Cómo mejorar la apariencia

¿Quieres darle un giro de 360 grados a tu apariencia, pero no sabes por dónde empezar? De repente no sabes si aplicarte un kit blanqueador de dientes o darle un poco más de brillo a tu atuendo con algo de joyería, entonces lo mejor es que te lo tomes con calma y dejes que los que saben te aconsejen. No querrás terminar con demasiadas capas de ropa que ni siquiera combinan o con un atuendo pasado de moda que hace que las miradas se alejen de ti.



El ajuste

ropero

El ajuste de la ropa lo define todo. Es que siempre se va a ver mejor un traje o cualquier tipo de ropa que te quede a la perfección, que algún otro atuendo que te quede demasiado grande o demasiado ajustado. De hecho, si comparas un traje de diseñador de una talla que no te favorece con otro de outlet de tu talla perfecta, créeme que la elección correcta será el del outlet, incluso si es de menor calidad o los materiales no son tan resistentes.

Ahora bien, para dar con el ajuste adecuado hay que manejar un par de cosas y conocer la teoría detrás de todo y, una vez que lo entiendas todo a la perfección, se te hará muy fácil aplicar estas simples reglas a prácticamente cualquier pieza de ropa que compres. Dicho esto, lo más básico que debes comprender es que, mientras menos exceso de tela tengas, mejor. Es que la ropa debe adecuarse a tu cuerpo, no caerle encima como si se tratase de una manta.

Y las 3 opciones que tienes para conseguir tu ropa del ajuste correcto son las siguientes:

Mandado a hacer

Si bien es la opción más costosa de todas, es la que seguramente más nos da confianza. Es que, en estos casos, se contrata a un sastre para que tome todas nuestras medidas y diseñe y fabrique el atuendo desde 0, especialmente para nosotros. Podrás escoger la tela, el ajuste y el estilo que más te guste, contando siempre con la opinión y la mano de un experto que se asegurará de que todo quede a la perfección y de que te veas fenomenal.

A la medida

Esta opción se parece bastante a la anterior en el sentido de que hay un experto ocupándose de que tu atuendo esté hecho perfectamente a tu medida. Sin embargo, en estos casos el traje o ropa se confecciona a partir de un atuendo maestro, por así decirlo, así que resulta una opción un tanto más económica, aunque todavía puede costarte bastante dependiendo del sitio al que vayas.

Mándalo a alterar

un-traje-bonito

Una de las maneras más económicas y versátiles de conseguir trajes y atuendos que te queden a la perfección es comprando directamente en las tiendas, tratando de dar con la talla ideal para ti, por supuesto, pero haciéndole ajustes más adelante. Es decir, una vez que lo recibes y te lo pruebas, simplemente lo puedes llevar a un sastre para que te lo modifique como lo necesitas.

Eso sí, asegúrate de que sea un buen sastre y que sepa alterar los trajes adecuadamente, ya que los menos experimentados pueden terminar dañando tu ropa sin quererlo.

Además de ser muy económica, esta opción te ofrece la ventaja de la rapidez, ya que simplemente escoges un traje ya hecho, lo llevas al sastre, y normalmente en un par de días ya estará listo.

Los zapatos

zapatos-casual

Aunque parezca mentira, una de las cosas que más atrae a una mujer son los zapatos que lleva el hombre. Claro, que debería ser un hombre con estilo, para empezar, pero los zapatos también pueden tener una gran influencia en la apariencia en general de un hombre y en sus probabilidades de éxito.

Es que los zapatos pueden decir mucho sobre ti y también le pueden dar la vuelta a cualquier atuendo fácilmente. Por ejemplo, si llevas una camiseta de cuello en V de color blanco y unas zapatillas deportivas, tendrás un perfecto atuendo casual y hasta con cierta onda despreocupada, rebelde y un tanto vintage. Ahora bien, si mantienes la misma ropa, pero cambias los zapatos por unos Oxfords marrones, te verás bastante más moderno y juvenil, listo para tomarte unos tragos con los amigos en el bar.

Eso sí, por lo que más quieras, mantente alejado de los zuecos o las sandalias con medias. Incluso si nada más vas a bajar un momento al super para comprar la cena, llevar este tipo de calzado te hará ver descuidado, que no te importa ni un poco tu apariencia o que tampoco te importa quién te puedas encontrar. Nunca sabes cuándo podrías toparte con el amor de tu vida o, inclusive, con tu jefe, ese al que llevas tanto tiempo tratando de impresionar.

Por ende, asegúrate de tener diferentes tipos de zapatos con estilo, como los Oxfords que nunca pasan de moda, las típicas zapatillas para cuando quieras demostrar un estilo más deportivo y casual, unas botas Chelsea para verte con clase, inteligente y hasta un poco rebelde, como las estrellas de Rock de los años 70. También es bueno considerar los mocasines, puesto que son un calzado bastante versátil y elegante, perfecto para llevarlo a reuniones importantes, a entrevistas de trabajo o a otras situaciones que requieran de un estilo elegante y clásico.

Finalmente, otro consejo que te damos para que cuides siempre de tus zapatos es contar siempre con un buen spray protector de zapatos. La idea es que estos productos te permiten tener el exterior del calzado siempre en perfectas condiciones, con el brillo y limpieza que siempre se merecen y que necesitas para lucir elegante y a la moda.

De igual manera, hay otros sprays que también se usan en los calzados, pero en la parte de adentro, y son esos que eliminan los malos olores y, por decirlo de alguna manera, higienizan tus zapatos. Son igual de importantes que los de la parte externa y hasta un poco más, ya que no hay nada más desagradable para los que te acompañan que ser invadidos por mal olor de pies.

Mantén la clase

un-traje-con-clase

Ten siempre como ejemplo a los íconos clásicos de estilo del último siglo. Los actores, modelos, cantantes y personalidades que figuran como ejemplos de lo que era ser un caballero en sus diferentes décadas, con los trajes que los acompañaban, los accesorios y todas las piezas de ropa que los definían. Piensa en un Travolta con su chaqueta de cuero, camiseta blanca y jeans azules; Sinatra con sus elegantes trajes y su característico sombrero o John F. Kennedy con sus atuendos puros, simples y elegantes.

Claro que puedes usar una recortadora de barba para imitar sus estilos, pero también habrá que ver la ropa, así que busca siempre mantener lo esencial, aquello que a pesar de los años sigue estando de moda y sigue siendo una marca de estilo y clase, como un traje color azul marino, las camisas Oxford de toda la vida o las botas Chelsea de las que te comentaba más atrás. Tampoco te vendrá mal tener unas buenas gafas de sol (sunglasses) de aviador o los gemelos de los trajes.

El punto es que construyas tu guardarropa a base de elementos esenciales que nunca pasen de moda, con colores base que combinen entre sí para que se te haga más fácil combinar todo y formar atuendos completos que te definan y que te hagan ver siempre como el hombre profesional y elegante que eres.

Aunque, claro, si quieres comprar algo un poco más moderno para darle vida y un toque juvenil a tu armario, no hay ningún problema. Es que siempre hay que saber tener un buen balance entre lo clásico y lo moderno para que así te puedas ajustar adecuadamente a cualquier situación y a cualquier entorno en el que te tengas que desenvolver. Solo que nunca debes quitar el foco de la clase y el estilo atemporales.

Mantenlo simple

traje

Los hombres solemos tener la mala costumbre de complicarnos demasiado a la hora de vestirnos. Podemos intentar combinar una camisa a cuadros de un color, con un pantalón de otro color diferente y totalmente llamativo, lanzar algún reloj grande y hasta unas botas Chelsea que no tendrían nada que ver. Claro que, si hace frío, hasta somos capaces de usar una bufanda que complique más las cosas y que añada más colores innecesarios. Y todo esto lo acompañamos con la bolsa del gimnasio porque, claro, fuimos a entrenar y teníamos que darnos un cambio rápido.

Pues bien, recuerda que tu mantra debería ser “mantenlo simple”, no solo en lo que respecta a la cantidad de ropa que usamos y las capas que llevamos, sino a los colores y hasta a las telas y texturas. De hecho, te recomiendo que tu guardarropa tenga varias piezas atemporales y de alta calidad, que puedas combinar con otras piezas para crear atuendos variados, pero que combinen entre sí. El punto es que todo se ajuste a tu cuerpo a la perfección y que se pueda usar en conjunto para crear atuendos adecuados para cada ocasión.

Al final notarás que te sale mucho mejor comprar unas 3 camisas costosas y de alta calidad al año, que gastar en una nueva franela cada dos meses porque simplemente encontraste una buena oferta o porque quieres cambiar un poco tu estilo. Piensa más a futuro.

Da un mensaje sutil

tarjeta-de-presentacion

Si bien lo más recomendado es tratar de quedarnos con lo clásico y elegante para no hacerle daño a nadie en los ojos ni para hacernos ver mal, siempre hay lugar para un poco de juego y para variar un poco las cosas. Es que, si no lo hacemos, ¿qué nos hará resaltar entre la multitud? Es allí cuando entran en juego los accesorios y esos pequeños cambios que puedes darle a tu apariencia para destacar entre los demás.

Por eso es que vale la pena probar un nuevo nudo de corbata de vez en cuando, llevar un pañuelo diferente en el bolsillo del saco o hasta comprarte un reloj un tanto diferente a lo que solemos usar normalmente. En algunos casos, hasta te puede venir fenomenal llevar una camisa a cuadros algo llamativa, incluso cuando la combinas con otras piezas más neutrales tanto en color como en forma y estilo.

Es que, hasta cuando llevas los pantaloncillos del gimnasio puedes enviar un mensaje claro, simplemente escoge un par que sea moderno y se ajuste a personalidad, combínalo con una camisa deportiva y hasta incluye un reloj inteligente o algo por el estilo que te haga ver moderno e inteligente. Claro, si eso es lo que deseas.