Las 4 Mejores Fajas de Embarazo Que Toda Futura Madre Debe Tener

Para una mujer en la dulce espera tener la mejor faja de embarazo es una inversión que valdrá la pena por la comodidad que ofrece esta pieza para sobrellevar el peso del creciente vientre a lo largo de las 40 semanas.

Cada una experimenta su embarazo de forma distinta, para algunas puede ser un proceso tranquilo y lleno de alegrías que le permiten vivir los nueve meses al máximo, pero para otras es una etapa difícil que además de las incomodidades normales como nauseas o mareos, las futuras madres llegan a experimentar fuerte dolores por el peso, inflamación o mala circulación.




¿Cuál es la mejor faja de embarazo de la actualidad?

La mejor pieza es la que mejor se adapte a tus necesidades, sin embargo, luego de evaluar distintos modelos del mercado y considerar la opinión de varias embarazadas se logró determinar los cuatro modelos que ofrecen más comodidad, mayor calidad y mejor precio. Todo lo que buscas cuando piensan en invertir en una pieza como ésta.

Sigue leyendo para conocer nuestras recomendaciones donde seguramente encontrarás la faja preparto perfecta para ti.

A continuación te presentamos las mejores fajas de embarazo: 

1. Cinturón de embarazo Amour Eden

Está hecha con material poliéster y nylon que además de venir por tallas la misma se irá ajustando al crecimiento abdominal durante las distintas etapas del embarazo.

Cuenta con cuatro paneles que servirán de apoyo para el vientre y sus textiles permitirán la circulación del aire, igualmente ofrece soporte lumbar y te ayudará a mantener una postura correcta que disminuirá los dolores típicos del embarazo avanzado.

La faja y el cinturón se mantendrán en su lugar gracias a grandes uniones de velcro que evita que la pieza se desplace y que también harán que sea más fácil de poner y quitar.

2. Banda de maternidad Be Mammy

Es de corte amplio y cubrirá la totalidad del vientre, está elaborado con 94% viscosa y 6% elastano, lo que resulta una tela suave al tacto la cual además es transpirable.

Te encantará sentir tu barriga en una posición acogedora y abrigada con una faja que se adaptada a ti, así como sostiene y se va adecuando a tu abdomen.

Debido a su forma será fácil llevarla discretamente y esconder imperfecciones o dificultades con la vestimenta propias de la etapa. Por otro lado también la podrás combinarla con tu ropa ya que viene disponible en cinco colores.

Es una pieza económica, de gran calidad, encaja perfecto y cumple perfectamente con su función. Es el diseño ideal para las que necesiten un apoyo suave y cómodo.

3. Faja de embarazo Tigex Skin Touch

Su mayor fortaleza es que a pesar de no tener costura, ni velcro ofrece una sujeción superior gracias a la composición de la pieza a base de malla reforzada desde el vientre hasta la espalda.

Quedará súper cómoda, no se notará que la llevas puesta y ayudará a reducir significativamente la presión de carga de tu barriga y los dolores lumbares ocasionados por lo mismo.

Te encantará llevarla a diario y sentirás como se va acomodando mes a mes con la misma fuerza de apoyo sin que se debilite la malla.

Igualmente viene en dos medidas disponibles, es color blanco y el precio es bastante competitivo.

4. Faja NUK

Podrás usarla desde los cuatros meses de embarazo hasta la última etapa, aunque te será igual de útil en la fase posterior al parto y en el periodo de lactancia ya que ayudará a que tus órganos vuelvan a su sitio original.

Está elaborada con microfibra transpirable y reforzada con malla, sin embargo no se disminuye la comodidad, ya que es prioridad del diseño que la madre se sienta cómoda con ella.

Puedes encontrarla en blanco o negro y en tres tallas distintas, por otro lado se lava fácilmente, y es una inversión de la que ninguna futura madre se arrepentirá.




¿Cuándo es útil usar un cinturón de maternidad?

Actualmente, tanto las fajas como las bandas y cinturones para embarazadas se han convertido en unas de las prendas más útiles e importantes para usar en la dulce espera, e inclusive, los beneficios se extienden hasta después del nacimiento.mejores-fajas-de-embarazo

Por ello muchas marcas han desarrollado diferentes tipos y diseños que van desde las que cubren solamente la zona pélvica hasta las que abarcan por completo la panza.

Son muchas las ocasiones en las que un cinturón de maternidad puede ser útil durante el embarazo. Aquí te enumeramos unas cuantas de ellas:

-Si pasas mucho tiempo de pie en el trabajo

-Has ganado más peso de lo que tenías planeado

-Tienes un embarazo múltiple

-Si sufres de dolores de espalda

-Tienes constantes dolores en la pelvis

-Tienes problemas con el nervio ciático

-El embarazo te ha generado dolor en ligamentos redondos, algo muy común durante la gestación

-Tienes hernias

Muchas pensarán que no es necesario utilizar una pieza de compresión ya que nuestra panza viene con un sostén natural perfectamente creado para tal fin. Sin embargo, muchas de nosotras podemos tener una musculatura abdominal deficiente o desarrollar dolores de espalda debido al peso del bebé.

Es allí cuando entran en labor las fajas o cinturones de embarazo, quienes sujetan el abdomen y ofrecen una sensación de ligereza para que la barriga no moleste más de lo normal al caer todo el peso sobre la pelvis.

¿Por qué es bueno tener una faja de embarazo?

La mayoría de las mujeres tienen un cuerpo diseñado para sostener en su vientre un peso ascendente durante el ciclo completo de embarazo, sin embargo, son pocas las que se escapan de las dolencias, inclusive, actividades tan sencillas como caminar o estar de pié por pocos minutos podría ser una labor totalmente estresante y agotadora para la espalda y piernas.

Solo las madres entienden la complejidad de la fase y la necesidad de cada una de sentirse lo más cómoda posible; no obstante, tener a disposición piezas que fomenten el bienestar puede ser clave para llevar la etapa con tranquilidad, como una almohada de embarazo, ropa cómoda, lencería adecuada o por su puesto faja de embarazo.

Esta última se ha considerado un producto indispensable, ya que cuando el vientre empieza a crecer haciéndose cada vez más pesado las fajas de embarazo traen alivio al servir de apoyo a la barriga, disminuyendo así la aparición de dolores de espalda o dolores lumbares que en promedio ocurren a partir de los cinco meses.

¿Cómo funcionan? ¿Me presionan? ¿Son buenas para el bebé?

Las mencionadas fajas, se fundamentan en una banda que envuelve el vientre haciendo una pequeña pero cómoda presión para sujetar la barriga reduciendo la sensación del peso.

Algunas están fabricadas con malla, siendo éstas las más fuertes y duraderas; otras por su parte son elaboradas con tela elástica suave; ambas se van adaptando al tamaño de tu barriga y en la mayoría de los casos el textil permite la circulación del aire para mayor confort.

Es evidente entonces que la función principal de estas es que tanto como tú como tu bebé se sientan bien y es lo que garantiza cada pieza desde la primera vez que la usas y que una vez que experimentes con ella no comprenderás el porqué no la tenías desde antes.

Características de las fajas de maternidad

-Están diseñadas espacialmente para usarse durante la gestación, contrarias a las fajas de modelar cuerpo.

-Son sumamente elásticas para adaptarse al crecimiento de la panza.

-Se ajustan mediante cintas de velcro.

-Permiten corregir posturas.

-Elevan la barriga.

-Permiten el descanso de la cadera y columna

Tipos de sujeción en las piezas de compresión para embarazadas

Aunque muchas pueden pensar que las fajas tienen el mismo diseño, existen diferentes tipos y diseños según su sujeción para que se puedan adaptar correctamente tanto ala etapa de embarazo como a nuestra talla y tamaño de la panza.

Faja de una sola pieza

Se parece más a una braguita alta. Su diseño cubre toda la panza hasta llegar justo debajo del busto. Tiene un estilo a modo de tubo que permite usarla debajo de la ropa sin que se note. Algunos modelos vienen del tamaño de la panty y otros más largas justo por encima de la rodilla.

Faja de banda suave

Está compuesto por una banda de algodón que se coloca justo debajo de la panza para ofrecer apoyo a la zona lumbar y el vientre.

Faja estilo cinturón

Es una forma más sofisticada ya que además de la banda elástica, viene con un refuerzo para la zona lumbar.

En fin, cualquier modelo que quieras elegir, lo importante es que no sea demasiado alta no muy estrecha para que no aprieten excesivamente, ya que podría ocasionar el efeco contrario a lo que buscas.

Procura que tenga reforzada la zona de en medio y en los lados y que sujete bien la cintura y caderas.

Aspectos a buscar en una faja de maternidad o en un cinturón de embarazo

Las fajas de maternidad deben estar diseñadas para la gestación y según el cuerpo y las características de cualquier mujer que esté esperando un bebé.

Los cinturones de maternidad son fácilmente ajustables y para nada pesados. Son manufacturados con materiales ligeros que permiten que la piel respire y no se acumulen bacterias o malos olores como consecuencia del uso prolongado. Nadie quiere esa sensación de estar caliente y pegajosa debajo de la banda.

Los materiales van desde el cómodo algodón, el nylon y spandex ya que son los ideales para sujetar el vientre sin apretar pero ofreciendo soporte, confort y elasticidad.

Vienen en tres tamaños: Mediano, Grande y Extra Grande, -éste último se expande hasta una barriga de 62 pulgadas-.

Existen algunos factores que no debes dejar pasar por alto a la hora de elegir una ayuda para sentirte más cómoda con tu panza durante el hermoso período de gestación.

Lo más importante es la comodidad: Tanto el cinturón como la faja deben ser accesorios cómodos. Lo último que desea una mujer embarazada y sobre todo en avanzado estado de gravidez es sentirse más incómoda que lo que el mismo estado conlleva, ya que el punto de usarlos es hacerte sentir mejor.

Las bandas de maternidad deberían aliviar la presión y mantener el nivel de dolor manejable. Por otro lado, las bandas del vientre fueron diseñadas para mantener los pantalones arriba y darle un soporte ligero a la barriga. Por ningún motivo deberán sentirse apretadas.

Fácil de limpiar: Tomando en cuenta de que pasarás muchas horas al día usando estas prendas, lo mejor es que sean fáciles de asear utilizando el mejor esfuerzo posible. Lee la etiqueta y busca los que sean lavables a máquina y aléjate de las prendas delicadas. Cuando llegue el bebé a la casa lo último que querrás es lavar a mano.

Gasto: Dependiendo de qué tan incómoda sea la gestación, es posible que estés pensando en cuánto gastar para aliviar esos dolores, sobre todo en el área lumbar que tanto molestan. Sin embargo, el embarazo de por sí no es para nada económico por lo que ahorrarte un dinero extra no estaría nada mal. No salgas desesperada a comprar el primer accesorio que te prometa algo de alivio.

Los cinturones más económicos vienen con cierres de velcro pero dependiendo de la marca se pueden desgastar con facilidad y abrirse en el momento menos deseado. Otros modelos más exclusivos vienen con broches pero debes considerar si es funcional para ti cuando tus dedos están hinchados y adoloridos.

Muchas marcas ofrecen garantía de por vida, eso es una buena noticia para las que no quieren malgastar su dinero en cosas inútiles que irán a parar al cajón de la cómoda.

Algunas marcas han desarrollado un bolsillo en la parte posterior para que le puedas colocar bolsas de agua fría o caliente-según sea el caso- para aliviar los dolores de espalda. Un detalle ingenioso que agradecerás más tarde.

Diferencias entre un cinturón de maternidad y bandas de vientre

Aunque sirven prácticamente para cumplir la misma función, en realidad no son lo mismo. Las bandas para el vientre son una especie de “media” o panty larga que te cubrirá la panza hasta debajo del busto con el objetivo de dar la sensación de ajuste.

Para usarla, solo desliza la banda sobre el vientre y podrás abrochar el pantalón que tanto te gusta.

Por su parte, un cinturón de maternidad ofrece el soporte necesario en el vientre para soportar el peso del bebé. Al contrario de la banda que se usa por debajo de la ropa, los cinturones se pueden colocar en el exterior si así lo desea la madre.

Después de colocarlo debajo del vientre, solo basta con ajustar las cintas de velcro a la posición deseada y listo.

Existe una tercera modalidad menos popular, el cinturón de soporte para la ingle. Está diseñado para ser usado en las últimas semanas de embarazo cuando el dolor pélvico se hace insoportable. Al principio parecerá extraño pero al final del período lo agradecerás.

Aconsejado para aliviar las molestias en el piso pélvico y las hernias.

Dentro de la clasificación de los cinturones entran los deportivos, esos que te ayudarán a seguir tu ritmo de vida atlético durante la preñez.

Esta prenda viene con una división en el centro. Es excelente para evitar las constantes idas al baño ya que sostiene la barriga para que no haga presión sobre la vejiga. De esta forma podrás hacer tus ejercicios habituales sin tener que interrumpirlos a cada momento para ir al baño.

Otra de las ventajas es que es sumamente delgado y no se observa por encima de la ropa. Lo fabrican en Estados Unidos.

Una buena noticia para las mujeres con embarazos múltiples es que también han sido diseñados un modelo especial para ellas con un apoyo extra en el área pélvica, abdominal, espalda y cadera ya que cuenta con cuatro barras de soporte.

El cinturón tipo “cuna” es uno de los que más beneficios ofrecen ya que además del soporte abdominal, también ofrece reducir la hinchazón de los pies y tobillos.

Su nombre se debe a que la parte delantera es más estrecha que la trasera que es más ancha para cubrir la parte baja de la espalda.

Lo que debes saber antes de usar un cinturón de embarazo

La banda abdominal no debería usarse por más de tres horas seguidas para evitar dependencia

Los ejercicios para fortalecer la pelvis deberían ser un complemento del uso de los cinturones de embarazo ya que su combinación resulta de gran ayuda durante la preñez y a la recuperación después del parto.

El uso de estas prendas deben estar recomendadas por un médico, recuerda que cualquier pieza de comprensión compromete la circulación así que las mujeres con problemas de presión sanguínea o vasodilatación deben consultar primero con un profesional de la salud.

No olvides que el uso de la banda abdominal o de la faja de maternidad es temporal ya que no cura la afección o disfunción subyacente. Al apoyar el abdomen, puede inutilizar los músculos “apagándolos”, causando una debilidad mayor a largo plazo.

Por otra parte, si los dolores de vientre o de espalda continúan, debes informar a tu médico o visitar un fisioterapeuta.

5 razones para usar un cinturón de embarazo

A medida que crece el vientre durante el embarazo también aumentan las incomodidades. Las mujeres que han pasado por esa experiencia saben que en ocasiones las puntadas y tirones producidos por el peso del bebé hacen que el día a día se ponga cuesta arriba.

Durante el segundo y el tercer trimestre de gestación, las bandas de compresión son ideales ya que el dolor lumbar y la presión sobre el vientre no se hacen esperar y una mano amiga no está de más.

De igual manera, son especialmente recomendadas para aquellos embarazos múltiples en los que la panza puede llegar a tener un peso considerable. Son ideales igualmente para las mujeres que han tenido varios hijos y las que ya padecen problemas de columna.

Pero éstos no son los únicos motivos por los cuales te recomendamos su uso. A continuación exponemos cinco razones más para que uses una durante la gestación y te olvides de las molestias que este hermoso proceso conlleva.

1.-Adios dolor: El dolor de espalda y de articulaciones pueden limitar las labores del día a día para una embarazada, no en vano el 71 por cierto afirma haber experimentado en algún momento dolor lumbar y el 65 por ciento en el área pélvica. El uso de una banda abdominal ha demostrado que mejora estas molestias considerablemente.

Una de las patologías más frecuentes es el dolor en las articulaciones sacroilíacas, que no es más que una afección que hace que las articulaciones de la cadera se aflojen y sean menos estables. Se manifiesta con un dolor en la zona baja de la espalda, cerca al cóccix. Las bandas ofrecen soporte y compresión en esa zona lo que ayuda a aliviar el dolor.

El dolor de ligamentos redondos es otro de los que aturde a las embarazadas. Se sitúa en la parte frontal de la cadera, debajo del abdomen. Es causado por el peso extra y la presión sobre los ligamentos que sostienen al útero en crecimiento. En este caso, las bandas ayudan a distribuir el peso del bebé para aliviar así las molestias.

2.-Soporte durante las actividades: La compresión ayuda a disminuir las molestias por el rebote durante el movimiento mientras desarrollas actividades físicas.

3.-Fomentan la postura correcta: Al apoyar la parte inferior de la espalda y el torso evitan la sobre extensión, especialmente a partir del quinto mes cuando el peso y el tamaño de nuestra panza se hace cada vez más evidente sobre nuestra espalda.

Con la ayuda de los cinturones de maternidad se evita la clásica inclinación hacia adelante de la pelvis que tienen a tener las embarazadas para equilibrar el peso de la parte frontal de sus cuerpos, en combinación con el estiramiento y debilitamiento de los músculos centrales que mantienen el equilibrio en la columna vertebral.

Las hormonas también pueden tensar la columna pues están diseñadas para que durante el parto, ayuden a que el bebé se deslice suavemente a través de la pelvis al mismo tiempo que toda la zona inferior de la espalda se relajan para darle la comodidad que necesita para nacer. Aunque esto suene bien para el bebé, nuestra columna pierde apoyo y soporte.

Además de mantener la zona de la espalda protegida, algunas fajas aumentan la circulación, lo que también contribuye a disminuir la aparición de calambres en las piernas.

4.- Permiten incorporarte a las actividades diarias con comodidad: El ejercicio prenatal trae excelentes consecuencias para la salud. Aumenta el tono muscular y disminuye la incidencia de hipertensión, depresión y diabetes. Pero muchas mujeres le huyen al ejercicio por el dolor y la incomodidad.

El uso de fajas o cinturones pueden contribuir a aliviar esas molestias y animar a las embarazadas a practicar cualquier actividad física.

5.-Sirven en el post parto: Los músculos y ligamentos que se estiraron durante el embarazo requieren de tiempo para sanar. Muchas mujeres encuentran un verdadero apoyo en las bandas post parto para el abdomen y la zona lumbar.

Una banda de vientre puede resultar un gran alivio para las mujeres que han experimentado una separación en los músculos abdominales ya que combinado con ejercicios específicos, se puede ayudar a cerrar la brecha entre ellos.

Si decides usar alguna de estas prendas de compresión, te recomendamos comprar al menos dos para así tener una a la mano mientras la otra va a la lavadora.




Desventajas de usar una faja o cinturón de maternidad

Los especialistas afirman que la faja hace que los músculos abdominales no trabajen durante la preñez y que en el momento del parto no tengan el tono adecuado. No así si la madre espera un parto gemelar o si tiene molestias en la espalda que la incapaciten, sí debería utilizarla pero con moderación.

Algunos estudios refieren a la artrofia abdominal como una consecuencia del uso excesivo de la faja de embarazo.

Por otra parte, una excesiva presión podría estimular las contracciones del útero

Las fajas para embarazadas son elásticas y se adaptan perfectamente al tamaño y crecimiento de nuestra pancita, por eso es importante estar bien informados para conocer todos sus beneficios y encontrar la que mejor se adapte a nuestras necesidades.

¿Por qué deberían ser obligatorios los cinturones de embarazo post natales?

La mayoría de las mujeres que han pasado por un proceso donde su abdomen se expande a niveles incalculables por nueve meses coinciden en que volver a ver el vientre plano en el menor tiempo posible sería de gran ayuda para recuperar su autoestima y seguridad en si mismas.

La práctica de envolver el abdomen después del parto es de tiempos ancestrales así que nada tiene que ver con la modernidad. Se ha demostrado que esta práctica ejerce presión sobre el área abdominal y ayuda a desinflamar el útero hinchado. Además, reduce la cintura, ayuda a aplanar el vientre y ayuda a recuperar la figura en menor tiempo en comparación con las que no usaron una faja post parto.

La mayoría viene con broches para ajustarse en la barriga y soportes en la cintura y el área lumbosacra. Éstos pueden llevarse cómodamente debajo de la ropa normal y pasar desapercibidos ya que no se notan.

Algunos modelos incluyen una banda adicional en el área del vientre para ayudar a todas aquellas mujeres que sufren de hernias abdominales.

Otro tipo de faja post parto es la envoltura abdominal, especial para usarse justo después del nacimiento. Es ideal para ayudar a disminuir la hinchazón.

Entre las razones por las cuales se ha vuelto una necesidad el uso de estas prendas de compresión y no una opción están:

-Reduce la hinchazón

-Ayuda a reducir la retención de líquidos

-Disminuye las molestias causadas por el embarazo

-Mejora el proceso de curación de las heridas

-Minimiza la aparición de las temidas estrías

-Ayuda a reposicionar el útero

-Brinda un soporte abdominal

-Mejora la diástesis recti –separación entre los dos lados del músculo recto mayor del abdomen-

¿Es recomendable usar un cinturón de embarazo post natal?

Con la emoción del nuevo miembro de la familia, la felicidad y las preocupaciones que esto conlleva, muchas dejan pasar por alto la salud de la madre.

Un parto trae consigo para la madre dolores de espalda, musculares, falta de confianza en sí misma, descontrol hormonal causado por la relaxina, progesterona y estrógeno la hace susceptible a cambios de humor, hinchazón, depresión, entre otros.  Éstos síntomas se ven drásticamente aliviados con una prenda de compresión.

Una faja post parto puede ayudar a hacer el esfuerzo que tu débil cuerpo aún no puede hacer, disminuir los dolores de espalda, darle estabilidad al tronco y reafirmar los músculos. Sin embargo, muchos expertos sostienen que durante la primera semana después del nacimiento, el cuerpo gestiona estas distensiones de manera acelerada y por ello hay que dejarlo hacer su trabajo.

Los estudios demuestra que la diástesis afecta a un 50-70 por ciento de las mujeres embarazadas, sobre todo a las que han pasado por un embarazo múltiple, y en ocasiones puede llegar a generar una distancia intermuscular de 2,5 centímetros para favorecer la gestación. Ello es lo que provoca que la barriga no luzca firme.

Entre los beneficios se encuentran:

Brinda soporte a la espalda: Durante la gestación y mientras el bebé crece, éste ejerce una presión debido al peso adicional en la espalda lo que origina que los músculos se debiliten. La mayoría de las embarazadas presentan un incremento en el último trimestre, mismo que continua después del parto.

El uso del cinturón post parto le dará a la espalda el respaldo que necesita mientras recupera su  fortaleza, dando la sensación de seguridad y recogimiento.

Abdominoplastia: Luego de haberse inflado como globo y espichado para sacar al bebé, el abdomen no vuelve a su estado original y mucho menos pierde la grasa acumulada en un dos por tres por eso es que estos cinturones representan una gran ayuda.

Es un apoyo para que nuestra barriga vuelva a su forma natural con más rapidez, tanto los músculos como órganos internos y la piel.

Una apariencia más delgada: La mejor parte de usar estos accesorios es que te ves más delgada en instantes. Su principal función es aplanar el abdomen y resaltar las curvas naturales del cuerpo.

De igual manera, nos ayuda a combatir el vacío del abdomen que se siente tras dar a luz y también contribuye a que tengamos más movilidad al sentirnos más confiadas.

Cura la incisión: Estos cinturones están diseñados para contribuir a sanar las heridas causadas por la cesárea firme y rápidamente. Según la experiencia de algunas mujeres, no usar algún tipo de compresión hace que la piel se mueva y exista la sensación de que los puntos vayan de un lado a otro, lo que hace más difícil y dolorosa la recuperación

Errores al usar un cinturón post natal

Las envolturas post natales se suponen que te harán sentir cómoda. Si te aprieta demasiado debes darle un no rotundo. Demasiada compresión puede causar aumento de la presión arterial y afectar la circulación. También puede contribuir a la acidez estomacal y la indigestión.

Debe ir junto por encima de la pubis y por debajo de la costilla inferior.

El uso depende de cada mujer pero los expertos prefieren que su uso sea constante de 4 a 6 semanas después del parto y que se quite solo para bañarse

Al elegir la envoltura correcta, revisa primero todos los modelos existentes. Algunas vienen con bandas elásticas que son bastante cómodas.

Escoger la talla adecuada debe ser crucial pero es algo muy difícil ya que los cambios en cada mujer son muy particulares. Cada cuerpo reacciona de manera diferente y a veces después del parto no sabes qué talla es la que más te conviene. Prueba con varias antes de escoger la que tenías antes de salir embarazada, así te aseguras de quedar satisfecha y no perder tu dinero.

La faja para embarazadas cumple la función de ayudarte a soportar el peso de la panza, de ninguna manera moldeará tu figura. Tratar de aplanar tu abdomen en período de gestación podría afectar tu salud y la del bebé, recuerda que ése su espacio para desarrollarse y necesita lo suficiente.

Recuerda que si queda demasiado grande o demasiado apretada no podrá ofrecer el soporte adecuado que necesitas. Cuando elegimos mal la talla, ésta tenderá a estirarse o a cambiar su forma con el tiempo, perdiendo el nivel de soporte que tenía al principio.

La desventaja que más mencionan los expertos es que las prendas de compresión para después del nacimiento pueden hacer vagos los músculos del abdomen y crean un tipo de adicción motivada a la seguridad que nos aportan gracias a la contención que nos genera, derivando en un abuso de su uso.

¿Por qué es importante el uso de cinturones luego de una cesárea?

A muchas mujeres les causa incomodidad el uso de cinturones o fajas luego de haber pasado por una cesárea debido a la incomodidad de los puntos de sutura o el aumento de la presión en el área.

Sin embargo, los estudios demuestran que el uso constante de estas prendas después del nacimiento, -aunque sea por cirugía-,  ayuda considerablemente con la recuperación de la firmeza de la piel del abdomen de la madre.

Al contrario de lo que se cree, después de haber pasado por una cesárea, las fajas o cinturones son de especial ayuda puesto que, al contrario del parto, la recuperación es mucho más lenta y cualquier apoyo adicional el cuerpo lo agradecerá.

Después de una cirugía de este tipo, el cuerpo necesita tiempo para sanar la sutura y este tipo de cinturones ayuda a recuperar la movilidad, aumentar la circulación sanguínea en el área de la zona quirúrgica y ayudar a los tejidos musculares a retomar su forma.

Se sabe que ejercer presión sobre el abdomen contribuye a reducir y aliviar las sensaciones incómodas.

¿Cuánto invertir en una faja o cinturón?

Una faja completa que vaya desde la ingle hasta debajo del busto te costará al menos 13 euros. Los cinturones son un poco más económicos rondan los 9 euros, hechos de algodón y cierres de velcro.