Los 6 Mejores Esterilizadores de Biberones Para Proteger Su Bebé de Las Enfermedades

Por nuestro bebé queremos el mejor esterilizador de biberones, un aparato encargado de dejar lo que nuestro pequeño se lleve a la boca libre de gérmenes o microorganismo que puedan causarle enfermedades, sobre todo durante sus primeros meses de vida cuando tienen un sistema inmunológico débil.

Si a tu niño lo alimentas con biberones, ya te imaginarás que por su condición de humedad y por retener residuos de fórmula o alimentos están bastantes expuestos a generar microbios, siendo estos una vía fácil para que tu bebé agarre una infección.

Para evitar este tipo de situaciones es necesario limpiar a fondo los recipientes y tetillas, sin embargo, esto no es suficiente para eliminar los dañinos agentes que puedan estar en ellos.

Los biberones, chupetes, utensilios de cocina o rasca encías quedarán totalmente higiénico únicamente cuando se someten a un proceso de esterilización en el que la pieza se expone a altas temperaturas -generalmente con vapor de agua hervida- por un periodo determinado, para remover los microbios que podrían estar en los objetos y dejarlos en condiciones idóneas para ser usados sin riesgo alguno por los bebés.




¿Cuál es el mejor esterilizador de biberones?

Entre tantas marcas y modelos existentes debes tener dudas sobre cual es el más eficiente; pero para ahorrarte tiempo evaluando distintas posibilidades, nosotros hemos preparado un top 6 con los mejores esterilizadores de biberones que puedes tener, los cuales se han destacado por su calidad, facilidad de uso, y buen precio:

A continuación te presentamos los mejores esterilizadores de biberones:

1. Esterilizador de Biberones Philips Avent SCF285/02

OFERTA
Philips Avent...
292 Opiniones

Los biberones quedarán tan impecables y libres de gérmenes como los necesitas gracias a un eficiente sistema de vapor eléctrico el cual hará su trabajo en un ciclo de seis minutos y para más seguridad el equipo se desconectará automáticamente luego de este lapso.

El aparato tiene espacios hasta para seis biberones de cuello ancho o delgado y además podrás introducir objetos como chupetes, utensilios para comer o extractores de leche.

La versatilidad del equipo le permite ajustarse tres tamaños, dependiendo de tu espacio o de la cantidad de piezas que vayas a esterilizar.

El producto está fabricado con materiales sin BPA, y la calidad está respalda por la reconocida marca de productos de bebés que otorga por la pieza una garantía de dos años.

 

2. Esterilizador a microondas Chicco

OFERTA
Chicco -...
48 Opiniones

Es uno de los más rápidos esterilizadores de microondas que en solo tres minutos, dejará las cosas protegidas y libres de gérmenes hasta por 24 horas.

Es un recipiente transparente, ergonómico, de medidas de 28,3 x 24 x 17 cm y con espacio hasta para cinco biberones que podrás dejar almacenados hasta necesitarlos.

Es de los más sencillos de usar,  fácil de limpiar, los materiales son de buena calidad y el precio es bastante económico.

 

3. Nuk Micro Express

OFERTA
Nuk...
11 Opiniones

Al igual que el anterior, este también es de microondas, pero con un diseño circular que se adapta mejor al plato giratorio del electrodoméstico, el cual para una esterilización efectiva se recomienda que tenga entre 500 y 1000W de potencia con una altura mínima de 18,7cm y un ancho de 28cm.

La capacidad máxima es de 4 biberones de hasta 300ml e inclusive otros accesorios más pequeños simultáneamente, los que quedarán libres de microbios en solo cuatro minutos.

El equipo ofrece una esterilización verificada y aprobada por prestigiosos laboratorios los cuales avalan su efectividad y recomiendan el modelo.

Asimismo, está compuesto por cuatro piezas, el recipiente del agua, la rejilla base, una tapa transparente y la pinza para sujetar los objetos calientes.

 

4. Hartig + Helling 98923

OFERTA
Hartig +...
217 Opiniones

El modelo es espacioso con una capacidad de hasta de seis biberones; es eléctrico, pero sencillo de usar, con una un consumo bajo de energía, un botón con regulador de termostato y una luz LED para indicar que está trabajando.

El esterilizador de biberones a vapor es robusto en colores blanco y beige con una gran tapa que te permitirá ver el contenido en su interior. De igual forma hace su trabajo en 11 minutos, calienta el agua rápido y funciona para rasca encías, mordedores o cualquier objeto pequeño que soporte calor.

Su buena calidad y precio inmejorable hace que sea uno de los modelos más vendidos entre nuestras sugerencias.

 

5. Tommee Tippee Closer to Nature

Es un completo set con todas las herramientas indispensable para alimentar a tu bebé en los primeros meses. El mismo incluye el esterilizador, 8 biberones, 6 dosificadores de leche, un chupete y una pinza.

Además también trae un práctico calienta biberón para adecuar la temperatura del alimento de tu niño, además de dos bolsas térmicas para transportarlos sin riesgo a que se contamine y un cepillo para lavar las piezas.

Es un equipo seguro e higiénico, además trabaja rápido y es silencioso, asimismo las piezas son de buena calidad y libres de BPA.

El precio podría parecer elevado, pero merece la pena por la calidad, cantidad y versatilidad de piezas que vas a recibir.

 

6. Tigex 80600624

OFERTA
Tigex 80600622...
71 Opiniones

Es otro práctico modelo para microondas, a diferencia de los otros este tiene un cestillo como soporte de las piezas que difunde en vapor a través de todos los biberones, tanto en el interior como en el exterior.

La desinfección es perfecta, se hace en solo tres minutos y garantiza el efecto hasta por 24 horas dentro del aparato.

El modelo mide 20 x 27 x 16 cm, su forma es circular y pesa solo 1 kg;  lo que lo hace funcional hasta en microondas pequeños.

Es un modelo bastante recomendado entre los usuarios por su comodidad y tamaño, además tiene el precio más competitivo entre nuestras sugerencias.




¿Por qué es importante esterilizar un biberón?

Sobre todo en el primer año de vida nuestros pequeños son vulnerables a infecciones causadas por cosas que se meten a la boca, generalmente producida por tetillas, mamilas, o chupetes sin el tratamiento adecuado de desinfección, por esto es indispensable lavarlos de manera profunda y esterilizarlos cada vez que sea necesario para evitar algunas situaciones graves causadas por falta de higiene.

Por otro lado están también los biberones, que por contener leche tiene la capacidad de albergar virus y parásito, especialmente en el orificio de succión o en la rosca de la tapa, ya que es en sitios como estos donde es más difícil lavarlos de manera adecuada; sin embargo, solo basta un buen equipo de esterilización para eliminar cualquier agente indeseado para que nuestro pequeño no se exponga a los mismos.

Tipos de esterilizadores

Los esterilizadores varían de forma y tamaño, pero todos tienen la misma función, hacer un tratamiento con altas temperaturas a los biberones u otras piezas que acabarán con cualquier microorganismo que habite en ellos.

Generalmente los encontramos eléctrico o de microondas, algunos con un proceso más rápido, otros más lentos, unos de mayor capacidad y otros más sencillos de usar; lo que si te aseguramos es que en el mercado encontrarás entre diferentes opciones el que mejor se adapta a tus necesidades y presupuesto.

¿Qué buscar en un esterilizador de biberones?

Hay una serie de factores necesarios a tener en cuenta a la hora de buscar un esterilizador para los biberones de vuestro bebé. mejor-esterilizador-de-biberonesEn el mercado hay mogollón de estos, pero algunos tienen cualidades especiales que resultaría oportuno mirar para hacer la compra más adecuada a vuestras necesidades, éstas son:

Capacidad

Afrontémoslo, vuestro bebé no tiene un solo biberón, debe contar mínimo con 10 de éstos uno para la leche, otro para el agua, el que guarda la sopa, el que sirve de recipiente para los jugos y el de las papillas sin contar con el que lleváis cuando lo lleváis con el pediatra y los que usáis al salir de paseo, ninguno es nunca el mismo.

De manera que al momento de comprar os resultará de gran utilidad un esterilizador de gran capacidad, que sirva para colocar no sólo todas las botellas de los biberones, sino también todas las partes de éstos: chupetes, tetinas, tapas.

Facilidad de uso

Cuando os convertís en mamás si hay algo que dejáis de tener es tiempo para perderlo. Hay que atender al bebé, la casa, al marido y lo más seguro es que también debáis atender un trabajo fuera. Lo menos que seguramente querréis es un aparato que os haga perder tiempo tratando de averiguar cómo se utiliza, así que sí, algo de uso sencillo es, definitivamente, esencial.

En la oferta encontraréis de todo, desde los modelos sencillos que se pueden usar tanto dentro como fuera del microondas y otros un poco más complicados llenos de botones e instrucciones que pueden llegar a confundiros mogollón, para evitar la pérdida de paciencia y de tiempo tratando de averiguar como funciona, lo que siempre os aconsejo es iros con el modelo más simple.

Características de secado

En este punto volveremos sobre el tema del tiempo porque es lo que menos tiene una mamá. Si bien los esterilizadores descontaminan los biberones de microorganismos malignos y son un gran aliado en la limpieza, no es menos cierto que, una vez hecho el trabajo de esterilizar los implementos hay que secarlos ¿Disponéis del tiempo suficiente para secar botella por botella, una vez esterilizadas todas? Imagino que la respuesta es no, así que deberéis tomar decisiones al respecto.

Tal vez sí contéis con el tiempo para secarlo, pero no la energía o la paciencia para hacerlo, así que una buena forma de solucionar esto es buscando un esterilizador que cuente con características de secado y que os evite tomar un paño y hacerlo por vosotros mismos cuando podéis emplear ese precioso tiempo en hacer mimos a vuestro bebé.

Portabilidad

Dado que un esterilizador es más o menos el equivalente a un regalo del cielo es lógico que queráis llevarlo con vosotras a todas partes y en cuanto viaje o salida de casa haga falta. Tampoco es secreto para nadie que la maleta de una mamá con un crío recién nacido es el equivalente a una tienda departamental, así que cuanto más pequeño, asequible y fácil de guardar para ocupar poco espacio, sea el esterilizador, tanto mejor para la madre, así que esta es una cualidad a la que vale la pena prestar atención.

Espacio de cocina

De este tema ya os he hablado brevemente, sobre todo si pensáis cargar con vosotras el esterilizador donde quiera que os decidáis ir. Por eso se recomiendo siempre un esterilizador pequeño y fácil de guardar, tanto si viajaréis o no, con uno de estos os resultará más sencillo el trabajo de almacenamiento y guardado una vez el crío haya dejado atrás los biberones, tetinas y chupetes.

De todos modos, también hay quien prefiere algo grande y espacioso para colocar bien las botellas. Si es vuestro caso y vuestra cocina es lo suficientemente grande como para colocar el esterilizador en la encimera sin que estorbe o afecte a los demás, entonces ¡a por él!

Algunas personas incluso prefieren tener dos esterilizadores, uno grande para casa y otro más pequeño y portable para viajes. Si vuestro presupuesto os lo permite, ésta también es una opción a considerar.

¿Es libre de tóxicos?

Esta cualidad es esencial, si hay algo que una madre debe cuidar por encima de todo es la salud del bebé, así que debéis evitar a toda costa el riesgo de contaminación y los productos con agentes químicos que pueden resultar nocivos para la salud de vuestro chico. Como sabéis, casi todos los esterilizadores están hechos de plástico, así que debéis examinar con detenimiento si ese plástico no os resulta perjudicial para el chiquillo.

Es esencial que os aseguréis de que el producto que compréis sea seguro, libre de VPA y que no contenga otros productos químicos que son nocivos para la salud como es el caso del látex, la nitrosamina o el PVC.

Seguridad

Aunque os parezca una tontería, esta es una cualidad importante, principalmente porque un esterilizar es un dispositivo que funciona a elevadas temperaturas y seguramente, lo último que queréis hacer es quemaros, o que le ocurra lo mismo a alguno de los miembros de vuestra familia y, en el peor de los casos, con vuestro bebé, de modo que, al comprar, las medidas y disposiciones de seguridad es de las primeras cosas en que debéis fijaros.

El costo

Esto, por supuesto dependerá de vuestro presupuesto. Un esterilizador caro tiende a ser más duradero y de mejor calidad, pero esto no es una regla inquebrantable. Lo que siempre os aconsejo es que si tenéis capacidad en el bolsillo para algo bueno no escatiméis en gastos, pero si ahora que sois padres vuestro presupuesto es más bien limitado entonces los sencillos modelos de microondas pueden ser una buena opción. Tienen las tres “b” son buenos, bonitos y baratos.

¿Cómo se usan los esterilizadores?

Usar un esterilizador no tiene mayores pegas, su gran ventaja es que, al poner los chupetes, botellas y tetinas a altas temperaturas acaba con todas las bacterias que puedan estar en ellos.

Lo primero que hay que hacer es poner jabón a todo el equipo de alimentación del chiquillo que ha estado en contacto con la fórmula o con la leche materna.

Los siguientes pasos dependerán de vuestras preferencias, podéis hervirlos o colocarlos en el lavavajillas o usar directamente el esterilizador, es importante que, al limpiar, antes del esterilizador utilicéis un cepillo que, junto con el agua hirviendo os ayudará a despegar los restos de leche.

Una vez cepillado, lavado y hervido toca el turno al esterilizador, podéis seleccionar uno eléctrico o una versión de microondas, el vapor matará todos los gérmenes que pudieran haber quedado en los equipos de alimentación.

Cosas que hacer para esterilizar biberones

Aunque usar un esterilizador es sencillo, habría que reconocer que se trata de un dispositivo de uso delicado, de manera que seguir los pasos y tener todos los cuidados que hagan falta, garantizarán la calidad del aparato y alargarán su vida útil. Así, al poner a esterilizar el equipo de alimentación del crío os aconsejo tengáis en cuenta estos detalles:

Usad agua filtrada

Aunque en la mayoría de las regiones de España el agua potable es bastante buena, lo cierto es que esto es poco para los cuidados que deberéis tener al momento de limpiar y lavar los biberones del crío.

Con todo y su limpieza, el agua corriente del grifo puede traer contaminantes e impurezas, de hecho, en algunas regiones el agua es “muy dura” y salina lo que puede dejar residuos en las tetinas y botellas, de manera que un filtro mejorará las cosas, inclusive si tenéis pensado utilizar un esterilizador de vapor, con el agua filtrada la protección será doble.

Limpiad las botellas

Antes de usar el esterilizador es importante aclararos que este aparato lo que hará es descontaminar y liberar a las botellas y al resto del equipo de alimentación, de las bacterias propias de los residuos de la lactancia, pero de ninguna manera se trata de una “lavadora” o lavavajillas, de hecho, antes de colocarlos a esterilizar deberéis lavarlos a conciencia.

Se recomiendan varios trucos antes de poner a esterilizar, usar el lavavajillas es uno de ellos, pero no todas las madres se sienten cómodas con esta práctica.

También es muy recomendado que lavéis las botellas y accesorios con, agua, jabón y un cepillo especial que os ayude a remover los restos de leche pegados a las tetinas y las botellas. Lo ideal es que lavéis justo después de alimentar al crío para evitar que la leche seque, una vez lavados con agua y jabón, debéis lavaros bien las manos para proceder a la esterilización.

Comprad productos plásticos de calidad alimentaria

De este punto ya os he hablado con anterioridad, si el producto es para vuestro bebé debéis evitar a toda costa que sea algo tóxico. Algo libre de VPA es lo ideal o también libre de PVC y otros agentes plásticos que resultan ser carcinógenos. De hecho, si optáis por el vidrio tanto mejor porque se esteriliza igual que el plástico y es más saludable y menos propenso a agentes contaminantes.

También es oportuno que cuando alguno de los accesorios esté rasgado o arañado lo cambiéis por alguno nuevo, las bacterias tienden a alojarse en esas grietas y, allí dentro, son más difíciles de destruir, incluso habiendo sometido al biberón o accesorio correspondiente a un proceso de esterilización.

Abrid justo antes de alimentar

Otra cosa que os garantizará que el biberón o tetina estará completamente esterilizado es sacarlo del esterilizador justo antes de alimentar al crío, es la única manera de mantener el equipo libre de gérmenes. Los esterilizadores vienen con tapa y esta debe permanecer cerrada hasta que necesitéis una botella que es el único momento en que debe abrirse y sacarla.

Lavaos las manos

Lo ideal es usar pinzas para sacar los equipos ya libres de gérmenes del esterilizador para que vuestras manos no entren en contacto con nada que puedan contaminar, pero si no contáis con ninguno, entonces será absolutamente necesario que os lavéis bien las manos antes de meterlas en el esterilizador, con las manos sucias podéis contaminar de nuevo todo lo que está adentro. Si por error habéis sacado y dejado afuera una botella que no pensabais usar, lo mejor será es que, para evitaros problemas, la esterilicéis de nuevo.




¿Con qué frecuencia debéis esterilizar los biberones?

Los implementos para alimentar a vuestro crío deben ser lavados todas las veces que sean necesarias ¡sin preguntas! La salud del chiquillo debe ser lo más importante y lo cierto es que los residuos de la lactancia son muy proclives a los gérmenes y las bacterias, de manera que mantenerlos libres de éstos es un trabajo constante, acá os dejo una serie de consejos de los casos en los que resultará absolutamente necesario que esterilicéis el biberón antes de dárselo a vuestro crío, éstos son:

Si la botella es nueva

Por muy inmaculada que luzca la botella de un biberón nuevo no os dejéis engañar, igualmente debéis lavarla como si estuviera en uso en vuestra casa desde hace meses. Esto se explica por varias razones: la primera de ellas es que un biberón nuevo es un producto empaquetado que ha estado quién sabe cuánto tiempo metido en los grandes depósitos de los almacenes donde hay insectos, animales rastreros y cualquier cantidad de agentes contaminantes, de modo que lo menos que podéis que podéis hacer antes de usarlos es lavarlos a conciencia y esterilizarlos.

La otra razón de peso es que, para empaquetarlos, los fabricantes seguramente han utilizado mogollón de productos químicos de manera que una lavada completa y profunda es lo más inteligente que podéis hacer en estos casos. En esta primera lavada, siempre os aconsejo que lo dejéis en el esterilizador, como poco, al menos unos 5 minutos.

Si la botella se ha caído al suelo

Cuando los chicos están aprendiendo el uso de su fuerza, suelen practicar con sus juguetes y todo lo que tienen a mano, de modo que más de uno de estos objetos siempre termina en el suelo, incluyendo el biberón. Algunas madres solamente lo lavan, pero si no habéis pasado la aspiradora o alguna mopa limpiadora con desinfectante en vuestros suelos lo aconsejable es que no sólo lo lavéis, sino que lo esterilicéis de nuevo, lo mismo aplica sin en casa tenéis mascotas sea estas peludas o no.

Esterilizad cada dos días durante los primeros cuatro meses del bebé

Si vuestro chico es los que no toma pecho directamente, sino que, por razones de trabajo, le debéis dejar la leche materna en un biberón, debéis esterilizarle los botellones con frecuencia, cada dos días estaría bien, sobre todo si tiene menos de cuatro meses porque en ese tiempo su sistema inmune aún es algo frágil. Si el crío es los que sólo toma pecho, con lavar los biberones estará bien y la esterilización puede quedar para un tiempo más prolongado.

Esterilizad cada tres o cuatro días

Si el crío está más grandecito y gatea, lo más seguro es que también tenga el hábito de llevarse a la boca cuánta cosa consiga entonces esto quiere decir que el chiquillo ya tiene un sistema inmune un poco más fortalecido, así que los médicos os aconsejarán la esterilización de los biberones cada mayor tiempo porque el bebito ya no será tan sensible a los agentes de los biberones, incluso, con una lavada estaría, al menos por unos tres días cuando deberíais plantearos una nueva esterilización.

Lavad cada vez antes de esterilizar

Ya os lo he dicho, un esterilizador no es una lavadora, así que antes de meter en ellos los biberones es necesario que los lavéis, preferiblemente con agua tibia y un jabón suave, acompañado de algún cepillo que os ayude a remover la leche solidificada y pegada a la botella del biberón. Lo ideal es hacerlo tan pronto el bebé haya terminado de alimentarse.

Preguntas frecuentes sobre esterilizadores

Aunque os parezca de uso sencillo, el hecho real es que utilizar un esterilizador siempre os producirá algunas dudas. Todo sea por usarlo de la mejor manera posible para la salud y bienestar de vuestro bebé. Así que, entre las madres suelen darse una serie de preguntas que se hacen más bien frecuentes en cuanto a cómo usarlos, acá os dejo algunas de ellas.

¿Necesito algún agente esterilizador líquido para el esterilizador eléctrico?

No, no es necesario. Las placas calefactoras de los esterilizadores eléctricos son instrumentos delicados que tienden a dañarse con el uso inapropiado, de manera que una solución esterilizadora puede causar algunos desperfectos e inconvenientes en ella. Acá lo aconsejable es verter 80 mililitros de agua en la base de la unidad la cual va calentando el agua hasta producir el vapor que será el encargado de esterilizar los biberones y el equipo de alimentación de vuestro crío que hayáis decidido meter a esterilizar.

¿Debo dejar agua en la parte inferior de mi esterilizador después de un ciclo?

Lo aconsejable es que lo vaciéis, con esto mantendréis limpio el esterilizador porque, en un proceso de esterilización es común que, después de terminado el ciclo, os quede algún residuo de agua del proceso que acaba de terminar de manera que lo mejor que podéis hacerlo es vaciarlo y hacer un llenado completamente nuevo en una siguiente vez que os toque poner las botellas, biberones y tetinas del crío a esterilizar.

¿Qué es ese bisfenol A (BPA) y cuál es el riesgo de su uso para el bebé?

Es un compuesto químico utilizado por años en la fabricación de productos plásticos. El bisfenol A o BPA se constituye en una sustancia que se emplea en la fabricación de botellas y platos a los que da un aspecto brillante y prístino.

También se emplea con frecuencia en una mezcla de plásticos que se unen para crear tazas para niños pequeños, latas de envases de alimentos y bebidas entre otros productos. El problema con el BPA es que algunas investigaciones han concluido que esta sustancia es capaz de separarse del plástico de forma gradual y llegar al cuerpo causando gravísimos problemas en la salud.

El BPA se asocia con elementos carcinógenos y contaminantes que dañan la salud, de modo que utilizar productos que contengan este elemento es un potencial peligro para vuestra salud y la del bebé.  De hecho, en la actualidad la mayoría de los fabricantes promociona sus productos, explicando claramente que vienen libres de BPA.

¿Con qué frecuencia debo lavar los compartimentos y accesorios?

Aunque estos son elementos que rara vez se ensucian es importante lavarlos. Con que los pongáis cada dos o tres días en el lavavajillas será suficiente.

¿Puedo poner botellas acostadas o boca abajo en mi esterilizador?

No. Deben ir como indican las instrucciones, esto para que entre el vapor de manera efectiva. Solo debéis colocar las botellas en el portabotellas como indica el manual y dejar que el vapor haga su trabajo.