Las 6 Mejores Bolsas de Agua Para Que Te Entrenes Sin Dejar de Lado La Hidratación

Hacer actividades físicas extenuantes como ciclismo, running o hasta escalar puede ser realmente difícil, incómodo y dañino si no tienes la hidratación adecuada. Es por eso que te recomendamos contar siempre con la mejor bolsa de agua para tus travesías y aventuras, así te mantendrás bien hidratado y lo podrás hacer de la mejor manera, cómodo y con total limpieza.

Lo conveniente de estas bolsas es que no necesitas llevar botellas en las manos, así que puedes tomar agua cómodamente, sin usar las extremidades, sino chupando directo de una boquilla.

Si practicas senderismo o andas en bicicleta sabes las bondades que eso representa. De hecho, puedes llevar el agua directo en tu espalda, dentro de tu mochila de hidratación.




Las Mejores Bolsas de Agua

¿Cuál es la mejor bolsa de agua?

Hemos preparado la mejor lista comparativa con las 6 bolsas de agua que califican como las mejores del mercado actual. Cada una de ellas tiene capacidades y funciones diferentes que pueden ser geniales y realmente convenientes para cualquier usuario.

Te invitamos a que busques allí la más ideal para ti, ya que tenemos total certeza de que podrás encontrar tu modelo idóneo y de que podrás salir a comprar una de estas convenientes bolsas ya mismo.

A continuación te presentamos las mejores bolsas de agua:

1. CamelBak Antidote – Bolsa de hidratación

La gran favorita de los usuarios

Disponible en tamaños de 1.5, 2 y 3 litros, esta bolsa de la reconocida marca CamelBak es una opción muy versátil y conveniente para casi cualquier usuario, a pesar de ser la menos asequible.

Este modelo pesa unos 404 gramos, por lo que no está entre las más ligeras, pero eso se debe en parte a sus materiales duraderos y de buena calidad y a su capacidad de 3 L que es ideal para actividades prolongadas.

La puedes usar para ciclismo, para correr y más. La boquilla tiene cierre de seguridad, no tiene goteras y además puedes secar y limpiar el sistema de manera sencilla.

Es una bolsa bastante plana y con tensor interno para evitar ocupar mucho espacio en la mochila de hidratación y además tiene grifo de cierre para mayor conveniencia.

2. Bolsa de agua Microban 3L Silicona Portátil

Bolsa de tapa y excelente calidad

Se trata de una bolsa hecha sin BPA, con gel de silicona de MICROBAN, el cual es aprobado por las normativas vigentes de salud y es ideal para casi cualquier actividad física y deportiva.

La bolsa viene con cierre de tipo tapa, por lo cual es fácil de llenar y limpiar, pero además tiene buenos materiales duraderos para evitar goteras, roturas y cualquier problema con el sistema.

La válvula es de mordedura para que no tengas que usar las manos, mientras que, al igual que el tubo, es desmontable para poder limpiarla con facilidad y para tener mayor versatilidad.

Este modelo tiene una capacidad de 3 litros, es conveniente para ciclismo, running y más, pero además tiene una garantía excelente y pesa apenas 260 gramos.

3. AcTopp Bolsa de Agua Portátil 3L

Para que puedas ejercitar por largos periodos

Esta bolsa tiene una capacidad de 3 L, con apertura total para un llenado fácil y rápido y para darte la limpieza más sencilla entre todos los tipos de bolsa que hay en el mercado actual.

La boquilla es ajustable, con modo de bloqueo o sin bloqueo para evitar derrames y poder usarla solo cuando la necesitas. Además, tiene una tapa anti polvo para cubrirla mientras no la usas.

A su vez, el tubo es de TPU, seguro para la salud, que no agarra malos olores ni sabores. El mismo cuenta con una cubierta de aislamiento térmico para mantener la temperatura del agua frente a la ambiental.

Tiene buen sellado, con garantía de 2 años, materiales seguros y de buena calidad sin metales pesados, es ideal para correr, hacer deportes acuáticos, excursionismo, ir en bici y más.

4. Bolsa de agua sin BPA

Un kit completo

Esta bolsa no es una de las menos costosas de la lista, pero sí es de muy buena calidad y además incluye la mochila de hidratación para que tengas tu kit de ejercicios completo.

La bolsa tiene una capacidad de 2 L, es cómoda, ligera, con tapa de cierre giratorio, tubo con aislamiento térmico para evitar los cambios de temperatura en el agua, por lo que sirve hasta para el invierno.

El tubo, a su vez, es largo, mientras que todo el equipo está libre de BPA, tiene un sistema de liberación rápida y cuenta con una garantía de 90 días a 100%.

5. Bolsa de agua portátil de 2 Litro RANIACO

Relación precio-valor insuperable

Para el que busca algo económico, pero de excelente calidad y avalado por sus consumidores, esta bolsa de 2 litros de la marca RANIACO es realmente una excelente opción.

Está construida con poliuretano simple, sin BPA ni BPS, por lo que es totalmente saludable y no tóxica. Además, es fuerte y flexible, puede soportar temperaturas frías de -20 hasta las calientes de 50 ºC y resiste bastante presión. ¡Es ideal para el invierno también!

Por su material, también puede resistir bastante bien al maltrato, agujeros, desgarres y cualquier otro problema producto del uso y del abuso.

Tiene tapa de cierre de rosca de gran tamaño, por lo que resulta fácil acceder al interior y limpiarla a profundidad. También cuenta con una garantía de devolución de 30 días sin preguntas.

6. Overmont Vejiga de Agua para Camping

El mejor precio

Overmont nos ofrece esta bolsa de agua para acampar de 2 L muy conveniente, con una tapa giratoria de rosca de gran tamaño, ideal para llenar con facilidad y rapidez y para lograr una limpieza cómoda y profunda.

Está hecha de un material robusto, duradero y de buena calidad, ideal no solo para el camping, sino también para ciclismo, senderismo, escalar y casi cualquier otra actividad física posible.

Se trata de una bolsa hecha con TPU y sin materiales tóxicos, certificada en cuanto a seguridad y con un sorprendente y ligero peso de apenas 170 gramos.

A su vez, está disponible en azul y verde y también en presentaciones de 2 y 3 L, para que puedas escoger con precisión la capacidad que necesita.




¿Qué son las bolsas de agua y las de hidratación?

No te debes confundir con ambos términos, ya que no son lo mismo. Aunque ambas lleven agua y sean de lados suaves, una no tiene boquilla para tomar mientras haces running o cualquier otra actividad ni la puedes colocar dentro de una mochila de hidratación.

 

Lo que importa al comprar una bolsa de agua

mejor-bolsa-de-agua

Bolsa de Agua

  • Peso: son un poco más pesadas que las botellas desechables de agua, ya que llevan más litros de agua y están hechas de materiales más resistentes y duraderos. Siempre te recomendamos buscar modelos que pesen menos de 250 gramos porque al hacer actividad física siempre es mejor tener lo más ligero.
  • Durabilidad: tienes que asegurarte que la boquilla, manguera y otros puntos importantes del sistema sean resistentes, ya que pueden presentar agujeros y goteras. Busca juntas de buena calidad, con tubos reemplazables para poder cambiar cualquier parte dañada sin tener que cambiar toda la bolsa.
  • Tipo de cierre: estos productos pueden tener cierres con una tapa o con un aparato que se desliza sobre la abertura. Ambos se pueden llenar fácilmente, pero también es importante que puedas meter tu mano para lavarla sin problemas. Algunos modelos tienen ambos tipos de cierre para que puedas llenar por uno y lavar por el otro. Es conveniente, pero agrega algo de peso al sistema de hidratación.
  • Boquilla: lo mejor es contar que cuenten con válvulas de mordida porque son las más fáciles de usar. Solo tienes que aplicar presión y la misma se abre. También está el modelo de empujar y halar, que requiere que uses las manos o dientes para abrir y cerrar antes y después de tomar agua.
  • Accesorios: hay accesorios cómodos que añaden buenas funciones, como los filtros para el tubo de agua, clips imantados para la válvula, aislamiento para el tubo en climas fríos, kit de limpieza y más.

 

El tipo de abertura de las bolsas de agua

Al escoger el tipo de abertura tienes que tomar en cuenta la facilidad para abrirla, el ambiente de llenado y la facilidad de uso. En este sentido, hay tres tipos de aberturas:

  • Plegable: la parte superior se abre y se pliega, luego se le pasa una pieza de plástico horizontal que la cierra y evita derrames. Es ideal para llenar la bolsa en corrientes de agua o en deportes acuáticos al aire libre. También es muy fácil de lavar.
  • Con cierre: tienen un cierre tipo bolsa de cremallera. Son fáciles de usar, pero toman algo más de tiempo para abrirlas. La recomendamos para atletas que pueden llenar sus bolsas con paciencia, como senderismo o para correr, y son las intermedias en términos de facilidad de limpieza.
  • Con rosca: son las que más tardan para abrir, pero son convenientes. Son ideales para baños al acampar o baños públicos, ya que te permiten evitar el contacto con superficies que tal vez no sean higiénicas.

 

Tamaño de la válvula de mordida

Estas válvulas varían en tamaño y tipos, aunque la mayoría tiene mecanismo de cierre y unas son más grandes que otras. El tamaño, básicamente, influye en la fuerza que necesitas para sacar el agua desde el tubo. En este sentido, las válvulas más grandes dificultan sacar el agua si no tienen sistema presurizado.

A su vez, las válvulas pequeñas no ofrecen un amplio caudal de agua, por lo que las medianas son las más convenientes y equilibradas en estos aspectos.

En cuanto al mecanismo de la misma, te recomendamos los de switch porque son más fáciles de usar al hacer ciclismo y otras actividades físicas al aire libre que demandan concentración y resistencia.

 

Facilidad de limpieza

A veces no es tan fácil limpiar estas bolsas de agua, por lo que pueden crecer bacterias fácilmente en ellas. Algunas son más fáciles de lavar que otras y, por lo general, si solo tomas agua, no tienes que lavarlas tan seguido.

Sin embargo, si tomas bebidas azucaradas, tienes que limpiar a profundidad y asegurarte de que no haya restos dentro de la bolsa. Recuerda que el azúcar requiere más fuerza y empeño para que salga por completo.

Recuerda siempre limpiar la boquilla, la bolsa y el tubo o manguera. Para que todo sea más fácil, busca bolsas con abertura amplia y tubos y partes reemplazables que puedan ser lavadas fácilmente por separado.

 

Sistema presurizado o no presurizado

Los sistemas presurizados tienen dos cámaras, una para aire y la otra para agua. Con estos sistemas tienes que usar poca succión y la acción del aire va a presionar el agua hacia el tubo. Sus ventajas son que requieren menos esfuerzo, ayudan a la limpieza del sistema y requieren menos mantenimiento.

Sin embargo, recuerda que, si tomas líquidos azucarados, debes limpiar todo el sistema con mucho cuidado y más frecuentemente.

 

Compatibilidad con mangueras

Busca sistemas con mecanismo fácilmente reemplazable y orientado verticalmente. Muchas de las mangueras de hidratación se conectan a la bolsa con mecanismos de desconexión sencilla, que hace todo más fácil y conveniente.

Lo bueno es que muchas marcas utilizan los mismos mecanismos, así que fácilmente podrás intercambiar el tubo de tu sistema con otros que tengan otros tipos de válvulas que más te gusten.

A su vez, recuerda que hay modelos con mecanismos que funcionan de forma horizontal y otros verticales. Asegúrate de que el tubo que quieras usar tenga el mismo mecanismo de la bolsa para que no tengas ningún inconveniente.




Otros factores a considerar

  • Cantidad de agua diaria: lo ideal es tomar de 0.5 L a 0.73 L cada hora durante actividades físicas, aunque esto depende también de la temperatura ambiental y tu estado físico. Si embargo, por lo general, solemos tomar unos 0.53 litros por hora en actividades regulares.
  • Consejos para el invierno: cuando las temperaturas bajan de 0 ºC, el agua se puede congelar dentro de la bolsa, la boquilla y el tubo. Para ello, tienes que soplar por el tubo y empujar el agua de vuelta a la bolsa cada vez que tomes. También puedes buscar tubos especiales para el invierno que están cubiertos en neopreno para aislamiento térmico.
  • Facilidad de llenado: la bolsa debe ser algo rígida, pero debe permitirte la posibilidad de colocarla de forma vertical u horizontal al llenarla. Debe tener una amplia boca y ser plegable, ya que estas ofrecen el llenado más rápido y eficiente.
  • Calidad: para tener una bolsa de buena calidad, busca materiales gruesos que soporten las temperaturas y el maltrato, conexiones seguras y resistentes, materiales duros y construcción sin costuras, en una sola pieza.

 

Tamaño de la bolsa

  • Normal: casi todas las bolsas tienen la misma forma, pero varían en tamaños. Generalmente vienen en presentaciones de 2 o 3 litros, aunque también las puedes ver de 1 L.
  • Preferido: te recomendamos las de 3 porque tienen mayor capacidad y, en realidad, tienen casi el mismo precio.
    Las de 1 son buenas para trail y correr pocas distancias. Las de 2 sirven bien para correr, salir a patinar o hacer snowboarding. Finalmente, las de 3 L son buenas para andar en bicicleta por largas distancias, entrenar para competencias y los atletas de alto rendimiento.

 

Consejos de uso

Aquí te ofrecemos un par de recomendaciones para que puedas usarlas más fácilmente y les saques todo el jugo posible.

  • Clips de tubo: para evitar que el tubo salte de un lado a otro, es mejor que uses un clip para el tubo. Estos pueden ser magnéticos: colocas un primer imán en tu pecho u hombro y el del tubo se adhiere automáticamente; o de tipo pinza: se engancha en la tira de tu mochila de hidratación o tu ropa. Ambos son compatibles con cualquier tubo, pero los de imanes son más convenientes.
  • Bebidas frías y calientes: las bolsas suelen ser de plástico sensible a las temperaturas, por lo que no deberías colocar bebidas calientes en ellas. Sin embargo, hay modelos que sí pueden contener bebidas calientes. Te recomendamos revisar las especificaciones de tu bolsa antes de colocar líquidos a altas temperaturas.
  • Airea la bolsa: sácale el aire a la bolsa colocándola hacia abajo y luego remueve el exceso de aire a través del tubo. De esta forma puedes eliminar aire para ahorrar espacio en tu mochila y evitar tener que hacer mucho esfuerzo para tomar agua.

 

Mantenimiento

Para evitar el crecimiento de bacterias u hongos, te recomendamos que cuides tu bolsa de las siguientes maneras. Recuerda que algunas se pueden lavar en máquina, pero si no, debes hacerlo de forma manual y con cuidado de sacar cualquier suciedad.

  • La bolsa: debes limpiarla con agua tibia y jabonosa, dale la vuelta y expón el interior de la misma, usa un cepillo para limpiarla a fondo. También puedes usar tabletas limpiadoras: solo llena la bolsa con agua tibia y lanza la tableta. Ella se encargará de limpiar el sistema. Luego solo tienes que agitar la bolsa, enjuagar y
  • La manguera: evita que el agua se quede en la manguera al terminar de tomar. También te recomendamos usar un cepillo especial dentro de la manguera para limpiarla por completo y en toda su extensión si tomas bebidas azucaradas.
  • La boquilla: cada una es diferente, pero todas se pueden y se deben lavar, recuerda que acumulan saliva y cualquier suciedad que captan a través del viento. Debes desmontar el tubo, desarmar la boquilla, buscar cualquier agujero o gotera y limpiar.
  • El anillo: las bolsas suelen tener un anillo en el puerto de salida rápida que mantiene un cierre hermético que evita derrames. Límpialo y mantenlo lubricado con algún lubricante comestible de silicona.

 

¿Cómo limpiar la bolsa de agua?

También puedes limpiar la bolsa con agua caliente, cloro y dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Agita la bolsa y aplica presión para que la solución recorra la manguera y salga por la boca.

Deja que la mezcla pase unos 30 minutos dentro de la bolsa, luego enjuaga con agua tibia y jabonosa, usa un cepillo dental y quita toda la solución y el cloro. Luego utiliza un secador o deja la bolsa abierta para que se seque bien y no quede nada de agua dentro.

 

¿Cuán seguido se debe limpiar la bolsa de agua?

Si solo tomas agua, debería ser apenas unas cuantas veces al año. Si la usas para bebidas azucaradas, sí debe ser mucho más frecuente para eliminar cualquier resto de azúcar.

 

Tomar otros líquidos desde una bolsa de agua

Sí se puede, pero evita hacerlo porque el sabor puede cambiar con el plástico de la bolsa y porque, en realidad, como se utiliza para mantener a las personas hidratadas durante actividades físicas, la verdad es que hay mejores recipientes para otros tipos de bebidas.

 

¿Cómo guardar la bolsa al no usarla?

Asegúrate de que esté totalmente seca, enróllala y guárdala en el congelador para que sea imposible el crecimiento de cualquier bacteria. Si no tienes espacio allí, busca cualquier lugar bien seco.