Deshumificador

El Mejor Deshumificador Para Eliminar La Humedad En Tu Casa

El deshumificador es un aparato que funciona para eliminar la humedad residente en un determinado lugar del hogar. En el mercado actual existen numerosos de estos aparatos, por lo que no tendrás inconveniente en conseguir un deshumificador bueno y barato.

Su trabajo consiste en absorber el aire del lugar y refinarlo bajo su sistema interno, al mismo tiempo que vuelve a liberar el aire procesado pero en su estado más seco. Prácticamente se trata de una pequeña refinería que asume la labor de limpiar el aire de sus moléculas de agua y humedad.

La idea de la implementación de esta tecnología surge ante la necesidad de brindar un mejor entorno del ambiente del hogar o espacios de trabajo, permitiendo así beneficiar la salud de las personas al prevenir enfermedades respiratorias. Para garantizar un funcionamiento óptimo se necesita conocer cuál es el nivel de humedad del espacio y las dimensiones del mismo.

El reflejo de que su trabajo es perfecto se ve en el nivel de litros con el cual trabaja a lo largo de un periodo de 24 horas. Por ejemplo, un buen deshumificador de sistema de 10 litros puede ser perfecto para un espacio de 18 metros cuadrados, mientras que existen otros de calibre de 20 litros que se desempeñan mucho mejor en un lugar de 24 metros cuadrados.




¿Cuál es el mejor deshumidificador?

A continuación te presentamos, un acercamiento a 5 deshumificadores, especificando las características que cada uno posee, lo que de paso te da una idea de lo barato que son (teniendo en cuenta sus condiciones) para ofrecerte lo mejor a la hora de erradicar la humedad.

A continuación te presentamos los mejores deshumificadores: 

1. Deshumificador Delonghi Aria Dry Light DNC 65

OFERTA
DeLonghi Aria Dry Light DNC 65 -...
601 Opiniones

Este equipo es muy facil de transportar y cuenta con Tank Control System, el cual interrumpe su actividad cuando el depósito de almacenamiento está lleno y puede operar hasta en temperaturas de 1° C, gracias a su dispositivo anti hielo. Sin duda un equipo sofisticado y efectivo ya que también sirve para el secado de ropa.

Características:

  • El material es de plástico y genera un ruido de 34db
  • Las dimensiones son de 28,9cm de ancho, 47cm de alto y 17cm de grosor.
  • Cuenta con tres niveles de deshumificacion.
  • Sistema de autoapagado, también sirve para el secado de ropa.
  • Tiene un depósito de agua de dos litros.
  • No trabaja con gas refrigerante.
  • Es de color blanco y pesa 6kg
Pros:
  • Es un equipo realmente silencioso aun cuando trabaja en su máxima potencia
  • La garantía y servicio técnico de la empresa es excelente.
  • Es ligero y fácil de transportar
Pros:Contras:

  • Carece de una pantalla led que permita percibir el nivel de humedad
  • En cuanto llega a ciertos niveles de su proceso pasa a un estado de hibernación sin eliminar toda la humedad.
  • Produce un olor extraño

2. Duronic DH05 deshumificador

Este producto es la herramienta ideal para espacios pequeños, siendo aplicado muchas veces en lugares como vestidores y baños cerrados, lo que favorece a la ventilación y a la no condensación de humedad.

Trabaja con una bomba de calor que genera una situación fría que atrae la humedad, pero al mismo tiempo trabaja con una zona caliente que ayuda a recuperar la temperatura ideal del espacio.

Características:

  • Es de color negro y es pequeño y compacto
  • Posee un tanque de almacenamiento de 500ml
  • Almacena 250ml por día
  • Por lo que es un aparato de bajo consumo
  • Tiene una potencia de 22.5watts
  • Es perfecto para trabajar en espacios reducidos
  • Pesa tan solo 3 kilos
Pros:
  • Es un deshumificador no ruidoso
  • Es ideal para situarlo en un lugar no visible y dejar que realice su tarea.
  • Los resultados son notables en su capacidad de condensar el agua.
  • Es barato
Contras:
  • No elimina por completo la humedad
  • Es carente de un medidor de humedad
  • No es útil para espacios grandes.

3. Deshumificador Orbegozo Dh2050

OFERTA
Orbegozo DH 2050 - Deshumidificador con...
585 Opiniones

Este equipo ha sido pensando para un área de 120 metros cuadrados, razón por la cual cuenta con un canal de desagüe para reemplazar el uso del depósito.

Es un aparato sencillo, provisto con opciones de configuración respecto a su intensidad de uso y sistema de apagado. También es posible emplearlo para el secado de ropa y resulta tan efectivo que en el aire deja un amable calor residual al culminar con su trabajo.

Características:

  • Su color es azul o blanco
  • Tiene una capacidad de depósito de 3.5 litros
  • Su peso es de 15 kilos
  • Genera un ruido de 40db
  • Su potencia máxima es de 350 vatios
Pros:
  • Se puede configurar el nivel de humedad determinado para que se encienda
  • Deshumificador con sistema de apagado automático
  • Cuenta con un sistema de desagüe evitando el uso del cilindro de almacenamiento.
Contras:
  • No cuenta con un indicador que señale los niveles de humedad
  • Es un poco ruidoso

4. Duracraft DD-TEC10NE2

Se trata de un deshumificador cuyos niveles de humedad pueden ser eliminados en proporciones que van desde el 40% al 80%, eliminado de paso las bacterias contenidas en el aire, gracias a su sistema de purificación. Se trata de un equipo de calibre de 10 litros por 24 horas.

Características:

  • Color negro
  • Pesa 12 kilos
  • Tiene un depósito de 3 litros
  • Su nivel de ruido es de 45 db.
  • Su potencia es de 200 vatios
  • Cuenta con indicador de nivel de agua
  • Esta protegido contra las fuertes heladas
  • Reduce el tiempo de vida de las bacterias del aire
Pros:
  • Posee temporizador de actividad
  • Sistema automático
  • Cuenta con panel digital
  • Muy fácil de manejar
Contras:
  • Libera demasiado aire caliente
  • Su sistema es más recomendable para el invierno
  • Es ruidoso

5. Delonghi Dem10

OFERTA
Delonghi - Deshumidificador Dem10, 10L,...
170 Opiniones

Este es quizá lo mejor entre los mejores equipos con potencial para eliminar los niveles de humedad. Tiene un depósito de agua d 4 litros, al igual que se puede instalar un tubo para desviarlo a otro recipiente o escape. Funciona con Tank Control System y posee filtro anti polvo lavable. Puede trabajar en temperaturas de hasta 2° C.

Características:
  • Es de color blanco
  • Cuenta con un deposito de 2 litros
  • El peso total es de 10 kilos
  • Su material es plástico
  • Genera un ruido de 38db
  • Su potencia es de 190 vatios
  • Trae consigo un sistema de calefacción
  • Indicador de nivel de agua.
Pros:
  • Es muy fácil de transportar gracias a su sistema de ruedas y asas
  • Regula el nivel de humedad a un nivel adecuado y configurable
Contras:
  • Es algo ruidoso
  • El tanque de almacenamiento es pequeño
  • Hace falta una pantalla de configuración y medidor de humedad




¿Qué es la humedad?

Dicho en palabras sencillas podemos afirmar que la humedad es el vapor de agua contenido en la atmósfera. Poniéndonos más científicos, habría que agregar que se trata de un fenómeno climatológico que se produce por la condensación que forma las nubes la cuál se produce debido a la enorme cantidad de agua que está presente en todos los cuerpos vivos y, en el planeta en general que, como sabéis ya está cubierto por dos terceras partes de agua.

Ahora bien, hay una humedad en particular que es la que nos interesa aquí, está presente en el ambiente que respiramos todos los días, en nuestras casas y muchas veces también en el curro, pero pocas veces pensamos en ella como algo que puede afectar nuestro trabajo, nuestro desempeño e incluso, nuestra salud, se trata de la humedad del aire que no es otra cosa que la cantidad de agua que está presente en el aire que respiráis todos los días. En algunas estaciones la humedad especialmente constante incluso dentro de nuestra propia casa. Por ejemplo, si cocináis con una estufa constantemente sin la ventilación adecuada o si es pleno invierno y tenéis la calefacción a todo lo que da podéis notar rápidamente que el aire no está tan seco como se pensaba inicialmente y que, en vuestra casa, efectivamente también hay humedad.

En algunas ocasiones esto no significa mayor problema, sin embargo, en otras sí que puede representar un verdadero engorro.

Lo que debéis saber sobre los deshumidificadores

En primer lugar, tenéis que saber, si es que no lo sabéis aún, que los deshumidificadores son esos aparatos mágicos inventados en la modernidad para controlar y disminuir en algunos espacios como la casa y el trabajo los niveles de humedad. En algunos países con la llegada de las estaciones la humedad se convierte en un problema serio en determinadas regiones así que tendréis que echar mano de un deshumidificador para poder bajar los molestos niveles de humedad en el sitio donde os encontréis. Dada la enorme utilidad de los deshumidificadores son cada vez más usados en muchos rincones del mundo y son considerablemente muy útiles en determinadas circunstancias, acá os explicamos algunos detalles que deberéis saber de ellos:

  • Al final de la primavera, es muy probable que muchos hogares utilicen este tipo de aparatos para liberar sus sótanos del moho y la humedad que puede dañar los trastes que tienen guardados allí.
  • Quienes tienen casas viejas son muy proclives al uso de los deshumidificadores, ya sabéis que en esos hogares que a veces tienen hasta medio siglo podéis encontrar construcciones que albergan todo tipo de humedad, sobre todo en los sótanos.
  • Los deshumidificadores también son muy buscados para alejar a todos los bichejos que vienen con la humedad; polillas, cucarachas y otros insectos.
  • Son especialmente buenos para mantener a raya el asma y otras alergias. Ya sabéis que el olor a moho y el exceso de humedad pueden potenciar enfermedades como la bronquitis y gripes que pueden devenir en asmas y toda clase de alergias, pues bien, con el deshumidificador ya no tendréis más este problema.
  • Eliminan la humedad excesiva del aire y la secan hasta en un rango de 40 y 50 por ciento.
  • También son muy usados en habitaciones muy húmedas donde hay equipos que pueden ser dañados por la humedad y que no podéis permitiros perder o estropear debido a su elevado costo, tal es el caso de los equipos de música o de cine, el teatro en casa o algún mini estudio de grabación que tengáis en el hogar, en estos lugares siempre se necesita un nivel de humedad más bajo para proteger los equipos de manera que el deshumidificador es la solución más adecuada.
  • Otro punto a favor de los deshumidificadores es que podéis usar luego toda el agua producto de la humedad que va secando y eliminando. Algunos de estos aparatos cuentan con mangueras de drenaje de funcionamiento continuo, así que lo que debéis hacer en estos casos es siempre tener cerca un cubo de recolección. Otros aparatos incluso tienen bombas auxiliares para tales fines.

¿Qué hay de nuevo?

Con el paso de los años estos aparatos también se han perfeccionado adicionando a sus cualidades otras más que lo convierten en aliados ideales contra el exceso de humedad y los amigos incondicionales de las personas alérgicas que requieren de ambientes verdaderamente secos para evitar no sólo la proliferación de moho o enfermedades, sino también malos olores. Así que en los nuevos aparatos seguramente encontraréis:

  • Repelentes de bacterias: los aparatos de nueva tecnología tienen un recubrimiento antimicrobiano que inhibe el crecimiento de las bacterias responsables de la proliferación de malos olores. Debéis recordar que todo lo que trabaja con agua es susceptible a la creación de moho lo que, por consiguiente, lleva también a los malos olores.
  • Reinicio: Esta es una cualidad ideal para las casas que no son habitadas comúnmente como las de uso de veraneo o fines de semana ¿cómo creéis entonces que a la llegada del verano todo está libre de moho y humedad sino está habitada comúnmente?, estos modelos tienen una función especial que hace que la máquina se reinicie por sí misma en caso de que haya alguna irregularidad o interrupción del suministro del servicio de energía eléctrica.
  • Direccionales: Para evitar derrames y otra clase de accidentes indeseados, los nuevos modelos de estos dispositivos han incorporado luces indicadoras de “cubo lleno” que os permitirán un mejor aprovechamiento del agua que se recolecta.
  • Conveniencia: En la actualidad estos aparatos vienen dotados con cucharones de recolección de agua que tienen manijas protectoras contra salpicaduras que harán mucho más sencillo el proceso de vaciado de los cubos.

¿Cómo funciona un deshumidificador?

Cómo ya os he comentado el trabajo principal del deshumidificador es tomar la humedad presente en el ambiente donde se encuentra ya sea en forma de gas o aire y eliminarla en su forma líquida. Quienes inventaron este aparato desarrollaron su funcionamiento a través de dos maneras de limpiar la humedad mediante el uso de una mecánica bastante simple:

En la actualidad, algunos aparatos han adoptado la forma de funcionamiento a través del primer método a explicar que es la deshumidificación con gel de sílice. Estos aparatos aspiran el aire húmedo y lo hacen circular por un rotor deshidratante que tiene una estructura de gel de sílice que se encarga de absorber la humedad del aire, al pasar por este rotor el aire se seca y es devuelto seco y con una temperatura más cálida, este tipo de deshumidificadores también son conocidos como deshumidificadores desecantes y son muy adecuados para espacios donde hay temperaturas muy bajas, además, son más silenciosos y menos dañinos para el medio ambiente.

Hay otro método, que es el más popular y con el que funcionan la mayor cantidad de aparatos de deshumidificación. Lo primero que deberéis saber es que la mayoría de los deshumidificadores que trabajan con este método funcionan exactamente igual que lo hace un aire acondicionado, pero sin proporcionaros aire fresco sino haciéndoos el trabajo de tomar la humedad del ambiente y transformarla en aire seco.

El aire caliente y húmedo ingresa al deshumidificador pasa por las áreas de congelación lo que hace que la humedad del aire se condense en las bobinas dentro de la máquina, esto se explica porque las bobinas son más frías que el aire que las rodea, a medida que el aire se enfría tiene la capacidad de retener y mantener las gotas de humedad, en consecuencia, cuando el aire tiene más humedad de la que puede contener, forma el condensado grande que va escurriendo y el cual se recoge en una bandeja de goteo o cubo de eliminación, mientras que el aire, ahora enfriado, vuelve a pasar por encima del motor caliente de los deshumidificadores, para que se vuelva a calentar ligeramente, de manera que el aire que sale del aparato es seco y caliente, esto se traduce en que el aparato atraerá la humedad, aplicará sobre ella el proceso que ya os he descrito ampliando así la eficiencia del aparato.

En pocas palabras aspira el aire húmedo, lo filtra hacia un condensador a muy baja temperatura que vaporiza el aire, generando un vapor de agua que se recoge en un depósito y expulsa el aire nuevamente completamente seco.

En resumen, podemos explicar brevemente el funcionamiento del deshumidificador en los siguientes pasos:

  • Se atrae el aire húmedo al deshumidificador a través de un ventilador.
  • Se hace pasar ese aire a través de una superficie fría.
  • Al ser pasado por esta superficie el aire se enfría y se condensa la humedad.
  • El producto de esta condensación es un líquido va a parar a un contendor.
  • Se recalienta el aire nuevamente a través de un sistema de recuperación de calor.
  • El aire es arrojado nuevamente a la habitación más cálido y seco.
  • El sistema de descongelamiento se encarga, si es necesario, de descongelar la unidad.
  • Se apaga al tener el contendor lleno o cuando alcanza el nivel de sequedad seleccionado.




Qué buscar

Al momento de comprar uno de estos aparatos hay una serie de cualidades que deberéis tener en cuenta para seleccionar el aparato adecuado, por ejemplo:

Humedad y temperatura interior

Estos son elementos que condicionarán el rendimiento de vuestro aparato así que debéis tenerlos especialmente en cuenta si queréis seleccionar un aparato que tenga funcionamiento óptimo en el espacio que necesitáis tenerlo. Entre mayor es la humedad, necesitaréis un aparato de gran capacidad. Si la temperatura interna es baja necesitáis un aparato de gran rendimiento, principalmente si tenéis uno que, al igual que los aires acondicionados, funcionan con compresor. Debéis asimismo verificar qué tipo de drenaje calzará mejor a vuestro aparato, porque si hay mucha humedad, por ejemplo, el drenaje deberá ser más frecuente.

Eliminación del agua

La eliminación del agua que se obtiene de la deshumidificación se hace de forma manual a través del vaciado de los contenedores que la reciben posterior al proceso de condensación, no obstante, hay otros aparatos que cuentan con mangueras de drenaje, algunas de ellas incluso están al nivel del suelo y lo que necesitan es empalmarse con los desagües para eliminar el agua obtenida de la condensación, si no es ese vuestro caso, deberéis atentos al llenado del cubo para su vaciado y así evitar derrames.

Lugar de colocación

Esta es una cuestión simple, el aparato se coloca donde hace falta, para esto debéis tener en cuenta el espacio disponible de manera que la unidad pueda funcionar de forma óptima. Es importante que sepáis que, sea donde sea que quede ubicado, este aparato necesita que mantengáis todas las ventilaciones a unos 20 cm de cualquier pared u otra obstrucción, esto es para asegurar el flujo de aire adecuado. Dicho esto, podéis colocar la unidad en sótanos, baños, dormitorios, salas de estar, cuartos de lavandería, cocinas, armarios y otros espacios del hogar.

¿Tiene sensor de escarcha?

Esta cualidad es especialmente importante para los aparatos que se colocan en lugares donde hay muy bajas temperaturas. Su función es, básicamente, apagar el aparato cuando se acumula escarcha en el interior, evitando que la unidad pueda dañarse.

Tipos de deshumidificador

Como ya os hemos dicho, existen en la oferta dos tipos de aparatos de deshumidificación, cada uno tiene su método de funcionamiento y su forma para atraer la humedad y devolver aire seco, acá os explicaremos brevemente de qué va cada uno de ellos:

De compresor

Llamado también aparato de deshumidificación de refrigerante, es el más común y popular de todos y funciona con la misma mecánica que se emplea para el funcionamiento de los aires acondicionados. Este aparato, básicamente atrae la humedad, haciéndola pasar por un compresor donde ésta empieza a vaporizarse y, por condensación, se convierte en agua que va a parar a un contenedor o manguera de drenaje, el aire resultante pasa por un proceso de calentamiento y es expulsado nuevamente a la atmósfera más seco.

Desecante

Estos atraen la humedad y la hacen pasar por un material poroso y absorbente que no es otra cosa que una unidad de gel de sílice que calienta el aire y, en consecuencia, este se evapora y condensa dejando la humedad en unas gotas y regresando el aire más seco y cálido al ambiente de donde fue extraído inicialmente.

Si os fijáis bien, notaréis que el sistema de funcionamiento de uno otro pareciera ser al contrario y esto explica porqué los deshumidificadores de compresión funcionan mejor en altas temperaturas y los desecantes son más eficientes en las bajas.

Al prestar la suficiente atención en cuanto al funcionamiento de estos dos tipos de aparatos, veréis que los deshumidificadores de compresión atraen el aire húmedo, lo enfrían y condensan y lo arrojan a la atmósfera más seco, mientras que los desecantes atraen el aire húmedo, lo calientan y condensan y lo arrojan a la atmósfera más seco y cálido.

Características especiales

Este es otro grupo de cualidades que deberéis mirar al momento de comprar, con cada una de ellas seguramente la efectividad de vuestro aparato será mayor y traerá mejores beneficios a vosotros y al lugar donde habéis decidido colocar el aparato. De manera que al momento de seleccionar os resultará de gran utilidad si prestáis especial atención a los siguientes elementos:

Temporizador

Esta cualidad os permitirá programar el funcionamiento del dispositivo de acuerdo con vuestros requerimientos. Con esta opción tenéis el control total del encendido y apagado del dispositivo para que haga las funciones correspondientes, sin que sea necesaria vuestra presencia.

Drenaje constante

Esta opción os evita tener que estar vaciando de manera manual y a cada rato los cubos o bandejas de recolección de vuestro aparato de deshumidificación. Las unidades que tienen drenaje constante suelen venir con una manguera integrada que podéis empalmar al desagüe o hacerle algún tipo de instalación para que drene el agua sin necesidad de que tengáis que hacerlo a cada rato vosotros mismos. Esta es una de las cualidades más modernas que tienen ahora estos aparatos y especialmente útil en esos ambientes donde hay mucha humedad y el aparato la condensa expulsando grandes cantidades del líquido que forma la humedad.

Filtro lavable

Esta opción os da la oportunidad de hacer una limpieza más sencilla del aparato, el filtro, por lo general acumula partículas y bacterias sin que se alojen en otra parte del dispositivo, la ventaja es que los modelos más actuales os permiten que lavéis el filtro sin necesidad de reemplazarlo como solía ocurrir con los modelos más antiguos. Este proceso de lavado del filtro es más sencillo, más práctico y, sobre todo, más barato.

Reinicio automático

Esta cualidad es especialmente buena para garantizar que el aparato siga funcionando posterior a una interrupción en el suministro de energía eléctrica. Si hay, por ejemplo, un breve corte de electricidad, cuando esta se restituya, el aparato podrá reiniciarse solo de manera automática si cuenta con esta característica.

Conexión de Manguera

Algunos aparatos que viene con cubo o bandeja de vaciado también traen un dispositivo de conexión de manguera por si queréis cambiar el método de drenaje del agua del deshumidificador a algo más constante que no tengáis que estar atendiendo cada dos por tres. Si queréis hacer este cambio debéis aseguraros de que trae esta conexión y si los elementos necesarios para hacerla vienen con la unidad o si deberéis comprarlos aparte.

Humidistato integrado

Permiten ajustar vuestra unidad a la humedad que hay en el ambiente donde está colocado el aparato. Además, proporcionan un método sencillo que os permite monitorear y ajustar el dispositivo para que coincida exactamente con vuestras preferencias.

Controles

Se refiere al panel de botones que establecen un nivel específico de humedad por categoría o por porcentaje, de manera que podáis personalizar las operaciones del aparato según vuestras necesidades específicas en un determinado momento. Estos controles deben ser fáciles de usar y sencillos de entender. A menudo traen porcentaje de lección de 20 en 20 o las palabras “seco” o “muy seco” como categoría de clasificación para personalizar el funcionamiento del aparato.

Precio

En primer lugar, deberéis tener claro que los deshumidificadores no son especialmente baratos, pero también es cierto que sus precios varían mogollón dependiendo del tamaño y la capacidad que tengan. También el tipo y sus cualidades principales influyen en el precio. Por ejemplo, si son portátiles o si están hechos de materiales duraderos, además, los modelos desecantes tienden a ser considerablemente más caros que los de compresor.




¿Qué tamaño de deshumidificador necesitáis?

En este punto también es esencial conocer el espacio don de se colocará y la capacidad que necesitéis, porque de esto principalmente dependerá el tamaño del dispositivo que necesitéis elegir para colocar ya sea en vuestra casa o trabajo. Es importante aclarar que este “tamaño” no necesariamente es físico, sino que se expresa en términos de capacidad, aunque también valdría la pena acotar que muchas veces entre mayor capacidad del aparato, más grandes son en términos meramente físicos.

Al seleccionar el tamaño deberéis tener en cuenta detalles como la capacidad, de la que ya hemos hablado y en términos de funcionamiento se traduce en la cantidad de pintas de agua que el aparato es capaz de eliminar del aire en un período de 24 horas.

Otro punto a considerar son las dimensiones del área de vuestra casa donde colocaréis el dispositivo en términos de pies o metros cuadrados según el sistema de pesos y medidas que usualmente se siga en vuestro país, en España nos regimos por el sistema métrico así que este cálculo es bastante sencillo, si el lugar donde queréis colocar el aparato tiene 30 pies de largo por 10 de ancho, estamos hablando de un área de 300 pies cuadrados o, lo que es lo mismo 28 m2.

En el mercado encontraréis dispositivos para deshumidificar que son de diferentes tamaños y que sirven para determinada capacidad y espacio específico, acá os explicaremos de qué va cada uno de ellos:

Pequeño

Estos son modelos portables y bastante pequeños, también se les llama mini deshumidificadores y son realmente chicos y ligeros. Son muy adecuados para armarios, baños o habitaciones individuales.

De 30 pintas

También son aparatos pequeños, pero con mayor capacidad que las versiones eminentemente portátiles, como su misma indicación lo establece, son capaces de eliminar aproximadamente unas 30 pintas de agua en un período de 24 horas. Obviamente, por su tamaño, estos aparatos se llenan y, por consiguiente, se vacían más rápido, así que deberéis estar atentos. Son adecuados para habitaciones individuales pequeñas como dormitorios y baños.

De 50 pintas

Como el lógico, tienen dimensiones más grandes que las versiones más pequeñas, eliminan un volumen significativamente alto de humedad y en ocasiones también pueden moverse, aunque he de advertiros que son grandes y pesados. Estos pueden eliminar hasta 50 pintas de agua en 24 horas. Son buenas opciones para habitaciones medianas y baños con ducha.

De 70 pintas

Estos modelos son grandes y bastante pesados, son ideales para sótanos o habitaciones muy grandes y áreas que son excesivamente húmedas. Son aparatos versátiles capaces de lidiar con un variado y amplio conjunto de condiciones de humedad. Como especificación característica hay que decir que este aparato elimina hasta 70 pintas de agua en un total de 24 horas. Sin duda un equipo de elevado rendimiento.

Comercial

Como su nombre lo indica, estos aparatos son de uso comercial y especialmente creados para atender desafíos mayores en cuanto a extracción de humedad se refiere. Son capaces de funcionar a la perfección en rangos variados de temperatura, esto es, que son tan eficientes en climas fríos como lo pueden ser en ambientes cálidos. Estos aparatos pueden atraer mayor cantidad de aire y, por consiguiente, eliminar mayor cantidad de humedad que los aparatos típicos de deshumidificación utilizados tradicionalmente en el mercado de consumo. De acuerdo al tamaño del área donde se extraerá estos aparatos también varían en tamaño, pueden usarse en salas de exhibición, tiendas, museos, comercios variados e inclusive en centros comerciales. Se fabrican especialmente para que tengan mayor durabilidad y movilidad.

Otras consideraciones

La asociación mundial de fabricantes de electrodomésticos ha elaborado una breve guía donde podéis fijaros que características y capacidades de deshumidificador os vendrá mejor de acuerdo al espacio y las condiciones específicas del lugar donde lo pondréis. Acá os explicamos en detalle cómo debéis comprar el aparato según vuestro espacio. Por ejemplo:

  • Si vuestro espacio está moderadamente húmedo con olor a moho y clima de humedad lo adecuado es un aparato de 10 pintas si se trata de un espacio de no más de 46 m2. Si en estas mismas condiciones el espacio no excede los 92m2, entonces os convendría un aparato de 14 pintas; si el espacio llega a los 139 m2 sin excederse de estas dimensiones entonces estaría bien un aparato de 18 pintas. Para los espacios con estas mismas características ambientales pero que tienen dimensiones de hasta 186 m2 lo ideal es un aparato de 22 pintas, mientras que los espacios de hasta 235m2 les vendría bien un deshumidificador de 26 pintas.
  • En el caso de que el espacio a colocar el humidificador sea muy húmedo, con olores fuertes y manchas de humedad en las paredes y el suelo, entonces os vendría bien un humidificador de 12 pintas para un espacio de dimensiones no mayores a 46 m2. Si estas mismas condiciones se dan en un espacio que no exceda los 92 m2 entonces un dispositivo de 17 pintas estaría bien. Para áreas en igualdad de condiciones de ambiente, pero con dimensiones de 139 m2 podéis usar uno de 22 pintas y otro de 27 pintas si el espacio en cuestión es menor o igual a 186 m2. En el caso de que las dimensiones del lugar sean de 235 m2 o menos de eso, un aparato de 32 pintas estaría bien.
  • Para ambientes demasiado húmedos con paredes mojadas o filtraciones, el deshumidificador adecuado es de 14 pintas para un espacio que no exceda los 46 m2; de 20 pintas si no es mayor a 92 m2; de 26 pintas si no supera los 139 m2; de 32 pintas si no es más grande de 186 m2 y, finalmente de 38 pintas si el espacio donde se colocará no supera los 235 m2.
  • Finalmente, la guía establece que para ambientes y espacios extremadamente húmedos, con pisos mojados y condiciones de carga alta lo más idóneo es humidificador de 16 pintas si el área donde se colocará no supera los 46 m2; de 23 pintas si el espacio es igual o menor a 92 m2; de 30 pintas si el área donde será puesto no excede los 139 m2; de 37 pintas en caso de que el dispositivo vaya a ser colocado en un área cuyas dimensiones sean menores o iguales a 186 m2 y de 44 pintas en caso de que el aparato sea colocado en un área no mayor a los 235 m2.




Ventajas y desventajas de los deshumidificadores

Aunque resuelven un montón de problemas, tener en casa un deshumidificador también tiene sus desventajas, aquí os explicamos cuáles son:

Ventajas

Al tener en casa o en el trabajo uno de estos aparatos tendréis una serie de beneficios que se traducirán en una mejor salud y más calidad de vida. Estos son:

  • Reduce las alergias: estos aparatos eliminan el moho y el olor a humedad, así como el polvo y los ácaros siendo grandes aliados de las personas alérgicas.
  • Aumenta la comodidad: Obviamente, al extraer el aire húmedo y estar en una habitación más seca estaréis también más cómodos, incluso a altas temperaturas porque el sudor se evapora rápido.
  • Más limpieza: Otra gran ventaja es que estos aparatos os dan la sensación de un ambiente más puro y limpio, al secar el aire y retirar el olor a moho y humedad lo que os queda es una sensación de limpieza.

Desventajas

Sin embargo, tener uno de estos aparatos también significa desventajas, estas son:

  • Más gasto eléctrico: Utilizar uno de estos aparatos os aumentará el costo de la factura, los gastos mensuales incluso pueden superar los €42 o hasta más dependiendo de la temperatura de la región donde os encontréis.
  • Mantenimiento permanente: Dado que estos aparatos deben vaciarse y drenarse con frecuencia y, además tienen filtros lavables que deber revisarse periódicamente, es un aparato al que se le debe estar haciendo mantenimiento constante.
  • Ruido y calor: Dependiendo de la temperatura de vuestra región, los deshumidificadores pueden ser especialmente calientes. También hacen bastante ruido, esto no es un problema si están en el sótano, pero dentro de una habitación o un dormitorio puede ser una verdadera pesadilla.

Costo de deshumidificador

Tener un aparato de estos es toda una inversión, debéis tener disponibles unos eurillos para ponerlo a andar, sin embargo, los beneficios que os reporta, valdrán la pena. Acá os explicamos cuánto cuesta tener uno:

  • Un mini deshumidificador portátil de hasta 10 pintas, puede costar entre €34 y €60.
  • Un deshumidificador pequeño, de entre 11 y 25 pintas, puede costar entre €85 y €212 dependiendo de sus características adicionales como humidistato o dispositivo de operación silenciosa.
  • Los aparatos de capacidad de entre media y grande que van de 25 a 70 pintas pueden costar entre €130 y €340.
  • Los deshumidificadores de gran capacidad, de más de 70 pintas, y bajo rendimiento que se colocan en lugares extragrandes pueden costar entre €680 y €1.020.
  • Los que son para toda la casa, con capacidades entre 80 y 260 pintas pueden llegar a costar entre €847 y €2.120.
  • Por otro lado, los modelos industriales o comerciales pueden llegar a costar entre €4.660 y €5.505 o hasta más.
  • Si agregamos a estos costos lo que debéis pagar por la instalación según sus capacidades y complejidad hay que agregar al presupuesto más dinero, entre unos €85 y €340 más para pagar al experto que lo coloque.
  • Al tener uno de estos aparatos también es útil tener un medidor de humedad o higrómetro, cuyos costos varían entre €13 y €68, según sea el caso, los modelos electrónicos son más caros.
  • A esto hay que adicionar los costes operativos que pueden llegar a alcanzar hasta €40 mensuales o €500 anuales.

Preguntas comunes

Al comprar un humidificador surgen mogollón de dudas, así que es normal que tengáis un montón de preguntas que hacer y que os ayuden a seleccionar el aparato más adecuado y ajustado a vuestras necesidades. Entre las preguntas más comunes siempre están:

¿Qué significa la capacidad de un deshumidificador?

Se refiere a la cantidad de humedad que es capaz de eliminar. Estos aparatos están diseñados para eliminarla en un período de 24 horas, así si el aparato señala que es de 40 pintas, esto se refiere a que es la cantidad de humedad que puede eliminar y secar en 24 horas.

¿Qué modelo minimizaría los costos operativos?

Como ya os he explicado, tener un humidificador es una inversión así que gastaréis un pastón, pero también os lo ahorraréis si los seleccionáis bien. Si escogéis uno con filtros lavables, drenaje constante y eficiencia y energética, a la larga ahorraréis también una buena cantidad de dinero.

¿Un deshumidificador agregaría algo de calor al área en la que se encuentra?

Si y esta cantidad es variable de acuerdo al tamaño del aparato. Cuánto más caliente sea la temperatura de su funcionamiento más eficiente será para eliminar la humedad del aire. El aparato puede incrementar la temperatura del ambiente de 5 a 8 grados por encima de la temperatura que hay en el lugar.

Para espacios más grandes, ¿estaría mejor con una unidad de «casa entera» o un par de modelos más pequeños?

Esto depende de como fluya el aire dentro de vuestra casa, si tiene un buen flujo o si, por ejemplo, tenéis ventiladores de techo, el deshumidificador funcionará mejor. Si el aire no fluye bien, la efectividad del aparato se verá reducida, en estos casos tal vez dos unidades pequeñas, colocadas en extremos opuestos de la casa, pueden resultaros mejor.

¿Los deshumidificadores son ruidosos?

Aunque no lo son en mayor medida que un aire acondicionado portátil, por ejemplo, sí que hacen algo de ruido así que os convendría colocarlo en un lugar donde esto no os moleste. Pueden tener un nivel de ruido de 55 a 60 decibelios.

¿Cuál es la diferencia entre un deshumidificador con una bomba de uno sin bomba?

Básicamente la diferencia reside en que el humidificador con bomba se drena y vacía de manera automática gracias a una conexión que tiene con una manguera de drenaje que se empalma al desagüe o algún otro lugar donde queréis que vaya a parar el agua se obtiene del deshumidificador.

Por otro lado, el deshumidificador sin bomba debéis estarlo vaciando de manera manual cada cierto tiempo, estos aparatos cuentan con un cubo o una bandeja de recolección y cada vez que se llena debéis vaciarlo y colocarlo nuevamente en su lugar y repetir este procedimiento tantas veces como sea necesario.

¿Qué es una manguera de drenaje?

Es una manguera que va conectada al deshumidificador y que usa la gravedad para drenar el agua, mientras que en los deshumidificadores con bomba se impulsan el agua para su vaciado, en los que no tienen bomba, los aparatos se colocan alto y la conexión de manguera de drenaje permite que el agua fluya hacia abajo, puede ser hacia el fregadero, la bañera, el desagüe o el exterior.

¿Cuál es la temperatura más baja en la que pueden funcionar los deshumidificadores?

Depende de su uso y capacidades, los deshumidificadores industriales pueden trabajar a temperaturas bajo cero, pero los residenciales pueden trabajar a temperaturas entre 41 y 44 °F.

¿Qué hace exactamente un deshumidificador?

En palabras sencillas este aparato extrae el aire húmedo lo enfría y condensa arrojando en un contenedor de vaciado el líquido resultante y luego lo reincorpora al ambiente considerablemente más seco. En resumen, el deshumidificador remedia vuestros problemas de humedad limpiándola del ambiente y proporcionándoos un aire más seco.

¿Puede ayudar a controlar y aliviar algunos de mis síntomas de alergia?

Si puede, esto se explica porque es precisamente el exceso de humedad, polvo, ácaros y moho, los elementos que potencian las alergias. Al ser este aparato el encargado de crear las condiciones que impidan el crecimiento y la proliferación de estos elementos, automáticamente se convierte en un verdadero aliado de los alérgicos y asmáticos.

¿Cuál es la diferencia entre la capacidad en según la Asociación Mundial de Fabricantes de Electrodomésticos y la capacidad en saturación?

La capacidad de saturación es la cantidad de humedad que el aparato es capaz de eliminar al 100% en términos de humedad relativa, mientras que la medición de la asociación tiene que ver con las cantidades que el aparato es capaz de eliminar en términos de humedad típicos. Por ejemplo, la asociación define las condiciones típicas de humedad como de 80 °F a una humedad relativa del 60 por ciento. Si queréis tener resultados adecuados de deshumidificación, lo más recomendado es iros con lo que establece la asociación, ya que este es el mejor indicador para que el producto funcione adecuadamente en entorno donde decidáis colocarlo.

¿Cómo elijo el deshumidificador apropiado para mi problema de humedad?

Hay una serie de consideraciones que es necesario que tengáis en cuenta para seleccionar el dispositivo adecuado. Principalmente deberéis mirar la capacidad del aparato en comparación con las dimensiones del espacio donde tenéis previsto colocarlo. Así hay aparatos que eliminan desde 10 pintas de agua y otros que eliminan hasta 70 o más. En condiciones de humedad no excesivas ni especialmente problemáticas, estos que eliminan hasta 10 pintas pueden servir para espacios que no superen los 26 metros cuadrados, esto os dará una idea de lo que necesitáis para vuestro caso. Elegir el adecuado también pasa por tener en cuenta lo que os costará y por fijaros en características adicionales que pueden ser útiles como manguera de drenaje, capacidad de reinicio, apagado automático, filtro, temporizador, el humidistato integrado, entre otros aspectos.

¿Cuánta agua extrae un deshumidificador por día?

Si se usa con un funcionamiento constante y teniéndolo encendido por muchas horas, puede llegar a extraer desde 8 hasta 12 litros de agua por día. En el caso de los aparatos que se encienden por períodos cortos de tiempo durante el día y que se apagan automáticamente al alcanzar el nivel de humedad deseado, pueden llegar a expulsar entre 2 y 3 litros de agua por día.

¿Qué tan bajo nivel de humedad puede alcanzar el deshumidificador doméstico promedio?

En una casa típica, el aparato debería ser capaz de extraer hasta el 50% de la humedad. Los deshumidificadores que pueden extraer más niveles bajando más aún la humedad son los industriales que requieren procedimientos especiales.

¿Cuánto cuesta tener y mantener un deshumidificador?

Ya os he dicho, tener uno de estos aparatos es una inversión y puede significar un pastón, pero los beneficios también son considerables, seguramente os ahorraréis en reparaciones por causa de humedad y en medicinas para las alergias o exámenes médicos y si sois listos y seleccionáis el adecuado también ahorraréis mogollón en mantenimiento. Mirándolo desde este punto de vista en el fondo resultará incluso más barato de lo que creéis. Consume algo de energía, pero los costes no son impagables ni en la electricidad ni en la extracción del agua. Como mínimo €663 contando aparatos, accesorios, instalación y coste del servicio eléctrico por todo el año.