Los 5 Mejores Taladros Percutores (Opiniones) del 2019

¿Tienes que colgar tu cuadro favorito? Un taladro percutor es lo que necesitas. Lo sabemos, le tienes miedo a estas herramientas porque estás convencida de que no sabes ni de dónde encenderlas. Pero gracias a las nuevas tecnologías ahora es más fácil para todos usar taladradoras sin ningún peligro.

Los hombres siempre las necesitan y las mujeres ya pueden estar tranquilas: no hará falta pedirle ayuda a nadie.

Tiren de una vez los martillos, que a menudo estropean las superficies. Los precios de la mayoría de estos productos merecen la pena, sobre todo si la calidad y la comodidad están garantizada.




¿Cuál es el mejor taladro percutor?

Si intentáis buscar un poco por internet acabaréis con una ensalada en la cabeza, llena de descripciones y comparaciones entre diferentes productos. Si queréis tenerlo todo claro de forma rápida, no os queda otra que leer nuestros pequeños consejos técnicos. Un taladro, tal que una joya, es para toda la vida. Así que la elección es importante de verdad.

A continuación te presentamos los mejores taladros:

1. Taladro percutor Bosch

Empezamos con un producto cuya marca es una verdadera garantía de calidad. Este Bosch es ergonómico y perfecto para cualquier tipo de trabajo. Gracias a su potente motor podrás aprovecharlo incluso en espacios reducidos y para las perforaciones más duras. Ideal para usarlo en casa, de hecho hace poco ruido.

Características:

  • Motor de 500 W, para los trabajos más díficiles.
  • Funciona para taladrar, atornillar y desatornillar, una herramienta como si fueran tres.
  • Peso del producto: 1,6 Kg. Ligero y muy manejable.
  • Adapto para hormigón y madera, con unos diámetros de perforación diferentes.
  • Interruptor de traladro continuado, para no tener que seguir apretando y no interrumpir el trabajo.
  • Empuñadura antivibraciones, para las manos menos firmes.
  • Color: verde y negro con detalles rojos. Diseño compacto y adherencia suave.
  • Se alimenta con cable.
  • La caja incluye una empuñadura adicional, un tope de profundidad y un maletín.

Lo que nos gusta

  • El diseño práctico y compacto permite desarrollar cualquier tipo de trabajo sin pedirle ayuda a nadie.
  • El maletín nos viene genial, porque siempre estamos pensando en dónde guardar las cosas.
  • La aceleración regulable nos permite trabajar de forma precisa, tanto al comienzo como al final.

Lo que no nos gusta

  • Quizá hay que tener mayor cuidad con el aluminio, podría no ser adecuado.

2. Bosch GSB 13 RE

Este segundo Bosch tiene algunas características diferentes con respecto al anterior y por tanto también el precio cambia. Motor más potente, muy recomendado para mampostería y madera, es azul y es perfecto para los amantes del bricolaje.

Características:

  • Motor de 600 W, lo que lo hace potente e ideal para mampostería.
  • Se alimenta con cable.
  • Empuñadura suave y ergonómica, para mayor seguridad a la hora de desarrollar la tarea deseada.
  • Color: azul y negro con detalles rojos. Diseño compacto y bonito.
  • Portabrocas de metal, muy resistente y seguro.
  • Viene con caja de cartón y empuñadura adicional.

Lo que nos gusta

  • Aun siendo pequeño y práctico, se le ve muy robusto, especialmente por su portabrocas de metal.
  • Su motor potente le hace perfecto para azulejos y paredes y la posibilidad de variar la potencia te deja utilizarlo aun con madera fina.

Lo que no nos gusta

  • La relación calidad-precio es muy buena pero la presentación no está cuidada para nada. No viene ni con maletín ni con brocas adicionales.

3. Taladro sin cable Einhell

Este taladro, que parece un secador de pelo, se alimenta con una batería de litio recargable. Atornilla y desatornilla muy eficazmente. Tiene un sistema electrónico de velocidad ajustable y un diseño elegante y cuidado en los detalles.

Características:

  • Potencia eléctrica: 15.6 W
  • Funciona con una batería ion de litio, ya incluida y muy duradera.
  • Tiene el cabezal extraible para cambiar más fácilmente la brocas.
  • Viene con cargador rápido y maletín de transporte.
  • Control de ajuste de velocidad de 18 niveles, para adaptarse a diferentes tipos de trabajos.
  • Peso del producto: 1 kg aproximadamente, lo que lo hace muy fácil de manejar.
  • Color: rojo, negro y gris metal.

Lo que nos gusta

  • Viene con funda, batería y cargador.
  • Su peso y empuñadura cómoda y ergonómica nos permiten utilizarlo con facilidad y precisión.

Lo que no nos gusta

  • No hay que confundirse, este taladro no tiene tanta potencia como para percutir mampostería u otro tipo de materiales muy robustos.
  • Con el tiempo hay que cambiar la batería, aunque es muy fácil de encontrar.
  • No lleva instrucciones en español, pero su uso es muy intuitivo.

4. Bosch PSB 650 RE

Potente, fiable, manejable. Estas son las tres características principales de este aparato. No hay superficie que se le resista y gracias a su diseño compacto, su empuñadura antivibraciones y su ligereza, vais a poder realizar tareas de alta precisión. Este producto es, de hecho, muy profesional, como sugiere tanto la marca, como el mismo precio.

Características y funciones:

  • Ideal para perforar, percutir y atornillar todo tipo de material, desde la madera hasta el hormigón.
  • Motor muy potente de 650 W.
  • Se alimenta con cable.
  • Tiene control eléctrico del número de revoluciones.
  • Su portabrocas es de sujeción rápida y resulta muy fácil cambiar la broca, gracias a un botón.
  • Para los que no aman pulsar repetidamente, existe la posibilidad de activar el interruptor de funcionamiento continuado.
  • Accesorios opcionales: aspiración de polvo, útil para no liarla en casa.
  • Color: verde y negro con detalles rojos.
  • La caja viene con empuñadura adicional y maletín.

Lo que nos gusta

  • Su material robusto y sus funcionalidades nos hacen sentir unos verdaderos profesionales.
  • Su potencia regulable garantiza precisión y fiabilidad. No nos tiemblan las manos ni por el miedo de equivocarnos ni por las vibraciones, gracias a su mango especial.

Lo que no nos gusta

  • Las brocas hay que comprarlas a parte y eso que a veces nos gusta tenerlo todo de una vez.

5. Taladro Einhell

El último artículo que os aconsejamos es otro Einhell, esta vez muy potente y muy barato. Comparte las mayores características de los demás aquí presentados, incluido el gatillo para regular la velocidad de rotación y un mango auxiliar. Ideal para madera, hormigón y metal, su precio es lo más deslumbrante.

Características:

  • Motor de 710 W.
  • Posibilidad de seleccionar de antemano el número de revoluciones.
  • Se alimenta con cable.
  • Pesa 2 kg aproximadamente, por lo que es robusto y manejable.
  • Empuñadura antideslizante.
  • Tiene mandril portabrocas de cambio rápido.

Lo que nos gusta

  • Tiene muchas funciones que permiten lograr precisión y limpieza del trabajo.
  • A pesar del precio, parece muy seguro y de buena calidad.
  • La alimentación con cable nos viene genial para no estar pendientes de baterías y cargadores.

Lo que no nos gusta

  • No lleva ni funda ni maletín, pero bueno, en este caso el precio lo justifica.
  • Las instrucciones no vienen en español, pero suerte que las encontramos muy fácilmente en internet.




¿Qué es un taladro percutor?

En realidad se ve casi igual que un taladro común y corriente, así que a veces podría no resultar tan fácil distinguir entre un tipo y otro. Además de eso, el tema se complica aún más cuando nos encontramos con modelos de taladros tradicionales que además incluyen un modo percutor. Lo cierto es que este tipo de herramienta hace algo especial que facilita muchísimo el trabajo y te ahorra tiempo, además de que evita el desgaste temprano del equipo.

Se trata simplemente de la capacidad para hacer un movimiento tipo martillo, que es como si hubiese alguien martillando la parte trasera del taladro mientras este hace su trabajo. Esto te permite perforar la pared con mucha más rapidez y eficiencia, solo que vas a tener que soportar el ruido, ya que es una herramienta bastante poderosa que genera un ruido tremendo.

A todas estas, son perfectos para trabajar con concreto y albañilería debido a su alta capacidad para atravesar los materiales más rígidos.

Diferencias entre taladros percutores y destornilladores de golpe

Ahora bien, si conoces sobre estas herramientas, seguramente también habrás usado algún destornillador de golpe, que también se puede encontrar en el mercado como atornillador percutor. En todo caso, al menos habrás escuchado sobre ellos. Para verlo en términos básicos, la diferencia está en la forma en que ambos productos generan la fuerza adicional. Por ejemplo, el taladro percutor produce los impactos directamente sobre la punta, para así generar impactos que recaen sobre la superficie de trabajo y que ayudan a darle mayor fuerza al taladrado en sí; mientras que los modelos de golpe crean una fuerza perpendicular al ángulo en que empleas el aparato.

En los percutores, simplemente es como si alguien estuviera martillando sobre la parte trasera de la herramienta, produciendo una fuerza directa sobre la pared o superficie a trabajar. Mientras que los de golpe cuentan con un yunque interno que genera los golpes contra el mecanismo giratorio, solo que los golpes son un poco aleatorios y cuesta saber exactamente cuándo se darán. Por eso también son un poco más difíciles de utilizar.

También tienen usos diferentes. Por ejemplo, para trabajos que no requieren mucha precisión como demoliciones, remoción de baldosas o cualquier otro tipo de material de las paredes o pisos, podrías usar un destornillador de golpe, mientras que para aplicaciones más precisas y delicadas, siempre será mejor el taladro percutor.

Escogiendo el mejor taladro percutor

¿A punto de comprar tu nuevo taladro percutor pero todavía no sabes cómo diferenciar uno decente de otro realmente bueno? Aquí te dejo esos datos clave que te servirán para dar con el que mejor se ajuste a tus necesidades.

Fuente de alimentación

En el mercado hay una buena variedad de estos aparatos y entre sus diferencias principales está la fuente de alimentación. Dependiendo de la misma podrás gozar de mayor comodidad, mayor potencia, un rango de acción ilimitado o limitado y más. Es tal cual lo que sucede con cualquier otra herramienta eléctrica.

Veamos de qué va cada uno.

Sin cables:

Si necesitas un modelo portátil, sin la mayor potencia del mercado y muy fácil de usar, te recomiendo ir por algún taladro atornillador inalámbrico. Son ideales para trabajos sencillos en casa como montar el soporte de la tele sobre paredes de ladrillo o concreto o para instalar algún nuevo armario.

Eso sí, ten en cuenta que, al usar baterías, tendrás que considerar el gasto correspondiente a reemplazarlas después de un tiempo. Aparte de eso, hay que darle un vistazo a la duración de las mismas -que puede variar de una media hora a poco más de 1 hora de uso continuo-, no vaya a ser que te quedes sin batería en medio de un proyecto.

Con cable:

Como sucede generalmente con cualquier otra herramienta eléctrica, los taladros percutores con cable tienen mucha más fuerza que los inalámbricos. Si vas a trabajar rompiendo un suelo de concreto, para alguna otra aplicación de alta dificultad o a nivel profesional, te recomiendo que te hagas con uno de estos.

Portabrocas

Los hay de diferentes tipos y cada uno varía en cuanto a la comodidad y facilidad para adaptar el taladro a cada situación de trabajo. Por ejemplo, los hay de sistemas de giro sencillo, mientras que otros requieren de una llave especial para cambiar las brocas.

De llave:

Para cambiar las brocas de este tipo de taladros tendrás que usar una llave Allen. La ventaja de esto es que la punta queda muy bien asegurada y será virtualmente imposible que se te salga o se desvíe en medio de un trabajo, sin importar la potencia que tenga el aparato. Lo único malo es que hará el proceso de cambio entre broca y broca un poco más tedioso y consumirá algo de tiempo.

Sin llave:

Son los más fáciles de usar, ya que solamente tienen un mecanismo de giro que te permite asegurar la punta con rapidez. Solo tendrás que hacer un giro rápido y la punta saldrá cómodamente.

SDS+:

este tipo de tecnología ofrece un sistema de cambio tan rápido que prácticamente no tendrás que parar la herramienta para intercambiar las brocas. Se asemeja un poco al sistema usado en la mayoría de los taladros de golpe.

Para brocas de gran tamaño:

Si necesitas que tu taladro eléctrico tenga gran potencia es porque seguramente lo usarás para trabajos profesionales, como albañilería, en la industria de la construcción, para demolición y más. En esos casos, también es una buena idea hacerse con un taladro percutor que soporte el uso de brocas de gran tamaño. Es que éstas te van a ayudar a conseguir resultados más rápidos con menor esfuerzo y ningún contratiempo.

Tipo de taladro percutor

Aparte de conocer sus características más importantes, también vale la pena saber que existen al menos dos variedades de taladros percutores que difieren en la manera en que producen los impactos y, por ende, en los resultados y aplicaciones específicas para los cuales son útiles. Veamos de qué van:

Con disco dentado:

Por lo general, estos vienen con la opción para habilitar o desactivar el modo percutor y funcionan de manera sencilla pero ingeniosa. En su interior, justo detrás de la punta, hay dos discos dentados que se que se mueven a lo largo a una presión considerable. Cuando los dientes calzan, es cuando se produce el golpe. No dudes en comprar uno de estos modelos si necesitas trabajar con ladrillos o cemento.

Con sistema rotatorio:

En estos modelos, el mecanismo interno es más poderoso, ya que cuenta con un pistón giratorio que gana en fuerza con cada movimiento y que da una buena fuerza de golpe cada vez que impacta el yunque. Por sus capacidades, este modelo es más recomendado para perforar cemento.

Otras características

Cincelado:

Hay modelos que incluyen una función de cincel, la cual es super útil para romper o remover materiales como la cerámica, baldosas o hasta el concreto. Por eso pueden ser una de las más buscadas por albañiles.

Velocidades variables:

Los modelos más sencillos del mercado se quedan con una sola velocidad de taladrado, mientras que los más completos y profesionales vienen con diferentes ajustes para que puedas adaptar el taladro a cada proyecto específico. Por lo general, se logra variar la velocidad al cambiar la presión con la que se aprieta el gatillo. Es muy fácil de usar y te permite ajustar el aparato en el momento, sin dejar de usarlo.

Mango auxiliar:

Revisa si el taladro que quieres comprar incluye esto o si, al menos, es compatible con mangos auxiliares. Simplemente son agarraderas que se conectan en la parte circular entre el portabrocas y el cuerpo de la herramienta y que sirve para darte una mejor estabilidad, sobre todo cuando rompes concreto o algún otro material de gran dureza.

Luces LED:

Hay modelos que incluyen una luz LED en la punta, la cual se enciende cada vez que activas el taladro. Así, podrás trabajar sin problema alguno en zonas muy oscuras o lugares cerrados, como esquinas muy angostas o tal vez en la parte inferior de una escalera, por ejemplo.

Varilla de profundidad:

A veces sucede que se nos va la mano al taladrar y terminamos haciendo agujeros más profundos de lo que realmente necesitamos. Esto puede hacer que el proyecto no quede tan estable y firme además podría hacer que perforemos alguna tubería o cableado por error. Con uno de estos aparatos podrás hacer el trabajo con mayor precisión y consistencia.

Algunas consideraciones adicionales antes de comprar un taladro percutor

Presupuesto

Cada vez que vamos a comprar un nuevo producto, lo más normal es que nos fijemos primero en el precio y que lo tomemos como una guía o base para saber qué tan bueno puede ser el producto en cuestión. Bien, aunque muchas veces esto es cierto, no siempre es así, ya que hay modelos muy baratos y de excelente calidad y funciones. Al mismo tiempo, también los hay muy costosos y de baja calidad.

Lo bueno es que en el mercado de los taladros percutores podrás ver modelos que apenas sobrepasan los 60€ y que ofrecen excelentes funciones y características, son hechos por marcas muy confiables y que además poseen buenas garantías. Así, también los hay hasta de 30€ y de más de 100€. Inclusive, ¡algunos sobrepasan los miles de Euros!

Así que no te preocupes, ya que los hay para todos los presupuestos y necesidades.

Funciones adicionales

Te recomiendo que no escojas un taladro simplemente porque sea el que tiene mayor cantidad de funciones. Es que, la mayoría de las veces, no necesitarás usarlas todas y, por el simple hecho de tenerlas allí, te van a cobrar mucho más.

Por ende, revisa bien los modelos disponibles y compara sus funciones. De nada te sirve un taladro equipado con función de cincelado cuando simplemente planeas taladrar agujeros en las paredes para instalar una tele o un armario. Así como tampoco será útil que gastes en un taladro de la más alta potencia cuando ni siquiera trabajarás con concreto o ladrillos.

También vale la pena pensar en la portabilidad y lo compacto que puede ser cada modelo, ya que a veces puede ser muy útil contar con un modelo pequeño, pero a veces termina resultando muy débil para la labor que queremos realizar. Por cierto, existe el caso de algunos taladros inalámbricos que vienen con baterías especiales, las cuales pueden ser más costosas y difíciles de reemplazar que otras.

Accesorios

Aparte de las luces LED, mangos ergonómicos o varillas de profundidad, es recomendable contar con una buena variedad de puntas y brocas. Asegúrate de que el modelo que compres venga con un juego de brocas variadas para cincelado, con diferentes anchuras para hacer agujeros específicos para cada propósito, para trabajar con madera y más.

¿Cómo usar un taladro percutor?

Recuerda que no son iguales que los taladros tradicionales, así que el proceso será diferente. Sentirás cada golpe y al principio te costará un poco sostener la herramienta con firmeza. No obstante, tampoco hay por qué complicarse demasiado, no olvides que es simplemente eso, un taladro que además impacta sobre la superficie, así que no es tan complicado. Lo que sí es conveniente saber es exactamente qué podemos hacer con ellos y conocer mejor cómo usarlos eficientemente.

Para que le saques el mejor provecho desde un comienzo, no te olvides de marcar el punto de entrada antes de comenzar a taladrar, así como también deberías usar algún sistema de marcación para saber hasta qué profundidad debes perforar. Si tu taladro viene con una varilla de profundidad, perfecto, ya lo tienes resuelto. Pero, si no, puedes hacer alguna marca sobre la punta del taladro en el lugar exacto donde debes parar. De esta forma, cuando llegues a ese punto en específico, simplemente dejas de apretar el gatillo y ya está.

Cosas que podrás hacer con una de estas herramientas

Cualquier trabajo que requiera más fuerza de la que posee un taladro común y corriente o, claro, un martillo manual, va a necesitar de un taladro percutor. Por ende, úsalos con concreto, ladrillos y cualquier otro material de extrema dureza cuya composición no conozcas. También pueden servir para trabajar con puntos de anclaje, tornillos en concreto y más.

Usando un taladro percutor sobre concreto

Antes de emplearlo sobre el concreto, que es un material bastante rígido y un poco difícil de perforar para novatos, es mejor que te acostumbres al uso de estos aparatos. Una vez que ya lo tengas resuelto y vayas a trabajar sobre el concreto, solo es cuestión de colocar la punta del aparato sobre el lugar que has marcado y ejercer presión antes de presionar el gatillo. Esta presión te ayudará a mantener la firmeza y no perder el control una vez que comiences a taladrar.

Ahora bien, habrá momentos en los que te encontrarás con que algunas partes del concreto resultan muy fuertes, inclusive para los taladros percutores más potentes. En esos casos, simplemente quita el taladro, inserta un clavo de albañilería y emplea el aparato usando la función de percusión. Una vez que logres romper el concreto, podrías hasta volver al modo de taladrado normal.

¿Te sirve para la casa?

En el hogar, estos taladros son especialmente útiles como herramientas agujereadoras y para hacer variados trabajos de albañilería. También vale acotar que muchos de los modelos más modernos son super versátiles porque te permiten desactivar la función percutora y mantener solamente el taladrado normal.

Gracias a esto, podrías hacer trabajos más sencillos que no requieran de tanta fuerza, como abrir agujeros en una pared de cemento normal, instalar el nuevo soporte que compraste para la tele o sujetar una repisa flotante en tu habitación. También te ayuda a tener más cuidado con las superficies del hogar, ya que, aunque no parezca, uno de estos compactos taladros puede hacer bastante daño si se llegase a desviar o si no lo empleas correctamente.

Por cierto, nunca te olvides de mantener las condiciones de seguridad mínimas. Usa gafas protectoras, guantes y asegúrate de que no haya niños o mascotas cerca de tu área de trabajo. Cualquier resbalón accidental o distracción podría hacer que dañes la pared o hasta causar un grave accidente.

Consejos para usar mejor el taladro

Si estás trabajando con taladros percutores por primera vez, te interesará muchísimo esta parte, ya que te va a ahorrar muchas frustraciones y un par de desastres al llevar tus propias reparaciones o instalaciones en casa:

Recoge los escombros

¿Has notado las ondulaciones con que vienen las puntas de los taladros? Pues te cuento que están pensadas de esa manera para que los escombros y restos que salen de la pared al taladrarla sean expulsados al exterior y no formen atascos dentro de la pared. Después de todo, el objetivo es remover ese material y dejar un vacío, ¿correcto?

Bien, lo cierto es que, aunque sí funciona de esta manera, a veces no todo el material es expulsado y quedan restos por dentro mientras sigues taladrando. Esto puede tener consecuencias como que el taladro se atasque, que no termine de taladrar a la profundidad deseada o que el aparato se recaliente y sus componentes se dañen más rápido de lo habitual. Al mismo tiempo, notarás que las brocas y puntas también se mantendrán en buen estado.

Evita taladrar de más

Taladrar de más es uno de los errores más comunes que cometen los novatos al comenzar a usar estos equipos. Para evitarlo, aparte de mantener la práctica y usarlos con regularidad, es fundamental usar cualquier parte que nos ayude a mantener un buen control y equilibrio del mismo. Por ejemplo, usa los mangos ergonómicos, así podrás taladrar con firmeza, evitar que el aparato se desplace, dañar la pared y hasta disminuir la vida útil del taladro percutor y de las puntas.

Además, casi nunca es necesario taladrar a tal profundidad que llegues al fondo de la pared. Recuerda que muchos tornillos, soportes de pared o instalaciones requieren de un punto sólido sobre el cual apoyarse. De lo contrario, se perderían dentro de la pared.

No lo insertes con tanta fuerza

Presionar el taladro contra la pared mientras lo usamos puede ser un excelente aliado para taladrar con mayor rapidez y lograr resultados óptimos. Sin embargo, hay que saber ejercer el grado de presión adecuado, cosa que solo se obtiene con la práctica y si sigues un par de consejos útiles.

Por ejemplo, hay un punto exacto en el que la combinación de las RPM, la capacidad del motor del taladro y cierto nivel de presión que apliques, dará como resultado una perforación más limpia, precisa, rápida y con menos probabilidad de atascos. Aunque encontrar ese punto no es tan fácil, puedes ir probando al ejercer una presión media, es decir, sin empujar el taladro con todas tus fuerzas, pero tampoco sosteniéndolo con poca firmeza.

Es que si usas mucha fuerza, vas a ponerle una carga adicional e innecesaria tanto al motor como a las puntas. El primero se puede recalentar y sus componentes se dañarán muy rápidamente, mientras que las puntas se pueden partir o desviar. Ahora bien, si usas poca presión, el taladro se te puede salir de control, perderías precisión y hasta podrías dañar la superficie de trabajo.

Taladra un pequeño agujero primero

Cuando comenzamos, siempre es bueno taladrar un pequeño agujero a modo de guía. De esta manera, ya tienes un lugar donde anclar ligeramente la punta del aparato antes de accionarlo, logrando la firmeza que tanto se busca para hacer perforaciones limpias.

Por otra parte, puede haber casos en los que necesites taladrar agujeros más grandes que la capacidad recomendada del aparato. Para evitar sobrecargar al motor o recalentarlo, lo mejor es que primero taladres un agujero más delgado y luego te dediques a terminar de abrirlo del tamaño que requieres.

Por si no lo sabías, otra ventaja de esto es que las puntas más pequeñas suelen vibrar y desviarse menos, así que será más sencillo hacer huecos de gran anchura con precisión incluso cuando uses un taladro percutor de menor capacidad.