Las 5 Mejores Cremas Antiarrugas

Para mí, una crema antiarrugas es una de las grandes ayudas para garantizar que siempre me vea joven y radiante sin importar el paso del tiempo. Pero ¡qué va!, muchas marcas de poca calidad están sacando productos que no ayudan en nada, ya que no disminuyen las marcas de edad y tampoco evitan la aparición de nuevas arrugas.

Algunas hasta causan problemas, como una crema antiarrugas que usé hace un par de años y me dejó la piel muy irritada. Inclusive, llegué a comprar una solo porque era la menos costosa y era tan mala que se sentía como arenilla sobre mi piel. Como si estuviera caducada.

A su vez, es importante que te haga sentir con la piel suave y mejor humectada, cosa que algunas cremas solo logran por una hora o menos. Luego se os pasa el efecto y es como no os hubieseis aplicado ningún producto.




¿Cuál es la mejor crema antiarrugas?

Amigas, si os soy sincera, realmente no es tan necesario gastar cientos de euros en una crema de buena calidad. Sin embargo, es mentira que os vais a conseguir buenos ingredientes naturales en una baratija. Así que, si bien es importante que sea asequible, también tenéis que darle prioridad a la calidad de los ingredientes.

Pensad también en la potencia que necesitáis. Para reducir líneas de expresión y evitar que aparezcan nuevas arrugas, os recomiendo cremas con muchos antioxidantes. Si ya tenéis arrugas, necesitáis cremas con retinol que combatan los signos del envejecimiento. Ahora, si ya tenéis marcas muy avanzadas, os recomiendo ir a un dermatólogo para que les recete una crema especial para vuestro tipo de piel.

A su vez, si vuestro rostro comienza a verse triste y con poca luz, aseguraos de que la crema tenga Vitamina C e hidroxiácidos. Para pieles sensibles es importante que probéis poco a poco diferentes cremas hasta dar con una que no os irrite.

Finalmente, recordad usar protección solar y usar la crema constantemente para ver buenos resultados.

¿Qué esperáis? Elegid ya alguno de los modelos que os presento en mi lista comparativa. En ella encontraréis solamente lo mejor del mercado.

A continuación te presentamos las mejores cremas antiarrugas:

1. Crema facial antiarrugas y antiedad Ceglione Omiera Glocione

Una mejora integral de vuestra piel

Se trata de un kit que no solo contiene la crema hidratante, reafirmante y endurecedora que hasta podréis aplicar sobre vuestro cuello, sino también un sérum de regeneración capilar.

A su vez, esta crema puede blanquear manchas de la edad, es anti melasma y puede ayudar hasta a remover cicatrices causadas por el acné. También reduce las arrugas y otros signos de envejecimiento porque evita la degradación de la queratina.

Contiene diferentes ingredientes activos ideales para el cuidado de la piel como ácido hialurónico y ácidos alfa hidroxilo y estimula la producción de colágeno.

2. Crema facial día antiarrugas Shiseido Benefiance

Decidle adiós a las arrugas

Esta opción de Shiseido es una crema de día para mujeres disponible en una presentación de 50 ml. Contiene protección solar SPF 15 y es un tratamiento potente que disminuye notablemente las arrugas profundas que creíais imposibles de eliminar.

También deja la piel muy bien humectada por largo rato, por lo que se recomienda para pieles secas, ya que flexibiliza y suaviza la piel para evitar la aparición de nuevas marcas y arrugas. Produce un efecto lifting.

Entre sus ingredientes están el extracto de tomillo que protege de los rayos UV y ácido hialurónico.

3. Gel y Crema Antiarrugas ArtNaturals Pro

Para ojos más hermosos

Flipad con esta excelente solución antiarrugas con ingredientes 100% orgánicos que la hacen apta para todos los tipos de piel, bien sea grasa, sensible o seca. A su vez, los mismos permiten eliminar ojeras, hinchazón, líneas finas, las llamadas patas de gallo y demás marcas que pudieran salir alrededor de los ojos.

Viene en forma de gel y cuenta con aceite de jojoba, extracto de Aloe Vera, vitamina E y hasta células madres vegetales. Viene en presentación de 50 ml y las usuarias aseguran que no deja residuos molestos y es fácil de aplicar.

4. Hidratante Antiarrugas natural Mahnaz Paymani Cosmetica Natural

Nutritiva y eficaz

Ahora os presento este tratamiento antiarrugas formulado en Suiza y que combina aceites naturales, vitamia A, E, C y zinc. Gracias a eso no solo os hace lucir más jóvenes y bellas al atacar las líneas de expresión, arrugas y capilares rotos, sino que también mantiene a la piel en buena salud.

Lo que sucede es que es capaz de regenerar las células cutáneas, mejorar la estructura de la dermis, la flexibilidad, hidratación, luminosidad y firmeza tanto de la cara como del cuello.

También ataca las manchas de la piel y protege contra los rayos del sol.

5. Crema facial Agua de Rosa Baie Botanique

¡Viva lo natural!

Proteged vuestra piel de los dañinos radicales libres con esta crema natural y orgánica hecha con vitamina C, ácido glicólico, MSM, extracto de té verde y péptidos, así como aceite de semilla de rosa mosqueta, esencia de rosas y agua de rosas. Gracias a todos esos ingredientes, tiene un aroma exquisito y potentes propiedades hidratantes.

Estimula la producción de colágeno y reduce las marcas de la edad como arrugas y líneas de expresión.

También cuenta con garantía de 30 días, así que, si no estáis contenta con los resultados, podréis devolverla y recibir un reembolso.

Chicas, una crema antiarrugas debe tener al menos dos rangos de acción. Primero, debe mantener la piel hidratada y suave. Y segundo, tiene que reducir visiblemente cualquier signo de envejecimiento. Si no logra ambas cosas, es mejor que paséis a otro modelo.

También os recomiendo ir a un dermatólogo antes de aplicar cualquier crema para saber con exactitud vuestro tipo de piel. Luego, es importante que apliquéis el producto regularmente y de la forma en que lo recomiendan los expertos para lograr los resultados deseados.




Ingredientes comunes en las cremas antiarrugas para mujeres

Uno de los grandes secretos para la efectividad de las lociones antiedad son sus ingredientes, los activos y los que solo aportan frescura y suavidad. Básicamente, el éxito de los productos de cuidado facial está en sus elementos de fabricación y en la frecuencia de su uso.mejor-crema-antiarrugas

Así que comenzaré explicándoos el primer punto con la descripción de sus componentes.

Retinol

Este primer elemento es un derivado de la vitamina A. Se trata de un antioxidante muy popular en marcas de cuidado estético porque logra frenar la acumulación de radicales libres. Estos compuestos no favorables son moléculas de oxígeno inestable que se sitúan en la piel y que descomponen las células cutáneas causando las marcas de arruga.

Vitamina C

Cuando está presente entre los ingredientes no solo se tiene un elemento antioxidante sino un potente protector para evitar el daño solar. Si tenéis una crema con este elemento lo mejor es que la pongáis en un estante ventilado sin luz natural directa para que no cambie su composición y garantía.

Hidroxiácidos

Son los famosos exfoliantes. Ayudan a remover la piel muerta y estimula el desarrollo de una nueva capa de piel más suave y regenerada. La forma más común de ver estas sustancias es en forma de alfahidroxiácidos, betahidroxiácidos, como el muy buscado ácido salicílico, y polihidroxiácidos.

Coenzima Q10

Esta presente en las cremas especializadas para el contorno de los ojos. Es mucho más efectiva en la disminución de la apariencia de las patas de gallo y en la cobertura que bloquea el daño solar en un área tan sensible.

Péptidos

Comenzó en la industria del cuidado personal y la medicina como un tratamiento para heridas y estrías, pero ahora su poder regenerador y sanador también se emplea para mejorar las arrugas visibles de la piel y devolver firmeza.

Extractos de té

Seguro que tenéis en casa o habréis visto en el super que los compuestos de té son comunes en las lociones corporales y productos que tienen contacto directo con la piel.

Esto se debe porque, tanto el té verde, el té negro y el oolong, contienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que disminuyen las bolsas rugosas en la cara.

Extracto de semilla de uva

Es una combinación perfecta entre antioxidante y curador de heridas. Además, el aceite que se extrae de las semillas de la planta de uva negra también mejora la circulación en la superficie de la dermis y disminuye las reacciones alergias cutáneas.

Niacinamida

Se refiere a un derivado de la vitamina B3. No es un ingrediente tan conocido, pero sin duda es muy útil.

Es muy potente evitando el aspecto envejecido porque evita la pérdida excesiva de agua, lo que mejor la hidratación general, reduce los poros abiertos y da mucha elasticidad en rostro, recuperando la contracción de los excesos flácidos de piel.

¿Cuándo debemos comenzar a usar cremas antiarrugas?

Es una de las dudas más frecuentes entre las mujeres. Y la verdad es que la respuesta es muy sencilla: comienza cuanto antes.

Cuando somos jóvenes no siempre le damos la importancia necesaria al cuidado de la piel ni a las propiedades de hidratación, nutrición, oxigenación y tonicidad que tenemos de forma natural pero que se va perdiendo con el tiempo.

No os pediré que uséis una rutina antiarrugas en la adolescencia, cuando los esfuerzos se centran en combatir el acné. Pero entrados los 20, ya es hora de comenzar los cuidados hacia las arrugas como una forma d prevenir la formación temprana de líneas de expresión.

Aunque a esta edad no se use de manera directa una crema antiarrugas, una rutina matutina y nocturna de humectación puede corregir de manera rápida y sencilla las imperfecciones producto del estrés diario y el cansancio. Y, a su vez, retener la vitalidad y luminosidad de estos años para extenderla por mucho más tiempo.

Ya entrada la década de los 30 la historia es diferente. Mi recomendación es que a estas edades es casi obligatorio el uso diario de lociones, serum y cremas que estén diseñadas para evitar y prevenir las arrugas.

A esa edad es cuando comienza a notarse los primeros signos de la edad de manera visible y casi drástica pero también es el periodo crítico para que la firmeza se conserve.

Ventajas de usar crema antiarrugas

Si nada de lo que os he dicho hasta ahora os convence, bien porque os sentís inmunes o porque estáis muy lejos de estos problemas, quizá este apartado de beneficios adicionales os pueda atraer hacia el mundo de la belleza corporal de una forma u otra.

Juventud prolongada

No se trata solo de apariencia sino de salud. La piel es el órgano más extenso que tenemos y mantenerlo cuidado, sano y fuerte permite que nuestras actividades diarias se sientan más seguras, que tengamos más energía y que causemos mejor impresión en nuestro entorno, así como a nosotros mismos.

Firmeza

Una de las sensaciones más incómodas de la piel es no sentirla fuerte sino debilitada, blanda y colgante. Esto pasa cuando se pierde mucho peso de forma repentina y cuando se gana edad.

Sin embargo, esa flacidez se puede revertir a través de tratamientos a base de colágeno que recuperan las fibras elásticas de la piel.

Eliminación de células muertas

De forma natural la piel se regenera cada 28 días, pero esos restos de células viejas pueden quedarse acumulados y ensuciar nuestra apariencia si no le damos una ayuda externa.  Por eso las cremas que remueven los residuos son tan importantes.

Tener el cutis siempre limpio con células nuevas también favorece la limpieza de los poros, los mantiene despejados, permite la libre circulación del aceite natural y con todo ello termina estimulando el brillo natural de nuestra cara.

Menos manchas corporales

Con los años no solo vienen las arrugas, sino que las zonas oscuras van apareciendo. Este factor se debe en parte a la acumulación de mucha exposición solar pero también a que nuestra piel tiene menos nutrientes.

Para poder prevenir y curar esas manchas y puntos enrojecidos o negros es importante mantener la hidratación y buscar productos que frene la aparición de estos problemas.

Niveles equilibrados de humedad en la piel

Más allá de la edad todos tenemos una característica que define nuestro tipo de piel.  En ese aspecto, ninguno de los extremos de agua en la piel es realmente saludable.

La piel que atrae exceso de humedad es muy grasosa y produce más sudor, dando una apariencia aceitosa. Y, por otro lado, la superficie muy seca es más propensa a craquearse y producen roturas que causan las arrugas definitivas.

Para balancear estas características las cremas antiedad puede equilibrar el perfil de humedad y dar un brillo uniforme sin ser demasiado.

Fácil de aplicar

El uso de estas lociones no es demasiado complicado ni requiere elementos extras. Si bien hay marcas que incluyen brochas y espátulas, yo la empleo con mis dedos de forma intuitiva y es igual de efectivo.

Aun así, os recomiendo seguir las instrucciones del empaque que adquiráis. Esto se debe a que cada compañía a fabricado y testeado con acompañamiento dermatológico su propia fórmula y algunas pueden tener contraindicaciones si se usan en combinación con productos previos sobre la misma zona.

Su aplicación no tiene errores, lo más recomendable es poner suficiente producto como nuestra piel nos pida y dejar que la sensación cremosa se absorba para seguir la rutina de maquillaje.

Acción rápida

Todas buscamos una solución rápida permanente y, aunque en la ciencia no todo es tan fácil lo cierto es que años de investigaciones en la industria han desarrollado tecnología que actúa mucho más veloz que en otros casos.

Con un mes los resultados de reducción de arrugas son visibles pero lo realmente importante es la sensación propia de frescura y firmeza que se siente en la propia piel.

Cosas a considerar al comprar crema antienvejecimiento

Existen muchas variedades de estas cremas, por eso, para poder elegir la más idónea para cada uno de nosotros, debemos tomar en consideración ciertos aspectos de conocer sobre nosotros mismos y nuestro futuro producto.

Tipo de piel

Conocer esto nos permite adaptar y comprar cualquier crema. Seguro que ya sabéis que existen varios tipos de rostro pero aquí os lo explicaré de forma sencilla:

Piel grasa

Además de su obvia sensación grasosa estos cutis tienen poros más abiertos, más granos hormonales, puntos negros y puntos blancos. Para frenar y no agravar estas predisposiciones lo ideal es ir por cremas que no sean a base de aceite sino de agua y que tengan una cobertura ligera o de secado rápido.

Piel seca

Son más tensas, irritables y predispuesta a alergias. Si sois de este tipo de piel lo que debéis buscar es una crema con presencia de aloe o que esté hecha a base de este.

Otros tipos de humectación también son deseables y necesarias, sin embargo, no debéis confundir una buena humedad con presencia de aceite o de líquido muy espeso.

Piel sensible

Aquellas personas de tonos muy extremos, como trigueños o porcelana, suelen tener una dermis muy susceptible. En estas pieles las alergias son comunes con los químicos muy fuertes. Por ello, en cremas de uso diario es mejor buscar con detalle en la composición que no haya presencia de tintes, fragancias o químicos muy procesados que sean irritantes potenciales.

Piel normal

Si estáis entre las afortunadas que tiene una piel equilibrada, podéis aprovechar esto en tu beneficio para conservar las mejores potencialidades de la cara.

La mayoría de compuestos y cremas os irá bien y podréis experimentar constantemente.

Piel combinación

Aunque todas las definiciones parezcan fáciles de entender en la realidad las pieles son más complejas y una misma persona puede tener piel tanto grasosa como seca.

Yo soy una de esas y, como a mí, los casos más comunes presentan grasa en la zona T (barbilla, nariz y frente) y resequedad en mejillas y pómulos.

Para estos casos se han creado fórmulas mixtas que no son abrasivas, que limpien con ligereza peri que también dan un poco de humedad necesaria.

Ingredientes

Como ya os he explicado, la composición de cada crema debe ajustarse a nuestras necesidades individualizadas. Sin embargo, sé que todavía existen muchos prejuicios en términos de rutina facial.

Los productos químicos no siempre son dañinos, el ácido hialurónico y el retinol son un ejemplo. De igual manera los elementos naturales pueden tener nombres científicos difíciles de pronunciar pero ser de origen vegetal. Un ejemplo de estos últimos son la dimetiletanolamina (DMAE) o Methylsulfonylmethane (MSM).

Estilo de vida

Las profesiones con horarios extremos o actividades más desgastantes y estresantes hacen que las personas desarrollen arrugas de forma más temprana y de manera más profunda.

En estos trabajos, así como en aquellos que están expuestos a ambientes extremos o durante vacaciones en la playa durante el verano los cuidados y las cremas deben ser un uso constante.

Exposición al sol

Los rayos ultravioletas del sol son unos aceleradores por excelencia de los signos de la edad. Su exposición intensa, así sea de forma ocasional, sin tomar previsionales o reparos posteriores puede ser irreversible en nuestra piel.

Costo

Las cremas pueden ser realmente una inversión grande. Sin embargo, no os dejéis engañar por el mercado. Las compañías más costosas no son siempre las mejores.

Como regla general en la industria farmacéutica y de belleza lo más conveniente es decantarse por marcas que tengan su propio centro de investigaciones y que garantices seguridad y salud.

Fragancia

Este elemento no solo es un factor de comodidad y de agrado, sino que se puede convertir en motivo de alergia. Así que debéis estar atentos a la presencia o no de un perfume y el origen de este olor.

¿Cómo debe ser un régimen de cuidado antiarrugas?

No existe una fórmula mágica para reparar los daños, cada cuerpo y cada piel son diferentes y pueden reaccionar más lento de manera más favorable. Teniendo esto en cuenta os quiero mostrar unos pasos sencillos, más allá de las horas o movimientos al momento de uso, que creo pueden ayudar a cualquiera.

Todo variando según la frecuencia de empleo, cantidad de ingredientes activos, línea de la marca y profundidad de las arrugas a tratar.

Proteger del sol

La principal razón que causa arrugas tempranas la excesiva y descuidada exposición al sol. Así que como principal factor de riesgo debe ser el primer aspecto a tener en cuenta en cualquier rutina diaria.

Y no solo se trata de protección artificial con una crema bloqueadora sino de un hábito que debemos emplear. Reducir nuestro tiempo bajo el sol directo e intenso debe ser un deber, y más en épocas de verano.

Productos con filtro solar incorporado

Lo bueno de haber descubierto ese daño potencial del sol es que cada vez más marcas y productos se suman a esta batalla contra el riesgo de cáncer de piel y el cuidado de manchas y arrugas. Ya no solo existe un bloqueador para ir a la playa, sino que cada pequeña loción o emulsión de ´piel se esfuerza por tener un factor o filtro de seguridad.

Los expertos recomiendan que ese nivel sea de un mínimo de 15 SPF. Además, siempre es bueno incluir un espectro amplio que incluya rayos UVA y UVB, para estar protegidos en todo momento contra quemaduras y daños permanentes.

Aplica humectantes constantemente

Bien sea en forma de gel, mascarilla o crema, un factor de hidratación, humedad y nutrición es lo que convierte las células secas y arrugadas en nuevas células lisas.

Eso sí, no debéis confundir los elementos. Por si solas, las cremas hidratantes no previenen el envejecimiento facial, sino que lo enmascaran y son capaces de mejorar temporalmente la apariencia de los pliegues.

Buena alimentación

Para un cuidado profundo, la humectación debe ser constante y el tratado de la zona ya afectada mucho más profundo que lo superficial. Para que la regeneración se produzca de manera interna y mucho más veloz la alimentación también debe estar presente de forma equilibrada.

Ingerir comidas ricas en vitaminas y nutrientes puede ayudar a que la crema actúe mejor e incluso complementar con elementos no presentes en ellas que pueden absorberse mejor de forma natural y tradicional. Este paso no es inmediato pero sí más efectivo a largo plazo.

Evita fumar

Como veréis no se trata solo de lo que puede hacer la industria por nosotros sino de lo que uno mismo es capaz de darle al cuerpo para su cuidado. En este caso, uno de los elementos que más daño puede hacerle a la piel es el cigarrillo.

Fumar no solo daña los pulmones, sino que es un elemento que a la larga disminuye el grosor de los vasos sanguíneos y con ello frena la circulación de las capas más superficiales de la piel.

También es un factor de daño de las fibras naturales de colágeno y de la elastina que tensa la dermis. Estos efectos se observan también en uñas y dientes, siendo por completo un factor adverso para cualquier apariencia saludable y juvenil.