Los 6 Mejores Taladros de Columna Para Tus Proyectos de Bricolaje

Si eres de las personas creativas y laboriosas que les encanta hacer esas actividades de bricolajes para tu hogar, en tu taller no puede faltar el mejor taladro de columna, la herramienta versátil que tendrá una función indispensable en los proyectos de tu casa.

Para muchos lo más común es contar con un taladro percutor, taladro angular o prensa de taladrar por ser más portables y de uso casero, sin embargo para ir más allá y concretar esos ambiciosos planes de manualidades es necesario disponer de una máquina superior para hacer perforaciones como un profesional.

¿Cuál es el mejor taladro de columna?

El mercado ofrece varios modelos de taladro de columna, pero comprar la mejor podría ser complicado para una persona poco familiarizada con los detalles, datos técnicos y beneficios que pueden ofrecer estas máquinas.

Así que para orientarte en la decisión hicimos una comparativa entre las mejores valoradas, sabiendo además que tienen buena opinión de los usuarios y además precios competitivos.

Sigue leyendo para conocer las seis mejores opciones entre las que te recomendamos elegir.

A continuación te presentamos los mejores taladros de columna: 

1. Bosch PBD 40

El mejor para trabajos profesionales

La reconocida marca ofrece un taladro con toda la potencia concentrada en un tamaño compacto de 11kg, perfecto para tenerlo en tu taller sin ocupar mucho espacio.

El funcionamiento es preciso, ofrece dos velocidades constantes y además podrás ajustar la elevación del motor y el área de trabajo, por lo que tendrás un mayor control en la ejecución.

Asimismo cuenta con un láser para indicar el punto de perforación, permitiendo así hacer trabajos en serie con la misma exactitud; además contarás con la iluminación apropiada gracias a la linterna LED incluida.

Es una pieza avanzada con una pantalla incorporada que te mantendrá informado sobre las revoluciones y la profundidad de la perforación.

La herramienta hace poco ruido, cosa que lo aventaja bastante sobre otros y  el precio es  asequible en relación a la complejidad y la buena calidad del producto.

2. Einhell BT-BD 501

El mejor para el bricolaje doméstico

Es un equipo estable con 500W de potencia con el que podrás perforar orificios de hasta 50mm de profundidad. También tiene nueve niveles de regulación, para ajustarse según el tipo de material.

La pieza tiene una base sólida con huecos  para introducir los tornillos de banco y  brindar la estabilidad necesaria, en cuando al motor los engranajes son resistentes y las correas giran bien sobre sus canales.

Cumple perfectamente para trabajos de aficionados, deja acabado de buena calidad y trabaja de forma segura.

Es económico, con buena relación precio calidad y con buenos comentarios de los clientes que ya lo tienen.

3. Meister MTB 350 C

El mejor para trabajos esporádicos

Es un taladro sencillo, de funcionamiento básico, es el perfecto para las personas que sin invertir tanto dinero desean contar con una herramienta como esta en casa para trabajos ocasionales.

Las poleas son de aluminio, la estructura está bien ensamblada, podrás ajustar la velocidad por palancas y tiene un botón de parado de emergencia.

Tiene 350W de potencia, sin embargo es suficiente para hacer labores hogareñas. Pesa solo 16kg, y al no ser voluminoso te da la facilidad para guardarlo.

El montaje es sencillo, la manipulación también y es el menos costoso entre nuestras sugerencias.

4. FOX F12-941

El mejor para trabajos domésticos avanzados

La robustez de la máquina te dará la confianza para hacer esos ambiciosos proyectos de bricolaje, trabajos de perforaciones y hoyos en diversos materiales.

La longitud de la perforación va desde 3mm hasta 16mm siendo la precisión una de sus mayores fortalezas, así como también las 12 velocidades que varían desde 230 hasta 2470 rpm.

Asimismo las poleas son rígidas, trabaja en silencio y su estructura es más elevada para facilitar el acceso a los controles.

5. Fartools One P 13E

El mejor para trabajar con distintos materiales

La ventaja de este equipo es que es que a pesar de su baja potencia es capaz de trabajar con madera, metal, plástico y otros elementos, además es rápido y podrás variar lo diámetros de las perforaciones.

Es sencillo de montar, y no necesitas ser un profesional para hacer los ajustes de la máquina.

La estructura está bien hecha y a diferencia de otros incluye el torno de sujeción, así que ahorrarás algo de dinero por ese lado.

Es uno de los más pequeños, el diseño está cuidado y tiene un precio bajo.

6. Draper 22866

El de diseño horizontal

A diferencia de los anteriores este taladro tiene un diseño horizontal que puede resultar más cómodo para muchos.

Igualmente es preciso y con un motor poderoso de velocidad ajustable. El equipo tiene una base amplia que estabiliza la pieza y también cuenta con controles giratorios suaves, botón de seguridad y palancas para manipularlo.

El equipo no es tan barato, pero por la versatilidad puede ser exactamente el que necesitas para hacer tus labores, igualmente es perdurable y tiene una gran calidad que respalda su precio.




¿Qué es un taladro de columna?

Es un taladro normal para perforaciones, con la diferencia de que estos se instalan en un banco o mesa fija, por lo que es necesario llevar los materiales que quieres perforar hasta este punto.

Para situarlo es necesario un banco o mesa generalmente de madera que sea fuerte para que soporte el equipo, aunque si es para un uso industrial se pueden utilizar bases metálicas.

Este tipo de taladro es la versión estacionaria de la herramienta. Es igual de funcional y se utiliza inclusive para trabajos de mayor envergadura.

Los mismos son sobre todo usados en talleres, por su capacidad para trabajar en producción de series, sin embargo, existen versiones caseras con buena potencia para casi cualquier clase de trabajo de este estilo.

Partes de un taladro de columna

Las partes más reconocibles que componen un taladro son las siguientes:

Motor:

Es el encargado de aplicar la fuerza y movimiento para perforar el material, y se pueden encontrar desde 150W,  siendo los más comunes de 450W y 500W, y pudiendo ser de hasta 800W o incluso hasta más poderosos.

Cabezal:

Es el que se coloca la broca para hacer los orificios y funciona como enlace entre el motor y el punzón para hacer el trabajo.

Controles:

Incluye el botón de encendido, botón de emergencia  y las manillas para graduar los niveles de fuerza.

Base o soporte de taladro:

Es el apoyo del instrumento y  debe ser altamente resistente, la mayoría trae espacios para poner los tornillos y reforzarse.

Columna:

Es la estructura fija en la que se apoya la máquina.

Volantes:

Algunos son giratorios, otros se mueven en solo dirección vertical, y la velocidad dependerá de la fuerza del motor.

Uso y precaución del taladro

A pesar de lo básico que puede parecer el objetivó principal de esta herramienta como lo es hacer perforaciones, su uso es complejo y se debe contar con las medidas de seguridad necesarias para hacer el trabajo perfecto así como también para emplearla adecuadamente.

Ante todo el usuario debe estar protegido con gafas de seguridad y además la pieza debe estar firmemente sujetada a la base, también es importante tomar en cuenta la vestimenta, cuidando que no tenga partes sueltas o que cuelguen.

Por otro lado la broca se debe elegir según el material que vaya a perforar, y la misma debe estar bien afilada y correctamente colocada.

Si se necesitar medir o recalcular el elemento con que se trabaja se debe apagar el motor para hacer comprobaciones y básicamente mientras está encendida, el usuario y los compañeros alrededor deben estar al tanto para así prevenir cualquier incidente.

Factores a considerar al comprar un taladro de columna

Antes de comprar siempre hay muchos factores y variantes que considerar. Nunca podemos irnos de bruces y comprar el primer modelo que se nos pasa por delante solamente porque parece bueno o porque su precio se nos hace adecuado.mejor-taladro-de-columna

En el caso de estos convenientes taladros, lo primero que te recomiendo pensar es el uso que le darás a la herramienta y cuánto la usarás. Si haces trabajos sencillos con madera, no es necesario que inviertas en la mejor y más cara de todas, pero si vas en serio con el bricolaje y la necesitas para aplicaciones profesionales, te recomiendo darte una pasada por los modelos más complejos y avanzados.

Otro aspecto fundamental que debes tomar en cuenta es el espacio. Estos equipos suelen ser bastante grande y aparatosos, así que si no tienes el espacio para ubicar uno con comodidad, entonces probablemente deberías replantearte tu estrategia o, aunque sea, abrirle espacio a tu nuevo taladro de columna.

A continuación, conversemos sobre una serie de factores que deberías tomar en cuenta antes de comprar tu próximo taladro de columna.

Tipos de taladros de columna

Básicamente te podrás conseguir con dos variedades de taladros: los hay de piso y los de columna. Aunque ambos son bastante similares, cabe destacar que los de piso son un poco más grandes y cuentan con la fuerza necesaria para trabajar con los materiales más complicados. Por ende, son capaces de atravesar la mayoría de los materiales más difíciles con bastante precisión y facilidad.

El tema es que estos están hechos para el uso en ambientes industriales, como en la construcción o hasta en siderúrgicas, así que probablemente sean demasiado poderío y aparataje para ti, que las buscas principalmente para tus proyectos de bricolaje.

Con un buen taladro de columna vas a poder hacer todas esas reparaciones y arreglos que tanto has querido hacer y además estarás más cómodo con un modelo que puedes mover con un poco más de facilidad como para adecuarte a tu espacio de trabajo sin problemas. Inclusive, resultan tan versátiles y convenientes que hasta los profesionales los usan y recomiendan.

Fíjate en el tamaño

En el caso de herramientas de trabajo como esta, el tamaño es un tema bastante crítico. Es que el tamaño es un buen indicador de la potencia del aparato, ya que los más grandes suelen ser más fuertes. Al mismo tiempo, está el problema de que los taladros más grandes serán más difíciles de mover y manipular. Entonces, hace falta conseguir ese balance perfecto entre tamaño, potencia y comodidad.

Por lo general, los modelos con mayores medidas son para trabajar con metales y otros elementos de gran rigidez y profundidad, para los cuales vas a requerir de una mayor potencia y precisión. Al mismo tiempo, la profundidad a la que puede trabajar el aparato también viene dada por el tamaño, aunque incluso los modelos no tan grandes pueden tener una buena profundidad de perforación.

Como regla general, te recomiendo buscar un modelo que se adecúe a lo que piensas hacer. No termines comprando un modelo más grande y potente solo porque lo sea, solo para terminar dándote cuenta de que es demasiada maquinaria para ti.

¿Cuál es su potencia?

Como con cualquier herramienta eléctrica, es necesario que revises las especificaciones del producto antes de comprar y que le prestes especial atención a la potencia. Esta se suele medir en vatios y se refiere a la potencia eléctrica que el motor es capaz de producir. Para determinar qué es lo que necesitas, fíjate directamente en el tipo de materiales con los que planeas trabajar y su grosor.

Si vas a trabajar con metales gruesos, enfócate en taladros con una alta potencia. Por el contrario, si solo planeas trabajar con maderas de grosor bajo a moderado, con cualquier modelo de potencia media o baja te irá de maravilla.

Especificaciones de capacidad y mesa

La capacidad del taladro se puede medir, más allá de su potencia y la fuerza del motor, mediante la distancia entre el mandril del medio y la columna como tal. Esta distancia te indicará si vas a poder taladrar tus materiales de la manera en que lo necesitas. Solo necesitas evaluar si dicha distancia se adecúa al grosor de las piezas.

Sobre la mesa también se debe hablar bastante, ya que es una parte esencial que define buena parte del funcionamiento y versatilidad del taladro. Una buena mesa debería ser ajustable para que la puedas inclinar adrede y así lograr agujeros inclinados o hasta curvos. También tiene que incluir unas buenas pinzas que te permitan sujetar las piezas con seguridad.

Considera los límites de velocidad y profundidad

La velocidad y la profundidad van estrechamente de la mano. Claramente siempre vamos a querer un aparato que ofrezca una alta velocidad, solo tenemos que tener presente que, dependiendo del trabajo a realizar hará falta una menor o mayor velocidad. Por ende, te recomiendo que el taladro que compres tenga ajustes de velocidad y que te permita cambiar dependiendo de cada trabajo a realizar.

Al mismo tiempo, para controlar toda esa velocidad y que no se te vaya la mano al taladrar, fíjate en los límites de profundidad. Tu taladro debería tener un mecanismo para fijar esos límites con facilidad y que los agujeros no terminen siendo demasiado largos.

Precio y accesorios incluidos

Sobre el precio, mi consejo es que te coloques un presupuesto dentro del cual operar, para que así puedas cerrar un poco la búsqueda y determinar cuáles funciones se te hacen necesarias y cuáles no. Y como siempre hay modelos muy caros que no terminan siendo los mejores, al igual que otros super baratos que sorprenden gratamente, te recomiendo fijarte en las funciones ofrecidas y en las puntas incluidas con el taladro. Si son de carburo o cobalto, vas a poder esperar un buen tiempo antes de tener que reemplazarlas, lo cual representa un buen ahorro.

También hay marcas que pueden incluir otros accesorios, como tambores para lijado, planeadoras, accesorios para mortaja y más. Siempre vale la pena que el taladro incluya al menos un par de las que necesitas.

El taladro de columna adecuado para ti

Una vez que ya pensaste en todos esos aspectos previos, vamos un par de cosas que debes ver con lupa al revisar las especificaciones del producto:

Para de profundidad

Aunque ya te lo había comentado anteriormente, vale la pena ahondar un poco más. Es que, al controlar la profundidad de los agujeros, puedes mantener la misma profundidad al taladrar varios agujeros, lo cual es esencial en muchos trabajos de bricolaje, construcción o reparaciones.

Peso

Aunque siempre es bueno tener aparatos no tan pesados y que resulten fáciles de mover o de ajustar, en el caso de los taladros de columna deberías buscar exactamente lo contrario. Pero, ¿por qué comprar un aparato tan pesado? Es que, para empezar, estos taladros no se deben mover demasiado, es decir, se mantienen en el mismo lugar dentro de tu taller o garaje, sin demasiados cambios en su posición.

En segundo lugar, recuerda que son máquinas que funcionan mediante fuerza centrífuga, haciendo girar las piezas internas y creando muchas vibraciones. Por ende, las unidades pesadas son mejores para controlar todas esas vibraciones y darte una experiencia más cómoda y controlada, ya que son más estables y se mueven menos con cada vibración.

Mantenimiento y reparaciones

Muchas personas no tienen en cuenta esto a la hora de comprar un buen taladro de columna. Es que, como cualquier otra herramienta eléctrica, van a requerir de un mantenimiento periódico y, aunque no suceda tanto, también te verás en la necesidad de adquirir uno que otro repuesto y repararlas.

Pues en algunos casos puedes abrir la máquina por tu cuenta y repararla sin mucho inconveniente, ya que los repuestos se consiguen con facilidad. Pero algunos fabricantes solo permiten que sus técnicos autorizados las revisen y las reparen, así que podrías verte gastando un buen dinero en reparaciones y servicio técnico.

Así que, antes de comprar, asegúrate de que el modelo que elijas te resulte conveniente en este aspecto.

Razones para tener un buen taladro de columna

¿Todavía te preguntas para qué podrías usar estos aparatos? Aquí te dejo una lista con varios de sus beneficios más importantes.

Por su gran precisión

Cuando se trabaja con piezas gruesas y de gran tamaño, es importante tomar en cuenta la precisión. Y es que con los taladros tradicionales de mano es difícil mantener una buena precisión al trabajar con materiales gruesos, mientras que los taladros de columna sí te permiten una gran exactitud incluso cuando perforas metales. Es que su gran tamaño y peso, así como las mesas con pinzas de sujeción hacen que las piezas se mantengan en su lugar mientras perforas agujeros limpios y exactos.

Por la velocidad

Al usar taladros de mano nos vemos beneficiados por la comodidad y facilidad de trabajar con una herramienta que se puede controlar directamente con una sola mano y que además es bastante ligera y compacta, dentro de lo que cabe. Al mismo tiempo, podemos adecuarnos a variados ángulos y situaciones con total facilidad.

No obstante, nos vemos limitados en temas de velocidad, ya que hay que hacer el trabajo lentamente para evitar errores, el propio peso de la herramienta sobre el brazo podría cansarnos y hacernos perder precisión, y mucho más.

Con los taladros de columna vas a poder taladrar con gran rapidez, ya que puedes configurarlos rápidamente para hacer varios agujeros de la misma profundidad y ángulo sin errores y sin necesitar ayuda externa. Además, tienen mayor potencia y control gracias a sus motores de alta capacidad y las paradas de profundidad.

Ofrece excelente poder

Piénsalo así: los taladros de columna son taladros de mano mucho más potentes y precisos. En este sentido, se pueden encargar de trabajos más fuertes y delicados que los taladros de mano. Por ejemplo, con estas poderosas máquinas puedes usar puntas largas para abrir agujeros bastante profundos, cosa que se te hará realmente aparatosa si lo intentas con modelos de mano.

De igual forma, ya no tendrás que ejercer esa presión manual adicional al taladrar, ya que los modelos de columna lo hacen todo por ti.

Tiene muchas funciones

No solo son poderosos, rápidos y precisos. También son bastante versátiles y útiles. Es que con estos aparatos puedes taladrar agujeros en ángulos extraños o en superficies un tanto complicadas, cosa que resulta casi imposible o al menos realmente difícil con taladros de mano. De hecho, quienes trabajan con la industria de los muebles suelen usar modelos de columna porque les permiten hacer todas las uniones y agujeros que necesiten.

Por su variedad y versatilidad

Con un poco de creatividad te darás cuenta de que tu taladro de columna te permite emplear otras herramientas que te ayudarán a diversificar las tareas que puedes realizar y a experimentar en otras áreas del bricolaje, con diferentes materiales y acabados. Por ejemplo, podrás conectar lijadoras rotativas o hasta lijadoras de husillo.

Te da seguridad

Parecería mentira que, después de hablar de que son pesados, aparatosos, potentes y veloces, te cuente que los taladros de columna son una opción bastante segura para el usuario. Sin embargo, es cierto. Lo que sucede es que los taladros de columna, si son usados de la manera adecuada, dan muchas menos posibilidades para equivocaciones. Solo compáralo con un taladro de mano girando a miles de revoluciones por minuto y sin control.

Por ejemplo, los ajustes de velocidad te permiten adecuarte a cada material, a no quebrar la madera al trabajarla o a no perder el control al intentar perforar metales y otras superficies de gran dureza. También cuentan con pinzas que aseguran las piezas al aparato y evitan que se deslicen o se caigan y te lastimen, además de que vienen con mecanismos de frenado que evitan que las puntas taladren a mayor profundidad de la necesaria.

Algunas reglas de seguridad a considerar

Una vez que ya tengas tu taladro de columna en casa y vayas a usarlo, ten en cuenta una serie de reglas o recomendaciones generales para que estés bien protegido y evites accidentes:

  • No dejes que haya más de una persona operando la máquina al mismo tiempo. Solo hace falta un solo usuario, ya que dos pueden entorpecer el funcionamiento de la misma y causar accidentes.
  • Si tienes el cabello largo, amárratelo hacia atrás. Evita que se enrede con la máquina y te hagas daño.
  • Aprende dónde está el botón de apagado y cualquier para de emergencia, por si algo sale mal en medio de un trabajo.
  • Nunca dejes de emplear guantes y gafas de seguridad.
  • No tengas ropa suelta o mangas largas sin amarrar. Cualquier hilo, sobrante de tela o solapa podría engancharse con el taladro y crear una situación verdaderamente peligrosa.
  • Emplea un delantal para proteger tus ropas de cualquier viruta o esquirla que pueda salir volando.
  • Instala con seguridad las puntas. No deben estar flojas ni tambaleantes antes de encender el aparato.
  • Asegúrate de que la pieza a trabajar esté sujeta firmemente mediante las pinzas.
  • Remueve la llave y la cubierta del mandril antes de trabajar.

Parada de emergencia

Como te comentaba anteriormente, si llegases a encontrarte con algún desperfecto o problema al usar tu taladro, es importante que sepas dónde se ubica el botón de apagado de emergencia, el cual te permite apagar la máquina instantáneamente si algo llegase a salir mal.

Muchas veces se encuentran en el piso, al final de la columna, y se operan con el pie. Este es el diseño más conveniente, ya que te permite usar tus dos manos para manejar el taladro y hacer cualquier ajuste necesario mientras mantienes tu pie sobre el botón, listo para detener el aparato si es necesario.

Asegúrate de sujetar bien las piezas al trabajar

Los buenos taladros vienen con mesas ajustables que incluyen pinzas de sujeción. Estas te permiten anclar firmemente cualquier pieza de madera, metal, vidrio o cualquier otro material que desees trabajar y evitan que se suelten al perforar los agujeros, ya que las vibraciones y toda la fuerza ejercida pueden hacer que las piezas se muevan, se tambaleen o se terminen deslizando y cayendo.

Inclusive, si se trata de piezas pequeñas, duras y mal ancladas, podría suceder que el accionar del taladro las haga salir disparadas hacia ti.

La zona de peligro

Toda la zona cerca del taladro, el mandril y la mesa donde ajustas las piezas a trabajar es conocida como la zona de peligro y debes evitar acercarte demasiado a ella mientras el taladro esté en funcionamiento. ¿La razón? Es que desde allí pueden salir expulsadas virutas de madera o metal a gran velocidad, además del peligro de que la pieza a trabajar pueda soltarse si está mal sujetada con las pinzas.

Por ende, siempre tienes que mantener una postura erguida, con la cara alejada de la zona de peligro y con las manos hacia los lados, lejos de la punta y partes móviles y operando únicamente los controles del taladro.