Las 7 Mejores Básculas de Cocina

¿Te suena lo de pesar algo en tu vieja  y tener que llamar a toda tu familia para interpretar las agujas, que cambian según la perspectiva con que se miran? ¿Y lo de estropear una comida por no haber puesto la cantidad correcta de ingredientes? Seguro que sì.

No hay más que hablar, necesitamos a alguien que haga este trabajo sucio, y nadie es mejor que una buena báscula de cocina digital barata. Sí, porque este lujo no te va a costar un dineral, sino una buena dosis de descanso mental y físico sin la ansiedad de siempre.




La mejor báscula de cocina

Precisas, compactas, baratas e incluso bonitas, estas básculas son la mejor inversión para tu cocina. Todas se parecen un poco con respecto a las características técnicas, pero cada una lleva unos detalles que atestiguan su unicidad.

Para los amantes de lo tradicional y para los que no quieren que se entienda que lo que han comprado justo es un peso de cocina, el diseño de cada artículo os dará la posibilidad de satisfacer vuestros deseos decorativos. Vamos a ver….

A continuación te presentamos las mejores básculas de cocina:

1. Báscula digital para cocina EK6015 de Etekcity

Versátil y fácil de usar

Capaz de pesar desde 18 gramos hasta 5.5 kilos, este peso de alimentos es lo adecuado si sois de los que prefieren preparar las recetas siguiendo las medidas y cantidades precisas. También es idóneo para quienes cocinan para una dieta de rigurosas cantidades.

Es de fácil lectura, tiene pantalla retroiluminada y cuenta con pantalla LCD donde ofrece las mediciones en una tabla convertible de: de gr, ml, oz y libras.

Se trata de un equipo útil, versátil, de limpieza sencilla, fácil de almacenar y portátil. Tiene diseño elegante, sobrio y patas antideslizantes y funciona con un set de baterías AAA.

2. Báscula digital de cocina Houzetek

Robusta y elegante

Diseñada con acabados de acero inoxidable y ABS de calidad alimentaria, esta báscula es una plataforma lisa capaz de ofreceros mediciones precisas en cantidades de alimentos.

Ofrece datos de peso de hasta 5 kilogramos en unidades de medidas como libras, onzas, gramos, kilogramos y mililitros.

Viene con pantalla LCD que ofrece los resultados de la medición en números grandes y brillantes con un ángulo de visión mejorado para cocineros en movimiento.

Trabaja con voltaje de batería de 1.5V y usa una pila tipo R03 y es un aparto seguro ya que os proporciona indicadores de sobrecarga o de batería baja.

3. Báscula de cocina Taurus Easy Inox

Fácil de usar y con un diseño elegante, este producto es ideal para los que necesitan pesar en diferentes unidades (gramos, libras). Es muy simple de limpiar, siendo de acero inox, y se puede colgar en la pared. Funciona con pilas y su pantalla LCD y su retroiluminación azul permiten leer bien los numeros.

Para los más descuidados, después de un rato se apaga sola.

Características:

  • Capacidad: 5Kg.
  • Precisión: 1g.
  • Funciona con pilas (3XAAA)
  • Tiene función Tara.
  • Diferente unidades de peso.
  • Gracias al agujero se puede colgar en la pared para ahorrar espacio en la cocina.

Lo que nos gusta

  • Lo de tener la posibilidad de cambiar de gramos a libra es una pasada. Ya vais a poder seguir al pie de la letra las recetas ingleses o americanas.
  • Diseño muy fascinante, se parece a una tableta.
  • Cumple con su función y no lleva pilas de botón.
  • Se apaga sola, así que incluso podemos olvidarnos de cambiar las pilas constantemente por olvidarnos de apagarla.

Lo que no nos gusta

  • Los botones quizá se van borrando con el tiempo.
  • Tiene un mínimo retardo de cálculo debido a que toda su superficie es sensible.

4. Báscula de cocina Smart weigh

Esta báscula tiene un diseño más tradicional y lleva un tazón removible para pesar líquidos. Funciona con pilas y se apaga después de 60 segundos para ahorrar la carga de la alimentación.

Su pantalla LCD permite leer el peso (tanto en gramos como el libras) ante cualquier condición de luz.

Características:

  • Capacidad: 5 kg.
  • Precisión: 1g.
  • Funciona con dos pilas AA.
  • Tiene función Tara.
  • Lleva un tazón removible.
  • Dos unidades de peso: gramos y libras.
  • Peso del artículo: 7 kg, lo que nos asegura robustez y fiabilidad.

Lo que nos gusta

  • Ocupa poco espacio y llevando un tazón siempre está lista para pesar líquidos.
  • Se apaga sola si no se utiliza durante un minuto.
  • Tenemos la posibilidad de pesar al revés, es decir, si ponemos a cero mientras estamos pesando un paquete, quitando contenido del paquete la báscula indicará la cantidad de lo que estamos quitando. Esta función es perfecta para el arroz o la pasta.

Lo que no nos gusta

  • Su diseño es muy tradicional y no lleva nada decorativo.

5. Báscula de cocina Beurer KS19

Más que un peso parece una alfombrilla o una libreta. Se puede elegir entre diferentes colores e incluso fantasías (el precio varía un poco). Funciona con una pila que viene incluida.

Se apaga automáticamente y avisa si hay sobrecarga. Una pequeña joya para lucir en tu cocina.

Características:

  • Capacidad: 5kg.
  • Diferentes colores a diferentes precios.
  • Disconexión automática, porque por lo que parece todos somos muy descuidados en cocina.
  • Tiene función auto tara.
  • Fabricada con un vidrio muy fácil de limpiar.
  • Funciona con una pila (3V CR2032) incluida.
  • Tiene teclas táctiles, uno de los elementos que hacen de este producto un decorado muy útil.
  • Lee diferentes unidades de peso (gr,ml,lb:oz)
  • Manual de instrucciones en varios idiomas (incluido el español)

Lo que nos gusta

  • Poder elegir color y diseño (la diferencia de precio es mínima) nos permite adaptar la balanza con los muebles de nuestra cocina.
  • Muy útil el indicador de batería baja, para no quedarnos con las cosas a medias o peor sin poder utilizarla.
  • La pantalla LCD con numeros grandes nos viene muy bien sin gafas.
  • Lleva batería, así que podemos empezar enseguida con nuestras creaciones.

Lo que no nos gusta

  • La tecla táctil no siempre funciona a la primera.

6. Báscula de cocina Tristar KW-2435

Alta precisión y baja inversión para una báscula de cocina de acero inoxidable y pantalla digital. Fácil de limpiar, pequeña y de color metálico, tiene unos pies antideslizantes para mantener firme tus ganas de cocinar.

Características y funciones

  • Capacidad máxima: 5kg.
  • Funciona con una pila botón (CR2032. Lithium battery. 3V) ya incluida.
  • Tiene función Tara.
  • Dos unidades de peso: gramos y libras.
  • Color: metálico.

Lo que nos gusta

  • Es ligera y rápida, no tarda en dar con el peso o con la tara.
  • No pasa nada si se le cae encima un poco de líquido.
  • Se limpia muy bien y no se crean rasguños.

Lo que no nos gusta

  • Este tipo de baterías, de litio, no se encuentran por todas parte, y a veces puede ser poco práctico.
  • Los pies antideslizantes pueden, con el tiempo, crear una pequeña cojera.

7. Báscula de cocina Soehnle Fiesta

Diseño tradicional pero con un toque de modernidad, la balanza Soehnle Fiesta respeta su segundo nombre, haciendo realidad tu sueño de fiesta en la cocina. Su elegante base de cristal y su tecnológica pantalla LCD muy grande le proporcionan el equilibrio perfecto entre belleza y funcionalidad.

Características:

  • Capacidad: 5kg.
  • Función Tara.
  • Base de cristal extraible muy fácil de limpiar.
  • Pantalla de control digital LCD, para no malentender ni un gramo de tus ingredientes.
  • Funciona con 2 pilas AA (incluidas en la caja).
  • Se apaga automáticamente.
  • Colores: nero y gris.

Lo que nos gusta

  • Ocupa muy poco espacio aun pesando muy bien.
  • Si nos hartamos del platillo de vidrio (siempre con el miedo de que se rompa) incluso podemos pesar con platos normales u oltros contenedores gracias a la función tara.
  • Las pilas AA son muy cómodas y se encuentran por todas partes.

Lo que no nos gusta

  • El platillo nos asusta un poco porque siempre estamos pensando en no romperlo.

Ahora lo único que te resultará difícil es elegir cuál te gusta más.



¿Qué es una báscula de cocina?

Cuando hablamos de una balanza o una báscula nos referimos a un instrumento que permite medir el peso.mejor-balanza-de-cocina-digital Dentro de la cocina esto se traduce en conocer y racionar las cantidades de los alimentos que usamos en nuestra gastronomía.

Aunque muchos solemos hacer de manera tradicional con envases que determinan el volumen, lo cierto que es muchas veces estos pueden ser engañosos.

Una balanza de gramos en cambio nos dirá con seguridad la cantidad de un ingrediente que estamos usando, sin depender de si su forma de presentación es más gruesa o fina, factores que sí afectan en otras mediciones.

Estos instrumentos consisten básicamente en un plato o bandeja grande sobre la que se coloca el alimento y a través de una pantalla digital o una escala y una aguja indica el peso de lo que pusimos encima.

Al ser un diseño pensado para estar en las casas o restaurantes, se usan cómodamente sobre las mesas y no de forma suspendida como se suele ver en los mercados.

Tipos de báscula de cocina

Existen dos versiones distintas de balanzas, una más tradicional y otra más moderna.

A pesar de que en un primer momento nos sintamos atraídos por comprar una báscula con una estética que convine con la decoración y acabados rústicos o finos de nuestra casa, lo mejor es conocer las especificaciones técnicas para ir por la más conveniente en términos prácticos.

¿Digital o mecánica?

Una analógica o mecánica funciona sin depender de pilas o elementos electrónicos. El peso es determinado por un sistema de resortes de muelles elásticos o por contrapeso.

En ellas el resultado se muestra por medio de una aguja que apunta en una rueda graduada con marcas de 100 gramos en 100 gramos. Suelen ser precisas, pero difícil lectura. Sin embargo, resisten y tienen poco gasto,

En el otro extremo tenemos la balanza electrónica de cocina. Suelen ser formatos más compactos y   que requieren de un impulso eléctrico. Su mecanismo hace uso de sensores en la superficie que determinan la carga.

Cuentan con un display digital que muestra los resultados con decimales e incluso con sumas simultáneas o manteniendo el peso reflejado. Pueden venir en modelos pequeños, de cuchara, o grandes para pesos múltiples.

¿Qué buscar antes de comprar una báscula de cocina?

Los aparatos de hoy en día tienen mogollón de elementos integrados como alarmas, apagados automáticos, conversor de medidas, tara y memoria de mediciones.

La pega es que todas estas características a veces nos distraen de los factores fundamentales que hay que tener en cuenta para tener una buena balanza en casa. Así que quiero dejaros claro de cuáles son los aspectos fundamentales que debemos buscar.

Precisión

Contar con una buena exactitud en cada medición es fundamental. Esta precisión se mide en laboratorios, pero se puede mostrar en forma de graduación que va desde 1 gramo hasta media onza.

Dentro de esta fidelidad numérica es importante destacar que, además de ser atinada en medidas pequeñas, debe mantenerse entre una medición y otra.

Facilidad de uso

Estos aparatos son de uso inmediato, no deberíamos estar leyendo complejos manuales para ponerlos a funcionar o activar ciertas funciones. Lo mejor es optar por diseños que sean intuitivos en su disposición y muestra.

Pero para que sea fácil de usar para todo tipo de cocineros también deben ser básculas ligeras, con botones y pantallas grandes y con superficies antideslizantes para que cada envase que se mida esté seguro.

Legibilidad

Esta característica tiene que ver principalmente con la pantalla. En una balanza digital de cocina el peso reflejado en números digitales debe verse sin problemas. Esto pasa por tener un display grande, con buena iluminación y con colores contrastantes con el fondo.

Las pantallas LCD que son más chicas son difíciles de distinguir y no cumplen su función. Y las que están mal dispuestas no se logran divisar si colocamos un recipiente grande encima, este es otro error que incide en la legibilidad.

Pero para tener una buena lectura de un peso también es importante saber qué unidad de medida usamos, sin necesidad de voltear el plato o de volver a seleccionar la conversión.

En el caso de las balanzas analógicas, la aguja es la fuente de los mayores problemas pues no siempre queda claro a cuál línea apuntan.

Para estos casos os recomiendo ir por esferas grandes que, aunque ocupen más espacio serán realmente útiles.

Durabilidad

Para que nuestra inversión valga la pena la balanza debe ser resistente y aguantar uso intensivo. El mejor material para que esta estructura sea fuerte es el metal.

Aunque nos podemos encontrar con fabricaciones de plástico y vidrio, estos se vuelven muy frágiles y propensos a romperse cuando se almacenan mal o si se caen.

También es buena idea contar con una superficie resistente al agua para que los posibles derrames o dañen ningún componente electrónico ni dejen mancha en el acabado.

Limpieza sencilla y rápida

Si vamos a dejar el instrumento sobre nuestra encimera o mostrador de forma definitiva es conveniente mantenerlo siempre limpio.

Algunos modelos cuentan con la superficie del plato extraíble para que se pueda lavar de manera independiente en el lavavajillas y usar productos que no afecten los dispositivos de calibración o los sensores.

También podréis buscar por grietas o bordes que puedan atrapar la suciedad de las comidas o residuos líquidos, evitarlos será lo mejor.

Capacidad

Se trata sobre el peso máximo que puede medir cada estilo de balanza. Este rango soportado puede no ser un problema mayor si queremos medir ingredientes para una tarta o para seguir un régimen alimenticio.

Los estilos de casa regulares pueden pesar hasta unos 5 kilos. Esto os será suficiente, pero debéis recordar que esa capacidad incluye al alimento en sí y el recipiente en que lo colocáis, así que mejor evitar envases pesados,

Y si lo que buscáis es medir varios ingredientes a la vez o pesar piezas grandes de proteína animal debéis buscar modelos industriales con un gran margen de soporte.

Por otro lado, existe también una capacidad mínima. Esto significa que no podremos pesar una ración individual de azúcar en una báscula analógica.

Para estos casos existen balanzas en forma de cucharas o palas que muestran el peso en el mango de las espátulas.

Plataforma de pesaje

Primero, este factor comprende la amplitud del plato, es decir, el tamaño. Esto determinará si podemos medir piezas grandes o no y dónde podemos almacenar la balanza.

Pero también tiene que ver con la estabilidad general del producto. Una base sólida es sinónimo de equilibrio, de adherencia y mejores pesajes.

Tara y pesaje continuo

Esta es una de las características que más me han flipado desde la primera vez que la usé. Consiste en un cálculo independiente y no acumulativo de los ingredientes.

El pesaje continuo permite pesar nuevos elementos sin quitar los anteriores, mientras que la función tara reestablece a 0 el peso.

Esto es especialmente útil si colocamos un envase muy grueso como base del cocinado. Una vez sobre la balanza se activa este elemento y la báscula solo reflejará el peso de los siguientes elementos, restando o anulando la primera carga que correspondía solo al bote.

Básicamente, con esto estaremos midiendo solo el contenido y no el contenedor. ¿A poco no mola?

Recipientes

En este mismo sentido es conveniente hablar de los depósitos que usamos para pesar.

Algunos modelos de balanzas traen integrados unos platos con profundidad que se pueden extraer, otros permiten el pesaje directo en especial con alimentos secos y unos últimos diseños incluso excluyen completamente una plataforma y dependen de los envases caseros.

Pero si queremos añadirle un recipiente externo, porque lo usaremos en el cocinado, hay que ajustar su tamaño con el de la balanza y evitar que este descompense los sensores o que desequilibre la medición.

Lo ideal es ir por potes livianos, los hechos de plástico pueden ser una buena opción. También es mejor ir por los que tienen una base pequeña y los bordes superiores más amplios, así como puntas para vertir los ingredientes polvosos o sueltos.

Costos

El rango de precios de una balanza de cocina va desde los 10 euros hasta los 125 euros.

Los modelos más costosos son los más profesionales o de marcas más conocidas. Estos pueden ser útiles, pero representar una inversión demasiado grande si no se le da un uso continuo.

En cambio, los estilos más baratos pueden ser más adecuados para uso doméstico, aunque debemos estar atentos a las fabricaciones pobres que sean frágiles o que se dañen fácilmente.



También te puede interesar