aceitosa-seca se puede extraer para lavar o reservar y sus pies son anti-deslizantes. Además viene con una taza de medición.

2. Taurus Rice Chef Compact

Tacto frío

Esta olla arrocera tiene una potencia de 700W y su diseño es de color negro y gris. Tiene una capacidad para 2 o 3 raciones y viene con un revestimiento antiadherente que evita que el arroz se pegue.

Con un peso es 1,7 Kg y dimensiones de 24,5×22,5x22cm, este accesorio de cocción al vapor mantenimiento el calor e incluye un conjunto de utensilios de cocina y una bandeja de vapor para cocina saludable

Su capacidad es de 0,6L y su tapa de cristal temperado permite el seguimiento del proceso de cocción.

3. Russell Hobbs 19750-56

El de mayor capacidad

Con un peso de 998gr y unas dimensiones de 28,5×28,5x23cm, este hervidor de arroz eléctrico esta realizado en acero inoxidable cepillado y su tapa es de cristal.

Al terminar el proceso de cocción se apaga automáticamente, y tiene un diseño de color plateado y negro. Además incluye una espátula, un vaso medidor y una bandeja para cocinar al vapor pescado y verduras.

Otras funciones especiales de este aparato con capacidad de 1,8L (10 tazas) y potencia de 700W, es que tanto como su cubeta antiadherente como su cable son extraíbles, por lo que se hace más sencillo el proceso al servir directamente en la mesa.

4. Oster CKSTRC4723-050

Con tapa de vidrio refractario con ventilación

Con una capacidad de hasta 6 tazas de arroz, este cocedor tiene un peso de 1,8Kg y unas dimensiones de 25x23x23cm. Su diseño de color rojo y plateado con bandeja removible además de ser antiadherente es muy sencillo de lavar.

Su tapa evita la cocción excesiva de los alimentos y al haber terminado el proceso de cocción se apaga automáticamente.

Incluye dos funciones en su tablero luminoso: encendido y mantener caliente, por lo que puede reservar tanto el arroz como las verduras en la misma temperatura.

5. Adler AD-6406

Excelente relación calidad-precio

Este cocedor de arroz tiene una potencia de 1000W y su diseño realizado en acero inoxidable es de color negro. Tiene una capacidad de 1,5L y viene con la función de tacto frío, es decir, la parte externa no adquiere la temperatura interna al estar encendido.

Con un peso de 2,4Kg y dimensiones de 27,6×27,2x27cm, podemos encontrar en su tablero sus 2 funciones para cocer y mantener caliente su contenido.

Su tazón es extraíble y tiene una superficie antiadherente, lo que facilita su limpieza y que el arroz no se pegue. Además, incluye una taza para medir y una cuchara de plástico.

6. Lékué

Recipiente para cocer arroz en el microondas

Para los que no le gustan los cocedores eléctricos, este envase de color verde y blanco hecho de silicona platino y PBT es una excelente opción para cocinar el arroz en el microondas.

Tiene una capacidad de 1L y es apto para el lavavajillas. Su peso es de apenas 454 g y sus dimensiones son 17,8×17,8×12,7cm.

No se necesita hervir el agua primero y permite cocer tanto los diferentes tipos de arroz como de otros cereales, dejando todos en su punto. Su diseño te permite servir directamente en la mesa, es de rápida cocción y muy sencillo de limpiar. Incluye algunas recetas.




El arroz, un alimento básico consumido por la mitad de la población mundial, también se considera un súper grano debido a sus múltiples beneficios nutricionales. Su cocción puede significar un gran reto entre muchos, sobre todo si se busca el punto perfecto que permita disfrutar de una textura agradable.

No hay un truco o técnica especial para su preparación, más que seguir ciertos pasos básicos, usar la cantidad correcta de agua, un calor suave, alguna tapa de olla ajustada y un período de descanso después de cocinar. ¿Parece sencillo, no?

En realidad sabemos que todos en algún momento hemos experimentado resultados no tan gratificantes, con intentos fallidos que producen masas blandas, granos crujientes, poco cocidos o una mezcla de ambos. ¡No todo está perdido! Bueno, quizás esa última ración sí, pero le aseguramos que las próximas serán mejores.

Saborear un arroz perfecto es posible gracias al cocedor de arroz, dispositivo eléctrico que le ayuda a cocinar este alimento de forma automatizada.  Sin importar si sus conocimientos culinarios son limitados o avanzados, estamos seguros que encontrará en este pequeño aparato a su más valioso aliado.

Arroceras

Una olla arrocera está hecha para simplificar el proceso de preparación del arroz. Estas funcionan con electricidad y calientan el agua en su interior para cocer mediante vapor o al hervir el contenido.  Cuando se alcanza cierta temperatura, comienzan a disminuir sus intensidades, manteniéndose en un valor equilibrado.

Lo anterior describiría a la mayoría de estas ollas. Sin embargo, existen presentaciones de avanzada, con funciones adicionales que van desde el ajuste personalizado de la temperatura hasta la emisión de sonidos y luces al concluir el proceso.

Hacer uso de estos ayudantes de cocina es simple: basta con colocar el arroz en su recipiente interior con algo de aceite comestible, la cantidad proporcional de agua indicada y presionar un botón para echarle a andar. Al finalizar, puede elegir entre vaciar su contenido o dejarlo ahí para después, con la certeza que mantendrá su temperatura ideal.

Los diferentes tipos de arroz necesitan distintas cantidades de agua y formas de elaboración para obtener el resultado deseado. El arroz básico es, por supuesto, el más fácil de cocinar, pero un grano suelto o uno esponjoso requieren ciertas técnicas. Cada olla puede traer una medida específica en cuanto al agua a emplear, y por ello se debe ser cuidadoso en el manejo de las porciones exactas para lograr un arroz a la perfección.

Existen diferentes tipos de arroceras, entre las cuales destacan:

Arrocera estándar:

Es la versión más conocida y de mayor presencia en los hogares del mundo. Las ollas arroceras eléctricas convencionales, inventadas en 1955, son bastante económicas e ideales para novatos de la cocina.

Su razón de ser es la cocción de arroz blanco, pero también se destacan en la elaboración de arroz marrón y otras preparaciones a medida que el usuario va tomando experiencia con sus capacidades. Estas  logran calentar, hervir y apagarse solas, en un intervalo de tiempo determinado.

También toman en cuenta el cambio en el peso del arroz, determinando la diferencia entre el momento en el que el agua está presente hasta que ésta se evapora, para entrar al modo de calentamiento estable. Proporcionan facilidad de cocción, mantienen el arroz caliente hasta por 12 horas y son muy rentables.

Arrocera mejorada:

Un paso más allá de la arrocera estándar. Incorpora sensores térmicos para calcular la duración del proceso de cocción así como la variación de la temperatura.

Muchas de estas ollas eléctricas presentan un diseño de avanzada, con botones para operarles y pantallas leds que suministran información. Estas no sólo se limitan al arroz blanco, sino también al arroz integral, arroz para el sushi y papillas como las gachas.

A diferencia de las ollas arroceras convencionales, el tiempo de remojo y cocción al vapor antes y después de la preparación se programa automáticamente.

Cocedor de arroz multifuncional:

Son dispositivos eléctricos multifuncionales que están diseñados para cumplir todas las operaciones que realizan los otros tipos de arroceras. Es una innovación reciente, creada en la búsqueda por suplir todas las necesidades de sus usuarios, al explotar las cualidades conocidas de las ollas tradicionales.

Incorporan sellos de presión en su estructura y se pueden usar como cualquier olla de presión convencional. De forma no presurizada, puede elevar las funciones de una olla de cocción lenta para mejores resultados

En ellas se pueden saltear vegetales, trozos de carne o de pollo, que luego combinará con el arroz para crear recetas únicas. Basta con colocar la tapa sin un calce exacto para liberar mayor o menor cantidad de vapor, factor que incide en el tiempo de preparación.

Son las favoritas entre los amantes de la cocina que quieren obtener platos diferentes y de calidad superior. Por su puesto, estas ventajas tienen un costo que se ve reflejado en sus altos precios.

Arroceras por inducción de calor:

Representan el aprovechamiento máximo de las tecnologías de calefacción. Suplen la forma tradicional de calentamiento inferior por una transferencia de temperatura mediante inducción hacia toda la olla.  Esta característica permite una distribución proporcionada del calor en su interior, que afecta favorablemente al arroz y demás ingredientes.

Internamente funcionan al emplear bobinas metálicas que generan un campo magnético cuando transita la energía eléctrica a través de ellas. El recipiente puede estar elaborado en materiales magnéticos, para realizar este proceso directamente desde estos.

El campo magnético induce al calor al generar corriente eléctrica, calentando la olla sin tener un contacto físico directo. Esto permite que la olla de arroz haga ajustes de temperatura más finos. Se obtiene un arroz bien cocido, sin quemaduras o puntos crudos.

Usos de cocedor de arroz

Estos dispositivos electrónicos están creados principalmente para la cocción del arroz. Tener algunos conocimientos básicos sobre cuáles son las cantidades de agua, el tipo de arroz y el tiempo que requiere para estar en su punto perfecto, es una ventaja que le hará disfrutar todas las capacidades de su arrocera.

Así haya comprado lo último en tecnología en torno a estos aparatos, deberá leer cuidadosamente sus instrucciones. Emplear los medidores incluidos con cada producto, garantiza proporciones exactas con respecto a las cantidades establecidas por cada fabricante.

Si por el contrario, usted decide utilizar otra taza o medida de agua distinta a la recomendada, verá que el resultado no corresponderá con lo esperado. Cuando se trata del arroz no valen la pena los riesgos y mucho menos los experimentos.

Hay diferencias abismales entre las cantidades de agua para un arroz espumoso a uno crujiente. Cada tipo de arroz o receta pueden tener exigencias especiales en cuanto a su preparación. Algunas arroceras tienen la capacidad de adaptarse a una programación personalizada según lo requerido.

Colocar una mezcla de especias y otros condimentos con el fin de realzar o potenciar el sabor del arroz, es otra posibilidad valorada por aquellos que desean obtener un plato completo. También puede incluir vegetales encima de un lote de arroz mientras se cocina para una alternativa saludable al arroz frito.

Las recetas y posibilidades son infinitas, y van de la mano con su creatividad. Hay usos alternativos que puede darle, tales como:

Cocción de huevos:

Podrá hervir de 20 a 25 minutos un par de huevos a la vez, según el término de su preferencia.

Puré de papas:

Muchas arroceras eléctricas vienen con una cesta humeante, que es una manera fácil de lograr consistentemente la perfección al vapor de verduras. Si su olla cuenta con este accesorio, coloque algunas papas peladas hasta alcanzar su punto más suave. Puede mezclar con mantequilla, leche y un poco de sal para disfrutar de un rico puré.

Chocolate derretido:

Hacer una deliciosa fondue de chocolate es posible con estas arroceras. Basta con agregar algunas porciones de este postre con un poco de mantequilla, derretir y mantener en la opción de calentamiento moderado. Tendrá una mezcla para degustar con fruta o malvaviscos.

Macarrones con queso:

Puede cocer las pastas, retirar algo de agua y agregar un poco de queso americano. El plato resultante será el favorito de sus niños.

Panqueques:

Gracias a las propiedades antiadherentes de la gran mayoría de estas ollas, podrá incluso atreverse a cocinar panqueques con solo verter la mezcla en su interior. Quedará esponjoso y consistente, con la posibilidad de incluir alguna fruta, chispas de chocolate entre muchas opciones.

Características básicas de la arrocera

No todas las ollas arroceras trabajan igual. Cada una depende de lo que su fabricante considere pertinente para su mejor funcionamiento. Factores como las cantidades de agua, la unidad de medición (mililitros u onzas), el tipo de arroz y capacidad de almacenamiento interno afectan sus resultados.

Todo aunado a las expectativas personales de su usuario en cuanto a calidad y practicidad en su uso. Algunas de las características básicas de las que tenemos que estar pendientes al comprar son:

Tamaño de la olla de arroz:

Existen variaciones en torno al volumen máximo admisible por cada modelo. Podemos encontrar presentaciones con capacidad de 3 a 7 tazas de arroz. Esto se refiere a su estado crudo, no al arroz cocido.

Es particularmente recomendado conocer las necesidades diarias de consumo para determinar cuál es la arrocera  apropiada para su hogar. Los mínimos y máximos van de la mano con el número de integrantes o comensales a disfrutar de cada preparación, por lo que una olla de 3 tazas estaría perfecta para dos personas, y una de 7 unidades para toda una familia.

Comprar una olla pequeña implica tener que usarla varias veces si llegan invitados inesperados a comer, mientras que una grande, con todo y sus funciones de avanzada, no sería efectiva para cocer pequeñas porciones.

Sobrepasar los límites establecidos puede ocasionar derrames que afecten la superficie y mecanismo de estos artículos. Y en el caso contrario, manejar porciones por debajo del valor mínimo dará como resultado un arroz inconsistente.

Se hace conveniente entonces leer cuidadosamente las indicaciones en las etiquetas antes de comprar, de esa forma asegurará usar al máximo de sus capacidades la olla seleccionada.

Tamaño de la taza japonesa vs el tamaño local:

Una taza se refiere a la medida estandarizada que se aplica en diversas regiones del mundo, y que sirve para determinar cantidades sueltas en preparaciones culinarias. Esta forma de cálculo de volumen, varía entre cada nación, lo que afecta considerablemente los resultados en recetas precisas. Por ejemplo, América Latina, Australia, Nueva Zelanda y Canadá manejan un volumen de taza de unos 250 mL; Estados Unidos una taza equivale a unos 236,5 mL y en las ex colonias  británicas, con excepción de las ya nombradas, usan una taza que denominan “imperial” y que representa unos 284,1 mL.

Recordemos que la mayoría de las máquinas para la cocción del arroz que encontramos en el mercado tienen una procedencia japonesa o estadounidense, detalle que debemos observar con cuidado dependiendo de donde estemos.

Saber con certeza cuál es la proporción tomada en cuenta por los fabricantes marcará la diferencia entre un arroz delicioso a uno que de seguro irá al bote de basura.

Más funciones básicas

Elaborar un arroz suelto o esponjoso es la meta a lograr cuando se hace uso de estas ollas eléctricas, pero también se incluyen características provechosas que abren un mundo de posibilidades para utilizar este recurso al máximo. Algunas de estas particularidades incluyen:

Sartén:

Sofreír el arroz, vegetales y carnes es una ventaja de algunos modelos. Esto se logra mediante el material de acero inoxidable con recubrimiento antiadherente de su superficie. Basta con calentar previamente la olla y agregar una pequeña cantidad de aceite para saltear lo que desee, sin el riesgo a que se pegue.

El material antioxidante no absorbe los olores ni sabores, conservando el valor nutritivo de cada alimento. Para poder mantener por un tiempo prolongado esta cualidad, deberá limpiar su interior con cada uso.

Las arroceras incluyen una paleta plástica para servir y revolver, esto se hace con el propósito de evitar ralladuras que disminuyan el poder de anti adhesión. Evite utilizar cucharas, tenedores o cuchillos metálicos que comprometan su buen estado.

Tapa:

Una tapa de vidrio o plástico transparente nos facilita la labor de verificar la preparación del arroz. Lo usual era levantar la tapa para ver si faltaba agua o para probar el punto de cocción, acción que afectaba el proceso además de incrementar el riesgo a sufrir quemaduras por el vapor del agua. Esto ocurría con las tapas metálicas, frecuentes entre modelos más económicos.

Estas cubiertas poseen un pequeño orificio que funciona como válvula de escape para el vapor, que libera la cantidad justa desde que hierve el agua hasta que finaliza el ciclo.

Use sólo la tapa acorde a su arrocera para que no se escurra el agua acumulada, generando un desastre que de seguro lamentará.

Bandejas de vapor:

Una de las funciones más provechosas, además de la tarea básica de preparación del arroz, es la incorporación de cestas o compartimientos de vapor. Este accesorio se integra dentro de la arrocera para aprovechar el calor desprendido para cocinar otros alimentos como las verduras.

Un brócoli verde y consistente, tal y como el que conseguimos en algunos locales de comida oriental, se logra con tan solo unos pocos minutos bajo el vapor de la olla de arroz.

Al usar esta alternativa saboreará ricos y nutritivos platillos, con el mínimo uso de grasas o aceites. Con esta función y un poco de ingenio también puede preparar carnes para desmenuzar e incluso algunos postres.

Este es tan sólo un ejemplo de las múltiples y maravillosas oportunidades que nos ofrecen estas  bandejas de vapor, y que son un aporte favorable para nuestra salud y bienestar.

Características electrónicas

La constante evolución de la tecnología hace que las ollas arroceras eléctricas sufran modificaciones e implementen nuevas y variadas funciones. Cada fabricante se plantea la posibilidad de rediseñar sus modelos, para ofrecer características que faciliten las labores en la preparación del arroz. Esta tendencia está haciendo que cada vez más personas se interesen en formar parte del mundo culinario, con recetas al alcance de todos.

A continuación, recompilamos algunas de las innovaciones más recientes relacionadas con estos aparatos:

Sistema de selección difusa:

Como muchos microondas y hornos eléctricos, algunas arroceras han pre programado su función de cocción a partir de una serie de menús aplicables a diferentes tipos de arroz. De esta forma se invierte el tiempo justo según el requerimiento de cada preparación, para resultados óptimos.

Basta con sólo presionar un botón de selección que desplegará la opción a elaborar en ese momento, en torno al término deseado en el arroz. Para lograr esto, debe seguir las indicaciones en los manuales de instrucciones en cuanto a porciones y cantidades de agua recomendadas.

Puede obtener un arroz blanco básico, un arroz mixto, arroz glutinoso, arroz integral, arroz suelto, entre otros.

Ciclo de gachas:

Este plato popular ha adquirido notoriedad al colarse entre los gustos y preferencias de muchas personas. Es un aliado de desayunos y cenas por su sencillez y aporte eficiente a la nutrición, que ayuda a sobrellevar el día a día.

Los japoneses saben bien esto y por ello se ha incorporado a la arrocera moderna este botón que contribuye a la cocción lenta del arroz o la avena que le compone. Puede hervir sus ingredientes en agua o leche.

Al finalizar el proceso, tendrá un plato de consistencia grumosa, similar a la de una papilla.

Ciclo de recalentamiento:

Cuando sobra algo de comida, podemos recalentarla utilizando la arrocera. Esto se ha hecho desde hace bastante tiempo, pero hoy forma parte formal de las funciones presentes entre sus botones.

Con solo colocar estos alimentos en su interior, bien sea congelados o a temperatura ambiente, podrá darles la temperatura ideal para deleitarse con su sabor original. Tenga en cuenta que las variaciones en el calor suministrado deben ser moderadas, para evitar que se queme.

Se recomienda utilizar esta función en combinación con la opción de “mantener caliente” para un mejor resultado.

Función de cocción rápida:

Si es de las personas que desea incrementar la potencialidad de su arrocera mientras disminuye el tiempo en la cocina, puede hacer uso de esta función de cocinado rápido. Busque el botón “Quick Cook” dentro de las opciones para acortar las etapas de cocción, aumentando el calor generado así como la velocidad de evaporación. Las arroceras de calentamiento por inducción son excelentes realizando este trabajo.

Los resultados no serán como el arroz cocido en su tiempo normal, pero al menos podrá comer algo decente antes de salir.

Ajuste de textura:

Cuando cocine platos de arroz querrá pensar en su textura. Esta condición depende de las cantidades de almidón presentes entre un tipo de arroz y otro, dando como producto final un grano esponjoso, seco o pegajoso.

Seleccione la función de textura en la opción de arroz pegajoso en su arrocera eléctrica cuando desee hacer algún postre, como el arroz con leche o el arroz con coco, que requieren un aspecto más compacto o apelmazado.

Para un arroz duro, este ajuste realizará una cocción menos intensa y más corta, ya que dada la naturaleza del grano no se requiere de mayores procesos. Este queda separado y liviano cuando se cocina. Se suele utilizar con arroz precocido.

La selección de la textura deseada tendrá un mejor efecto según el arroz con el que se cuente en el momento. Si tiene alguna duda, lea su empaque para entender las aplicaciones normales de acuerdo a su procedencia y tratamiento.




Características básicas de seguridad

Las arroceras suponen un avance en el sentido de la preparación del plato de mayor preferencia en los hogares. Sin embargo, debido a que estos artículos son eléctricos y calientan el agua a una temperatura alta, suponen un riesgo para la seguridad al usarlos incorrectamente.

El comportamiento ante esta olla no es diferente al que debe tener ante otros aparatos en el hogar, así que siga los lineamientos lógicos para su manejo sin comprometer su bienestar.

Debe tratar de usar este dispositivo en un entorno fuera del alcance de los niños, quienes pueden ser atraídos por su diseño atractivo. Evite llenar el recipiente al máximo de su capacidad para disminuir derrames.

Mantenga los cables de alimentación secos y en su lugar. Desconecte la olla al finalizar su uso, la función de “mantener caliente” indica que está encendida, así que no la deje en este estado por más que el tiempo razonable.

Cerciórese que este equipo se encuentre inactivo al limpiarle, y que su interior ya se encuentre a temperatura ambiente. Estas, entre otras acciones le ayudarán a estar seguro y a hacer uso de su arrocera por mucho más tiempo.

De igual forma, sus mecanismos deben estar provistos de alternativas que brinden un mínimo de estrategias alternas ante situaciones adversas. Las más comunes que podemos encontrar son:

Protector fusible:

Las arroceras cuentan internamente con fusibles que interrumpen el paso de corriente no admisible por el mecanismo. Estos protegen sus componentes eléctricos en caso de una sobrecarga que pueda comprometer la integridad de su funcionamiento normal, y que llegue a dejar inoperativo a este ayudante de cocina.

Los fusibles consisten en un alambre de baja resistencia que forma un pequeño circuito. Al transitar una corriente mayor a la normal, este protector rompe su conductor evitando darle continuidad hacia el resto del equipo. Hay interruptores de circuito y relés de protección que cumplen esta función y que pueden incluirse en diferentes modelos de ollas.

En caso de producirse alguna falla, basta con reemplazar el fusible para seguir con la operatividad de su vaporizador. Es la mejor forma para cuidar esta valiosa inversión.

Carrete de cable automático:

Una opción poco común pero de gran provecho. Se trata de un sistema de enrollado para el cable, que disminuye los enredos y las posibilidades de que usted o algún familiar tire de la unidad conectada.

Funciona al presionar un botón, que activa un mecanismo interno que recoge automáticamente el cable, dejando expuesto su enchufe.

No es tan frecuente encontrarlos ya que no es usual que las arroceras tengan un cable más largo de lo necesario. Sin embargo, es una característica conveniente, sobre todo al momento de guardar nuestra arrocera.

¿Qué modelo es adecuado para usted?

Existen muchos modelos, con propiedades de avanzada, que además presumen de diseños modernos en colores variados, y que combinan con cualquier espacio del hogar. No sentirse atraído hacia alguno de estos parece casi imposible y los precios de oportunidad hacen más atractiva su adquisición.

Sin embargo, una de las principales consideraciones es el volumen que la arrocera debe manejar según nuestras necesidades reales. De nada vale hacerse de una arrocera grande si se va a ser utilizada para dos personas. O una pequeña para una familia numerosa.

Las cantidades de arroz seco que pueden contener estas ollas eléctricas son la mejor guía al momento de comprar. Los valores presentados indican la capacidad media interna, esto si tomamos en cuenta el aumento del volumen del grano al absorber el agua, por lo tendremos que evaluar el resultado final.

Por ejemplo, un producto que alberge 3 tazas de arroz generará 6 tazas de producto terminado, siguiendo las indicaciones. Preste especial atención a esta proporción para escoger una vaporizadora que se ajuste a su realidad de consumo.

Otro planteamiento gira en torno al tipo de arroz a elaborar y su frecuencia; si usted no suele utilizar más que el grano blanco común o si en cambio ampliará sus horizontes hacia otras opciones.

Cualquiera sea el caso, deberá comprar entonces una unidad para concretar su objetivo específico, pero recuerde, las funciones avanzadas incrementan los costos. Con todo esto en mente de seguro seleccionará la alternativa perfecta.

¿Quiero muchas funciones o sólo un modelo barato y listo para usar?

Esta es la pregunta clave que debe hacerse. No hay que negarse a la evolución del conocimiento y menos en la cocina. Pero seamos francos, si su ritmo de vida es ajetreado y no lo deja ir más allá de las preparaciones simples, es prudente no apostar por ofertas con funciones avanzadas.

Si por el contrario, usted cuenta con conocimientos previos o es un entusiasta en experimentar con nuevas recetas, no debe pensarlo dos veces. Las nuevas tecnologías están en favor de usted para que elabore platillos únicos, y que tendrán en el arroz al más destacado protagonista.

¿Qué tamaño necesito?

No hay cabida para las exageraciones; a menos que planee abrir un restaurant oriental. Seleccione un modelo en escala reducida, que es el que se adecúa en la mayoría de los hogares.

Una arrocera puede ser muy beneficiosa, pero también puede generar malgasto al producir más arroz cocido del que necesita. Evite los desperdicios y céntrese en una alternativa acorde con lo que se va a consumir a diario.

Si desea incluir vegetales o carnes, podrá necesitar una medida superior, de manera que todo el conjunto quepa de forma holgada dentro de la unidad

Además de su capacidad interna, hemos de saber su adecuación con el espacio de la cocina. Hay arroceras con estructura externa aparatosa, que son difíciles de almacenar.

Busque modelos que separen sus piezas de forma adecuada para que decida si desea guardarle ensamblado o separadamente.

La limpieza puede complicarse cuando escogemos la olla más grande para cocinar algo de arroz. La ventaja de un producto manejable es su capacidad de llevarle directamente al lavavajillas, para reducir el tiempo invertido.

Por estas y muchas razones más, vale la pena ser prudente antes de comprometerse con lo primero que se ve en el anaquel.

¿En qué material quiero que se cocinen mis alimentos?

Aunque anteriormente señalamos las bondades del acero inoxidable en combinación con los revestimientos anti adherentes en la gran mayoría de las sartenes internas de las arroceras, debemos indicar que no es la única alternativa.

Para los amantes de lo natural y la onda ecológica, se han dispuesto ollas elaboradas en materiales libres de metales pesados u otros materiales tóxicos.

Esto en respuesta al uso del teflón, que se asocia a varios trastornos y enfermedades por contener ácido perfluoro octánico (PFOA), que además es dañino para el medio ambiente.