mejor-ultrabook

Los 5 Mejores Ultrabooks Capaces De Soportar Las Rudas Pruebas De La Movilidad

Es un hecho que la acción de apostar por el mejor ultrabook no es tarea fácil; y más, si el asunto gira en torno a abordar necesidades puntuales, ya sea en el campo de lo profesional, del ocio y/o entretenimiento.

Y es que al apuntaros a la aventura, deberíais estar consciente de no se trata de cualquier portátil de buena calidad que pudierais incluso comprar a precio bajo; sino de un equipo que además de elegante, resistente, potente y ligero, viene con mejor batería.




¿Cuál es el mejor Ultrabook?

La respuesta a esta interrogante va meramente relacionada con vuestro estilo de vida y el para qué utilizaríais el ultrabook.

Os tocaría, pues, considerar las particularidades de varios modelos y visualizarlas en tus tareas.

Ciertamente, sería imposible que vayáis de tienda en tienda a hacerle un test a cada equipo para hallar al que no te decepcione a futuro; pero sí es factible que te guíes por la opinión de especialistas y usuarios.

A continuación te presentamos los mejores ultrabooks: 

1. Lenovo Yoga 710-14IKB

Se luce en capacidad de almacenamiento y conectividad

Este equipo 2-en-1 del líder chino, viene equipado con un procesador Intel Core I5-7200U, tarjeta gráfica Nvidia Geforce 940MX con 2 GB de RAM, pantalla táctil LED Full HD de 14 pulgadas con resolución 1920 x 1080, capacidad de almacenamiento de 256 GB y memoria RAM de tipo DDR4 de 8 GB.

Además, el Lenovo Yoga 710-14IKB que pesa 1,6 kg y cuya batería garantiza una media de 8 horas de autonomía, cuenta con Windows 10 Home, teclado QWERTY en español, las tecnologías de conectividad WiFi, Bluetooth, 2 puertos USB 3.0 y 1 puerto HDMI para conectar a monitor externo.

2. HP Stream 14-ax003ns

Productivo y bien dotado para conectarse a todo

Con tan solo 1,4 Kg de peso, este portátil de la marca estadounidense marcha con un procesador Intel Celeron N3060, tarjeta gráfica Intel HD Graphics 400, antena 802.11 ac 2×2 WiFi mejorada y pantalla HD de 14’’con resolución 1366 x 768.

El HP Stream 14-ax003ns viene con puertos USB 3.0 (2), USB 2.0 (1) y HDMI (1), cámara web con micrófono digital integrado, batería de hasta 8 horas de autonomía, 4 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento interno.

En adición, incorpora Windows 10 Home, paquete Microsoft Office 365, Dropbox y 1 año de suscripción a OneDrive (1 TB).

3. ASUS UX430UA-GV002T

Listo para la faena en cualquier escenario

Dispositivo cuya tarjeta de presentación es una pantalla de 14 pulgadas Full-HD IPS con resolución 1920 x 1080, procesador Intel Core i5-7200U y tarjeta gráfica Intel HD Graphics 620. Además de los 128 GB de almacenamiento interno y 4 GB de RAM.

En el ASUS UX430UA-GV002T, se nota que la diestra de Taipéi ha apostado por la conectividad; esto, reflejado en la dotación de dos puertos USB 2.0, dos puertos USB 3.0 y un puerto HDMI, así como en tecnología WiFi.

Por otra parte, este Asus ZenBook que pesa 1,4 Kg viene con Windows 10 Original.

4. LG 14Z960 Portátil ultraslim de 14″ FullHD

Ultraligero y equipado para largas sesiones

Esta propuesta de la líder coreana que pesa tan solo 980 gramos y que garantiza arranque instantáneo, así como autonomía de hasta 10 horas, dispone de una pantalla Full HD IPS de 14’’ en un marco superfino de 0,26 pulgadas.

Por otra parte, el LG 14Z960 ha sido dotado con procesador Intel Core i5, 256 GB de capacidad de almacenamiento, 4 GB de memoria RAM, sistema operativo Windows 10, Audio Hi-Fi y diversas opciones de conectividad; entre ellas, las tecnologías WiFi, LAN y Bluetooth, además de puertos HDMI (1), USB 3.0 (2) y ranura MicroSD.

5. Apple MacBook Air

Con la batería más prometedora

Se destaca por incorporar una batería que garantiza hasta 12 horas de autonomía, un procesador Intel Core i5 y una tarjeta Intel HD Graphics 6000 que convierten a este equipo de Cupertino en un todoterreno capaz lucirse en diversas tareas sin decepcionar en cuanto a rapidez.

A modo de valor añadido, el Apple MacBook Air -que pesa 1,35 kg- cuenta con una pantalla de 13 pulgadas con retroiluminación LED y resolución de 1440 x 900, en un marco de 4,86 mm de grosor.

Y en cuanto a otros atributos, este dispositivo californiano viene con sistema operativo macOS Sierra, un disco duro SSD de 128 GB y 8 GB de memoria RAM.




¿Qué es un Ultrabook?

mejor-ultrabook
Ultrabook

Muchas veces, la gente tiende a asegurar que hablar de “ultrabook” es referirse a cualquier laptop –con supremacía a la imagen de un netbook– más atractivo, delgado y ligero.

En cuanto a diseño, no se estaría tan lejos de la realidad; sin embargo, al momento de hurgar entre sus prestaciones, el dispositivo protagonista de esta historia es muchísimo más que eso.

¡Fijaros del porqué!

Por esencia, un Ultrabook es un portátil de gama alta, con diseño elegante –destacándose su mínimo grosor- y con una rapidez y potencia que no decepcionan.

En cuanto a sus usos, un Ultrabook se adapta a diversas áreas y usuarios. Además, su autonomía garantiza más horas de productividad, ocio y/o entretenimiento.

Y a modo de cultura general, los ultrabooks salieron a la luz en el año 2011 en manos de los diestros de Intel, creadores además tanto del término como de los procesadores que mueven a estos dispositivos (Intel Core) y los hacen tan prometedores al igual que todo ordenador que los tenga.

¿Cuáles portátiles califican como Ultrabooks?

A primera vista y refiriéndonos específicamente a los ultrabooks de segunda generación, si se trata de un ejemplar con pantalla de 13,3 pulgadas o más pequeñas, su grosor ha de estar por debajo de las 0,7’’.

En caso de que posea una pantalla de 14 pulgadas o más, el grosor oscila hasta las 0,8’’; y para el caso de tableta convertible, el grosor no debe superar las 0,9 pulgadas.

Por otra parte, los ultrabooks –por naturaleza- deben estar dotados con procesadores Intel y poseer una batería larga duración que garantice al usuario no menos de cinco horas de autonomía.

Todo esto, según los estándares de la líder de Mountain View; entre los cuales también se destacan otros atributos, como, la de poseer tecnología USB 3.0 y brindar una tasa de transferencia interna para el almacenamiento mínima de 80MB/s.

¿Qué esperar de un Ultrabook?

Pese a que se trata de un dispositivo bien dotado que ofrece valiosas prestaciones en cuanto a movilidad, portabilidad, rendimiento, potencia y autonomía, los ultrabooks –como todo- podrían llegar a limitaros la experiencia de usuario dependiendo el caso.

Y es que además de las claves específicas que os harían diferenciar un ultrabook de cualquier otro portátil, no existen requisitos concretos, incluyendo a las capacidades de memoria RAM y de almacenamiento.

Así que lo que esperes de un dispositivo como este, va en relación con las particularidades a las que los fabricantes hayan apostado y que vayan en línea con lo que necesitas.

Vamos a por un ejemplo.

Siguiendo concretamente con los Ultrabooks de segunda generación que marchan con un procesador Intel Ivy Bridge rápido y que en adición –la mayoría- vienen con gráficos integrados de la líder californiana, se vería forzado el hecho de que usaras estos dispositivos para renderizar vídeos o convertir audios.

Lo anterior, también aplicable a los ámbitos del gaming u otros que ameriten excelente rendimiento de gráfica.

Incluso, a nivel de conectividad, generalmente los ultrabooks vienen con WiFi, pero no con otros puertos especializados, como el de salida VGA, por ejemplo.

¿Son los Ultrabooks una buena opción?

Todo depende.

Si estáis en el grupo de usuarios a quienes la portabilidad está por sobre todas las cosas, un ultrabook os caería de guinda para manteneros en conexión con el acontecer de la Red, escribir o ejecutar tareas afines.

Gracias al diseño y ligereza de un equipo como este, podríais viajar de un lugar a otro sin que la experiencia se haga aparatosa.

En cambio, si os planteáis la utilización del Ultrabook para desarrollar procesos de creación en los ámbitos del diseño gráfico o edición de vídeo, por ejemplo, lo más recomendable es que echéis vistazo a otras opciones del mercado.

Ultrabooks vs Portátiles – ¿En qué se parecen?

En esencia, los ultrabooks son versiones más delgadas y potentes que los portátiles normales, por lo que generalmente pueden ser usados para tareas similares. Y es que ambos dispositivos se asemejan en cuanto a forma y en componentes de hardware.

Concerniente al software –pero sin obviar a los ultrabooks y portátiles con Linux u otros SO- la mayoría de ambos dispositivos corre en ambiente de Windows, así que su compatibilidad con programas, aplicaciones, navegadores y juegos, entre otros afines, está garantizada.

Ultrabooks vs portátiles – ¿Cuáles son sus diferencias?

Fundamentalmente, el diseño y apariencia; los teclados; el hardware y rendimiento; la duración de la batería; entre otros detalles, son los aspectos que marcan la pauta al momento de comparar portátiles con ultrabooks.

Diseño y apariencia:

Los ultrabooks son más delgados y ligeros que los portátiles.

Fijaros en este ejemplo. La mayoría de ultrabooks de 13.3 pulgadas, tienen hasta 18 milímetros de espesor y no pesan más de 1.36 kilogramos. En cambio, generalmente los portátiles –con algunas excepciones de los modelos Premium- son más gruesos y podrían llegar a pesar más de 1,81 kilogramos.

Y por otra parte, imposible dejar de mencionar el acabado final.

Normalmente, el cuerpo de los ultrabooks está desarrollado a partir de magnesio, aluminio, fibra de carbono, vidrio u otros materiales superiores, los cuales no son tan frecuentes en la fabricación de portátiles.

Teclados:

La mayoría de ultrabooks cuenta con teclados retroiluminados; mientras que en los ordenadores portátiles normales, esta particularidad tiende a estar presente únicamente en modelos Premium.

En cuanto a diseño, muchas veces el teclado de los ultrabook no logra cubrir las expectativas del usuario por aquello de la delgadez del cuerpo del dispositivo que limita la acomodación de las teclas en ese espacio.

A diferencia de ese escenario, el teclado de los ordenadores portátiles regularmente es más funcional.

No obstante, vale resaltar que existen modelos de ultrabooks con teclados que vienen de guinda, así como portátiles con teclados que dejan mucho que desear.

Hardware y rendimiento:

Apartando el hecho de que existen excepciones en modelos de ultrabooks con chips más prometedores, la delgadez de estos dispositivos más la plataforma Intel ULV en la que están construidos, hacen que estos dispositivos no cuenten con muchas configuraciones ni con soluciones gráficas que hagan mucha ilusión.

En el caso de los ordenadores portátiles, el plató es totalmente diferente. Y es que al hablar de ejemplares dotados con recios procesadores de cuatro núcleos y gráfica prometedora, se elevaría la experiencia de usuario.

Ahora bien. Concerniente al rendimiento, la historia cambia. Los utrabooks se colocan por encima, dado a acertadas combinaciones de la Intel ULV con opciones de almacenamiento y capacidades de RAM que los hacen más rápidos frente a la lenta marcha del disco duro de los portátiles ordinarios.





Duración de la batería:

Por regulaciones de Intel, los ultrabooks deben garantizar autonomía no menor de 5 horas con una sola carga. Aunque si hablamos de ultrabooks más recientes, la duración de su batería podría pasar las 10 horas.

Antagónico a lo anterior, la mayoría de los ordenadores portátiles vienen con baterías de litio que duran hasta 4 horas –o un poquitín más- con una sola carga.

Otro dato relacionado con la batería que marca la diferencia entre ultrabooks y portátiles ordinarios, es que en los primeros, habitualmente la batería no es extraíble.

Otros detalles:

En adición a las peculiaridades puntuales descritas hasta ahora, existen otras a las que no se le deben perder el rastro; una de ellas, el calor al tacto.

Por su delgadez y si además cuentan con cuerpos metálicos, los ultrabooks tienen a conducir más calor al usuario que los portátiles.

Acerca de la seguridad, los ultrabooks deben estar dotados de tecnologías que le garanticen al usuario el resguardo de sus datos contenidos en el dispositivo; incluso, si éste es hurtado.

Concerniente a la marcha, gracias a buenas soluciones de almacenamiento, los ultrabooks son capaces de arrancar de manera muy rápida y reanudar en menos de 7 segundos.

En cuanto a puertos y opciones de conectividad, la mayoría de ultrabooks no poseen la variedad que ofrecería un portátil ordinario.

Y al hablar de pantallas, hoy día gran parte de los ultrabooks vienen con pantalla táctil, característica que no es nada común encontrar en un ordenador portátil normalito.

¿Por qué elegir un Ultrabook?

A sabiendas de lo que es un Ultrabook, los aspectos que los caracterizan y que los diferencian de los clásicos portátiles, es momento de saber –dependido vuestras necesidades de usuario, claro- el porqué apostar a uno de estos dispositivos.

Son más portables

Dado a su ligereza y delgadez, la portabilidad de los ultrabooks es superior. Incluso, dependiendo el tamaño de la pantalla -de 11 a 12 pulgadas, por ejemplo- los ultrabooks pueden ser más pequeños.

Son muy eficientes

Ha quedado claro que las capacidades en cuanto a recursos gráficos, configuraciones y conectividad, no son el fuerte de los ultrabooks; sin embargo, estos equipos sí garantizan rapidez y eficiencia.

Además, hoy día existen modelos a los que se les ha dotado de poderosos chips capaces de hacer rodar varios juegos, así como ejecutar cualquier tarea.

Ofrecen más autonomía

Los ultrabooks vienen con mejor batería que los portátiles clásicos.

Tan buena es la batería que, dependiendo el modelo, garantiza una duración no menor de 5 horas o entre 10 y 12 horas con una sola carga.

Tienen mejor diseño

El asunto de la estética en los ultrabooks no es un factor superfluo. Es una característica que destaca en los acabados del cuerpo ultrafino del dispositivo, el cual normalmente está elaborado con materiales superiores que llegan no solo a aportar elegancia sino que también resistencia.

Los ultrabooks son el camino al futuro

Si bien es cierto que los ultrabooks presentan ciertas limitaciones para abordar tareas complejas, también es un hecho que estos dispositivos se han sabido ganar un significativo –y merecido- espacio en el mercado.

Sus particularidades en cuanto a ser más ligeros, delgados, elegantes y resistentes para afrontar el desgaste de la movilidad, así como su destacada autonomía, están convirtiendo a los ultrabooks en dispositivos insoslayables.

Y como guinda, los fabricantes continúan esmerándose en dotar a los ultrabooks con hardwares más potentes y desarrollando complementos como estaciones de acoplamiento o tarjetas de vídeo externas, para adaptarlos fácilmente al trabajo de escritorio y no limitarlos a la mochila.

Ante ese escenario, imposible dejar de preguntarnos ¿cómo serán los ultrabooks que están por salir del horno? ¿Lograrán sacar del terreno a los clásicos y robustos portátiles?

¿Qué debes tener en cuenta al comprar un Ultrabook?

Si ya te habéis decidido a comprar un Ultrabook, pero la indecisión se apodera de ti ante el festival de opciones que se presentan ante tus ojos, lo más recomendable es que tengas en consideración aspectos como, precio, portabilidad, tamaño de pantalla y rendimiento del equipo.

A partir de esa comparativa, podríais no solo lograr comprar un ultrabook ascequible, sino que además que cubra vuestras espectativas como usuario.

Precio 

Normalmente, un ultrabook no es menos costoso que un portátil regular. Pero que esto no te quite la ilusión, ya que existe la posibilidad de que halles un modelo más económico que no deje infartado a tu bolsillo.

Portabilidad 

Por esencia, los ultrabooks son delgados, ligeros y con larga duración de batería; no obstante, es importante que te fijes bien es las particularidades de esos aspectos, para que definas cuál modelo se adapta a tu estilo de vida.

Tamaño de pantalla 

Recordad que los ultrabooks tienden a venir con pantallas mucho más pequeñas que un portátil clásico. Así que, al igual que punto anterior, es menester que te fijes si las pulgadas que te ofrece el modelo que te ha enamorado no te decepcionarán a futuro.

Rendimiento 

Por naturaleza, los ultrabooks son rápidos y potentes, pero esto no es excusa para que te vayas de buenas a primeras a apostar por cualquier modelo.

Consciente de tus necesidades como usuario, échale un vistazo a las prestaciones de hardware y visualiza si con el equipo en el que invertirás lograrás correr los programas y aplicaciones que te interesan.

Y ya para finalizar, no echéis en saco roto estos datos ni a los cinco modelos de ultrabooks que te hemos reseñado al inicio, ya que uno de ellos podría ser el ejemplar que te va de guinda. Si es así, os invitamos a compartir la experiencia.