mejor-telescopio

Los 5 Mejores Telescopios Con Las Imágenes Más Nítidas Del Espacio

No necesitamos ser un científico o un investigador para querer tener en nuestra casa el mejor telescopio astronómico, un equipo complejo que nos permite ver los objetos más distantes con un nivel de detalle que calma la curiosidad por querer apreciar los cuerpos lejanos que a simple vista jamás podríamos observar.

El telescopio como instrumento de astronomía es indispensable para indagar y avanzar en los conocimientos que se tienen sobre el universo, sin embargo si el uso no será profesional igual es un aparato que al saber manejarlo podemos sacarle un provecho increíble y que también puede darnos todo el entretenimiento al echar un vistazo a lo que sucede en el cielo. Es por esto que en la actualidad podemos encontrar desde los modelos más básicos hasta los más avanzados para ajustarlo al uso que le darás.




¿Cuál es el mejor telescopio?

Elegir el más apropiado puede que no sea la tarea más sencilla, pero para empezar se debe tener claro si es para un uso avanzado o principiante, porque sencillamente para ver el cielo no se necesita invertir en un telescópico tan costoso y complejo de manipular.

Así que considerando esto enlistamos cinco modelos que se adapta a casi cualquier propósito de uso y además tienen buenos precios para que inviertas en un equipo de calidad que te acompañe en la pasión por la astronomía.

 A continuación te presentamos los mejores telescopios: 

1. Celestron NexStar 5 SE

El más poderoso

Tiene una apertura de 5” y cuenta con una de las mejores captaciones de luz que los equipos con características similares, por lo que conseguirás imágenes sorprendentes de cuerpos en el cielo y además podrás almacenar las imágenes que más te cautiven en su memoria interna.

Es un telescopio computarizado con la clásica forma cilíndrica y control digital para el acceso a todas las funciones. Es de los más rápido en enfocar y el diseño está ideado para ver y manipular la percepción fácilmente.

El equipo estará listo para observar en minutos, además que es sencillo de instalar y alinear. Igualmente la compra incluye el trípode y a la hora de transportarlo a otro lugar es súper práctico por desmontarse en partes separada.

Es el más destacado entre nuestras recomendaciones y por lo mismo no es el más económico, pero es el equipo indicado para ir más allá en la astronomía.

2. Omegon Basic N 150 EQ

El de mejor relación precio – calidad

Es un equipo que considerando lo sencillo que es tiene un sistema óptico de 150mm de apertura que brinda imágenes superiores gracias al potencial lumínico con el que notarás detalles.

El mismo es 600 veces más poderoso que el ojo humano así que la alta resolución está garantizada. Podrás observar galaxias, estrellas, la luna o planetas y además será igual de eficiente en verano o invierno.

Es la mezcla ideal de un equipo compacto, potente y barato y será una inversión duradera.

3. Seben 900-76 EQ2

El más versátil

Te encantará como al telescopio se le adapta el teléfono inteligente para tomar fotos o videos para compartirlas fácilmente.

Por otro lado podrás adaptarle accesorios de fotografías o filtros y además tienes posibilidades de ajuste más precisas del aumento normal o con lente.

La definición de la imagen podría satisfacer la observación profesional y además es un telescopio moderno y eficiente.

Incluye accesorios que aumentan sus funciones, así que también te ahorrarás dinero adquiriendo otras cosas que generalmente venden adicional.

Tiene un precio súper asequible y la calidad te dejará satisfecho.

4. Bresser Solarix 76/350

El más compacto y seguro

Disfrutarás como un elemento tan compacto muestra los planetas y estrellas con imágenes limpias a través de su longitud focal de 300mm y apertura de 80mm. Aparte incluye un filtro para mirar el sol y una lámina que resguarda la vista de todo tipo de radiaciones; del mismo modo la calidad y seguridad del equipo está avala por CE.

Este telescopio Newtoniano es compatible con tu smartphone y además trae los accesorios indispensables para que comiences a utilizar el equipo a la inmediatez.

La compra trae un detallado manual para orientarte en el uso e instalación que además harás rápidamente.Es el menos costoso de nuestras sugerencias y aún así no descuida el buen funcionamiento.

5. Celestron PowerSeeker 127 EQ

El ideal para principiantes

Lo mejor es lo económico es que, siendo una inversión justa para iniciarse en la astronomía con un equipo de calidad por contar con cristales de 50mm trabajados que aumentan y optimizan la transmisión de luz.

Por lo básico que es tiene un funcionamiento  sencillo, no necesitarás herramientas para instalarlo y además quedará súper estable sobre el trípode de aluminio.

La compra incorpora un programa TheSkyX – First Light Edition, complemento perfecto para sacarle provecho al aparato.

Es uno de los equipos mejores valorados por la opinión de los usuarios y es el ideal para empezar con la telescopiomanía.




Tipos de telescopios

el-mejor-telescopio

Básicamente hay tres tipos en los que podemos clasificar estos aparatos según su funcionamiento interno:

Telescopio Refractor

Probablemente éste sea el más común y con el que quizá hayas tenido un tipo de contacto. El lente del equipo es de gran tamaño y se ubica en la parte delantera, en este caso la luz pasa a través del cristal y se refleja en un espejo para que el ojo pueda captarla.

Es de lo más fáciles de usar y es aplicable para ver objetos en la tierra, asimismo el diseño es robusto y no requiere tanto mantenimiento.

Telescopio Reflector

En este modelo el espejo ocupa el lugar extremo recogiendo a luz y enviándola al ojo. Es el más apropiado para mirar objetos tenues, además son más compactos y la calidad de la imagen es superior.

El mismo no funciona con cuerpos terrestres y en ocasiones al abrir el tubo existe la posibilidad que se introduzcan algunas partículas que podrían deteriorar la visión.

Telescopio Compuesto

Es el conocido como el Schmidt-Cassegrain tiene una lente y dos espejos, uno en cada extremo. La estructura protege la óptica y es el más usado para fotografías astronómicas, asimismo algunos emplean lentes cóncavos para convertirlo en tipo Maksútov.

Generalmente son aparatos grandes y pesados y además es el más costosos de los tres.

¿Telescopio reflector o telescopio refractor?

A pesar de que no son muy marcados, hay ciertos detalles diferencian los telescopios; no obstante siempre llega la duda de que si ambos equipos tuviesen la misma capacidad cuál de ellos sería el mejor.

En cuanto al tamaño y diseño generalmente los refractores son más compactos que los reflectores, sin embargo, los dos tienen esa forma cilíndrica alargada tipo catalejo distintiva de los equipos. Asimismo para lograr la visión, los refractores tiene el visor en la punta, mientras que los reflectores lo tienen a un costado.

Sobre el comportamiento del lente los refractores son susceptibles a la distorsión de la luz, mientras que lo reflectores pueden generar una imagen buena por tener un lente acromático, sin embargo estos tienen mayor riesgo a descalibrarse.

Por el precio los refractores son más económicos, así que puede ser la adquisición ideal para un aficionado o principiante.

Y si se habla de capacidad los refractores por su tamaño se tienen menos, por lo que los usuarios avanzados prefieren los tipo reflectores por ser más versátil en sus funciones; sin embargo estos son más demandantes en cuanto al mantenimiento, así que también influye en el costo, no solo en la inversión inicial, sino en el gasto de procesos y cuidados como el realuminizado del lente.

¿Por qué la mayoría de los telescopios son reflectores?

La razón es sencilla, cuando estamos es un lugar oscuro buscando algo siempre trataríamos de encontrar la manera de encontrar más luz. En el caso de los astrónomos, ellos hacen lo mismo cuando quieren hacer observar en lugares lejanos.

Por ejemplo cuando vemos un cielo oscuro no solo acercarlo va a resolver el problema, ya que además de engrandecerlo se necesita claridad y es aquí cuando los telescopios reflectores hacen su trabajo al absorber mayor cantidad de luz.

El inconveniente de este modelo a pesar de ser el más utilizado es que al trabajar con lentes de cristal es complicado controlar la iluminación y en ocasiones que no se desee tanto brillo igual se va a recibir.

Algunos telescopios minimizan el efecto, pero todo depende de las pulgadas del lente, por ejemplo en el caso de 40” en realidad son dos vidrios de 40” fabricado con varios tipos de cristales que ayudan a minimizar la aberración cromática; algunos por otro lado aplican distintos filtros para mejorar el efecto.

¿Cuál es el aumento máximo de un telescopio?

Contrario a lo que se cree, no es la capacidad de aumento con lo que se relaciona su poder, sino la habilidad que tiene un equipo de captar la luz, que es lo que en realidad hace posible ver los objetos.

Esta característica es proporcional con el tamaño de su lente o espejo; es decir, que mientras mayor sea el lente o el elemento óptico principal el equipo será más eficiente.

La medida viene expresada en milímetros y se calcula dividiendo la longitud focal de telescopio entre la longitud ocular.

Teóricamente el límite de aumento que puede tener un telescopio es de hasta 60 veces la abertura del aparato en pulgadas; entonces si un equipo tiene una capacidad de 60mm obtendrás una visión 120 veces más amplia, garantizando siempre que la imagen se vea clara y nítida.

Con un poder como el mencionado, los usuarios profesionales o aficionados pueden tener buena percepción en una noche oscura, alcanzando objetos con detalles en el cielo y disfrutando de una experiencia increíble.

¿Qué debéis buscar al comprar un telescopio?

Desde tiempos inmemoriales el hombre se ha sentido fascinado y atraído por el  firmamento. Ese vasto manto sideral con un sinfín de estrellas, cometas y planetas nos ha planteado muchas interrogantes acerca del origen y curso del universo.

Diversas civilizaciones a lo largo de la historia se abocaron a la observación de los cuerpos celestes, y dentro de sus concepciones míticas, simbólicas y científicas trataron de elaborar un conjunto de conocimientos y postulados acerca de los fenómenos astronómicos; la manera más inmediata de llevar a cabo dicha tarea era por medio de la observación sistemática de los astros y  sus comportamientos.

Con el transcurrir de los siglos ese afán y necesidad de escudriñar los cielos se exponenció, e incidió en la manufactura de instrumentos cada vez más especializados y con un mayor rango de aproximación. Gracias a ello, hoy por hoy podéis contar con telescopios pequeños con los que tendréis una visión más clara a la que cuatros siglos atrás pudo haber obtenido el mismo  Galileo con aparatos de proporciones sumamente grandes.

Sin embargo, la calidad de los telescopios varía ampliamente, por lo que si estáis  pensando en comprar uno, debéis tener en cuenta varios a puntos a  considerar.

Apertura

Cuando escuchéis la utilización de este término, se está haciendo referencia al  tamaño del lente o espejo que enfoca la luz de objetos distantes. En un telescopio de buena calidad esta característica limita fundamentalmente la nitidez de la imagen.

Contemplar el cosmos con un equipo cuya apertura sea de 20 cm, equivaldría  a amplificar el tamaño de vuestra pupila a esa misma longitud, de manera que podréis apreciar objetos aproximadamente 1.000 veces más y con mayor claridad, que en condiciones normales, serían tenues o imperceptibles.

Al respecto, en el mercado se suelen anunciar dispositivos con aumento, pero una ampliación grande en un equipo demasiado pequeño sólo produce una imagen borrosa y grande. Por tanto, si queréis una buena vista, pensad en la apertura, no en el aumento.

¿Espejos o lentes?

Los telescopios más pequeños suelen usar lentes, sin embargo los de mayor dimensión en su mayoría cuentan con espejos cuyo coste es más asequible. Dicho esto queda supeditado a vuestros requerimientos la escogencia de uno u otro tipo.

Consideraciones entre los tipos de telescopios

Si vuestro interés recae en la observación de cuerpos tantos terrestres como celestiales, os recomiendo la adquisición de telescopios con lentes refractantes, o en su defecto, prismáticos.

Por su parte, los equipos de espejo  están más orientados para la observación de lejanas galaxias, estrellas o planetas. Estos espejos evitarán alteraciones cromáticas, en las que los diferentes tonos, no se enfocan con la misma nitidez. Un punto flaco en estos dispositivos es que  estos no captarán nítidamente paisajes, aves y barcos de vela.

Soportes de vista

Si estáis viendo cuerpos espaciales, necesitaréis una manera de mantener vuestro telescopio apuntando en la dirección correcta, por ende se hace necesario contar con un soporte que os permita estabilizar vuestro equipo.

Existen monturas como la de la marca Alt-Azimuth, cuyo sistema mecánico es simple ya que reposa sobre un sencillo marco de madera; una opción menos costosa que os permitirá invertir en otros aspectos del equipo.

De igual manera podéis contar soportes ecuatoriales, que están alineados  con el eje de la Tierra, estos pueden usar un motor para compensar la rotación terrestre.

Sin embargo, alinear una montura ecuatorial con el eje terrestre no es fácil para los inexpertos. Si os habéis decidido por una de estas, aseguraos que no se trate de una versión barata ya que de ser así, sus engranajes mal diseñados e  insuficientemente diseñados sólo os  frustrarán.

Por último tenéis a vuestra disposición montajes computarizados y asistidos por GPS,  estos os permitirán  encontrar fácilmente objetos en el cielo nocturno y compensar automáticamente la rotación de la Tierra sin los gastos que conllevan navegar manualmente por el cielo.

¿Cómo usar un telescopio?

Como punto de partida debéis invertir en la compra de buenos libros que os versen acerca de las estrellas y constelaciones, o en su defecto acudir a buenos portales de la red que puedan orientaros. Una vez que os hayáis familiarizado con el contenido teórico-astronómico, es de vital importancia que aprendáis el uso y funcionamiento de vuestro instrumento, todas esas perillas y palancas están ahí por una buena razón.

La primera sesión debe ser durante el día. Practicad cómo apuntar y enfocar vuestro equipo no en el cielo nocturno, sino en objetos terrestres diurnos. No sólo son brillantes y fáciles de ver, sino que a diferencia de los objetos del manto nocturno, no se saldrán de vuestro campo de visión debido a la rotación de la Tierra.

Escogiendo vuestra potencia

Los telescopios normalmente vienen con varios oculares que os permitirán  graduar la configuración de poder. Pero debéis tener en cuenta ciertas limitaciones.

La regla general es que la cantidad máxima de aumento para cualquier telescopio debe tener una potencia de 50X por pulgada de apertura. Si tenéis la intención de adquirir  un reflector de 6 pulgadas, 300 es lo más alto que podéis  tratar de ir; el máximo para un refractor de 3” debe ser de 150.

De hecho, probablemente os sorprenderéis al descubrir que vuestros puntos de vista más agradables vendrán con potencias más bajas.

Medidas de seguridad

Al hacer uso del dispositivo, bajo ninguna circunstancia, debéis mirar directamente al sol.  Si sois amateur la única manera segura de poder observarlo es proyectar su imagen ampliada sobre una tarjeta o pantalla blanca.

Algunos telescopios de tiendas departamentales podrían incluir un vidrio oscuro que está diseñado para atornillarse en el ocular, supuestamente, este filtro podría ser usado para ver el astro solar. Si vuestro equipo viene con un mecanismo como este, ¡desechadlo inmediatamente!

Cuando apuntáis  vuestro telescopio hacia este astro luminoso, su luz y calor se intensifican enormemente al llegar a vuestro lente, hasta el punto de poderle acarrear un agrietamiento, esto incidirá directamente sobre vuestra visión, ocasionándole una ceguera parcial o total.




¿Necesitáis artículos adicionales para vuestro  telescopio?

Al tener su primer equipo, muchos principiantes se preguntan si deben adquirir ítems que optimicen el desempeño de sus telescopios. Lo bueno es que para su tranquilidad, la mayoría de los dispositivos modernos se venden como sistemas completos.

Sin embargo, hay algunos telescopios refractores de alta gama que se venden sin trípode, soporte y accesorios. Si os decidid  por este modelo os aconsejo la adquisición de una diagonal de estrella que ayudará a doblar la luz del objeto destino, lo que hace más fácil ver ciertas cosas en el cielo.

Cuidados adecuados para vuestro telescopio

La adquisición de un instrumento de esta naturaleza es una inversión, y por tanto amerita un cuidado apropiado. Uno de los aspectos fundamentales de su conservación recae sobre el mantenimiento de su óptica.

Limpieza de la lente o del espejo

Como  os venía diciendo en el punto anterior la lente es muy importante, y la forma en que la limpiáis prolongará su existencia y desempeño. Un cepillo hecho de pelo de camello es ideal para quitar el polvo de una lentilla.

Si por accidente habéis vertido algún tipo de residuo en el cristal, podéis usar aplicar soluciones hechas a base de metanol puro.

Practicad el mantenimiento preventivo

Los detalles finos de muchos objetos pueden perderse en unas pocas partículas de polvo, cuando este se acumula en una lentilla o espejo, distorsiona la luz y hace más difícil ver planetas y estrellas. Por tanto es de vital importancia realizar continuamente limpiezas a fin de evitaros estos percances.

Cubrid el lente

Si dejáis de usar por períodos prolongados vuestro telescopio, debéis cubrirlo con una tapa de lente. Si su visor no viene con una tapa protectora, podéis cubrirlo con una tapa casera.

Dejad el telescopio apuntando hacia el suelo

Os recomiendo dejar el telescopio apuntando hacia el suelo porque esta posición evitará que cualquier partícula  se asiente en el lente. Los oculares adicionales deben guardarse en una bolsa de plástico, y los elementos de cristales  dentro de su telescopio nunca deben tocarse.

Consejos para principiantes

Por muy fascinante que pueda resultar está disciplina, debo advertiros a los principiantes que se planteen expectativas realistas.

La mayoría de  las imágenes que hemos visto publicadas de galaxias distantes y cúmulos de estrellas, fueron tomadas por el telescopio espacial Hubble, por tanto, resultaría desproporcionado hacer una comparativa entre las imágenes obtenidas por este dispositivo, con las de un equipo ordinario.

Algunos de los mejores equipos del planeta requirieron millones de dólares en financiamiento para construirlos, y aún así su nivel de detalle no alcanza su cenit.

Sin embargo no os desaniméis porque no todos pretenden estar asociados a la NASA, ni estar a su nivel, basta con poder deleitaros con la perpetua calma de la noche, y ser testigos de los bellos fenómenos que allí se manifiestan.

Evitad los edificios

Al usar un telescopio, debéis manteneros alejados de edificios y objetos grandes porque liberan calor durante la noche, lo que hace muy difícil ver estrellas y planetas distantes. Dicho esto, procurad apostar sobre áreas abiertas y grandes.

Evitad las ventanas

Por las mismas razones por las que debéis evitar los edificios, los  ventanales también dificultarán la apreciación de objetos distantes, la diferencia de temperatura entre el aire interior y exterior, no os permitirá un enfoque correcto.

Muchos amateurs de lentes astronómicos creen que obtendrán una mejor imagen si dirigen el equipo a través de un ventanal en ángulo, y desafortunadamente, esto no es cierto.

Ajustar vuestros ojos

Si de prodigios se trata los ojos humanos son piezas biológicas increíbles, y para sacar el máximo provecho a vuestro telescopio, necesitáis  darles el  tiempo requerido para adecuarse a la oscuridad.

Dependiendo de la ubicación, vuestra visión  puede tardar hasta 30 minutos en adaptarse completamente a un área oscura. Por otro lado, tan solo tomara unos segundos mirar fijamente a una luz brillante para revertir los efectos de estar parado en la penumbra durante ese mismo lapso de tiempo.

La mayoría de los astrónomos usan una luz roja porque es mucho más fácil para los ojos que se han adaptado a lo oscuro.

Practicad el uso de la visión evitada

Otra recomendación para los nobeles astrónomos es practicar la observación de objetos distantes usando visión desviada, lo cual involucra mirar por el rabillo del ojo.

Al haced esto, os resultará mucho más fácil ver objetos débiles, que de otro modo podrían ser invisibles.

Empezad con el ocular más bajo

Nos referimos de esta manera a la potencia del ocular, y normalmente es la pieza la que está marcada con el número más grande.

Las imágenes vistas a través de un lente de baja potencia serán más nítidas y brillantes. En la mayoría de las situaciones, obtendréis  una mejor experiencia de visualización.