mejor-cuchillo-eléctrico

Los 4 Mejores Cuchillos Eléctricos Para Cortar Hasta Las Piedras

Pasar y pasar el cuchillo y nada, no lográis cortar ese pedazo de carne para servirle a los invitados. ¡Qué frustración! ¿Qué pensarán? Seguro que vuestros cubiertos no sirven para nada y deberíais llamar al amolador. Quizá el suegro tenga razón y sí es necesario el mejor cuchillo eléctrico en casa.

¿Por qué no haberlo comprado antes? A veces creemos que algunos utensilios son innecesarios, un cachivache más para la cocina y un gasto de dinero. Pero la verdad es que hay algunas cosas que podrían hacernos la vida más fácil y no debemos resistirnos. Ya hay demasiados problemas como para no poder cortar fácilmente un simple pedazo de carne.

Así que si estáis decididos ¡A por ese cuchillo eléctrico!

Perfecto y  ¿ahora? Pues debéis saber cuál comprar y para eso lo más lógico es saber qué modelos pueden tener un precio más asequible, sumado a una buena marca y una buena calidad. Además, tendréis que revisar una que otra característica adicional, para estar seguros de que aquel que escojáis sea el más conveniente.




¿Cuál es el mejor cuchillo eléctrico?

El que sea menos costoso y pueda cortar ¡hasta los huesos! Sí, es verdad.

Un aparato de estos, realmente efectivo, debe ser potente y poseer la fuerza necesaria para rebanar hasta los alimentos más difíciles. ¡Hasta los que estén congelados! Por eso es imprescindible revisar con cuidado cada opción.

Lo primero a examinar son las hojas, si tienen solo una o dos. Vale decir que cuando son dos el corte es más rápido y eficiente. Por ejemplo, son muy prácticos para filetear un lomo de ternera o un jamón en piezas iguales o cortar pan sin aplanarlo.

Casi todas las hojas, sean una o dos, son de acero inoxidable y de sierra lo que hace más sencillo el rebanar o cortar cualquier comida, como un shawarma por ejemplo. El mango, claro, debe ser ergonómico para que sea cómoda la sujeción del equipo. Si sois zurdos, hay marcas que ofrecen asas para sujetar con ambas manos, así que no habrá problema.

Las partes deben ser desmontables para poder limpiarlas sin dañar el mecanismo eléctrico. Y hablando de electricidad, el voltaje y la necesidad o no de conexión a una red es importante. Algunos modelos son inalámbricos y a batería. Bien, para no tropezar con los cables pero no tan bien, si la autonomía dura poco.

Como veréis, hay que considerar varias cosas y para ahorraros tiempo, os ofrecemos esta comparativa para veáis los 4 mejores cuchillos eléctricos que actualmente están disponibles en el mercado.

A continuación te presentamos los mejores cuchillos eléctricos:

#1 Kenwood KN 650

Con hoja ondulada profesional

OFERTA
Kenwood KN 650 - Cuchillo eléctrico...
3 Opiniones

Es un modelo todo terreno, con gran potencia para cortar. Trae dos conjuntos de hojas de corte en acero inoxidable, unas sencillas para alimentos blandos y otras más fuertes para alimentos congelados. Todas miden 17 cm. Trae un conveniente interruptor de seguridad para evitar accidentes.

También incluye un botón de expulsión de las hojas, para que sea más fácil limpiarlas en el lavavajillas y además guardarlas en un lugar seguro. Posee una potencia de 100 vatios.

 

#2 Moulinex DJAA42

Adecuado para zurdos

El diseño de este cuchillo eléctrico es ergonómico, muy cómodo y perfectamente apto para usar con ambas manos. Es muy fácil de limpiar ya que sus hojas de acero son removibles. Cuenta con una potencia de 100 W y trabaja con un voltaje de 230 voltios.

Sirve sin problemas a la hora de trocear vegetales como calabacines o cortar pan con crosta dura. Es la perfecta ayuda en la cocina para personas con problemas de fuerza en las manos. Sus dimensiones son de 30,4 x 10,4 x 7 cm, aproximadamente. Es pequeño y no ocupa mucho espacio.

 

#3 Cuchillo Eléctrico 100 W Severin

Con protección de dedos

Este modelo es muy conveniente para quienes pueden ser algo nerviosos utilizando este tipo de aparatos. Posee un conector/desconector de seguridad y un protector de dedos que va ubicado en las cuchillas. También trae un botón para liberar las hojas y así poder lavarlas en el lavavajillas cuando ya se hayan utilizado.

Es eficiente, potente y cómodo y ayuda a cortar el pan, por ejemplo, en tajadas más finas que si usarais un cuchillo común y corriente.

 

#4 Orbegozo CU 3800

De baja vibración y ruido

OFERTA
Orbegozo CU 3800 - Cuchillo eléctrico...
21 Opiniones

Si os molestan esos aparatos que son muy ruidosos, este modelo puede ser el que buscabais. Ofrece baja vibración y ruido mientras está en uso. Tiene un botón interruptor de seguridad y el mango es ergonómico para mayor comodidad al cortar.

Incluye varias hojas de recambio, elaboradas en acero inoxidable y de corte profundo para alimentos congelados. Tiene una potencia de 180 vatios. Sirve perfectamente para cortar jamón y otras comidas. No hay que hacer demasiada fuerza para rebanar las cosas y las hojas pueden extraerse al tener un sistema de fácil desmontaje para limpiarlas.

Esperamos que con esta guía nunca más paséis penas con vuestros invitados. Hacedle más caso al suegro la próxima vez y tomad en cuenta algunos de estos consejos adicionales.

Nunca paséis por alto las medidas de seguridad que indique el cuchillo eléctrico que compréis. Aunque su uso pueda parecer sencillo, una vez encendido se vuelve un arma poderosa para cortar, así que debe usarse con extremo cuidado.

No olvidéis mantenerlo fuera del alcance de los niños y retirar las hojas del motor cuando no esté en uso. Por lo demás, disfrutad de esos espectaculares cortes a cualquiera de vuestras comidas y contadnos en los comentarios cuál modelo habéis escogido para vuestra cocina. Nos encantará conocer vuestras opiniones sobre este increíble utensilio.




¿Por qué son útiles los cuchillos eléctricos?

cuchillo-electrico

Hace muchos años la popularidad de estos utensilios fue increíblemente alta y posiblemente por ese boom es que estéis ahora leyendo este artículo.

Lo cierto es que con el tiempo muchos expertos los han desacreditados y eso ha generado mucha confusión. Pero la verdad es que, aunque los chefs puedan picar a la perfección con la fuerza de sus manos y los movimientos de sus muñecas, no significa que nosotros, los mortales cocineros aficionados, no agradezcamos un fileteado automático en nuestras casas.

La herramienta eléctrica de estos utensilios básicamente lo que hace es rotar una serie de cuchillas por el borde de un filo permitiendo cortar las fibras de los alimentos sin esfuerzo por nuestra parte.

La reducción de la fuerza necesaria hace que sean perfectos como herramienta de ayuda o refuerzo para adultos mayores o personas debilitadas por una artritis, por ejemplo.

Sin embargo, al ser herramientas gruesas y grandes no se pueden usar para picar cual alimentos, pequeños trozos ni grosores muy finos. Al contrario, están diseñados para poder rebanar trozos grandes proteínas o cortezas duras de pan.

Por eso es que la típica imagen que tenemos de estos cuchillos es en las grandes cenas navideñas donde se hace un pavo entero.

Así que, si lo vuestro no es este tipo de comidas a gran escala, es probable que os resulte poco útil este implemento.

Cuchillo eléctrico vs. Cuchillo tradicional

En esta batalla no se trata de reemplazar uno por el otro. Simplemente os quiero explicar cuáles son las diferencias y ventajas funcionales de los modelos eléctricos en comparación con su contraparte artesanal.

Más allá de esto, cada uno tiene su función y pueden estar juntos en el mismo cajetín de la cocina sin que sea un inconveniente.

La primera diferencia es su facilidad, una ventaja que viene acompañada por un uso adecuado que ya explicamos. Cuando estamos frente a una pieza realmente difícil de trocear, de la consistencia que sea, cruda o cocinada al horno, jugosa o firme, un cuchillo eléctrico puede ser la solución para lograr un buen corte.

Tener una herramienta que se mueve por sí sola y que con solo hacer un movimiento descendente es capaz de picar las fibras permite que el cocinero se concentre en lograr la ubicación y ángulo ideal. Todo ello a su vez con una rapidez que realmente ahorra tiempo en las preparaciones.

Otra gran ventaja es que son más seguros. Sé que puede parecer confuso pues hablamos de una herramienta eléctrica cortante, pero con un mínimo de atención son realmente a prueba de accidentes.

Esto es porque su uso está diseñado para que la mano del cocinero vaya siempre en el mango y no tenga contacto con el filo cuando está encendido.

La otra puede ir sosteniendo la pieza o simplemente sobre la mesa. Y ese contacto mínimo es justo lo que evita los cortes indeseados o errores de deslizamiento. Además, la velocidad de las cuchillas está ajustada para que sea sencillo de controlar y no haya descontrol o vibraciones.

En cuanto al reafilado existe una gran diferencia entre el estilo a motor y el tradicional. El primero no requiere aplicar un afilador de cuchillo, sencillamente cuando se pierde la capacidad de corte, las hojas se pueden cambiar por unas nuevas.

Por su parte, un cuchillo normal debe ser amolado para que el filo salga de la misma hoja. Una actividad que algunos maestros de la carne disfrutan mucho.

Y para finalizar no os puedo dejar de mencionar el precio. Un buen cuchillo eléctrico es más barato que las gamas medias y altas de cuchillos de chef. ¿No me creéis? Pues bastará con ver los costos de nuestras comparativas.

Esto ocurre porque en los modelos tradicionales, el prestigio del fabricante, el modo de construcción y la publicidad de las marcas aumentan mucho sus costos, haciendo que uno eléctrico sea una inversión monetaria menor.

Cómo puede cambiar vuestra vida con un cuchillo eléctrico: ventajas y beneficios

Desde que compré mi cuchillo eléctrico me siento como un caballero medieval en las reuniones familiares. Sé que parece gracioso, pero en las barbacoas, cenas o comidas multitudinarias se suelen hacer piezas o trozos de gran tamaño que luego son una pesadilla picar de forma uniforme y sencilla.

Por eso, termino apareciendo yo con mi nuevo cuchillo automático y salvo la cena. De hecho, hay ocasiones donde el troceado me toca hacerlo en la mesa frente a todos porque existe una gran curiosidad y fascinación que despierta este utensilio.

Y lo mejor es que esta no es la única forma en que el corte eléctrico ha cambiado mi vida, así que aquí les explicaré algunos de sus beneficios más convenientes:

Cortado veloz

El ahorro de tiempo es increíble. Os digo que la inversión de esfuerzo en el troceado se reduce hasta en la mitad.

La rapidez con que se corta, por tanto, se traduce en tiempo invertido en comer con más tranquilidad o menos estrés en los preparados. Esto es importante en especial cuando hay muchos comensales y hace falta tener todo listo con prontitud.

Menos trabajo

La verdad es que esta es de las mejores cosas de estos aparejos. No solo nos ahorramos la gran fuerza necesaria con los cuchillos normales, si no que no hace falta ni siquiera gran movimiento de la mano, por ello el corte es casi automático o autónomo.

Ya os imaginaréis que esta utilidad es genial cuando estamos frente a trozos duros que requieren cuatro manos para ser cortados.

Precisión y uniformidad

Más allá de las facilidades para el uso práctico, un buen cortado eléctrico también ayuda con la estética de los emplatados porque los cortes son rectos, exactos e iguales. Esto nos permite ofrecer rebanas más bonitas para cualquier fiesta o plato profesional.

Esa finura y determinación en los troceados ayuda a su vez en el mejor tratamiento del producto, en menos desperdicio y en un aprovechamiento general más sustancioso y no tan accidentado, en especial para los aprendices de la cocina que solemos picar muy mal las proteínas y el cocinado termina arruinado solo por este mal paso.

Cortando sin daños

No me refiero solo al daño para el cocinero sino para la pieza. Uno de los errores más comunes que cometemos los novatos es terminar picando por desgarre y no por un corte producto de una acción real del cuchillo.

Al final la fuerza bruta desune las fibras y estas se separan de forma irregular, como si las estuviésemos halando, siendo en realidad lo más conveniente un corte limpio hecho por el cuchillo.

Y, sí, habéis adivinado. Este es otro problema que desaparece con un cortador de pilas.

Cuidado y seguridad

Ahora sí entramos en materia de prevención de riesgos. Y no os mentiré, aunque es un dispositivo fácil de usar debéis tener ciertas precauciones siempre que se usa. Estas medidas pasan por un mantenimiento, almacenamiento y uso adecuado y acá os las explicaré con más detalle:

Cuidados necesarios

En cuanto al lavado el primer consejo es más una intuición: debe hacerse apagado y desconectado. Además, las cuchillas pueden desprenderse del mango y limpiarse con agua, jabón y una esponja. Este paso es justo como lo haríamos con un cuchillo regular.

Para almacenarlos debe estar completamente secos, de lo contrario el movimiento y afilado pueden verse afectados.

Por su lado la base es un poco más delicado. No debéis meterla directamente bajo el chorro del lavabo. Lo mejor es limpiarla a través de un paño húmedo e inmediatamente después pasar un paño seco. El tapón y la carcasa del motor no deben mojarse nunca y debéis hacer vuestro mejor esfuerzo porque siempre estén secos.

Seguridad

Una medida básica es asegurarse de comprar una extensión de enchufe lo bastante larga. Si nuestro modelo tiene una conexión directa de electricidad, el cable debe medir al menos metro y medio de lo contrario un tirón de mano podrá desconectarlo súbitamente.

El uso de un cuchillo eléctrico debe darse sobre una superficie adecuada y en un entorno seguro. Esto quiere decir que no debéis usarlo al lado de una estufa encendida o que estuvo recientemente caliente, junto a un lavabo con agua o en una mesa demasiado alta como par tener un buen control de movimientos.

Una función genial para la protección de los usuarios es el apagado o encendido automático. Esta función, por ejemplo, permite que si el cuchillo, por alguna razón, cae en agua se pueda cerrar de manera inmediata.

Estos aspectos pueden ser suficientes para mantenernos a salvo, sin embargo, si tenéis la oportunidad de obtener más medidas de seguridad es mucho mejor. Estos elementos adicionales son una cobertura para cuchillas o candados de bloqueo infantil.




Tipos de cuchillos eléctricos

Cuchillas curvas

Este tipo de hojas están presentes en los cuchillos que usan pilas, es decir, que son inalámbricos.

Su funcionalidad es ideal cuando se trata de cortes pequeños, porque tiene un alcance más intrincado. Además, funcionan bien con alimentos específicos, como el pescado, las frutas y las verduras.

Cuchillas rectas

Contrario al caso anterior, estas son las cuchillas que suelen venir en los modelos de cuchillos con cable o que se conectan directamente a una fuente eléctrica. Su corte es más rápido y limpio, por ello son mejores para comidas duras como las carnes crudas o las cortezas de pan.

¿Qué buscar en el mejor cuchillo eléctrico?

Con cable vs. Inalámbrico

La primera característica tiene que ver con su conexión, aunque es un aspecto que va más allá. En el fondo se trata de una decisión muy personal que involucra la experiencia y el uso potencial ¿vosotros qué preferís? ¿portabilidad o poder?

Sí, debéis elegir entre estos aspectos, aunque un modelo de buena calidad será capaz de proporcionar ambas cosas, no se puede negar que ir por un estilo inalámbrico da más capacidad de transporte, de manejo libre en el espacio.

Por el otro lado, tener la energía desde un fluyo directo y continuo hace que el trabajo se haga a un ritmo constante y siempre a tope, así que os podréis olvidar de tener que cambiar las baterías de sentir como la capacidad de corte baja cuando ya se acaba la pila. Los vatios estarán garantizados.

Longitud del cable y duración de la batería

Está relacionado con el aspecto anterior, pero se refiere a las capacidades propias de cada modelo dentro de la categoría elegida.

En los estilos con cable lo mejor es ir por los que tienen más longitud, así habrá buenas posibilidades de movilidad. Eso sí, esto implica prestar atención para que no haya enredos.

Y cuando se elige un formato sin conexión hay que detallar es la capacidad de duración que tiene la batería pues no queráis quedar sin energía en medio de un gran corte.

Material

La composición de la cuchilla es muy importante pues es la que determina el rendimiento, desgaste y poder de filo. En este aspecto lo más común es ir por acero inoxidable, ya que es un elemento con garantía de duración ene le tiempo y que no acumula óxidos a pesar del contacto constante con fluidos.

Tipos de cuchillas

Contar con bordes intercambiables es siempre lo mejor. Un buen pack sería incluir bordes redondeados y otros rectos, así como longitudes variables para dar mayor maniobrabilidad y poder llevar el utensilio a fiestas familiares en la bolsa con una hoja más chica.

Mango

La agarradera debe ser cómoda, ergonómica para la mano, resistente a las vibraciones y anti resbalante.

Mecanismo de seguridad

Lo mínimo que se debe buscar es un gatillo de bloqueo, lo que hará el aparato seguro para los críos curiosos.

Apto para lavavajillas

Si la pieza se puede meter en una máquina de lavado automático os ahorrareis mucho trabajo. Por supuesto, os hablo solo de cuchilla no de la manija.

Garantía

Un chuchillo de este estilo debería duraros mínimo 2 años. Si la marca puede respaldar esto, mucho mejor.

Estilo

Si vais a usarlo como un cuchillo para eventos podréis elegir también mangos además de cómodos bonitos, con adornos y botones. Mientras que las cuchillas pueden ser reflectantes y brillar para deslumbrar incluso cuando están apagadas.

Extras

Los repuestos o los cajetines de almacenamientos siempre son accesorios adicionales que hacen valer la pena un producto sobre otro.

Extracción de cuchillas

Todos los modelos pueden desprender su hoja de la base, el secreto está en la facilidad de esta extracción. Os parecerá loco pero muchos accidentes ocurren con el cuchillo apagado justamente porque las personas intentan tironear de las cuchillas filosas cuando se atascan en el mango.

Peso

Este elemento determinará lo fácil que puede hacerse el corte. Un cuchillo muy pesado será difícil de controlar y de mantener fijo pues cansará la mano rápidamente. Debéis recordar esto si lo pensáis adquirir para picar grandes piezas.

Espacio

Tener un modelo plegable que incluya un estuche para su almacenamiento es lo más práctico que podréis hacer. Y esto os lo digo porque si no lo pensáis bien y os dejáis llevar por la cantidad de piezas adicionales terminaréis con todo un arsenal eléctrico que no sabréis donde guardar en vuestra estantería de la cocina.

Precio

Sé que es un tema delicado pero es necesario que os lo comente para que estéis prevenidos en la búsqueda. Cuando se trata de estas herramientas debéis saber que la mayor parte del presupuesto se invierte en un motor potente y en unas cuchillas afiladas.

Con lo segundo no basta, así que os aconsejo gastar un poco más para invertir en un aparato eléctrico que garantice su función automática con un buen poder.

Habiendo dicho esto os aclaro la duda principal: el costo de estas navajas gourmet está entre los 69 y 150 euros.

Modelos de velocidad múltiple

Una adquisición genial es un cuchillo con potencia variable. El poder de cambiar la rapidez con que giran las hojas permite que la fuerza de corte se adecue a más comidas, transformando a la herramienta en un utensilio muy versátil.

En este sentido os aclaro: las velocidades más rápidas son útiles para las cosas más dura como los panes, mientras que los movimientos más lentos son mejores para las texturas más suaves como pueden ser las frutas, como una gran papaya o una pescadilla.

¿Con qué alimentos pueden usarse los cuchillos eléctricos?

No os sintáis limitados por las opiniones de los expertos, estas cuchillas de corte se pueden usar de manera adecuada con un mogollón de comidas. Desde la carne, aves de corral, el pan hasta las verduras, frutas o sándwiches.

Su uso correcto no depende del alimento sino de la capacidad del cuchillo de adaptarse a este, por ejemplo, con una velocidad y curvatura específica.

La cuchilla de corte es adecuada para una variedad de alimentos que incluyen carne, aves de corral, pan, pasteles, sándwiches, frutas y verduras.

¿Cómo limpio mi cuchillo eléctrico?

Nunca debéis sumergir ninguna de las piezas en agua. Con un spray antigrasa y toallín bastará. Sino intenta con un paño húmedo o con jabón y agua para la hoja.