mejor-medidor-laser

Los 7 Mejores Medidores Láser de Distancia Más Precisos

Cuando conozcas el mejor medidor de distancia láser dejarás atrás la tradicional cinta métrica que te acompañó por tantos años; y es que de los avances tecnológicos nada se escapa, y cuando se trata de medir distancia se ha evolucionado a un aparato más eficiente y preciso que los clásicos metros de metal.

Un distanciometro láser –como también se conocen-  estima trechos rápidamente sin necesidad de ir y venir con una larga cinta y en ocasiones necesitando ayuda de otras personas. Con estos novedosos equipos solo basta apuntar y presionar un botón, para que el aparato muestre de manera digital la medida exacta.

De igual forma existen equipos que están programados para arrojarte cálculos en diferentes unidades, por lo que también ahorrarás tiempo al no hacer esas conversiones de pies a pulgadas o de un sistema de medición a otro.

El primer metro láser salió en el año 1993, y a pesar de que existen 17 marcas y 42 modelos disponibles en el mercado, aún la mayoría usa la cinta metálica para hacer mediciones, sin embargo, los profesionales del área se están abriendo paso a la nueva tecnología cuando se dan cuenta de las ventajas que estos equipos ofrecen.

Así como los ultrasónicos o los infrarrojos, el telémetro láser calcula la distancia por una medición digital según el trayecto recorrido por el rayo en una superficie estacionaria y el rebote del mismo a través de un lente; a pesar de que para algunos podría sonar como algo confuso, en realidad es un proceso que se hace en menos de un segundo, inclusive en sendas de caminatas o escaladas.

Estos equipos pueden medir en trabajos de arquitectura, levantamiento de planos, estimaciones de despegues, trabajos de carpintería, cualquier medida dentro del hogar, o simplemente para conocer cualquier distancia de dos puntos fijos, todo esto rápido, fácil con solo presionar un botón.

Sin ninguna duda este es un equipo que te facilitará el trabajo de gran manera y si estás interesado en comprar uno, acá te preparamos una guía con los mejores modelos que puedes conseguir, considerando que sean económicos, sencillos de usar, versátiles y de buena calidad.




¿Cuál es el mejor medidor láser de distancia?

Como te mencionamos antes, hay varios modelos en el mercado, y así como sus características, varían también sus precios, lo importante es adquirir una herramienta que se adapte a tu forma de laborar y que cumpla con tus necesidades y expectativas de utilidad, así que echa un vistazo a los medidores de distancia laser más destacados donde seguramente encontrarás el más adecuado para ti.

A continuación te presentamos los mejores medidores láser de distancia: 

1. Medidor láser Bosch Zamo

Es el perfecto para las tareas domésticas; este medidor de distancia láser tiene un alcance de hasta 20 metros, una pantalla digital retroiluminada y una función de memoria que registra los cálculos recientes. Ofrece una precisión de 3mm y muestra la medida hasta con tres decimales.

Para un cálculo eficiente su superficie tiene un revestimiento de goma que evita deslizamiento durante las mediciones. Por otro lado su diseño es rectangular color verde y es uno de los más pequeños y portables con solo 80g de peso.

2. Bosch Profesional GLM 50 C

Es de tecnología más avanzada, el mismo incluye mediciones de inclinación y medición indirecta de longitudes o alturas de hasta 50m.

Transfiere datos a través de bluetooth, y es fácil e intuitivo de usar. Es compatible con tablets y smartphones ya sean de Android o con iOs.

Maneja varias unidades para mayor comodidad y hace los cálculos en hasta 0,5 segundos con precisión de más o menos 1,5mm.

Es una pieza robusta y con calidad certificada ISO, con protección de polvo, salpicaduras de agua y golpes y caídas de hasta un metro.

3. DeWalt DW03050

Su fortaleza está en un revestimiento fuerte capaz de soportar condiciones extremas. Con este equipo calcularás distancias lineales, metros cuadrados o metros cúbicos y almacenará en su memoria los cinco últimos registros.

Sus botones son de buen tamaño y la pantalla muestra información clara en dos líneas con símbolos indicativos del tipo de cálculo que hace.

El aparato incluye las pilas y un práctico estuche para almacenarlo mientras no esté en uso.

4. Telémetro láser GrandBeing CP-80S

Es un medidor profesional con un rango de hasta 80m y una varianza de precisión de solo 1mm, para los que necesitan las medidas más precisas.

Realiza el cálculo de área y volumen, así como también los de longitudes en metros, pulgadas o pies; también muestra los resultados en una pantalla multilínea donde podrás comparar los datos almacenados con facilidad.

La fábrica ofrece un servicio de acompañamiento donde están dispuestos a resolver cualquier situación relacionada con el equipo.

5. Excelvan E2

Con un alcance de hasta 100m es uno de los equipos con el rango más amplio. Es el aparato ideal para el levantamiento de plano, estimaciones de arquitectura, o cualquier uso profesional.

El equipo mide con fiabilidad y su margen de precisión varía solo 2mm; de igual forma almacena hasta 100 registros de mediciones y cuenta con una tecnología de informe de errores.

A pesar de lo avanzado, es un modelo fácil de usar, ya que su pantalla muestro los datos claros y sus botones tienen íconos intuitivos

El paquete incluye las baterías, una cuerda, una bolsa de transporte  y el manual de usuario.

6. Leica Disto D2

Es súper compacto y práctico, es cómodo de tenerlo en tu mano de manera firme gracias a una cubierta que evita deslizamiento.

Está pieza es usada por las personas que desean adentrarse con distanciómetros láser más avanzados que sean de calidad duradera.

El mismo tiene un alcance de hasta 60m, almacena las últimas 10 mediciones y su garantía es de 12 meses.

Es de gran exactitud, sencillo de manejar y de excelente relación precio – calidad.

7. Bicicleta de Montaña Eléctrica Plegable Lonlier

Es uno de los distanciómetros más económicos que puedes conseguir, sin embargo es eficiente, tiene un alcance de 40 metros y está diseñado para hacer medición de áreas, medición continua y cálculos en base a Pitágoras.

La pantalla LCD mide 4”, es retroilumindada con cuatro líneas de lectura donde verás los datos con claridad. El equipo maneja varias unidades, y un cálculo exacto para cuando lo necesites.

El uso es fácil, los botones son suaves y tiene un diseño compacto de solo 98g para llevarlo a donde quieras. Su revestimiento es de plástico duro fuerte para garantizar la durabilidad del equipo.




¿Cómo funcionan los medidores láser de distancia?

Los medidores láser de distancia, también conocidos como telémetros láser,mejor-medidor-laser emplean un rayo de luz láser, el cual terminará reflejándose con alguna superficie y retornará al equipo. Lo que hará el dispositivo es medir el tiempo que el láser ha tardado en regresar y así es como determina la distancia recorrida. Este método es bastante sencillo y empleado en muchas herramientas y aparatos científicos, y se le conoce como el tiempo de vuelo o la medida de pulso.

La ciencia detrás de los medidores láser

El equipo produce un pulso de luz láser hacia un punto especifico y, al chocar contra el mismo, dicho impulso regresa al aparato y es leído para tomar la distancia recorrida. El punto es que el láser es capaz de viajar a una velocidad constante a través de la atmosfera de la Tierra, así que no hay demasiado margen de error al momento de hacer las lecturas.

De esta manera, la computadora recibe los datos del rayo láser y puede hacer un sencillo cálculo para saber obtener los resultados necesarios. De hecho, este sistema es tan fácil de usar y fiable, que hasta se puede emplear para medir la distancia que hay entre nuestro planeta y la luna con unos pocos centímetros de margen de error.

¿Para qué usar la luz láser?

Ahora bien, si hay tantos otros tipos de luces, ¿por qué se usa precisamente el láser para este tipo de mediciones? Ya te adelanté algo sobre esto más arriba, pero lo cierto es que hay varias razones para emplear láseres. Comencemos por saber qué son.

Un láser es un haz de luz concentrado, intenso y que por lo general se emite en una única frecuencia. Esto es lo que hace que los láseres puedan viajar a velocidades constantes a lo largo de la atmosfera terrestre, además de que estas características también permiten que el láser dure más tiempo íntegro antes de que ocurra la divergencia, que no es más que la dispersión del rayo, momento en el que pierde velocidad y eficacia.

Por otra parte, el láser puede viajar por más tiempo y mayores distancias sin quebrarse que la luz blanca, es decir, que la luz natural. Al mismo tiempo, una vez que choca contra la superficie objetivo, el láser es capaz de rebotar de forma completa, sin perder propiedades ni dispersarse, cosa que no sucede con la luz blanca.

Esta mayor intensidad y la mejor capacidad de mantenerse en constante movimiento sin perder sus cualidades hacen que los láseres sean las luces perfectas para la medición de largas distancias.

Las 10 cosas que debe incluir tu medidor láser de distancia

Tener un buen telémetro láser no depende solo de la marca, el precio del equipo o de qué tan bonito y cómodo sea su diseño. También es un tema de sus características y especificaciones más destacadas.

El problema es que muchas veces afrontamos la compra de este tipo de aparatos sin saber demasiado sobre sus funciones o lo que deberían incluir, por eso es que en este aparatado hablaremos bastante sobre cada una de las características que debe tener un medidor láser de distancia.

Nivel ISO

Hay que prestarle especial atención al ISO del medidor que quieras comprar, ya que es un aspecto tan importante en este tipo de producto como lo puede ser la capacidad de aceleración de un coche, el típico “de 0 a 100 en tantos minutos”. Este nivel ISO es una buena manera para comparar diferentes modelos con exactitud y saber exactamente qué rendimiento se puede esperar de cada uno. Así no te dejas engañar por palabrerías, sino que vas directo a lo importante.

Certificado de precisión

Bien, por más que el modelo que has comprado sea hecho por una buena marca, que tenga un buen ISO y qué se yo qué más, siempre queda la pregunta de qué tan preciso es el aparato. ¿Cómo sabemos si lo que nos están vendiendo realmente tiene la precisión que dice tener y si en verdad podemos confiar en sus resultados?

Pues solamente hay que estar atentos al certificado de precisión que acompaña al producto. Este certificado es especial, puesto que da constancia de que el aparato ha sido probado en un campo calibrado del cual se sabe a ciencia cierta sus distancias mediante el uso de aparatos de grado industrial, de los que se usa en ingeniería y hasta por metrólogos. Entonces, se compara la lectura que arroja el dispositivo con dicha distancia y así se sabe qué tan acertado es el telémetro.

Eso sí, no debes confundir este certificado con el llamado certificado de conformidad, que es un simple papel que dice que el producto en cuestión ha sido aprobado para cumplir ciertos requerimientos. Es más que todo una certificación muy genérica que no te dice mucho sobre la calidad del modelo.

Que no tenga partes móviles

Te voy a ser muy sincero: cualquier medidor láser que haga sonidos de “clic” cada vez que lo activas es un modelo obsoleto. Es como si usaras una cámara manual con disparador mecánico, teniendo ya disparadores modernos, digitales y de alta precisión y eficacia. O incluso, como si tuvieras un teléfono con un dial giratorio.

En la actualidad, los buenos telémetros funcionan sin partes mecánicas ni componentes móviles, ya que estos tienden a dañarse con mucha facilidad por caídas, golpes y hasta por el uso constante. Lo más recomendado es irse por los modelos de estado sólido que incluyen las más recientes tecnologías.

Debe adaptarse a cualquier esquina o rincón

Un problema que se suele encontrar en los modelos mal diseñados o de menor calidad es que no se adaptan a todos los espacios. Por ejemplo, si tienes que medir las distancias en la abertura de una puerta, de una esquina a otra de la habitación o cualquier otra medida que requiera tomar lecturas en forma diagonal, vas a tener que colocar el aparato justamente en esa esquina.

El problema es que, por lo general, esos dispositivos de baja calidad vienen con bases muy anchas o con diseños que no se adaptan bien a las esquinas, así que terminarás haciendo mediciones en las cuales dejas de medir parte del espacio por culpa de un diseño mal pensado.

Pero, ¿cómo solucionar esto? Pues bien, existen algunos medidores láser de distancia que incluyen una especie de extensión o saliente con la forma estrecha perfecta para caber en cualquier esquina. Lo único es que, claro, al ser una extensión del aparato que está detrás de la base y, por ende, del punto de medición por defecto, entonces hay que hacer una pequeña calibración para asegurarte de que el medidor esté tomando en cuenta ese pequeño espacio que queda entre la base y la esquina. De lo contrario, vas a obtener medidas erradas.

He aquí donde podrás escoger dos tipos de medidor: el que hace ese ajuste de forma automática o el que requiere que tú mismo lo hagas. De más está decir que los automáticos son más convenientes porque se encargan de hacer el cambio sin que tú debas realizar acción alguna. Estos modelos se comunican directamente con el procesador del equipo y hacen el ajuste necesario apenas detectan que la extensión está en uso.

Que el pitido sea configurable

La mayoría de los medidores cuentan con un pitido que te deja saber cuando la medición ha sido realizada de manera exitosa. Esto puede resultar de gran utilidad al trabajar en ambientes ruidosos, aunque también podría ser una molestia en caso de que debas mantener el ruido al mínimo. Por eso es importante que puedas desactivar el sonido cuando lo desees.

De igual manera, existen aparatos más avanzados que varían dicho pitido dependiendo del tipo de medición que realizas, bien sea que proviene de la parte trasera o de la delantera del medidor.

Una buena pantalla retroiluminada

Así como los móviles cuentan con pantallas retroiluminadas y muchas otras herramientas electrónicas también las incluyen, existen medidores que hasta vienen equipados con pequeños sensores de luz que atenúan o acentúan la iluminación de la pantalla dependiendo de la luz ambiental que reciben. Es como cuando pasas de emplear el móvil en tu habitación, habiendo llegado de estar a plena luz del día: la pantalla baja el brillo automáticamente.

Esto puede resultarte particularmente útil cuando estás trabajando en exteriores e inmediatamente pasas a una locación bajo techo. Con una pantalla retroiluminada y con sensor de luz te aseguras de poder ver bien bajo el sol y de no quemar tus pupilas con una pantalla excesivamente brillante en ambientes más oscuros.

Clasificación IP54

Si ya has comprado otras herramientas electrónicas o incluso prestas un poco de atención a las especificaciones de tu smartphone, tableta, cámara de acción, relojes deportivos y muchos otros aparatos, seguramente te suene familiar este término.

La protección IP se refiere al grado de resistencia que tiene un aparato al ingreso de partículas sólidas como polvo y tierra, o de agua. En muchos casos, los modelos más baratos pueden ofrecer resistencias de IP40 -realmente baja-, ya que son para uso casero y de poca exigencia. Sin embargo, si vas a llevarte a casa o tu taller un aparato de calidad que va a llevar bastante uso y abuso y que quieres que te dure un buen tiempo, te recomiendo no conformarte con nada menor a IP54.

Con esta clasificación tendrás protección a la humedad y al polvo, así que no tendrás que preocuparte demasiado si trabajas en ambientes húmedos o si al dispositivo le cae algo de polvo, partículas de tierra, aserrín o cualquier otro polvillo

Ahora bien, si eres un profesional y planeas usar el medidor en ambientes industriales activos, como obras en proceso o remodelaciones, es mejor blindarse por todos lados y optar por equipos de clasificación IP65. Estos modelos van a soportar grandes cantidades de polvillo, tierra y demás partículas solidas fáciles de encontrar en ambientes industriales, obras o construcciones. También soportan chorros directos de agua, así que nada de preocuparte porque el aparato se moje.

Debe poder soportar temperaturas extremas

Cando hablo de rango de temperaturas realistas lo digo en serio. Imagina que vas a trabajar en Sevilla donde las temperaturas en verano pueden ascender hasta los 35º y más, o que irás a trabajar en el País Vasco, cuyas temperaturas en invierno pueden descender de los 0 ºC. No todos los medidores pueden aguantar tales condiciones, así que te aconsejo escoger un aparato capaz de soportarlas sin problemas, es decir, que no presente errores de medición a bajas temperaturas ni que se recaliente durante el verano.

Los modelos de mayor resistencia a las temperaturas pueden funcionar sin problemas entre los -10 y 50 ºC.

Garantía de al menos 2 años

Tan simple como tener un poco de tranquilidad. Si ya has comprado un nuevo aparato y has decidido gastar tu dinero en él, entonces lo normal y más sensato es querer proteger la inversión. Para ello, vale la pena asegurarse de que la garantía incluida en el equipo sea de al menos unos dos años. Es que nunca sabes cuándo pueda aparecer algún defecto de fábrica del aparato, además de que estas herramientas deberían estar hechas para durar.

Como consejo general, lee la parte en la que hablan sobre los términos de devoluciones y la cobertura de reparaciones, ya que esto es lo más importante y con lo que muchas personas tienen problemas al momento de reclamar una garantía por no haber leído con detenimiento antes de comprar.

Montura de trípode de metal

En algunas aplicaciones de precisión es necesario hacer algunos cálculos exactos que ayuden a determinar las distancias con el menor margen de error, como cálculos pitagóricos o medición de alturas. En estos casos es necesario contar con un buen trípode que permita mantener al dispositivo en un mismo punto con firmeza para evitar terribles errores de medición.

Ahora bien, cuando te digo que debe ser un buen trípode, me refiero a que la pieza que conecta con el aparato sea de metal, ya que las de plástico se dañan con facilidad, se aíslan o en algunos casos se agrietan y rompen con la presión.




Razones para usar este tipo de medidor

A veces puede que te preguntes por qué mejor no usar una cinta medidora o alguna otra herramienta manual de medición y, aunque puedan ser más económicas y requieran de menores cuidados y conocimientos, carecen de muchas cosas que un buen medidor láser si te puede ofrecer.

De hecho, son de las herramientas más importantes para diferentes profesionales de la vida real, como ingenieros civiles, capataces de construcciones o incluso durante remodelaciones y hasta demoliciones. Aquí te cuento qué es lo que le ven esos y otros profesionales a este tipo de herramienta:

Tienen una gran precisión

Uno de los puntos más fuertes de estos dispositivos es su nivel de precisión. Es que las cintas métricas pueden doblarse o contraerse mientras las usas, generando importantes diferencias entre la distancia que mides y la que realmente hay en el espacio, así como los medidores ultrasónicos también pueden fallar por interferencias, obstáculos que se atraviesan en el camino de las ondas sonoras y pare usted de contar.

Imagina que vas a expandir alguna parte de tu casa o que estás instalando una nueva cocina o gabinetes. Si llegaste a hacer alguna medida errónea podrías terminar ocupando espacios que no deberías haber ocupado o hasta podrías darte cuenta de que compraste algún electrodoméstico o gabinetes que no eran del todo compatibles con las dimensiones de tu cocina. Esto por poner un ejemplo, pero puede suceder en cualquier ambiente y escenario que puedas imaginar.

Con los medidores láser te puedes aprovechar de ese haz de luz potente, intenso y preciso que permite leer las distancias en línea recta y así ofrecer las mediciones más exactas para tus proyectos y trabajos.

Por la velocidad

Cuando uses medidores láser te darás cuenta de lo mucho que pueden ayudarte a acelerar el trabajo y terminar a tiempo. Es que cada medición será tan rápida como fijar el dispositivo en su sitio, presionar un botón y leer los resultados.

Todo este tiempo ahorrado te permitirá hacer mediciones con mucha rapidez, cosa que se agradece muchísimo cuando se trabaja en áreas muy extensas en las cuales hay que medir varias distancias. Aparte de eso, podrás prestarle más atención a otras tareas y así lograrás mejores resultados. Te lo digo yo que llevo bastante tiempo en esto del bricolaje y las remodelaciones del hogar.

Te ahorran trabajo

Ya basta de buscar la cinta métrica, fijarla en un extremo y extenderla hasta el otro teniendo cuidado de que no estuviese doblada o curvada, calculando ese milímetro adicional que se escapa de la cinta o regresándote para volver a fijarla en ese primer punto porque se desprendió.

Tampoco vas a tener que pedirle ayuda a otro compañero para que la sostenga por un extremo, así que podrás hacer un uso más eficiente de la mano de obra que posees. Mientras tu colocas el medidor en sitio y anotas los resultados, tu compañero puede ir cortando piezas, pintando o realizando cualquier otra tarea importante. Hasta tú podrías hacer otras cosas mientras realizas las mediciones, ya que solo necesitarás una mano para operar el dispositivo, así que la otra puede tomar anotaciones o sostener alguna otra herramienta.

Funcionan con poca luz

Para usar algunas herramientas hace falta que el espacio esté iluminado de forma apropiada, así que resultan poco o para nada útiles en ambientes oscuros o de muy baja claridad. Esto te puede limitar un poco y no te permitirá trabajar con total libertad en cualquier tipo de ambiente, lo cual es un verdadero fastidio.

Si quieres gozar de total versatilidad y facilidad para trabajar en prácticamente cualquier escenario, los medidores láser de distancia son, sin lugar a dudas, tu mejor opción, ya que los rayos de luz láser no requieren de iluminación. Al mismo tiempo, los mejores del mercado vienen con pantallas retroiluminadas, así que podrás operar el aparato y leer los resultados fácilmente sin importar el nivel de iluminación en el que trabajes.

Dile adiós a los obstáculos

Al hacer reparaciones o construcciones, muchas veces hay que pensar en los obstáculos que puede haber en el camino. No me refiero a recortes de presupuesto o que te adelanten el plazo límite, me refiero literalmente a objetos o estructuras que puedan dificultar las mediciones, como tuberías en la cocina. Pues te cuento que si empleas un buen medidor láser de distancia solo necesitas una línea recta y sin obstáculos para medir con exactitud de un punto a otro.

Aprende a usar medidores láser de distancia

Ya te he adelantado algunos aspectos sobre cómo se usan estos aparatos pero, para no dejar espacio a dudas, te voy a explicar a fondo la manera correcta de emplearlos para que les saques el mayor provecho posible.

Para hacer mediciones simples de distancias solo hace falta establecer una línea clara de visión, sin obstáculos ni objetos que se interpongan. En un extremo debe estar posicionado el medidor y en el otro debe haber una pared o alguna otra estructura sólida que le sirva al rayo para rebotar y regresar directamente al dispositivo.

Ahora bien, en caso de que la distancia que quieras medir sea hasta un punto donde no hay un obstáculo sólido, como el centro exacto de una habitación, siempre puedes colocar una estructura de plástico que pueda reflejar el láser. Luego solo tendrás que presionar un botón, casi como por arte de magia, tendrás tu medición.

Si querías realizar una lectura sencilla de la distancia, pues ya estás listo. Pero si quieres seguir adelante y realizar otra medición más compleja como el área o volumen del sitio, también puedes hacerlo y hacer uso de las funciones más avanzadas de tu medidor. Eso sí, recuerda que cada modelo es distinto y no todos ofrecen las mismas funciones y cálculos, así que asegúrate de leer el manual antes de usarlo y, más importante aún, de leer las especificaciones del producto con detenimiento antes de comprarlo. No querrás llevarte uno sin las funciones que necesitas.

Otros factores que deberás considerar

Aparte de las características particulares de cada modelo que hay en el mercado, también es importante tomar en cuenta otros aspectos que igual deben ser relevantes antes de realizar la compra y que te ayudarán a llegar a casa con el mejor medidor para tus necesidades. Veamos cuáles son:

Precio

Como te comentaba anteriormente, los medidores láser son muy variados en cuanto a sus características y capacidades. Así como los hay con sofisticadas pantallas retroiluminadas y con sensor de luz, también los hay con simples pantallas LCD, sin extensión para medir correctamente las esquinas o, incluso, con variadas funciones para realizar mediciones complejas y cálculos pitagóricos muy precisos.

De más está decir que esos modelos más avanzados van a costarte un poco más, así que, así como puede haber medidores de unos 40 o 50 €, también verás varios que superan los 100 € y algunos que hasta superan esa barrera de los 1000 €.

Pero tampoco te alarmes, que no es necesario adquirir un medidor de 1000€ para tener precisión y durabilidad, ya que hasta los modelos más baratos pueden ofrecer una alta calidad y bastante confiabilidad en sus mediciones. Eso sí, te recomiendo guiarte por mi lista comparativa para que no te lleves alguna decepción con modelos baratos que realmente no dan la talla.

Uso para interiores o al aire libre

Aunque en principio pudiera parecer que esto no importa demasiado, la verdad es que es fundamental que evalúes el uso que le darás al aparato. Es que, dependiendo de si lo usarás en interiores o al aire libre tendrás que asegurarte de que posea o no ciertas características, como una alta resistencia al polvo y la humedad, capacidad para medir distancias mayores de 90 m, una pantalla retroiluminada más potente o incluso hasta te podría convenir que incluya cierto tipo de trípode.

Te adelanto que hay modelos que te pueden funcionar perfectamente bien para cualquier de los dos escenarios, aunque muchos solamente te sirven para interiores porque miden distancias muy cortas o porque no poseen protección contra las inclemencias.

Capacidad de medición

Con esto me refiero a las distancias que el dispositivo es capaz de medir, ya que en algunas situaciones, como construcciones al aire libre o en edificios, podrías necesitar una capacidad mayor a los 200 m, mientras que para remodelaciones sencillas en hogares de menor tamaño, bien te podría bastar con unos 60 o 90 m de rango de medición.

Dicho esto, no solo debes evitar comprar un aparato incapaz de medir las distancias que requieres, sino que también debes evitar aquellos que midan distancias demasiado largas en comparación con lo que realmente te hace falta. Lo que sucede es que los medidores de largas distancias suelen ser más costosos, así que de nada te vale gastar un dinero extra en algo que no necesitarás.