mejor-cámara-compacta-profesional

Las 5 Mejores Cámaras Compactas Profesionales Para Tomar Fotos Preciosas

Cuando queréis hacer una bonita sesión de fotos con la familia, los amigos o de viajes a sitios exóticos, el Smartphone ya no parece una buena idea. Puede que tenga muchas funciones y cualidades pero siempre lo superará una mejor cámara compacta profesional. Si queréis conseguir buenas imágenes es en verdad la opción más apropiada.

La cuestión es que consigáis una adecuada y que tenga todo lo que buscáis a un precio asequible. Por supuesto que una marca reconocida y especialista en fotografías avanzadas es la más razonable para escoger y de esas hay varias.

Pero lo importante, al final de todo es que vuestra opción sea de buena calidad y no os llevéis un chasco cuando necesitéis, por ejemplo, tomar fotos con poca luz y no tengáis el sensor adecuado para ello. Sí, para ser un buen fotógrafo, no basta con solo apretar el disparador, hay varias cosas que tener en cuenta, incluida una buena cámara.




¿Cuál es la mejor cámara compacta profesional?

Si queréis un modelo menos costoso y que sea fácil de llevar, siempre hay buenas alternativas, poderosas pero pequeñas que podéis comprar. Para llegar a ellas sin andar dando tumbos, en tiendas u online, debéis considerar lo siguiente:

Funciones:

Debéis pensar si buscáis algo solo para apuntar y disparar. Un modelo automático y digital con el que no tengáis que hacer demasiado para lograr fotos preciosas. Si queréis una que grabe en HD todos vuestros vídeos, es algo ya más avanzado.

Las que son a prueba de agua, son magníficas para imágenes en la piscina o en la playa. Los lentes intercambiables son una gran ventaja para quienes desean hacer fotos panorámicas. Son muchas opciones así que más vale saber lo que queréis por un precio justo.

Sensor:

Siempre deberéis preferir el sensor más grande que podáis. Esto os garantizará fotos de mayor calidad e iluminación. Casi siempre los encontraréis de 1 pulgada (12.8 mm x 9.6 mm), por encima de eso serán cámaras avanzadas.

Controles:

Si son botones y diales físicos pudiera ser mucho más rápido el cambio de opciones que cuando se trata de un menú con una pantalla táctil, pero todo depende de vuestras preferencias.

Tamaño:

Dado que buscáis un modelo portátil, compacto y ligero, el tamaño será importante al escoger una cámara profesional. Mientras más ligera y fácil de maniobrar sea, os será más sencillo tenerla lista y a la mano para capturar ese instante que deseáis preservar.

¿Os gustaría tener a mano una lista con las 5 mejores cámaras compactas profesionales para poder escoger más fácilmente y sin confundiros entre tantas opciones? Esta comparativa reúne las más eficientes del mercado.

A continuación te presentamos las mejores cámaras compactas profesionales: 

1. Panasonic Lumix G Vario 12 – 60 mm/F3.5 – 5.6 Asph

Con sensor de 20 MP

Es una versión mejorada esta cámara con un sensor de 20 MP ideal para quienes además de fotografía quieren vídeo FHD, porque cuenta con una grabación máxima de 180 B/S. Puede captar imágenes en 4 K & Serie 6 K – 4 K con 60 B/S/6 K con 30 B/S. Además, si queréis imágenes estables este modelo no necesita trípode porque dispone de un eficiente estabilizador de imagen dual I.S. – doble: de 5 ejes de estabilización de body I.S. + O.I.S. en el objetivo.

Su carcasa es de DC gh5 fs12060e e incluye varios accesorios muy prácticos como una batería de ion de litio, cargador, un objetivo H, cable USB, portaocular, zapata para flash y una correa para llevarla cómodamente.

2. Sony Cyber-shot DSC- RX10 II

Con grabación de cámara lenta

Si disfrutáis de momentos divertidos o queréis captar el vuelo de un pájaro en cámara lenta este puede ser vuestro modelo perfecto. Esta versión tiene una función de cámara súper lenta de 40X con grabación de alta velocidad a 1000 fps. Además su obturador es ultra rápido, trabaja con una velocidad de 1/32000 sec con sistema de anti-distorsión para sujetos en movimiento rápido.

Con ella se pueden tomar muy buenas fotos y excelente video, así que es una todo en uno. Cuenta con un visor XGA OLED con 2.6MP para proporcionar una visión más clara y de alta resolución. Tiene el beneficio de captar imágenes 4K con supresor de efecto moiré y bordes dentados.

Posee un estabilizador de imagen y es compatible con varios sistemas de almacenamiento como MicroSD (TransFlash), MicroSDHC, MicroSDXC, MS Duo, etc.

3. Cámara compacta Blackmagic Design Pocket Cinema

De bolsillo más que portátil

Es una linda cámara de pequeñas dimensiones, ideal para viajeros que prefieren ir ligeros de equipaje pero sin olvidar su cámara profesional para hacer todas sus fotos. Su pantalla es de 3.5 pulgadas y 800 x 480 pixeles de resolución. Funciona con diferentes tipos de memoria flash SD / SDHC / SDXC. Trae su batería de litio incorporada que consume 5,92 vatios hora y da una autonomía de una hora.

Su sensor óptico mide 23.5 x 15.6 mm y cuenta con un zoom de 10x para alcanzar objetos a distancia. Graba video en FullHD. Cuenta con un Jack de entrada para micrófono y CD.

Por otro lado es compatible con Sistemas Operativos Mac y Windows. Si deseáis expandir su memoria para almacenar fotografía y video podéis comprar adicionalmente una Tarjeta de memoria SanDisk Extreme Pro UHS-I SDHC de 64 GB.

4. Cámara compacta Olympus Stylus 1

Dispara con autoenfoque táctil

Similar a como lo hacen los smartphones esta poderosa cámara permite un autoenfoque táctil para disparar en el momento en el objeto esté nítido. Así que los nomofóbicos se sentirán cómodos usándola. Además permite crear bonitos efectos de desenfoque en los segundos planos. Es perfectamente comparable con una cámara analógica de 35 mm.

Este modelo dispone de un anillo de control híbrido y un zoom de 28 a 300 mm con una apertura fija de 1:2.8. Es muy delgada y portátil, rápida para captar las imágenes de buena calidad y estabilidad.

Su visor posee 1,44 millones de puntos para revisar con facilidad las fotografías tomadas. SU campo de visión es del 100% y por eso es superior  a cualquier cámara réflex que sea de gama baja. Si deseáis geolocalizar vuestras imágenes podréis hacerlo y parear la cámara con vuestro móvil para compartir todas las tomas.

5. Cámara compacta Canon Powershot S120 8407B012AA

Con ultra gran angular

Si os gustan las fotos panorámicas de los paisajes que visitáis, esta es vuestra opción. Es un modelo con una lente ultra gran angular de 24 mm que hace más sencillo obtener imágenes de grandes dimensiones y campo amplio de visión. Además tiene un objetivo luminoso  de f/1,8 que os permite captar bien cualquier situación aún en condiciones con poca luz.

Facilita el acercamiento a vuestro objeto a fotografiar por estar equipada con un zoom óptico 5x y 10x con ZoomPlus. Sus disparos son rápidos y en serie si lo deseáis. Es capaz de captar 9,3 fotogramas por segundo, durante un período de hasta un minuto, siempre y cuando utilicéis tarjetas SD compatibles para almacenarlos.

Su pantalla táctil puede funcionar con gestos, es intuitiva y muy fácil de usar. Además tiene una resolución de 922.000 píxeles. Incluye una función WiFi para sincronizarla con impresoras y los ordenadores en casa.

Para mejorar vuestra experiencia fotográfica y prolongar la vida de vuestra cámara compacta profesional, siempre podréis haceros también con algún bolso para transportarla, especial para cámaras, claro y flash desmontables, tarjetas de memoria y lentes de mayor alcance.

Si os decidís por alguna de nuestras 5 opciones, nos encantará saber cuál y por qué. Os esperamos en los comentarios ¿Vale?




¿Qué ventajas ofrece una cámara compacta?

mejor-cámara-compactaSi no sois fotógrafos profesionales ni prestáis servicios para alguna revista de moda entonces descubriréis que con una cámara compacta podéis tomar fotos tan buenas como las profesionales con el equipo mínimo, sólo es cosa de conocer el equipo que tenéis entre manos y saber usarlo para vuestro provecho.

Teniendo en cuenta que son más pequeñas que un equipo profesional, tal vez la principal ventaja de una cámara compacta es precisamente eso, su portabilidad, podéis llevarla en el bolsillo o en pequeños estuches que no ocuparán más que un pequeño espacio en vuestra maleta o coche, incluso si necesitáis usar un trípode o algún tipo de soporte para que la cámara no se mueva con vuestra respiración, podéis comprar unos igual de chicos que las cámaras compactas y que los complementan.

Atrás quedaron los tiempos en que debías arrastrar con vosotros equipos de luces, flashes y trípodes enormes que hacen falta con una cámara digital de tipo profesional o con una réflex, las cámaras compactas os facilitarán la vida y los traslados con el mínimo peso.

¿Cómo es la calidad de la imagen?

Es un error pensar que porque una cámara no es réflex o de tipo profesional no os dará buenas imágenes. Se pueden obtener imágenes buenas aún con la cámara de un móvil si tenéis el ingenio y conocéis el aparato. Por ejemplo, las cámaras compactas tienen lentes fijas de manera que la distancia focal y apertura del lente se fijan en cualquier cosa, solo es cuestión de que sepáis aprovecharlo.

Además, las compactas tienen sensores de imagen digital que, aunque son más pequeños que en otras cámaras, pueden lograr buenas cosas, es cosa de determinación y paciencia. Un sensor más grande suele daros más oportunidades de cosas: más detalles, velocidades de obturación más rápidas, fotografías más nítidas, principalmente si se trata de condiciones donde hay poca luz. Algunas cámaras compactas han mejorado mogollón en este aspecto.

¿Una cámara compacta es lo que necesitáis?

Como ya os he dicho, esto dependerá de vuestras necesidades y propósitos, si no sois fotógrafos profesionales y la cámara del móvil no os satisface del todo, una cámara compacta puede ser una solución acertada. Es liviana, versátil y, aunque no es profesional os ofrecerá una calidad de fotografía bastante aceptable en comparación con otros dispositivos de fotografía.

Si no os importa, o en definitiva os podéis manejar con algunos trucos la calidad de la imagen y la capacidad de acercar objetos, entonces una de estas cámaras puede resultaros de gran utilidad para vuestros proyectos. Incluso, los fotógrafos profesionales suelen tener una cámara pequeña y compacta que mantienen como respaldo en caso de fallas del equipo sofisticado.

Podéis usar una cámara compacta en más momentos de los que os imagináis, solo es cosa de que conozcáis sus trucos y características. Así que tal vez, después de todo sí que necesitáis una de estas.

Características esenciales

Aunque luzcan sencillas, las cámaras compactas tienen una serie de características que pueden resultaros de gran utilidad si sabéis aprovecharlas, acá os hablaré de algunas de ellas que, sabiéndolas emplear, pueden ayudaros a hacer fotografías realmente buenas, que nada tendrían que envidiarle a las profesionales. Deberéis recordar que una imagen no es la cámara, sino el fotógrafo que la hace. Así que más os vale tener bajo la manga todos los conocimientos de las características más destacadas de estos aparatos:

Modo manual

Aunque muchas personas no lo saben las cámaras compactas tienen un modo manual que casi nadie usa. Si, ciertamente cuentan con una función automática que hace todo por vosotros, controla la cantidad de luz que captura y entra en el lente para que se forme la imagen, el ISO a utilizar según las condiciones de luz y la velocidad del obturador, esta función es vital si sois principiantes, pero si estáis familiarizado ya con vuestra cámara podéis usarla en modo manual.

Con una cámara en modo manual sois vosotros quienes controlan el objetivo, la luz y la apertura del lente, obtendréis justo los resultados que queréis y fotos más creativas.

ISO

Esta función hace que podáis capturar buenas imágenes incluso en condiciones críticas de iluminación y sin flash o con un flash débil. El ISO determina cuán sensible a la luz es el sensor de la cámara. Las cámaras que os ofrecen un ISO 1600 o superior a eso son bastante acertadas. Antes de decidiros por alguna os aconsejo que miréis imágenes tomadas con diferentes numeraciones de ISO de manera que os hagáis una idea de cómo os quedarán las fotos en el rango seleccionado.

Megapíxeles

Con este término se definen las medidas de resolución de la cámara, entre más grande esta medida mayor será la calidad de impresión nítida que podéis hacer de la imagen tomada. Según vuestros propósitos entonces podéis seleccionar una cámara según sus megapíxeles. Por ejemplo, con 20 megapíxeles podéis obtener imágenes impresas de gran calidad de 12X18 pulgadas.

Para hacer una selección adecuada deberéis considerar el tipo de resolución que os hace falta, porque si bien los megapíxeles son importantes, no lo son todo dentro de la imagen. La idea es hacer que lo que miráis en pantalla coincida en nitidez con lo impreso.

Ergonomía

Este detalle es esencial si vuestra cámara es algo que usaréis constantemente, debes sentiros cómodos usándola porque de lo contrario quedará confinada a algún rincón en vuestro estudio, oficina lo habitación, sólo para ser usada de vez en cuando en algún cumpleaños de los sobrinos o los abuelos. Entonces, para garantizar la comodidad debéis fijaros en los siguientes detalles:

Tamaño:

si vuestras manos son muy pequeñas deberéis seleccionar en consecuencia, lo mismo si es al contrario y vuestras manos son exageradamente grandes. Lo ideal es que lleguéis a todos los botones sin que os agarrotéis o tengáis que estirar demasiado los dedos.

Peso:

Una de las razones por las que muchas personas eligen una cámara compacta es precisamente porque es ligera de peso. No os sentiréis cómodos levantando todo el rato un objeto que resulta demasiado pesado para vuestros brazos, terminaréis agotados.

Durabilidad:

Si sois de manos resbaladizas más os valdría que seleccionéis algo a prueba de golpes. Algunos modelos tienen construcción sólida y están hechos con materiales que resisten a los golpes y a los embates del clima.

Sistema de menú:

Aunque siempre podéis consultar en manual, siempre es mejor una cámara con un sistema de menú simple, al que podáis encontrarle el funcionamiento fácilmente sin que os compliquéis. Llegará un momento en que lo incluso lo programaréis de manera involuntaria y sin daros cuenta.

Imagen en bruto

No todas las cámaras compactas tienen esta cualidad pero si os encontráis una que la traiga debéis aprovecharla al máximo. La mayoría de estos dispositivos almacenan las fotos tomadas en formato JPG, pero las que guardan las imágenes en RAW o formato de imagen en bruto son ideales para trabajos especiales, os dará flexibilidad para procesar la imagen y usar otras herramientas de tecnología para corregir ciertos errores. Si la fotografía es algo serio para vosotros, una cámara con formato RAW es indispensable.

Enfoque automático

Esta sí que es una cualidad típica de estas cámaras, sobre todo si están en función automática. Muchas veces no tenéis que preocuparos por el enfoque del objeto a fotografiar porque estos dispositivos traen auto-enfoque. Antes de comprar deberéis aseguraros que esta función es todo lo que estáis esperando de ella. Un buen ejercicio sería mirar por el visor LCD mientras presionáis el obturador ahí podréis notar el tipo de enfoque, el tiempo que tarda y la nitidez. Cuando tengáis esto claro podéis hacer una selección más objetiva.




Características adicionales

Existen otras características que pueden hacer de vuestra cámara un dispositivo de provecho, no todas las traen, pero si la vuestra es una de ellas podéis hacer mogollón de imágenes interesantes. Acá os mencionaré algunas de las más comunes.

Modo panorámico

Algunas de estas cámaras tienen un modo panorámico que funciona tomando diversas imágenes de distintos puntos en un mismo sitio y luego la misma cámara las una dejándoos una gran vista panorámica. Debéis recordar que  esta función es ideal para los paisajes y las imágenes estáticas. Un chiquillo inquieto en función panorámica, por ejemplo, puede quedar en la imagen como el hijo de la mujer elástica, puede ser divertido, pero también aterrador.

Estabilización de imagen

Con las primeras cámaras si no esperabais una imagen que no estuviera movida estabais obligados a usar un trípode por muy pequeño que fuera, pero ahora las mismas cámaras incorporan un muy útil estabilizador de imagen que reduce la vibración y el temblor al disparar y con lo que obtendréis fotos de mejor calidad.

Grabación de vídeo

La llegada de las redes sociales en diferentes formatos ha traído la necesidad de abarcar todos los formatos. Ya no sólo colgáis en internet una foto divertida sino también algún video tutorial o una pequeña noticia, así que estas cámaras, la mayoría de ellas trae también la función de grabación de videos; el estándar para alta definición es de 1080 píxeles, algunas cámaras ofrecen incluso mejor calidad de video, hasta 4K que es al menos cuatro veces más nítido que el estándar.

Cuadros por segundo

Esta función es útil para deportes e imágenes en movimiento y se refiere a la cantidad de fotos por segundo que es capaz de tomar la cámara. Si haréis este tipo de imágenes deberéis tener en cuenta esta cualidad.

Limpieza automática del sensor

Aunque la idea es que mantengáis vuestra cámara limpia, siempre es un extra que el mismo dispositivo tenga función de limpieza de sensor a través de vibraciones ultrasónicas. Podréis sacar mucho provecho a esta función.

Pantalla de cristal líquido

El LCD se ha vuelto común en las cámaras fotográficas, algunas tienen mayor nitidez y resolución que otras e incluso más recientemente las cámaras han dispuesto pantallas articuladas que se despliegan a través de un eje y podáis tener un ángulo más claro de la imagen que queréis hacer.

Visor

Todas las cámaras tienen visor, en algunas es el tipo tradicional por el que miráis para hacer la imagen, en las más modernas esta visor puede ser una pantalla de cristal líquido, todo dependerá de lo que seleccionéis para vosotros.

Wifi

Esta función es relativamente novedosa, pero ahora con la cámara podéis conectaros a la red de manera inalámbrica y descargar las imágenes en algún ordenador o colgarlas directamente en la web o en las redes sociales. Esta función es de especial utilidad si hacéis fotografías para medios de comunicación en tiempo real o si os dedicáis a la fotografía de deportes, esta cualidad os dará inmediatez. Obviamente dependerá de que en el lugar donde os encontréis tengáis acceso libre a estas redes de conexión inalámbrica.

GPS

Si sois viajeros frecuentes y tenéis dificultades para recordar donde habéis hecho alguna toma, esta función os vendrá de perillas ya que el geo etiquetado puede hacer un seguimiento de donde fueron capturadas las imágenes.

¿Por qué comprar una cámara compacta profesional?

Tener una cámara profesional puede resultaros de utilidad por muchas razones, pero hay tres en particular que os harán decidiros: el precio, el volumen y la facilidad de uso. Estos dispositivos pueden conseguirse a precios bastante razonables y aun así ofrecer imágenes de calidad, además casi no ocupan espacio y no tenéis que ser genios para usarlos, además tienen características que os convencerán de usar una, por ejemplo:

Sensor más grande

Dada la pujante tecnología ahora se espera que las cámaras compactas tengan mayor profundidad de campo, sensibilidad ISO más alta y mejor calidad de la imagen, esto se logra con sensores más grandes.

Lente más luminosa

Para determinar esta cualidad es importante que miréis la potencia del zoom y el valor señalado con una f que se encuentra junto a éste. Una lente luminosa puede lograr una apertura entre f / 1.8 y f / 2.8, pero si acercáis el objetivo tal vez capte menos luz. Si os conseguís una con un rango f / 4 es objetivo funcionará con una apertura constante.

Un visor utilizable, o al menos uno cómodo

El visor electrónico es cada vez más común en las compactas profesionales os permiten fotografiar y enmarcar una buena a plena luz del sol ¡Una gran ventaja! Porque no os molestarán los reflejos.

Otras Consideraciones

Aunque ya hemos repasado todas las cualidades importantes y que pueden resultaros provechosas y de interés al momento de decidiros a comprar una cámara compacta profesional en lugar de una réflex u otro estilo más sofisticado, aún hay otros aspectos que son de interés y son los que os impulsan a decidiros por una de estas, estos son:

Buena relación calidad precio

Para nadie es un secreto que una buena cámara réflex o digital de tipo profesional  no compacta es un dispositivo realmente costoso y si no os dedicaréis a esto como una carrera o un oficio permanente tal vez os resultará un gasto excesivo desembolsillar un pastón por una de estas. Sin embargo, una cámara profesional pero compacta suele tener un rango de precio menor más asequible y con una calidad que no dista mucho de las otras cámaras de mayor rango.

Una cámara profesional compacta aceptable puede llegar a costaros entre unos €250 y €550, son buenas y aún están en el rango de las económicas. Si queréis algo más barato lo mejor será que continuéis con vuestro móvil inteligente, pero si tenéis la intención de invertir en algo bueno siempre podéis poner un poco más de pasta por un producto de real calidad, no os arrepentiréis.

Facilidad de uso

Si antes de decidiros a comprar una cámara compacta profesional vuestra experiencia con estos aparatos de toma de imágenes se reduce a vuestro móvil inteligente entonces necesariamente os hará falta un dispositivo que sea fácil de usar. La ventaja de estas cámaras por encima de un móvil inteligente es el hecho de que os dará mayor funcionalidad y definitivamente obtendréis imágenes de gran calidad si tenéis claras todas las funciones del aparato.

Ya os he hecho líneas arriba una detallada lista de todas las funciones importantes e interesantes que pueden llegar a tener los dispositivos inteligentes, así que os haréis una idea de lo que necesitáis y de lo que deberéis buscar al momento de comprar.

Funcionalidad

La razón de elegir una cámara compacta para vuestras imágenes es que muchas de ellas traen mogollón de funciones útiles que no son posibles de obtener con jun móvil.

Factor Diversión

No tiene por qué ser un engorro usar una cámara compacta profesional, a contrario, entre más gusto encontréis en utilizarla más constantemente la emplearéis no sólo en proyectos creativos sino también en vuestras actividades cotidianas. Si no os parece algo divertido utilizar vuestra cámara, las probabilidades de que hayáis echado el dinero en un saco roto y la dejéis confinada un rincón de la habitación son más elevadas. Cuanto más divertida y agradable sea vuestra experiencia con la cámara más la utilizaréis y aprovecharéis mejor sus funciones.