Los 5 Mejores Cubreradiadores Para Optimizar La Calefacción en El Hogar

A pesar de que tener en la casa el mejor cubreradiador trae varias ventajas, hay quienes aún dudan sobre la eficiencia del trabajo de los mismos. Unos piensan que el dispositivo hará disminuir el poder del sistema de calefacción y otros contrariamente saben que podría potenciarlo.

La verdad, es que ambos tienen razón, pero considerando los beneficios de seguridad y estética que ofrecen los módulos, la compra de uno resulta casi indispensable en todo hogar donde se desee aclimatar el ambiente.

Lo indispensable es saber escoger el apropiado, ese que verdaderamente complemente el aparato de calor y el cual gracias a su material, tamaño y diseño pueda inclusive aumentar la temperatura hasta 10°C más a la conseguida originalmente por el artefacto de manera independiente, obteniendo así  un uso óptimo y disminución en el consumo de energía eléctrica con lo que también ahorrarás algo de dinero.




¿Cuál es el mejor cubreradiador?

Es normal que tengas dudas ante opiniones encontradas sobre los mencionados accesorios, por lo que acá, para facilitarte la elección, indagamos entre las cubiertas de radiadores más rendidores dentro de los hogares afectados por el invierno, además que tienen un precio asequible y una buena calidad que lo hacen destacarse entre los demás.

A continuación te presentamos los mejores cubreradiadores:

1. Intradisa 3121, 12 cm de ancho, blanco

De 120cm de ancho

Te encantará el estilo de este modelo, ya que dará un realce a tu espacio y por su color blanco se adaptará a casi cualquier estilo de decoración.

Está fabricado en melanina y PVC con un ensamblaje robusto que te dará la estabilidad que esperas como para colocar objetos en la parte superior.

Asimismo tiene una estructura frontal de tubos separados que garantizan la circulación del aire por todo el espacio y sentirás como el calefactor rinde más.

El producto cumplirá con tus expectativas, y aunque la instalación es un poco laboriosa, definitivamente valdrá la pena.

El módulo tiene un precio no tan económico, pero le hace justicia a la calidad; también está disponible en otros colores para adaptarlo a tu estilo.

2. Intradisa 3090, 90 cm de ancho

De 90cm de ancho tono oscuro

Queda muy bonito instalado, es casi una pieza decorativa en tonos madera oscuro, es elegante y a la vez seguro, con el que tus niños no tendrán riesgo de sufrir quemaduras por contacto directo con el aparato.

El manual de instalación es detallado, el montaje es sencillo, y sus medidas de 90cm de ancho x 85 de alto, y 19 de profundidad, hacen que el radiador quede holgado en el interior y que fluya la corriente de aire tranquilamente.

El modelo es recomendado por quienes ya lo tiene y su precio bajo lo hace una de las mejores opciones.

3. Intradisa 3091

De 90cm de ancho color blanco

Los materiales de elaboración hacen que tenga una superficie sencilla de limpiar, en el que no se necesita mucho para mantenerlo radiante como siempre lo quieres ver.

El molde considera 14cm de de alto y 1,4 cm de ancho para el zócalo, además las rejillas son abatibles, perfectas para ese momento en el que quieras revisar el radiador sin dificultades.

Tiene buena relación precio calidad, podrás usarlo con la misma funcionalidad con equipos más pequeños si deseas ocupar un espacio en especial.

Igualmente con un precio asequible ostenta un buen acabado que aparte es duradero y la inversión te dejará satisfecha porque cumple exacto con lo que promete.

4. Intradisa 3061, 60 cm de ancho roble

De 60cm de ancho tono roble

Es una buena tapa de radiador en color neutro muy bonito, es de los de menor dimensión, que además de usarse para los radiadores, igualmente sirve para disimular tomacorrientes saturados, router u otros dispositivos similares.

El mueble va genial es espacios reducidos, se puede usar para cocinas, en baños u otras espacios pequeños.

Luce supermoderno con rejillas de metal intercaladas con franjas de madera y con un diseño fácil de combinar y plano a los lados en que le puedes colocar estanterías con cajones en tonos similares y se verá perfecto.

Es uno de los más vendidos y mejores referenciados, asimismo está entre los menos costosos y tiene buena durabilidad.

5. Intradisa 3060, 60 cm de ancho

De 60cm de ancho tono blanco

Es el más barato entre nuestras recomendaciones, pero mantiene la calidad y ofrece la seguridad que todos esperan al comprar un equipo así.

Perfecto para los calefactores más pequeños, no obstante, mantiene la altura de 85cm para que puedas usarlo como repisa y colocar piezas de decoración livianas.

A simple vista pareciera que el radiador quedara muy encerrado, pero la fábrica, conocedora de sistema de optimización de estos equipos, garantiza que el diseño permita la circulación de la forma más eficiente, pero aún así, si es tu decisión puedes abrir la rejilla para dejar el paso de la corriente de viento totalmente libre.




¿Por qué utilizar un cubreradiador?

Para algunos es fácil pensar que una cubierta para el sistema de calefacción podría

mejor-cubreradiador

Cubreradiador

afectar el grado eficiencia del aparato en sí, y en realidad es que dependiendo del diseño puede ser que lo haga, sin embargo, los beneficios que ofrece un revestimiento en este tipo de dispositivos lo convierte en una necesidad, porque sencillamente hace el espacio más seguro y más agradable y te explicaremos el porqué.

El radiador es a prueba de niños

Al tener un radiador sin cubierta y a los niños retozando por la casa, de un momento a otro los pequeños podrían recibir fuertes quemaduras si en un descuido o por curiosidad llegasen a tocarlo.

Este riesgo es mayor cuando tienes un calefactor de vapor, ya que suelen ser más caliente que otros; por suerte los modernos ya no son así, no obstante siempre será una buena opción revestir el artefacto en el que además tendrá menos posibilidades de sufrir un golpe cuya reparación resultaría costosa.

En cuanto al diseño del radiador

Como todos sabemos, un calefactor no tiene un diseño o estructura muy agradable para la vista, y la mayoría de las veces no luce en los espacio; de hecho, le resta estilo a cualquier ambiente, por lo que un cubreradiador hará mucho por la estética, haciendo que puedas escoger el tipo de material, tamaño y color acorde a los espacios del hogar.

Algunos por ejemplo, son de madera MDF, fáciles de instalar, económicos y es uno de los materiales más comunes en lo que podemos encontrar estos muebles.

Reducción de ruido

Es normal que el aparato de calefacción haga un poco de ruido de vez en cuando. Si el dispositivo está lejos puede que no se note, pero si está en un área cercana en la que normalmente la familia conversa o ve televisión el sonido podría incomodar.

En este caso, si el módulo cuenta con el encubrimiento la percepción de la bulla se disminuye, eso sí, solo si se trata de la emisión de resonancia normal por el funcionamiento del mismo, porque si es por una falla, lo mejor es hacerle una revisión o mantenimiento.




Recuperación de espacio

Los radiadores como buena fuente de calor son indispensables en las habitaciones, pero al introducir el artefacto vemos como ocupa buena cantidad de espacio, sobre todo cuando son casas chicas o apartamentos.

Al tener un tapa de radiador, además resguardarlo, el anexo puede tener un cuerpo que ayuda a optimizar el área, haciendo posible que la parte superior tenga repisas o plataformas en las que se puedan colocar libros, objetos o incluso plantas pequeñas para hacer más armonioso el ambiente.

¿Cuáles son los tipos de radiadores más populares?

Ya te hablamos de lo conocido que es el MDF para este tipo de estructura, el cual entre otros beneficios que ofrece el material se puede pintar, decorar y moldear fácilmente según lo que se necesite.  Para algunos es buena elección, aunque existen diferentes materiales que se utilizan con mucho éxito.

Radwraps

Los modelos, formas y tonalidades son muy variados, de hecho pueden ser tan personalizables que puedes tener la imagen que prefieras impresa en él así como también motivos infantiles para la habitación de tu niño.  Este tipo no solo es casi una obra artística, sino que además mejora la eficiencia del radiador como tal, en comparación a las cubiertas tradicionales de madera, ahorrando de este modo los costos por consumo eléctrico.

Cristal

Suena raro, pero si, existen; y es una envoltorio con alto impacto llamativo sin dejar de ser tan práctica como todo el mundo busca. Normalmente son como una especia de cortina que cubre el aparato y que a su vez permite la libre circulación de las corrientes de aire caliente a través del espacio.

Revestimiento de tela

Aunque parezca contradictorio al poner una funda sobre el radiador también podría mejorar la eficiencia de este y disminuir el gasto de electricidad hasta en un 35%. Asimismo está pensado para trabajar con radiadores a vapor; la gran ventaja de esto es que son sencillos de poner y no se necesita ninguna técnica especializada.

Metal Galvanizado

Este tipo de envolturas ofrece un estilo atractivo y moderno, pero por ser un gran conductor de calor, si tienes niños en tu casa no es una buena idea implementarlo. La galvanización utiliza revestimiento de zinc para acero o hierro lo que hace evitar la oxidación y alargue el buen aspecto del módulo.

Madera

La madera como tal no se recomienda mucho, y a pesar de que también es común usarlo no es el más acertado para hacer una cubierta de radiador ya que no conduce bien el calor, restándole así efectividad a la calefacción, cosa que nadie quiere. Sin embargo, es la mejor alternativa para radiadores eléctricos ya que no tiene partes metálicas que podrían ser peligrosos al contacto con el artefacto, de hecho generalmente usan rejillas de mimbre o de la misma madera para permitir el paso del aire.

En realidad existen muchos más tipos y materiales de cubreradiadores, pero lo que acá mencionamos es una lista de los más populares y que la mayoría de la gente usa.




¿Las cubiertas de radiadores disminuyen la eficiencia de la calefacción?

La respuesta rápida podría ser sí y no, todo depende del material que elijas, algunos revestimientos le restan poder al sistema, pero hay otros que aumentan la efectividad del aparato por multiplicar el calor o mejorar la circulación del aire a alta temperatura.

Como te mencionamos anteriormente hay varias razones para tener un caparazón de radiador, siempre y cuando hagas una elección inteligente en cuanto al material según tus necesidades.

Algunos radiadores se enfocan en el diseño más de lo que deberían, sin embargo, lo bonito de la pieza es una necesidad para ciertos compradores, así que no se puede cuestionar.

Por el contrario, si lo que buscas es la optimización de recursos, que colabore con el funcionamiento del radiador y que disminuya el consumo de energía eléctrica, también encontrarás el apropiado, aunque probablemente con menos estética incluida.

Opiniones sobre los cubreradiadores

Como es normal, hay puntos de vista encontrados sobre el uso de radiadores, unos lo consideran mala idea por la naturaleza del equipo, pero para otros es una entera necesidad tanto por seguridad, diseño y aumento de eficiencia, y conociendo esto ya debes tener claro las ventajas y desventajas de usarlo.

La lógica del funcionamiento hace pensar que un cobertor puede disminuir o detener la circulación del aire frio y caliente dentro del aparato, pero en realidad no hay evidencias de que esto ocurra así, no obstante el poder del mismo como característica general si puede verse reducida al ralentizar las corrientes ocasionando pérdida de calor y aumento del consumo en la calefacción.

Lo anterior significa que el radiador calentará el espacio, pero el proceso será un poco más lento que si trabajara sin la cubierta.

Del mismo modo, el alto consumo del equipo se disminuye con ciertos tipos de fundas colocando aislamiento sólido de aluminio de aproximadamente media pulgada en la pared que está detrás y al frente de él; así el calor se reflejará en un 45% más y el aire fluirá libremente en el espacio.

Los radiadores necesitan una ubicación favorable

Existen tres tipos básicos de calefacción, por radiación, convección o conducción y cada sistema se ve afectado según el espacio donde se coloque.

Calefacción por radiación

De la misma manera como el sol, el aire emanado por este tipo de aparato genera una sensación agradable. En este caso el calor radiante no calienta directamente al aire, sino que transfiere energía que sube la temperatura cuando los rayos entran en contacto con otros cuerpos cercanos al equipo.

Calor por convección

La calefacción por convección se refiere a que cuando el aire se calienta se expande en el área; el calor se eleva y el equipo con la ayuda de la gravedad lo desplaza. En cuanto más acalorado sea el viento más sube, al mismo tiempo que se propaga llegando a lugares más distante de la fuente principal. Para los aparato de este tipo, una cubierta tendría un efecto desfavorecedor en él y en la temperatura de la sala.

El calor conducido

Es el método más lento para ambientar. Con este, el calor se desplaza entre los objetos sólidos, que aunque el proceso es pausado es eficiente.

Según los expertos, una unión de dos sistemas mencionados son indispensables para crear un entorno a temperatura de confort y la relación que más se aplica es 20% calor por radiación y 80% por convección, que aunque utilicen radiación son siempre seguros y necesitan estar cerca de aire para funcionar correctamente.

Si existe un bloqueo en el paso de aire que redúcela eficiente en estos dispositivos, significa que debe esforzarse más y consumir más corriente para generar el clima deseado, y existen algunas cubiertas que logran este efecto negativo.

¿Un cobertor puede aumentar la eficiencia del radiador?

Ya debes deducir por todo lo anterior descrito que es totalmente factible que una cubierta mejore la eficiencia del aparato, en consecuencia, cuando un dispositivo está bien acoplado con su cobertor y en conjunto hacen un sistema óptimo, se podría conseguir una temperatura entre 5 y 10°F más que si no tuviese ningún cubreradiador.

El resultado es sorprendente y esto se basa en que un calefactor desnudo no es tan eficiente por sí solo, dado que además de soplar el aire caliente hacia la parte superior, la corriente no se proyecta tan bien como lo haría con una cubierta instalada; es decir que el flujo emanado iría al techo, pero no a donde estarías sentado en una sala de estar.

Otra realidad es que si el radiador no tiene un revestimiento, probablemente bastaría con colocar un mueble que forme una especia de techo que cambiaría la dirección de la paso, pero, ¿Se vería bien? ¿Hay espacio para esto? ¿Cuentas con un instrumento que pueda cumplir con esta función? Si respondiste que no a la mayoría, te aseguro que un cubreradiador  hará mucho por ti.

La ciencia detrás de los cubreradiadores

Existen prestigiosos institutos y compañías que se encargan de diseñar los radiadores más eficientes del mercado, incluyendo también accesorios para el hogar que aumente la efectividad del equipo.

En la ingeniería de un sistema de calefacción eficiente siempre se incorpora un cubrimiento de radiador, en la que una variante en la temperatura expulsada debe ser tomada en cuenta, así como también la ubicación de los aparatos entre los gabinetes de la casa, razón por la se puede ver disminuida el proceso de calentamiento de la zona.

Así que si consideras que el aparato no calienta tanto como debiera ser, seguramente no está bien ubicado, la cubierta no lo optimiza del todo y lo peor es que seguramente las facturas de electricidad están viniendo más altas.

En realidad, no hay que ser un especialista en el tema para usar adecuadamente tu sistema de calefacción, ya tienes información suficiente para aumentar la efectividad del mismo que, en la mayoría de los casos incluye la compra de un buen cubreradiador que en unión con el artefacto te ayudará a calentar la casa como tanto te gusta.




¿Cómo instalar un gabinete de radiador?

Verificar las dimensiones de su radiador y el espacio disponible

Los primero que se debe hacer es chequear la medida del lugar donde se va a colocar y las medidas del radiador. La altura del aparato se debe hacer desde el piso hasta la parte superior del mismo, sumando además 2,5cm para favorecer la circulación del aire.

Igualmente para calcular el ancho se hace de borde a borde y de la misma forma se agregan 5 cm, es decir, 2,5cm a cada lado. La profundidad se estima desde la parte frontal hasta la pared, de nuevo añadiendo 25mm.

Identificar los componentes

Cada kit debe traer una serie de herramientas y partes las cuales se deben identificar para así seguir al pie de la letra las instrucciones del manual.

Fijar a la pared

Las estanterías como estas, son estructuras que se sostienen solas cuando están de pie, pero si quieres mayor estabilidad lo mejor es asentarlas en la pared utilizando los soportes previstos por el fabricante. Lo bueno de estos es que así como mantienen firme la cubierta, también permite retirarla fácilmente para hacerle servicio al radiador posteriormente.

Marcar la posición

Nada como hacer pequeñas marcas para asegurar que la instalación quede exactamente donde la desea, considerando además que donde vaya a perforar no exista instalaciones eléctricas o tuberías.

Fijar los soportes

Generalmente se utilizan la mampostería, o cartón yeso para darle un buen acabado.

Levantar el armario

Ya a este punto solo quedará elevar el armario de forma que lo extremos superiores e inferiores se fijen  las ranuras dispuestas en el muro, y listo, ya debes tener listo un complemento que aumentará el rendimiento del sistema de calefacción.