Los 8 Mejores Proyectores Para Tener Un Cine En Casa

El mejor proyector te ayudará a realizar tus presentaciones en la oficina y disfrutar de juegos y el cine en casa.

Ya sea un mini proyector o uno con característica full HD con o sin wifi, estos dispositivos te ayudarán a remplazar tu TV de alta definición LED, LCD o plasma por una pantalla de muchísimas más pulgadas donde podrás disfrutar de películas, programas de TV, el juego de tu equipo deportivo o videojuegos.

Con estos proyectores no sólo tendrás una experiencia sin igual en casa, sino que también puedes darle un uso comercial o educativo al hacer una presentación de dispositivas en auditorios, teatros, lugares de culto, etc., utilizando software como PowerPoint de Microsoft Office o Keynote de Apple.

Algunos proyectores funcionan con sistemas operativos como Android el cual nos permite utilizar todas las aplicaciones de Google Play Store, así que no necesitamos de otros dispositivos para ver las series y películas de Netflix o los videos de Youtube.




¿Cuáles son los mejores proyectores?

En el momento de tener un salón de películas en casa buscamos un tipo de televisión de mayor pulgada y definición. Pero con la llegada de los proyectores ahora debemos buscar entre sus características aquel que se adecue a nuestras necesidades.

Para ello debes tener presente la calidad de la imagen que ofrece el proyector, los colores, lúmenes, la calidad y vida de su lámpara ya que es difícil de reemplazar, y la cantidad de puertos USB y HDMI para conectarlo a otros dispositivos.

A continuación te presentamos nuestra selección de los mejores proyectores que se encuentran actualmente en el mercado con algunos modelos ecónomicos y otros para presupuestos más elevados.

A continuación te presentamos los mejores proyectores:

1. Optoma HD141X

Con tecnología MHL

Con un peso de 2,4Kg y unas dimensiones de 31,5×22,4×11,4cm, este proyector que funciona con corriente alterna de 2 pilas AAA te permitirá tener un cine en casa o jugar tus juegos de acción con una resolución Full HD 1920 x 1080 píxeles y con teconogía DLP.

Tiene incorporado un altavoz DE 10W y dos entradas HDMI con tecnología MHL, lo que te permitirá conectar teléfonos inteligentes, tabletas u otros dispositivos portables mediante un cable.

Sus colores vivos tienen un brillo de 3000 lúmenes ANSI y la dimensión de su pantalla es de 150 pulgadas. Además, cuenta con un sonido de 26dB.

2. Philips PPX3411

Con memoria interna de 4GB

Con un mínimo peso de 272gr y unas dimensiones de 10,5×10,5×3,1cm podrás disfrutar de este proyector con reproductor de MP4 y visor de Office/PDF integrado.

Es compatible con los formatos de video avi., mov., mp4, mkv ., codecs, MJPEG, H263, MPEG4 y H264, de imagen  JPEG, BMP, PNG y GIF, y de audio MP3 AC3, y su entrada de audio y video es a través de un mini HDMI con HDCP. Además, cuenta con una relación de contraste de 1000:1.

Funciona a través de una batería interna de 74V a 1800 mAh que puede durar hasta 2 horas en modo estándar y viene con su cargador para el tomacorriente.

3. Excelvan CL720D

Se puede proyectar a  una pantalla de 25 a 260 pulgadas

Con una relación de contraste de 2000:1 y con una visualización excepcional de 16,7 millones de colores, este proyector LED HD te ofrece tener un sistema de cine en casa y un dispositivo donde podrás ver tus juegos de entretenimiento con un altavoz estéreo doble incorporado de 5W.

Su resolución de tamaño es de 1080p, sus dimensiones son 32×25,5×11,5cm, pesa 3Kg y cuenta con TV digital incorporado.

En su menú podrás cambiar hasta a 22 clases de idioma y podrás mostrar otras presentaciones a través de sus dos puestos de HDMI y/o 2 puertos USB.

4. JmGO G1

Con sistema Android 4.3 incorporado

Este proyector HDMI 1080P es una combinación de TV Box, Internet TV y reproductor HD con un altavoz Bluetooth, y tiene un sistema operativo     de Windows, Bluetooth más Android que te permitirá usar aplicaciones y encontrar todo lo que necesitas.

Su cuerpo está fabricado con una aleación aluminio-magnesio de alta resistencia, sus logos están grabados con láser y su diseño es a prueba de polvo. Pesa 1,6 Kg y mide 21,9×21,9x6cm.

Además de tener un microchip de TV MSTAR 6A918 quad-core también cuenta con unos gráficos Mali-450 y 2G DDR3 de memoria, y su nivel de sonido de estéreo Surround.

5. Luxburg LUX3000

Tiene acceso total a todas las aplicaciones de Google Play Store

Con un sistema operativo de Android 4.2 más la conexión WiFi podrás disfrutar de una pantalla proyectada 1080p Full HD que puede llegar hasta 120 pulgadas. Además puedes entrar a Youtube o Netflix sin necesidad de otro dispositivo.

Este proyector blanco que se alimenta de corriente alterna es perfecto para presentaciones en la oficina ya que pesa 5gr, mide 35x25x13cm y cuenta con 2 puertos HDMI y un altavoz incorporado de 2W.

Su nivel de contraste es de 2000:1lo que permite utilizarlo en espacios luminosos y para la calidad de la imagen tiene 3000 lúmenes.

6. Optoma HD26

Con altavoz de 10W

Con una tecnología Dynamic black podrás disfrutar de películas 2D y 3D, juegos, imágenes y tus programas de televisión favoritos gracias a la calidad de imagen Full HD 1080p de este proyector. Tiene un nivel de contraste de 25.000:1 y cuenta con 2 entradas HDMI con soporte MHL para conectar tus dispositivos.

Funciona con pilas AAA que vienen incluidas en el empaque, pesa 2,5Kg y sus dimensiones son 31,5×22,4×11,4cm.

Es sencillo de configurar y usar. Además de las pilas, también incluye un cable HDMI, cable corriente y el mando a distancia.

7. Proyector WIFI Flylinktech

Con 1GB DDR + 8G memoria RAM

Un proyector pequeño y fácil de usar con una distancia de imagen de 1 a 2m con un brillo HD26, relación de contraste de 2000:1 y 2600 lúmenes. Cuenta con el sistema operativo Android 4.4 por lo que podrás acceder a todas las aplicaciones de la Play Store sin necesidad de otro dispositivo.

La pantalla proyectada puede estar en el rango de 32 a 200 pulgadas con una calidad de LED 1080p y con WiFi. Con su entrada HDMI con tecnología MHL también podrás conectar tu smartphone, tablet o pc.

Pesa 2,8Kg, es de color negro y sus dimensiones son 32,4×27,8×19,6 cm.

8. BenQ MS527

Con tecnología SmartEco

Con unas dimensiones de 28,3×22,2×9,5cm y 1,9Kg de peso podrás disfrutar de películas y videojuegos con una pantalla más grande gracias a este proyector DLP de color blanco que funciona con una pila AA que viene incluida en el empaque.

Es perfecto para el hogar ya que tiene SVGA de 800 x 600 píxeles y 3300 lúmenes ANSI. Además podrás ver en 3D ya que es compatible a través de HDMI.

El altavoz integrado es de 2W, el nivel de sonido es de 28dB, su contraste es 13000:1 y tiene formato 4:3. La relación calidad-precio es óptima.




¿Qué es un proyector?

Qué-es-un-proyector

Un proyector no es más que un aparato que permite reproducir una imagen o video sobre un soporte o pantalla de un tamaño considerable, con el fin de ampliar la imagen y hacerla visible de la forma más fiel y parecida a la imagen original.

Se utilizan en buena variedad de escenarios. Por ejemplo, son perfectos para quienes gustan de los sistemas de entretenimiento casero porque permiten ver las pelis o series de televisión en pantallas mucho más grandes de las que podrían ofrecer las teles tradicionales. Es que los proyectores pueden reproducir la imagen sobre superficies de 60 pulgadas, 80, 120 o hasta más dependiendo de lo que estés dispuesto a gastar y lo que necesites, mientras que una tele bastante grande puede mantenerse alrededor de las 60 pulgadas.

Estos aparatos también vienen en diferentes diseños y con variadas formas. Algunos se pueden anclar al techo para ocupar menos espacio y proyectar más eficientemente, otros se colocan directamente sobre mesas o superficies horizontales y hasta existen mini proyectores que resultan portátiles y, aunque producen imágenes más pequeñas, son muy útiles y convenientes para quien lo necesita llevar consigo a todas partes y en la comodidad de su bolsillo.

Pero, ¿cómo funcionan los proyectores?

El aparato toma la señal de un dispositivo de entrada, que puede ser tu teléfono inteligente, un computador, un reproductor Blu-ray o hasta de DVDs, y la proyecta sobre una pequeña pantalla ubicada dentro del proyector mismo. La parte de la proyección sobre la pantalla externa viene después, haciendo uso de una luz muy brillante y un lente.

Este lente funciona como un lente magnificador, ya que su diseño especial permite aumentar la imagen de tal manera que ésta pueda ser reflejada y vista sobre pantallas de muy grandes dimensiones.

Lo mejor de todo es que no solo realizan esta magnificación, sino que también son capaces de permitirle al usuario hacer varios cambios y ajustes importantes a la imagen, como modificar el nivel de brillo, la nitidez o hasta la configuración del color. Es casi lo mismo que tener una tele, solo que con una pantalla mucho mayor.

Tipos de proyectores

Como habrás imaginado y como también habrás podido observar al evaluar las diferentes opciones de proyectores en el mercado, no todos son iguales. La principal diferencia radica en la tecnología usada en sus pantallas y lentes para la magnificación y reproducción fiel de la imagen. En este apartado te explicaré lo que debes saber sobre ambos tipos: los proyectores LCD y DLP.

Proyectores LCD

Por sus siglas en inglés, LCD significa pantalla de cristal líquido. Básicamente, emplean el mismo principio de funcionamiento que los televisores o monitores LCD, los cuales reflejan la imagen muchas veces sobre miles de diminutos espejos dentro del propio proyector. Esto es lo que permite que la claridad y resolución se mantengan y hasta se mejoren al momento de proyectar la imagen sobre la pantalla final, es decir, la que verá el espectador.

La mayor ventaja de este tipo de proyector es que es bastante barato, ya que la tecnología ha estado rodando por un buen tiempo y en realidad no es para nada difícil de fabricar.

Proyectores DLP

Las siglas DLP significan “proyección digital de luz” y, por si no lo sabías, este mecanismo de funcionamiento es el que ofrece la mejor calidad y resolución, incluso por encima de los modelos de LCD. Esto se debe a que los dispositivos DLP cuentan con miles de micro espejos, los cuales son bastante más diminutos que los de su contraparte LCD y, como resultado, producen una imagen digital perfectamente proyectada.

Otra diferencia es que estos proyectores pueden reproducir los colores primarios de forma simultánea, cosa que notarás rápidamente en los excelentes niveles de nitidez del color que ofrecen los proyectores DLP. De hecho, son tan buenos y fieles a los contenidos originales, que hasta diferentes compañías de cines los han comenzado a instalar en sus salas de proyección.

Ahora bien, como te habrás imaginado, estos aparatos son de los más costosos del mercado, ya que producir los micro espejos que te comentaba anteriormente es un proceso un tanto complicado. Siempre hay un precio que pagar por la alta calidad.

Piensa en tus necesidades

Antes de comprar y elegir un modelo por su calidad o precio, es mejor que pienses detenidamente en el uso que le piensas dar al aparato. Todo va a variar dependiendo de esto. Aquí te ayudaré a pensar un poco en el tipo de proyector que te ayudará a cumplir con tus necesidades específicas.

¿Es para entretenimiento o negocios?

Por lo general, cuando buscamos un proyector eficiente para trabajo, presentaciones y reuniones de la empresa, entonces nos convienen los modelos menos avanzados, esos que son capaces de encargarse de imágenes fijas y de presentaciones de PowerPoint, Prezi o cualquier otro software de diapositivas.

Por el contrario, los usuarios que planean emplear un proyector para entretenimiento, bien sea para ver sus pelis o series favoritas o jugar videojuegos, van a necesitar un aparato capaz de reproducir videos con fluidez, nitidez y la mayor calidad posible. En estos casos, si quieres aprovechar al máximo la calidad Full HD o 4K de tus dispositivos multimedia, bien sean ordenadores, consolas o dispositivos inteligentes, es necesario que busques un modelo que pueda manejar ese tipo de contenidos.

En interiores o al aire libre

Si bien siempre debemos buscar calidad y buenas especificaciones, cuando buscamos un modelo para uso al aire libre es necesario hacer un énfasis mayor en las mismas. Lo que sucede es que, al emplear proyectores en exteriores tenemos que asegurarnos de que pueda manejar los cambios en la luz ambiental, ya que a veces podremos enfrentarnos a situaciones de alto brillo o, por el contrario, a momentos de oscuridad como la noche o días muy nublados.

Por esta razón, fíjate en que tenga un nivel de brillo mayor que los demás, que cuente con un manejo excepcional de los colores y que posea una resolución y relación de aspecto a destacar. También necesitarás un buen equipo de amplificación de sonido que permita escuchar todos los detalles sin importar los ruidos de fondo, así como una pantalla especial que aguante las inclemencias del aire libre y que soporte la mejor calidad de imagen posible.

En cambio, los proyectores para interiores no necesitan tanta potencia y capacidad. En realidad, una de tus mayores preocupaciones debería ser el ruido que emite el dispositivo. Verás, es que estos aparatos cuentan con ventiladores y otros componentes que pueden causar ruidos un tanto molestos, así que bien te servirá dar con un modelo que mantenga esas molestias al mínimo, sobre todo si usarás el aparato en tu habitación y durante las noches.

Confiabilidad

La confiabilidad pasa por dos partes. La primera es que tomes en cuenta los comentarios de otros usuarios antes de comprar un modelo específico, así como mi lista comparativa, donde podrás ver con exactitud en qué destacan los mejores modelos de la actualidad. Esto te servirá para determinar en buena parte lo efectivos y convenientes que pueden ser determinados proyectores.

Lo otro es que te fijes en las especificaciones de durabilidad que ofrece el fabricante. Por ejemplo, las lámparas empleadas por los proyectores para crear el brillo cuentan con una vida útil, la cual se expresa en horas. Mientras más larga sea dicha vida útil, más te durará ese componente y, por ende, no necesitarás reemplazarlo tan seguido.

Otro consejo es que busques los precios de los repuestos para cada modelo, sobre todo si planeas comprar uno solo que te dure un buen tiempo. De esta manera sabrás qué tan costoso podrá resultar el mantenimiento y las posibles reparaciones de tu proyector.

Portabilidad

La portabilidad te afectará si necesitas mover el aparato para llevarlo de un sitio a otro entre reuniones, por ejemplo. En estos casos, te viene mejor comprar algún modelo compacto y del menor tamaño posible para que puedas transportarlo sin problema alguno. Sin embargo, si lo piensas colocar en un sitio fijo en casa y no planeas moverlo con regularidad, entonces la portabilidad no será de gran importancia.

Costo

El costo puede ir de unos cientos de euros hasta unos exorbitantes 10000 € o más, todo dependerá de la calidad y funciones que ofrezca el aparato. Los más baratos son de los más sencillos, de esos que manejan bien las presentaciones con imágenes fijas y no ofrecen demasiados avances en cuanto a calidad o ajustes de imagen y video.

Los de entretenimiento, que permiten manejar el video con alta fluidez y calidad, son un poco más costosos y rondan los 800 €, hasta un aproximado de 3000 €. De allí en adelante, la calidad va aumentando y, una vez que superas los 10000, es porque has llegado a la barrera de los modelos 4K. Estos aparatos, sin duda alguna, son lo mejor de lo mejor, y se recomiendan para aplicaciones profesionales que realmente requieran de tal nivel de calidad.

De igual manera, no olvides guardar algo de tu dinero para la pantalla y un buen sistema de audio, dos componentes esenciales que te ayudarán a sacarle el mayor partido a tu nuevo proyector.




Especificaciones técnicas

Aparte de pensar en qué piensas hacer con el aparato, también es fundamental que sepas entender a qué se refiere cada especificación técnica. Es como con los móviles, que a veces nos pasamos por alto detalles técnicos que nos resultan casi incomprensible pero que son sumamente importantes para hacer la mejor compra posible.

Veamos, entonces, de qué tratan estos detalles:

Capacidad de zoom y ajuste del lente

zoom-de-projector

Las capacidades del lente en cuanto al ajuste de imagen y zoom son fundamentales a la hora de comprar cualquier proyector, sobre todo cuando sabes que terminarás usando el aparato en diversas situaciones y ambientes. Por ejemplo, si necesitas reproducir contenidos en un espacio reducido, te hará falta un lente con capacidad de proyección corta, también conocidos como lentes de tiro corto.

Igualmente, si planeas usar estos aparatos en espacios muy amplios como salas de cine o auditorios, es necesario que escojas uno que cubra grandes distancias, también conocidos como proyectores de tiro largo.

Un aspecto importante de todo esto es que no solo tienes que elegir uno que se adapte a la distancia a la cual quieres reproducir los contenidos, sino que también debe ser capaz de alterar las dimensiones y el formato de la imagen. Así es como podrías deformar la imagen a tu voluntad para que se adapte mejor a superficies irregulares o inclinadas y que aun así la reproducción se vea bien alineada.

Relación de aspecto

Esto se refiere a la forma y tamaño de los videos e imágenes que deseas reproducir. Por lo general, los televisores tradicionales tienen relaciones de aspecto de 4:3, mientras que las pantallas más modernas de contenidos en HD, Blu-ray o los modernos televisores inteligentes suelen tener una relación de 16:9.

Con la gran mayoría de proyectores modernos podrás reproducir contenidos en 16:9 sin problemas, ya que están diseñados para funcionar con la tecnología más actual.

Resolución

Este es otro aspecto que dependerá directamente del uso que le pienses dar a tu proyector. En caso de que lo emplees para presentaciones de trabajo, reuniones o cualquier otro propósito en el que solo uses diapositivas e imágenes fijas, puedes ahorrar un poco de dinero e irte por los modelos de menor resolución, como aquellos de 800 x 600 pixeles. Con ellos no tendrás ningún problema.

Ahora bien, el asunto cambia cuando el proyector será usado para entretenimiento. Allí sí vale la pena invertir un dinero adicional y hacerse con un buen aparato capaz de reproducir contenidos en HD o incluso Full HD con fidelidad. Para esto te recomiendo los modelos de 1920 x 1080 pixeles. Claro que también podrías querer los de 4K, pero allí ya tendrás que invertir una suma mucho mayor y, para ser sinceros, todavía la oferta de material en esta resolución no es tan amplia y aprovechable.

Niveles de brillo

Para saber qué nivel de brillo necesitarás, te toca evaluar el ambiente donde instalarás el aparato. ¿Se trata de una habitación con poca iluminación? ¿Es en exteriores donde el sol pega muy fuerte? ¿O simplemente lo piensas usar solo durante las noches porque en el día estás ocupado trabajando?

Si tus respuestas se inclinan más al uso en ambientes oscuros o en escenarios de poca iluminación, entonces te irá más que bien con los proyectores de bajo brillo. Por el contrario, para lugares muy iluminados vas a necesitar los más brillantes.

¿Y cómo saber cuál es más brillante? Es bastante sencillo, solo debes chequear la especificación de lúmenes que pone en el producto. Un proyector de 1000 lúmenes será más que suficiente para sitios de poca iluminación, mientras que los de 5000 o más serán perfectos para el uso al aire libre.

La relación de contraste

Si bien no es una especificación que vaya a determinar el destino de la compra por sí sola, puede influir bastante en la calidad de la imagen y, por ende, deberías tenerla en cuenta. Esta se refiere a las diferencias que hay entre las partes más iluminadas de la imagen y las más oscuras. Mientras más alto sea este nivel, mejor será la calidad percibida.

Cuando te digo que no es decisiva es porque se puede ver muy afectada por la pantalla que uses, las condiciones de iluminación o hasta la fuente de los contenidos.

Conectividad

La conectividad puede venir en varios tipos. Primero toca hablar sobre los puertos que posee, que pueden ser VGA, HDMI o USB. Los VGA ofrecen menor calidad de imagen y son más baratos, así que podrían ser adecuados para los proyectores empleados en oficinas y para reuniones. Los de puertos USB pueden ser perfectos también para el trabajo o para estudiantes, ya que permiten reproducir contenidos desde pequeñas memorias flash. Ahora bien, si eres un gamer o quieres ver tus series y películas favoritas en grande, te recomiendo los modelos con HDMI.

Lo último sería pensar en la conexión a internet, que puede ser mediante Wi-Fi o cable Ethernet. Para portabilidad y comodidad, puede que los de Wi-Fi sean mejores, pero si dejarás el aparato en un sitio fijo, los de Ethernet resultarán bastante convenientes y ofrecerán conexiones bastante más estables.

La pantalla

Afecta directamente en la calidad de imagen final. Cuando controlas el ambiente o sitio donde usarás el proyector resulta fácil manejar esto, ya que simplemente te aseguras de instalar una buena pantalla y listo, aprovecharás al máximo la calidad y funciones de tu nuevo equipo de proyección.

Sin embargo, cuando no sabrás a ciencia cierta dónde usarás el proyector todo el tiempo, vale la pena hacerse con un trípode para montar pantallas enrollables, de esas que puedes guardar con facilidad y llevar contigo a todas partes.

También hay pinturas especiales que puedes aplicar a las paredes donde piensas proyectar. Estas funcionan como una pantalla normal.

El sonido

Otro periférico bastante importante, ya que muchas veces luchamos con proyectores incapaces de reproducir sonido, son los altavoces. Es que cuando el modelo los incluye, suelen ser de muy baja calidad, mientras que usarlos sin altavoz alguno y reproduciendo los sonidos directamente de la fuente de sonido puede ser un sufrimiento, ya que el volumen nunca llega a ser decente.

Sobre todo para sistemas de entretenimiento casero es importante que compres un buen par de cornetas externas que puedas conectar directamente al proyector.

Los beneficios de los proyectores frente a las teles

Mejor calidad de imagen

La calidad de imagen ofrecida por los proyectores suele ser mucho mayor que la de los televisores. Es que pueden ampliar la imagen a dimensiones verdaderamente amplias y además de eso permiten ver los contenidos desde diferentes ángulos, cosa que no pasa con las teles. Un buen proyector te dejará apreciar la imagen en un rango de visión de 180º y hasta en más de 100 pulgadas.

Puedes personalizar el tamaño

Solo piensa en las pantallas de los televisores más modernos. Lo común es que uno bastante grande tenga una pantalla de unas 50” o cuando mucho unas 60”. Pues los proyectores de menor capacidad pueden llegar hasta las 77 pulgadas, mientras que los mejores y más avanzados del mercado te pueden ofrecer imagen y video en dimensiones de más de 100”.

Lo mejor es que tampoco se trata de un tamaño fijo, sino que puedes ajustar el dispositivo y cambiar el tamaño o simplemente acercarlo o alejarlo de la superficie objetivo y así adecuar la proyección al espacio del cual dispones. Así, podrías tener tu propia sala de cine en casa, con una pantalla que cubra toda una pared.

Al mismo tiempo, la puedes guardar mientras no la estés usando, así que el uso del espacio puede ser mínimo.

Maneja mejor tu espacio

Solo comparar un pequeño proyector (incluso los más potentes son bastante compactos) con una tele ya te dará una buena idea de todo el espacio que podrás ahorrar. Además, los beneficios son inmensos, ya que no solo puedes ocupar menos espacio, sino que podrás usar un mayor espacio cuando lo necesites. Con la tele te ves limitado a unas dimensiones determinadas y lo más seguro es que a un sitio fijo, ya que no la vas a estar cambiando mucho de sitio.

Con el proyector puedes elegir sobre cuál superficie proyectar, qué espacios ocupar y cuándo. Así tienes total control sobre tu experiencia multimedia.

Mayor comodidad

La comodidad es importante y no se logra solamente con un mejor manejo del espacio o con la tranquilidad de poder mover el proyector donde desees y ver tus series, pelis o videojuegos favoritos en prácticamente cualquier sitio. Los proyectores también resultan más cómodos para el ojo.

Sí, es que al ver contenidos en buena resolución y en pantallas más grandes, tu vista no se ve tan forzada. De hecho, podrás apreciar mejor los detalles de cada fotograma y te sentirás menos fatigado que con la tele.