peluches-de-cerditos

Los 5 Mejores Cerditos de Peluche Que Vuestro Crío Amará Abrazar

Entre tantos juguetes que les he regalado, mis niñas aman salir con sus peluches en su bolsito. Por ello, me he esmerado en conseguirles el mejor peluche de cerdito para completar su colección de animales esponjosos y divertidos.

Y es que, entre tantas invenciones modernas, los peluches siguen siendo de los favoritos para que cualquier niño o niña tenga un compañero de viaje, de paseo o para dormir abrazados en la noche.

Los primeros años de vida son especialmente importantes para crear este vínculo. Y, si elegimos el correcto, os aseguro que lo atesorarán aun y cuando se hagan mayores.





A continuación te presentamos los mejores cerditos de peluche: 

1. Cerdito de peluche realista rosa Melissa & Doug

Con 38cm de altura

OFERTA
Melissa & Doug Pig Lifelike Stuffed...
1 Opiniones

Si buscáis un peluche gigante este es una opción genial para tener un animal de tamaño real en casa. Recomendado para niños más grandes, mi hija de 7 años lo ama. Además, podrán montarse en su espalda, abrazarlo y jugar con él sin que se deforme o caiga.

El cerdito se mantiene de pie gracias a una estructura interna metálica de buena calidad que resiste todo tipo de juegos. No es súper blando, más bien es firme pero suave al tacto.

Su carita es tierna y muy realista con hocico, orejas blandas y una colita ensortijada.

2. Peluche cerdito Carl Dick

Cuerpo muy peludo y suave

Es un modelo único en el mercado por su posición y suavidad. Sin duda destaca porque puede mantenerse sentado en cualquier superficie y es tan suave que sus pelitos de felpa parece reales.

Este puerquito de peluche es ideal para regular a un niño fanático de los animals pues no le importará tenerlo repetido porque es muy original.
El tamaño pequeño lo hacen ideal para viajar o transportarlo en el carrito de bebé. Pero lo mejor es que sus patitas, hocico y orejas son muy suaves, los pequeños podrán cogerlo con una manito sin problema.

3. Peluche relleno con forma de cerdito Lazada

Estilo cojín relleno

Esta marca cuenta con varios animales estilo almohadón de respaldo que son bien asequible para cualquier padre, pero sin duda mi favorito son estos cerditos tiernos y acolchados.

Para los más pequeños sirve como almohada pero también es una opción genial para abrazar con fuerza para los más grandes. Su cuerpo es grande, de 46 cm de largo, ultra blando y maleable, se estira y vuelve a su forma original.

Otro punto a favor de este súper cerdo es que está hecho con material ecológico que es seguro para los niños ya que no les dará alergias.

4. Cerdito de peluche Aurora Flopsie

Peluche fino y esponjoso

Esta versión es ideal para bebés y un regalo barato perfecto para un pequeño en navidad. Lo mejor es que es suave y terso por lo que los niños aman tenerlo abrazado o dormir con él, no querrán soltarlo nunca gracias a su tejido peludo y blando. Su estructura es delicada, cómoda y estirada, no esperéis que se ponga en pie pero sí que sea un juguete fácil de coger y mover.

Se puede transportar fácilmente en cualquier bolso de bebé y es fácilmente limpiable, así que no hay problema con guardarlo porque no acumula polvo.

5. Beanie Boos Piggley TY

Diseño original de personaje

Dentro de la colección de TY sus peluches mundialmente conocidos por sus ojos brillantes y grandes, posición vertical y alta calidad podréis encontrar este bello cerdo rosa.

Como todo el set, cada uno de estos cerditos parece una caricatura y viene con fecha de cumpleaños para crear un personaje que conecte más con los niños.

Lo recomiendo comprar si queréis un juguete con personalidad, lindo de exhibir en la habitación del crío y muy suave para abrazar. Además, es una de las opciones de peluche menos costoso que encontraréis entre toda comparativa de peluches de felpa.




 ¿Qué considerar al comprar un peluche de felpa?

peluches-de-cerdito

Elegir un animal de peluche puede parecer algo superficial pero en realidad se trata de un regalo que puede marcar la niñez e incluso convertirse en un objeto atesorado para vuestros críos.

Seamos honestos, muchos de nosotros aun guardamos o recordamos con amor una mantita, almohada o peluche de nuestros primeros años. Así que, previendo esto, lo mejor es comprar un animalito que sea de primera calidad como para durar años hacia el futuro.

Pero la pregunta es ¿cómo lograrlo? Y por eso acá os traigo una lista de los elementos que configuran los mejores peluches rellenos de felpa para que podáis saber distinguir entre los buenos y los extraordinarios.

Tipo de animal

cerdito

Parece mentira que algo tan superficial pueda influir y, en realidad no es tan relevante, pero lo que os propongo acá es elegir el tipo de animal adrede para crear un vínculo específico.

Los críos se podrán vincular de primera mano con cualquier especie o tipo de animal mientras sea un peluche fácilmente abrazable y suave. Sin embargo, la idea de escoger un animal sobre otro va más allá de los gustos, es una forma de asomar un valor o reforzar una actitud.

Os explico mejor, comprar un tiburón puede ser una buena idea para eliminar el miedo de los pequeños a los dientes afilados o el agua, tener un león puede hacerlos sentir valientes y fuertes como su amigo peludo y regalar un búho puede ser el guiño perfecto para animar la lectura en los hijos.

En este caso el cerdito es una decisión que entra por la necesidad de limpieza, el gran corazón y para fomentar la honestidad.

Color

mejores-peluches-de-cerdito

En este caso tampoco se trata de elegir un color sobre otro sino de la intensidad y calidad del color del animal. Tener peluches brillantes puede hacer que el niño sea más alegre, mientras que uno de tonos suave hace que el peluche represente un momento de calma, como el de dormir.

Es importante también elegir un color que sea fácilmente lavable o que disimule las  mancha de la comida, ya que muchos niños gustan tanto de sus peluches que no los sueltan ni para ir a la mesa.

Cuando el juguete se pierde contar con un color brillante o que refleje la luz es también un gran truco para encontrarlos fácilmente.

Además, tener colores fuertes ayuda a que con el pasar de los años el animal no quede decolorado y pierda su magia.

Tamaño

Ahora sí entramos en asuntos trascendentales. La longitud del animal, en todas sus dimensiones, es algo que debemos pensar como padres antes de ponernos a escoger peluches o juguetes en general.

Existe una gran variedad de tamaños y cada uno funciona para un propósito específico.

Los peluches pequeños son ideales para los niños más pequeños pero también como compañía para llevar en viajes, salidas familiares o pijamadas.

En cambio, los animales grandes son mejores para persuadir a los niños tremendos a ir a la cama o para tener un rincón divertido en la habitación de tus hijos.

Material

Otro asunto muy importante es escoger un buen material tanto interno como externo. Los mejores peluches son aquellos capaces de durar por años y para ellos hace falta un buen tejido resistente y unas costuras bien reforzadas.

Además, el material que recubre los peluches debe ser suave y delicado para las manos y caras de los bebés pero tan resistente como sea posible porque los niños arrastrarán, doblarán, treparán y moverán tanto como puedan.

Pero esto no es todo. Si el material de fabricación puede ser seguro para los niños estaréis invirtiendo en un gran producto, lo mejor es que los tejidos sean antialérgicos, resistentes a la humedad y que no acumulen polvo.

Y, por último, debéis buscar un peluche que sea lavable, ya no para vuestros niños si no para nuestra paz mental como padres.

Edad

La seguridad tiene mucho que ver con esta decisión. Los animales muy peluches o grandes pueden ser excesivos y peligrosos para los bebés mientras que los más pequeños y de piel lisa son mejores.

En general, en este aspecto las marcas tienen una sugerencia de edad que siempre es buena idea seguir.

Y, por último, debéis tener en cuenta que la edad también dependerá del uso y la interacción que tengan los niños con el animal. Por mi experiencia sé que alrededor de los 3 años los chicos suelen ser muy activos y juguetones con los muñecos de peluche, así que es un excelente periodo para regalar un cerdito.

El factor “tierno”

Este es el punto en el que los cerditos ganan la batalla sobre otros animales (Urra por ellos). Y es que de forma instantánea y sin darse cuenta los niños aman las cosas tiernas, suaves y delicadas.

Si vuestro gusto de adulto ya no reconoce las cosas tiernas nada es más infalible que la prueba del abrazo, todo lo que se acolchado y esponjoso será un buen peluche de niño.

Los beneficios de los animales de peluche

Para niños pequeños

En los ríos entre 2 y 3 años de edad las habilidades básicas de empatía, gentileza y lenguaje pueden verse muy bien fomentadas con un peluche tierno como compañero.

Esto, sin mencionar con que los peluches son excelentes herramientas de ejemplo y ayuda para los padres y maestros al momento de las tareas de crianza y creación de hábitos.

Para edad preescolar

La comodidad y confidencia que da un peluche animal es pocas veces superado por otro juguete y es que la posibilidad de tener un abrazo seguro da una sensación de cuidado y compañía que el niño valorará en sus primeros años.

Pero una de las mejores cosas con los críos es verlos jugar de forma imaginativa y nada mejor para esto que un muñeco clásico e inanimado que explote su creatividad.

Edad escolar

En la misma línea anterior, una gran ventaja de contar con un peluche es que el juego y la interacción puede evolucionar y crecer junto con el niño. Por eso, a medida que nuestros hijos aprenden y conocen nuevas habilidades sus juegos con los peluches van cogiendo situaciones más complejas.

Observar estos juegos nos da además un perfil de cómo es la personalidad del crío y qué preocupaciones o intereses tiene.

Fomentar la crianza

Una de las formas más comunes de aprender a obedecer y tener responsabilidades es cuando los niños hacen de padres, profesores o figuras de autoridad hacia otros muñecos más pequeños. En estos casos, los animales son geniales para que aprendan a ir al baño o a comer vegetales.

Sonrisa constante

Los rostros sonrientes y divertidos de los peluches se vuelven un lugar reconfortante cuando los niños están tristes o se sienten enfermos. En los muñecos de felpa podrán encontrar un motivo y un ejemplo de la felicidad y buena actitud.

Los mejores abrazos

Suaves, esponjosos, blandos y cálidos. Nada es mejor para abrazar que un objeto que tenga todas estas características y si le agregamos una cara tierna la cosa se vuelve muy inevitable.

Por eso los peluches son mejores en abrazos que el resto de juguetes tiesos y duros.

Fáciles de limpiar

Que no os sorprenda si luego de una semana el peluche nuevo parece haber pasado por una batalla con la comida, el lodo o la calle, es súper normal.

Por eso muchas compañías han decidido hacer muñecos aptos para máquinas lavadoras de forma que los adultos solo tengamos que introducirlos en la colada regular y tener un peluche como nuevo cada semana.

En general, esto es algo que se agradece teniendo en cuenta la cantidad de juegos y muñecos que acumulan suciedad y nunca son capaces de lavarse completamente.