Los 5 Mejores Procesadores de Alimentos Para Bebés Que Te Ayudarán a Cocinar Rápido

Seguro que si tienes hijos sabes lo que significa tener que levantarte temprano para asegurarte de que no le falte la papilla del día. Incluso meses antes de su nacimiento harás lo posible para encontrar el mejor procesador de alimentos para bebés y no perder tiempo.

La nutrición de los niños estará primero, es por eso que necesitarás el accesorio más duradero para la preparación de alimentos. Una madre tiene tantas responsabilidades que buscará instrumentos que sean de uso fácil y rápido. Evalúa tus necesidades y escoge el mejor.




¿Cuál es el mejor procesador de alimentos para bebés?

En diversas páginas webs encontrarás un sin número de marcas y modelos de procesadores para escoger. Dependerá del uso y exigencias que tengas al momento de cocinar.

Aquí recomendamos una lista comparativa que aseguran lo mejor del mercado.

A continuación te presentamos los mejores procesadores de alimentos para bebés:

1. Procesador de alimentos para bebés Philips Avent SCF875/02

Es bonito, cómodo y sobre todo útil, porque con este procesador puedes hacer 4 cosas en 1: cuece, tritura, descongela y recalienta.

Y si lo que has traído al mundo son dos niños, este modelo servirá para gemelos, en vista de que tiene una jarra de plástico de 1000 mililitros.

2. Delonghi KCP 815.R

Si no solo quieres hacer papillas, con este modelo de Delonghi puedes contar con el acceso a una espátula, cuchillas y accesorios para cocinar y mezclar, libro de recetas y medidor de jarra incluidos.

También podrás hervir, hacer purés, descongelar y hacer platos tradicionales para complacer al más pequeño de la familia.

3. Béaba babycook original

Una de las características principales y que a su vez es saludable, es que, gracias a la función de cocinar al vapor se mantienen el mayor porcentaje de las vitaminas de las frutas y verduras.

El Beaba Babycook tiene la gran ventaja de detenerse automáticamente cuando finaliza la cocción, esto es ideal para las madres que necesitan hacer varias cosas al mismo tiempo.

4. Taurus Robot cocina bebé minifood

Con el robot de cocina Taurus Bebé Minifood, podrás preparar las comidas que quieras para tu bebé en muy poco tiempo.

Es un aparato necesario que te ayudará a rendir el día, pues también cocina al vapor, descongela y recalienta.

La jarra incluye diferentes mediciones y viene incluido un recetario de cocina para que las puedas hacer muy fácilmente y ordenado.

5. Procesador de alimentos para el bebé Alfa A7950

Con este procesador indudablemente podrás sacar el mayor rendimiento posible. Tiene 6 funciones, no solo cocina al vapor, tritura, descongela, calienta, sino que esteriliza los biberones y envasa al vacío. Para hacer uso de esta última función, el procesador debe venir con bolsas o la madre tendrá que comprarlas.




¿Necesito hacer la comida de mi bebé por cuenta propia?

el-mejor-procesador-de-alimentos-para-bebés

Hacer la comida en casa tiene sus ventajas, saldrá más económico que comprar cada vez en la calle y tendrá la seguridad de que su hijo estará comiendo algo saludable.

Es cierto que ahora puedes encontrar comida para niños en diferentes establecimientos y son de buena calidad.

 Sin embargo, no estaría nada mal si dedicas parte de su tiempo a consentir al pequeño de la casa con comida hecha por las manos de su madre.

¿Dependo de un aparato especial para preparar comida para bebés?

Todo dependerá de la rapidez con la que quieras cocinar y de la complejidad del plato. Comprar un procesador nunca estará demás y lo podrás conservar durante años, será más rápido, fácil y limpio al momento de usar.

Los padres pueden comparar los precios en las tiendas y las opiniones acerca de cada producto y decidirse por el que más convenga. Imagínate tener en tu cocina uno de los procesadores y poder echar varios vegetales o frutas y hacer tu propio puré, sería una comodidad excelente.

En caso de no tener la posibilidad de adquirir un aparato especial, porque no son asequibles para todos los bolsillos, los padres también pueden hacer uso de una licuadora simple, en este electrodoméstico también se pueden mezclar varios ingredientes para hacer sopas, puré o papillas.

¿Es difícil preparar la comida de mis hijos?

Salir de la rutina sería clave para que no parezca complicado ni aburrido cocinar para tu bebé. Con los procesadores de alimentos todo será más fácil.

Si el papá o la mamá llegan cansados del trabajo, no se preocupen, la cena se preparará prácticamente sola, una vez ponga los ingredientes necesarios en el molde del procesador. Los aparatos domésticos harán a la madre más feliz y al hijo también.

A tomar en cuenta para una preparación segura

Cocinar para su hijo debe ser de la manera más segura y limpia posible. Debe seguir las instrucciones de principio a fin para que no se cometa un error y luego la comida quede en mal estado.

Tome todas las precauciones necesarias en caso de usar el horno y el fuego, así como al momento de cortar las verduras y carnes. Use bien el cuchillo y evite cortarse. Antes de hacer uso de alguna máquina haga un test o prueba para asegurarse de que está en correctas condiciones.

Procesador todo en uno versus licuadora, versus molino manual

La verdad es que las máquinas todo en uno, como los procesadores eléctricos son de gran utilidad para los padres. El tiempo hay que aprovecharlo y esta maravilla ayuda a hacerlo.

El uso que se le da a los procesadores puede ser único y exclusivo para la comida de su bebé, así podrá conservarse mejor.

Las licuadoras, por otra parte, ofrecen un mediano uso y también pueden ser muy aprovechables cuando de preparar una papilla rápida se trata. Afortunadamente, no solo sirven para hacer purés, sino para preparar sopas e incluso postres.

Los padres siempre evaluarán la disponibilidad y facilidad de uso de los aparatos domésticos. Tal vez un molino o procesador manual puede ser útil, podría meterlo en la bolsa de pañales si va a dar un largo paseo y podrá preparar la comida en el camino.

Sin embargo, no se mantendrá la limpieza y el orden dentro de la bolsa, así que habrá que evaluar si será realmente gratificante comprarlo.

Antes de comprar un procesador de alimentos para bebé

¿Manual o eléctrico?

Hemos hablado de la rapidez y conveniencia de un procesador eléctrico y es que es evidente que pueden servir para mucho, pero también hay que tomar en cuenta que puede ser difícil encontrar un precio bajo, además de no dejarlo olvidado en la cocina.
Por otro lado, si prefiere cocinar manualmente, puede ser menos costoso, pero tal vez le tome más tiempo la elaboración de la comida.

Lavable en el lavavajillas y fácil de limpiar:

A lo mejor una de las razones por las que no ha comprado un procesador es porque tiene varias partes para quitar y lavar, por eso debe verificar que se pueda meter en el lavavajillas, ¡lo anhelado por toda madre! Tenga en cuenta los fabricados con cromo y acero inoxidable.

Libre de BPA:

El compuesto BPA (Bisfenol A) es un elemento que agregan al plástico y que se dice que es perjudicial para los niños, es por esto que se recomienda comprar aparatos no plásticos y reemplazarlos por los que son con contenedor de vidrio y así mantener a salvo a tu bebé.

Hecho de materiales a prueba de golpes:

Si eres madre seguro que alguna vez irás con prisas. Por eso, debes fijarte en la calidad del material de lo que vas a comprar. Es de extremo cuidado que no hayan restos de vidrio o plástico en la comida para su bebé, por eso el material debe ser seguro y fuerte.

¿Qué tipo de procesador debe elegir?

Hay diversos tipos de robots para cocina, ¿quiere hacer el desayuno, la comida o solo una papilla para la merienda? De eso dependerá el tipo de aparato que escoja. Hay que tener la seguridad de que entra en su cocina y que servirá para triturar, hacer sopas, purés e incluso para esterilizar y envasar al vacío. ¡Estos pueden ser un recurso único!

Precio:

Por ahí dicen que la comodidad no tiene precio, pero si ya tienes suficientes gastos con el nacimiento de tu bebé, entonces deberás priorizar. Asegúrate de elegir la opción que se adapte a tu bolsillo, pero no dejes de comprar un procesador eléctrico que te ahorrará tiempo y aportará mejor calidad de vida.

Imagínate una cocina donde puedas tener uno de los más preciados electrodomésticos, un procesador de alimentos para hacerle toda la comida a tu bebé sin mayor esfuerzo. No dudes en comparar precios y funciones y adquiérelo.

¿Qué es un procesador de alimentos?

Los procesadores de alimentos son aparatos de cocina que facilitan la preparación de comida. También conocido como robot de cocina, es un electrodoméstico que tritura y desmenuza los alimentos manteniendo sus beneficios naturales. Para ello es conveniente elegir modelos de alta calidad, con un buen sistema de cocinado, con todo tipo de funciones y que además sean fáciles de limpiar y de controlar.

Debido a la alta demanda, los fabricantes desarrollaron una versión dedicada a los más pequeños de la casa, con la intención de facilitar el procesamiento sin aditivos y el almacenamiento de los alimentos de una manera más fácil y rápida.

¿Cómo funciona un procesador de alimentos?

Para que un niño se desarrolle y crezca fuerte y saludable, es necesario que lo que consuma sea a base de alimentos frescos, nutritivos y vitaminados, por lo que disponer de un procesador de alimento para bebé de buena calidad nos facilita la tarea de preparar esos ricos y saludables platos para los pequeños del hogar.

Funciona a través de una cuchilla intercambiable que pica y corta alimentos a alta velocidad generada por un motor. Las cuchillas girarán y cortarán los ingredientes en el recipiente. Este recipiente tiene una tapa hermética que impide que se vierta la comida.

Un procesador de alimentos todo en uno está diseñado con un fondo plano, de gran tamaño y tiene cuchillas de barrido que no requieren ninguna forma de líquido para ayudar a la molienda, al contrario de sus colegas las batidoras y licuadoras, que por la forma de su vaso, si requieren de ayuda.

Muchos lo confunden con la licuadora pero aunque sirven para lo mismo, no funcionan igual. La principal diferencia que lo separa de la licuadora es que no necesita de ningún aditamento para que realice su trabajo, lo que lo hace perfecto para hacer purés, moler semillas, cortezas de pastel, ensaladas, entre otros muchos usos.

Tipos de procesadores de alimentos

Procesadores de alimentos a mano:

Diseñados especialmente para picar y cortar verduras y frutas en pequeñas porciones. Pueden estar fabricados en plástico o acero inoxidable. Son fáciles de usar y almacenar. Todo lo que necesita hacer es mover manualmente los alimentos hacia adelante y hacia atrás o contra las cuchillas y listo.

Molinillos de café:

como su nombre lo indica, ha sido creado para volver polvo los granos de café.

Ralladores de queso:

El mismo caso anterior pero sirve para rallar queso

Ricers manuales para patatas:

Especiales para las crear papas a la francesa

Juicers:

Sirven para sacar el jugo de la pulpa de fruta

Cortadoras de ensalada de mano especial para verduras y hortalizas. Dedicado a las preparaciones de ensaladas

Procesadores compactos o mini multifuncionales con las mismas características que los usuales pero a menor escala.

Grandes procesadores de alimentos que pueden denominarse procesadores de alimentos todo en uno. Son grandes y complejos con múltiples funciones. Ocupan más espacio en la encimera de la cocina y su costo es superior.

Procesadores de alimentos para bebés: Aunque básicamente son iguales que un robot de cocina tres en uno, estos electrodomésticos se caracterizan por poseer un diseño atractivo, de líneas suaves y con muchos compartimientos adicionales para almacenar o servir el alimento directamente desde el procesador.

En muchos casos incluyen un libro de cocina de alimentos para bebés, recipientes de almacenamiento en refrigerador y congelador y una taza de alimentación. También pueden vaporizar, esterilizar, mezclar, cortar, descongelar y recalentar, lo que los convierte en la ayuda perfecta para mamá.

Aspectos a tomar en cuenta a la hora de comprar un procesador de alimentos

Cocción al vapor y procesamiento en uno: Los primeros procesadores de alimentos para bebés que fueron lanzados al mercado solo eran pequeñas versiones de las tradicionales con algunos cambios de colores y formas. Con estos sistemas antiguos, tenías que cocinar frutas y verduras por separado en un vaporizador y luego hacerlas puré en el procesador.

Actualmente los nuevos sistemas cocinan y procesan todo en uno, yendo mucho más allá de lo que obtendrá con una licuadora clásica, batidora, vaporera, macerador moderno u otro molinillo de alimentos para bebés. Con solo presionar un botón tendrás listo el puré sin ensuciar mucho ni esforzarte, lo que te dejará más tiempo libre para dedicarte a tu bebé o a otras actividades del hogar.

Facilidad de uso:

Este es el factor que distingue a los buenos y malos fabricantes de alimentos para bebés. Cuantos menos pasos, mejor. Con un bebé pequeño lo menos que necesitas es complicarte siguiendo muchos pasos para cocinar.

Fiabilidad:

Antes de comprar el procesador debes seguir tu instinto al igual que con cualquier electrodoméstico. Revisa el historial y los comentarios de los usuarios para no caer en la tentación de dejarte llevar por las apariencias. Muchos prometen pero es tu deber asegurarte que cumplan.

Eficiencia:

Si vas a gastar una buena pasta en un procesador de alimentos para bebés, elige uno que haga purés suaves de manera rápida y efectiva. Muchas veces los motores débiles y lentos, las cuchillas desafiladas y el diseño pobre de la cuchilla pueden contribuir a una menor eficiencia y la decepción no se hará esperar.

No olvides verificar que el tazón sea lo suficientemente grande como para procesar suficiente comida para hacer varias porciones o de lo contrario tendrás que perder tiempo valioso lavando las piezas, pelando y vaporizando para volver a preparar más.

Seguridad:

Hace un par de años se usaban cestas y recipientes para cocinar al vapor de plástico que contenían BPA, un componente dañino que muchos científicos y médicos creen que se filtran en los alimentos.

Los sistemas más nuevos de los principales fabricantes de alimentos para bebés han eliminado estos químicos dañinos, pero es tu responsabilidad leer en la etiqueta que esté libre de este componente.

Aunque son más caros, algunos usan cuencos de vidrio pesado y de acero inoxidable en lugar de piezas de plástico. Mientras más seguro sea su equipo para bebé, mejor.

Almacenamiento y portabilidad:

Entonces, ¿qué haces con toda esa comida que estás haciendo al vapor y haciendo puré? Si has calculado mal las porciones no la botes. Muchos procesadores contienen envases que sirven para congelar y descongelar en el microondas. Otros más modernos ofrecen la posibilidad de que cocines al vapor y hagas puré, y luego uses la estación de compresión para verter el puré en bolsas apretujables.

Estos sacos de plástico son una opción increíble y portátil ya que el niño puede comer directo de la bolsa sin necesidad de usar cucharilla y por supuesto, ¡sin desastre! Muchas de ellas son desechables así que ni siquiera tendrás que lavar los platos. Parece un sueño hecho realidad.

Colocación:

La colocación de los electrodomésticos es de suma importancia si se quiere que su uso se realice de forma sencilla y práctica. Gracias a que los procesadores de alimentos para bebés son pequeños y de diseño compacto, son fáciles de colocar en cualquier lugar de tu cocina ya que la idea es no guardar y sacar; no flipa para nada tener que hacer esto varias veces al día.

Multifuncionales:

Dependiendo del modelo y de la marca, estos procesadores pueden descongelar, triturar, cocer los alimentos y recalentar, por lo tanto, no dudes en usar y aprovechar la multifuncionalidad de tu procesador a tu favor. En este caso cabe la premisa de que más es mejor.

Fácil de limpiar:

La limpieza se realiza de forma sencilla retirando el contenedor y fregando como de costumbre. Recuerda que si estas cocinando, debes esperar que se enfríe totalmente para proceder a limpiar o corres el riesgo de que se resquebraje.

Rapidez:

Estos procesadores suelen ser bastante rápidos al realizar sus funciones. Algunos pueden tardar hasta en 15 minutos, lo que es un tiempo bastante corto.




Beneficios de prepararle la comida al bebé en casa

Más saludable:

Sal, azúcar y preservativos son palabras que no quieres leer en los ingredientes de las comidas de tu hijo, pero lamentablemente son más comunes de lo que crees en los alimentos para bebés que abundan en los supermercados.

No solo la sal y la azúcar constituyen un dolor de cabeza. También lo son los espesantes  y rellenos químicamente modificados que tienen poco valor nutricional. Están ahí para darle a la comida más textura y atractivo en la boca.

Estudios afirman que proporcionarle una dieta alta en fibra a los peques durante su primer año de vida, hace que tengan un menor riesgo de alergias a los alimentos más adelante. También puedes alejarlo de la diabetes o la obesidad infantil dándole comida casera. Basándonos en esta afirmación, te mostramos a continuación los beneficios de preparar los alimentos del bebé en casa.

La mejor y más evidentes de las ventajas de la comida casera es que sabes exactamente lo que tu niño está consumiendo. La comida para bebés casera es más fresca que los alimentos envasados que se colocan en los estantes durante largos períodos de tiempo antes de que llegue a tu mesa, no contiene aditivos, colorantes, conservantes ni azúcar.

Economía sustentable:

Sabemos que todo lo que tiene que ver con bebés no es económico así que tu bolsillo también estará agradecido con la decisión de cocinarle en vez de comprarle pues con ello te ahorrarás mucha pasta. Si cultiva tus propias frutas y verduras, los ahorros son aún mayores.

Experimentando con muchas recetas

Para evitar el aburrimiento en la cocina e impedir la queja de los comensales, lo mejor es mantener la innovación en cuanto a recetas se refiere. Sobre todo cuando el bebé está experimentando con los sabores, es importante variar el menú, así le darás a conocer nuevos sabores y experimentará con texturas.

La naturaleza es ilimitada, por eso es tan importante la diversidad que puedes ofrecerle a tu pequeñín preparando la comida en casa. Piensa que no vas a encontrar melones o aguacates en la sección de alimentos para bebés del supermercado. Fruta fresca y jugosa directo a su boca hacen la tentación más grande.

Comida orgánica:

Este es uno de los mayores beneficios. Tener un procesador de alimentos en la cocina puede ayudar al pequeño de la casa a apartarse de los alimentos industrializados y acercarse a los nutrientes que brindan los naturales.

Pueden elegir sus propias frutas, verduras y otros alimentos para purés, en lugar de confiar en los sabores elegidos por los fabricantes industrializados.

Variedad en la comida:

Si te has fijado, las opciones de comida para el mercado infantil en la tienda están limitadas a ciertos tipos de ingredientes. Por el contrario, si haces su propia comida en casa, ¡realmente no hay límite para lo que puedes crear y si es hecho con el amor de mamá nada lo puede superar!

Mayor valor nutricional:

Tener una dieta balanceada y todas las vitaminas y minerales necesarios es una parte esencial de lo que ayudará un procesador de alimentos para bebés.

Fresco y natural

Tan fresco como lo decidas. Puedes acudir al huerto de la casa o al mercado del pueblo para preparar la comida más fresca y natural posible, tal y como lo merece el consentido de la casa, muy al contrario de los envasados comprados en la tienda, cuyo método de cocción es a fuego extremo durante el procesamiento para matar las bacterias y luego pasan a los estantes de las tiendas durante meses y meses antes de que tu niño llegue a probarla.

Integración a la mesa familiar:

El bebé puede comer lo mismo que el resto de los integrantes de la familia solo que en forma de puré y así puedes irlo integrando a la rutina de la mesa.

Saludable y hecho en casa: ¿Cómo hacer comida para bebés en simples pasos?

La comida casera para niños es una opción popular para los padres que desean saber exactamente lo que entra en la boca de su bebé, y prepararla en casa puede ser más fácil de lo que piensas, no temas.

Si decides hacer tu mismo la comida para tu pequeñín, lo que necesitas es un molinillo de comida y una forma de cocinar la comida al vapor. No obstante, si no tienes uno, simplemente usa un triturador de papa o una licuadora, para asegurarte de que la comida esté blanda y no tenga trozos.

Si después de todo decides hacer el puré, toma en cuenta estos simples pasos:

-Lávate y enjuágate las manos.

-Lava y pela las frutas y verduras.

-Hornea, cocina al vapor, tuesta o cocina en el microondas hasta que estén tiernos

-Pon hasta 1 taza de comida en el procesador de alimentos. La cantidad de comida que elijas debe ser de acuerdo a la porción que tu bebé come normalmente.

-Haz el puré en un procesador de alimentos con un poco de líquido (agua, leche materna o fórmula)

-Guárdalos en el refrigerador o congelador, en recipientes herméticos.

-Recalienta cuando sea la hora de comer y déjala enfriar antes de ofrecérsela.

-Además de las frutas y verduras, puedes hacer puré de alimentos con carnes cocidas, frijoles y huevos cocidos.

-Agrega hasta 3 cucharadas de agua a los alimentos. La cantidad de agua puede variar dependiendo de la consistencia de la comida que estás procesando. Por ejemplo, si herviste papas, puede ser que no necesites agregar agua; mientras que si cociste pollo, puede ser que necesites añadir alguna ayuda.

¿Consejos para hacerle comida al bebé en el procesador?

Elegir ingredientes nutritivos

En la medida de lo posible, usa frutas y verduras orgánicas. Las versiones orgánicas no han sido expuestas a químicos ni pesticidas, por lo tanto no contienen nitratos, los cuales son dañinos para los bebés menores de 3 meses de edad, a decir verdad, no son aptos para ninguna edad.

Si eliges no comprar frutas o verduras orgánicas, no compres espinacas, zanahorias, chícharos ni betabel, hasta que tu hijo tenga más de 3 meses de edad; todos estos alimentos contienen nitratos cuando no se han cosechado en una granja de manera natural.

Usa frutas y verduras frescas

Es mejor usarlas dentro de los primeros dos días que las hayas comprado. Esto te ayudará a asegurar que la comida de bebé sea de alta calidad y lo más fresca posible.

Productos bajo en azúcar

Usa alimentos bajos en azúcar que no contengan jarabe de maíz ni miel. Los alimentos con alto contenido de azúcar y los ingredientes como el jarabe de maíz o miel de abeja, pueden causar que tu bebé experimente una forma fatal de envenenamiento, conocido como botulismo infantil, muy común en niños menores de 2 años.

¿Cuánto cuesta?

Los rangos de precios no se alejan mucho de los procesadores de alimentos convencionales. Algunas marcas de productos para bebés reconocidas en el mercado ofrecen procesadoras desde los 31 euros los más sencillos (solo molienda) hasta los 159 euros los más completos que incluyen olla para cocción a vapor, cuchillas para molienda y batidora.