Home Informatica Las 5 Mejores Placas Madres Gaming Para Tener Incontables Horas De Juego

Las 5 Mejores Placas Madres Gaming Para Tener Incontables Horas De Juego

por alejandra
mejor-placa-madre-gaming

El mayor deseo de todo gamer es el de poder armar una PC soñada, uno donde pueda correr sus juegos favoritos con total fluidez y para ello deben asegurarse de contar con la mejor placa madre gaming, con la que obtendrán el equilibrio perfecto entre calidad, eficiencia y funcionalidad de los componentes de su PC gamer.

Una placa madre, tarjeta madre o conocida en inglés como la motherboard, es una tarjeta que se encuentra en la estructura interna de un ordenador, donde se van a encontrar todos los circuitos, procesador, memoria RAM y las tarjetas como la tarjeta gráfica y su función principal es la de garantizar la comunicación de estos componentes.

Muchas veces los gamers pueden pasan por alto el elegir una buena placa madre, sobre todo porque asequible no es una palabra que las defina, sin embargo, es de mucha importancia el elegir una de buena calidad, ya que esta garantizará el excelente rendimiento del equipo y es una pieza fundamental en todo ordenador.

¿Cuál es la mejor placa madre gaming?

No existen muchas diferencias entre los modelos de placas que hay en el mercado, sin embargo, sí existe variación entre sus precios ya que no será lo mismo una placa de gama alta a una de gama baja, pero, siempre existe una opción asequible que se adaptará a vuestro presupuesto y que brindará buen rendimiento.

Cada marca puede agregar características únicas a cada placa madre, como mejores chips de audio o red, menos o más ranuras de expansión o Slot, como son conocidas en inglés, donde las más comunes en la actualidad son las ranuras PCIe.

Lo más importante al momento de comprar una tarjeta madre es fijarse en que esta sea compatible con los componentes de la placa, ya que esta no trabaja por sí sola. Si tenéis dudas sobre cuál es la mejor opción para vuestro ordenador en la siguiente lista comparativa podréis encontrar una buena respuesta.

X299 AORUS Gaming 9

Una buena inversión para todo gamer

Rebaja
Gigabyte X299 AORUS...
2 Opiniones
Esta es una placa madre ideal para el que busca un modelo de gama alta. La marca Aorus ofrece una de las mejores placas base del mercado, se trata de una tarjeta con chipset Intel X299, compatible con nuevos procesadores como el Intel Kaby Lake (i5 e i7), las dimensiones de esta placa son de 30.4 cm por 24.4 cm.

Posee un total de 8 zócalos de memoria RAM DDR4, las cuales son compatibles hasta 128 GB. Permite instalar hasta un total de tres tarjetas gráficas, lo que brindará un rendimiento óptimo en juegos.

 

Asrock H110 Pro BTC+

Excelente relación de precio y calidad

Esta es una placa madre diseñada para minar criptomonedas, pero, más allá de eso, se encargará de brindar una experiencia de juego realmente memorable para todo gamer.

Soporta procesadores de última generación como i6 e i7, además de ser compatible y soportar memorias DDR4 de 2400 y 2133 mhz, posee también un total de 13 ranuras PCIe  y 4 puertos USB 3.0, ubicados en su parte frontal y posterior.

Lo que llama la atención de esta placa madre es su capacidad para soportar 13 unidades de procesamiento gráfico o GPUs de manera simultánea.

 

MSI 990FXA Gaming

Una placa perfecta para gaming

MSI 990FXA Gaming -...
8 Opiniones
Esta placa de la marca MSI es una gran y asequible opción para jugar, presenta una innovación en el mercado de las tarjetas madres ya que cuenta con 2 puertos USB 3.1, los cuales proporcionan un rendimiento mucho más veloz que el del USB 3.0.

Es una gran opción para gamers ya que ofrece un alto nivel de control y velocidad para streaming y gaming, así que podréis decir adiós al fastidioso LAG.

Soporta diferentes tarjetas gráficas, para disfrutar de una resolución optima, tiene un sistema mejorado de audio y es compatible con memorias DDR3.

Asus ROG STRIX B250 G

Simple, práctica y muy funcional

Rebaja
ASUS ROG Strix B250G...
7 Opiniones
La marca Asus es conocida por sus placas de buena calidad y este modelo no es la excepción.

La ROG STRIX B250G tiene dimensiones de 30.4 cm por 22.4 cm, posee 8 zócalos de memoria RAM DDR4, compatible con 64 GB de memoria y compatible con procesadores Intel, lo que la hace perfecta para gaming. Esta placa posee 3 ranuras PCIe  y cuenta con puertos USB 2.0 y USB 3.0.

H61 PrimeElectronics H61

La opción más asequible de esta comparativa

H61 Placas base...
10 Opiniones
Esta tarjeta madre es una opción más económica si es el caso que tenéis un presupuesto ajustado.

Es compatible con procesadores y microprocesadores Intel, en específico i7, i5 e i3, esto gracias a su zócalo Lga 1151. Tiene una capacidad de memoria de 16GB, siendo compatible con memorias DDR3, tiene un diseño micro ATX con dimensiones de 23.5 cm por 17 cm.

 

¿Cuál es la diferencia entre una placa madre para gaming y una normal?

Existen diferencias bastante marcadas entre una tarjeta madre para un ordenador convencional y para una PC gamer, mejor-placa-madre-gamingempezando por el hecho de que estas demandan un mayor rendimiento para poder brindar una buena experiencia de juego, mientras que un ordenador regular pocas veces le será exigido un alto desempeño.

En sus comienzos no había distinción entre una placa regular y una para gaming, sin embargo esto ha cambiado con los años y se han establecido diferencias notables entre ambas.

Las placas base para gaming suelen tener mayor capacidad de memoria RAM y una mejor resolución de imagen debido a que se le pueden adaptar mayor cantidad de tarjetas gráficas, cuentan con un mejor sistema de audio y son más personalizables al permitir incorporarle múltiples componentes.

La gran mayoría de tarjetas madre para gaming están diseñada para overlocking, lo que significa exigirle el mayor rendimiento a un ordenador para un mayor desempeño, esto muchas veces puede causar sobrecalentamiento, lo que se evita con un buen sistema de refrigeración.

Los capacitores de poder y zócalos de las tarjetas base para gaming son de mejor calidad que los de una tarjeta regular, lo que las hace tener un mejor rendimiento, en general los componentes de una placa madre para gaming son de una calidad superior a los de una regular.

¿En qué consiste una placa madre? Sus características más esenciales

Una placa madre consiste en la pieza fundamental o central de todo PC y aún más de una PC gamer, ya que en ella se acomodan todos los componentes que dan vida a un ordenador. Se trata, entonces, de una tarjeta que contiene una serie de circuitos integrados, entre los cuales se encuentra el chipset.

Una placa madre, placa base o tarjeta madre, se encarga de interconectar los dispositivos internos de un ordenador; que dependiendo de su modelo y el que se elija, se limitará la capacidad del mismo, incluyendo su capacidad de memoria RAM, unidades de disco duro y cantidad de puertos USB, por ejemplo.

Una tarjeta madre tiene características esenciales y componentes claves para su funcionamiento, entre los cuales se pueden encontrar:

Un chipset:

Es un elemento esencial dentro de una placa madre, de él dependen la gran mayoría de las funciones de esta. Se clasifican en dos grandes grupos, que son los que dominan el mercado en la actualidad: Intel y AMD.

Los chipsets se dividen en 3 gamas: gama baja, media y gama alta y dependiendo de su marca se clasifican en distintos tipos. Por ejemplo, en el caso de Intel, tenemos series como la Socket LGA 1150, donde los chipsets más comercializados son el H81, H97 y Z97, también existe la serie Socket LGA 1551 con modelos como el H110, H170 y Z170.

AMD, por su parte, cuenta con series como la Socket AM37, con chipsets muy conocidos como el 970, 980D y 990fx, por nombrar algunos.

Un puerto de CPU o zócalo:

Es el elemento que integra cada placa base para poder instalar el procesador de la maquina. Existen diferentes tipos de zócalos y cada uno de ellos es usado en un determinado tipo de procesador.

Es importante agregar que un mismo zócalo o socket está en capacidad de soportar diferentes generaciones de procesador.

Formato de la placa base:

Es importante al momento de comprar una placa madre fijarse en su tamaño, forma y diseño, ya que dependiendo del tamaño de vuestro equipo, debéis optar por una placa de mayor o menor tamaño.

Existen tres tamaños de placas base y son las siguientes:

ATX:

Tiene unas dimensiones de 305 milímetros por 244 milímetros, lo que la hace de tamaño estándar para todos los ordenadores, por lo que es, en general, el más utilizado.

Micro-ATX:

Tiene el tamaño ideal para equipos compactos pero que se busque tengan potencia, sus medidas son de 244 milímetros por 244 milímetros, es decir, un cuadrado perfecto.

Mini-ITX:

Es poco utilizado, en su mayoría suele usarse cuando se arma un pc de menor potencia y tamaño compacto.

Capacidad de memoria:

La capacidad de memoria de una tarjeta madre es definida por la cantidad de slots de memoria que esta tenga, ya que al tener más ranuras se permite incrementar la memoria RAM del ordenador, siempre que este soporte la frecuencia de RAM que usualmente oscila entre los 1333 y 2000 MHz.

Los modelos de placa de la actualidad suelen soportar memorias DDR4, que han suplantado la tecnología de las memorias DDR3.

Slots de expansión:

Los slots de expansión también son conocidos como ranuras de expansión y se trata de las ranuras donde serán conectados otros dispositivos, conocidos como tarjetas hijas, como la tarjeta gráfica, adaptadores de Wi-Fi, entre otros.

La cantidad de ranuras de expansión dependerá del modelo de tarjeta, si es un ATX, Micro ATX o Mini ITX.

Sistemas de refrigeración:

Un ordenador de alto desempeño como lo puede ser uno diseñado para gaming, suele calentarse más de lo normal, por lo que requiere un buen sistema de ventilación, para ello es recomendable que antes de comprar un disipador líquido o de aire, este sea compatible con el procesador y al tipo de tarjeta madre que se ha elegido.

Puertos internos:

Los puertos internos es donde se van a adaptar todos los accesorios o componentes de una tarjeta madre, entre los más importantes destacan el sistema de disco, la fuente de poder de la placa base, la fuente de poder del CPU y conectores para adaptadores gráficos, conocidos como ranuras PCIe donde se colocan las tarjetas gráficas.

Dispositivos incorporados:

Consisten en características que pueden agregarse de manera adicional y totalmente personalizable a cualquier tarjeta madre, que si bien no son de extrema necesidad puede que os venga útil en algún momento por lo que podríais considerar agregar a  vuestra placa.

Entre ellas se encuentran adaptadores de gráficos incorporados, para los cuales se necesitarán conectores de tipo HDMI y DVI, también están los adaptadores de sistemas de sonido, de redes y de Wi-Fi.

Puertos externos de la tarjeta madre:

Una tarjeta madre puede tener gran cantidad de puertos externos adaptables a cualquier necesidad que tengáis, sobre todo al momento de jugar, que seguramente equipáis vuestra sala de juegos con los mejores equipos y para ello, debéis contar con una PC gamer que os permita conectarlos todos.

Estas placas cuentan con todo tipo de puertos, desde puertos USB 3.0 o USB 3.1 que es mucho más veloz, puertos HDMI para pantallas con mejor resolución, puertos de audio para conectar altavoces, micrófonos y cascos, entre otros puertos que permiten conectar gran cantidad de accesorios que os brindarán una experiencia de juego memorable.

Los dos tipos de tarjetas madre

Como habréis leído anteriormente en el artículo, las tarjetas madre o placas madre se dividen en dos grandes grupos que dominan el mercado, las cuales son conocidas como Intel y AMD.

La regla de oro al momento de elegir una tarjeta madre, es que su chipset sea compatible con el procesador que vayáis a escoger para vuestro ordenador, ya que un chipset para Intel no es compatible con un procesador AMD y viceversa.

Así que de forma fácil y simple solo tenéis que fijaros que el zócalo de la tarjeta madre que vayáis a comprar, el cual debe ser el mismo que el del procesador, sea este Intel o AMD, lo cual estará especificado en la información de ambos.

Cómo elegir la mejor placa madre para gaming

Existen ciertos factores que debéis tomar en cuenta para poder elegir la mejor placa madre que se adapte exactamente a lo que buscáis, entre estas cosas tenéis que fijaros en:

Compatibilidad de la memoria RAM:

Al elegir una tarjeta madre es muy importante fijarse en la compatibilidad que tendrá la memoria RAM que tenéis pensado adaptarle, en cuanto al tipo estas pueden ser memorias DDR3 o memorias DDR4 que son las que actualmente llevan los ordenadores, una placa base solo podrá soportar un tipo, así que tendréis que elegir entre ambos.

Por otro lado, debéis pensar en la velocidad de la memoria RAM, tomando en cuenta cuál es la frecuencia soportada por la misma y por la tarjeta madre, si compráis una memoria que soporte 2133 MHz, debéis elegir una placa que soporte la misma velocidad.

Una placa base puede soportar una cantidad limitada de memoria, así que también debéis considerar cuánta es la capacidad que queréis para vuestro PC gamer, pudiendo estar entre los 32 o superar los 127 GB, dependiendo de cuántas tarjetas de memoria RAM adaptéis a vuestra placa.

El número de tarjetas de memoria RAM que podréis adaptar, estará limitado al número de ranuras de expansión que posea la tarjeta madre, por lo que es un factor al que debéis echar un ojo antes de comprar.

Tamaño de la tarjeta madre:

No todas las placas base son iguales y de igual tamaño, eso ya lo tenéis claro en este punto del artículo, pero, es de mucha utilidad que recordéis que debéis elegir un modelo de tarjeta que vaya con el tamaño de vuestra PC, ya que una placa madre micro ATX no se podrá adaptar a un ordenador que sea para tarjetas de tipo ATX.

Ranuras de expansión y puertos USB:

Las ranuras de expansión son necesarias en el caso de que penséis personalizar todavía más vuestro ordenador para gaming, es decir, que queráis agregar nuevas tarjetas de sonido, alguna tarjeta gráfica adicional, tarjetas de red, entre otras, para ello debéis tomar en cuenta que la tarjeta que vayáis a adquirir posea suficientes ranuras PCIe.

Por otro lado, los puertos USB son de muchísima utilidad en cualquier ordenador, no solo para un PC gamer, por lo que debéis considerar la cantidad de puertos que tiene la tarjeta, aunque en su gran mayoría tienen suficientes para cubrir todas las necesidades.

Necesidades de conexión:

Todo gamer necesita conexión a internet para jugar de forma online y las tarjetas madre en su totalidad cuentan con conexión LAN o conexión a través de cable, pero, si es de vuestra preferencia las conexiones inalámbricas, es decir, por Wi-Fi, debéis elegir entre dos opciones: pagar un poco más por una tarjeta que la incluya o comprar un adaptador.

Un adaptador de redes inalámbricas viene en forma de tarjeta que se inserta en una de las ranuras PCIe que poseen las placas base o se pueden adaptar a través de un puerto usb.

Sistema SLI y Crossfire:

Si no tenéis ni idea de qué van estos dos, os cuento que se tratan de sistemas que permiten conectar dos tarjetas gráficas y que funcionen como una sola, es decir, aumentando su potencia, lo que se diferencia de ambas es el tipo de tecnología que utilizan.

Si tenéis pensado combinar varias tarjetas gráficas, debéis investigar si vuestra tarjeta madre soporta esto y lo podréis confirmar simplemente mirando las especificaciones del producto.

Tarjeta madre de audio:

Las placas base de la actualidad cuentan con un excelente sistema de audio, pero, este ámbito es totalmente personalizable y se puede adaptar a vuestros gustos.

Si deseáis un sistema de audio de lujo, tendréis que gastar un poco más de pasta en una tarjeta de audio adaptable, aunque no notaréis una diferencia muy marcada. Salvo que hagáis una verdadera inversión en bocinas, cascos y demás que os permitan llevar al máximo la experiencia auditiva al momento de jugar.